Martes, 27 de Septiembre de 2016
19:54 CEST.
Cumbre de las Américas

Sobre la Cumbre

Está al comenzar la Cumbre de las Américas. En esta oportunidad será en Panamá, país que en los últimos tiempos está alzando la cabeza y sobresaliendo por América Latina; todo indica que la lista de "Suizas" en nuestra región, donde solo aparecía Costa Rica, se incrementa con Panamá, Chile y Uruguay.

Nuestra zona necesita de buenos ejemplos. Estamos llenos de habilidosos embusteros y fanfarrones  con deseos de ser caudillos eternos de nuestros países. Pregúntense: ¿En que han parado aquellas luchas contra dictadores en América Latina? La respuesta es muy penosa: en sustituir a unos por otros.

Los reemplazos de dictadores por "libertadores" no son por dos normales periodos de cuatro o cinco años que se practica en los países civilizados, sino por eternidad. Fidel Castro de Cuba fue el fundador y rector de una escuela de perpetuidad en el poder. Posteriormente, con el nuevo método de hacer magias constitucionales para cimentarse en la investidura presidencial, la dirección docente de esa "escuela" se amplió, y tiene como vicerrectores a Daniel Ortega de Nicaragua y Evo Morales de Bolivia. También aparecen hoy, formando parte de la junta, los presidentes de Ecuador y Venezuela.

Las realidades latinoamericanas son abrumadoras. Por ellas estoy de acuerdo con la invitación que han hecho los gobiernos de Estados Unidos, Panamá y la OEA a la administración de Cuba para que esté presente por primera vez en la Cumbre de las Américas. 1) Porque si se aplica un filtro de pureza democrática y respeto a los pueblos en América Latina no pueden celebrarse las cumbres por descalificación de varios países, 2) Porque son cada uno de los pueblos los causantes y responsables de sus problemas y tienen ellos que buscar sus soluciones; no sus países vecinos, y 3) Porque el contacto le gana al aislamiento.

Esta Cumbre pudiera marcar la diferencia si cada participante comienza a enterrar el mito del antiimperialismo y el enemigo yanqui que tanto daño ha hecho a la América Latina. Estados Unidos no es enemigo de los países de la región. Somos los latinoamericanos nuestros propios enemigos. La única crítica cierta y razonable que se le puede hacer en estos tiempos a Estados Unidos es de índole económica: por no invertir en nuestros necesitados países e irse a lugares más lejanos.

A pesar de la buena voluntad del gobierno de Estados Unidos y del país sede, ya se ha filtrado que Caracas y la Habana han hecho prácticas y ejercicios de choque para la Cumbre. Los gobiernos de Cuba y Venezuela debían abstenerse por respeto a los que lo invitan —y sobre todo a ellos mismos— de trasladar e injertar en los foros y secciones de esa reunión cuadrillas oficiales vestidas de independiente sociedad civil. Si Estados Unidos (por solidaridad como hace con infinidad de países) sufraga los gastos de la delegación de disidentes (sociedad civil cubana) presentes en Panamá, ¿quién paga el salario mensual y los gastos del viaje a esa ciudad de los empleados del Gobierno cubano encargados de actuar en el papel de sociedad civil? En última instancia hay un empate con una diferencia muy señalada: Estados Unidos no impone y exige un discurso, ideología o postura, como recibe la delegación oficial de sociedad civil del Gobierno cubano

El espíritu del evento merece respeto. Es muy penoso que entre cubanos tengamos que vernos frente a frente en salones internacionales y no en los nacionales por exclusiones gubernamentales. Está muy buena la idea de mi colega Andrés Oppenheimer que sugiere que ante cada show, grito o señalamiento de Cuba o Venezuela para tapar sus problemas nacionales, Obama responda ofreciéndole una copia de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Comentarios [ 6 ]

Imagen de Anónimo

 Anónimo 8 de abril 9.02, dime en qué lugar estás alzado en armas para ir a unirme a ti para combatir contra la dictadura. Imagino que debas estar en un lugar de Cuba, atricncherado, peleando como solo saben los "valientes" como tu. Dime donde es para irme allá y seguir tu ejemplo.

Imagen de Anónimo

el mismo sonete de siempre>

CUANDO VAN A AGARRAR EL MACHETE DE ANTONIO MACEO? CUANDO VAN A TOMAR LAS CALLES DE CUBA Y BATIRSE CONTRA LOS REPRESORES DEL REGIMEN CASTRISTA Y SACAR A LOS CASTROS DEL PODER?

CUANDO VAN DECIDIRSE A MORIR O VENCER?

Imagen de Anónimo

La misma cantaleta que sin duda "vende y gusta" pero no ayuda en nada a nuestra necesidades para alcanzar la liberacion de la nacion.  Lo que necesita el movimiento democratico de la isla es tener credibilidad. Esto quiere decir credibilidad personal, no de relatos denunciando injusticias o actos criminales que ya todo el mundo sabe. Sino credibilidad de trato, de lenguaje inteligente y educado, que le  permita convencer y liderar, de ideas modernas, y no anclado en historias pasadas que solo demuestran falta de habiliadad politica. Ese personaje si existe, deberia estar en la Cumbre de Panama para dar la credibilidad que nos es urgente. 

Imagen de Anónimo

Buen articulo pero discrepo en que "el contacto le gana al aislamiento". Al menos no siempre. Remember South Africa.

Imagen de Anónimo

La intolerancia ha sido siempre un rasgo característico de los que detentan el poder en Cuba y sus seguidores. Para ellos, todos los que piensen o manifiesten algo diferente a lo que ellos predican deben ser reprimidos y suprimidos, sin darles la menor oportunidad de expresarse. No admiten el diálogo civilizado, ni reconocen a quien no coincida con sus designios. Sus instrumentos de discusión son las descalificaciones e insultos para los que no se someten a sus criterios. Con ellos no se logrará nunca un acuerdo que no sea el de acatar sus órdenes. Su proceder en Panamá pone en evidencia su intolerancia absoluta a aceptar la existencia de la disidencia cubana y su renuencia a buscar entre todos la forma de mejorar las condiciones de vida de su pueblo

Imagen de Anónimo

Buen articulo.