Domingo, 25 de Septiembre de 2016
11:32 CEST.
Salud Pública

S.O.S. consultorios médicos de Alamar

Después de tres décadas de uso, los consultorios médicos de la familia están colapsando definitivamente en Alamar.

El programa del Médico de la Familia fue creado para acercar la atención primaria a la población, dándole la posibilidad de tener a un doctor que conozca a sus pacientes de cerca y que se responsabilice por su estado de salud permanentemente.

En el habanero reparto Alamar se construyeron pequeñas casas biplanta para albergar en el primer piso el consultorio, y la vivienda del médico en el segundo. Esto ocurrió en los años 80. Desde entonces, los inmuebles han corrido la misma suerte que todas las edificaciones cubanas que no reportan beneficios económicos: abandonados, despintados, nunca reparados, sobreviven hasta el día en que caigan sobre sí mismos.

Hace ya años se pueden encontrar en Alamar consultorios abandonados. Las sombrías casitas permanecen cercadas con pedazos de planchas de metal, plantas espinosas y herrumbrosos trozos de cercas peerles. Nadie sabe de qué los quieren proteger, porque las puertas y ventanas, muebles de baño y hasta los azulejos han sido saqueados desde tiempo atrás.

Aunque algunos conservan la función de viviendas de médicos en el piso superior, la planta baja lo mismo ha devenido urinario público que vivienda de animales o incluso jardín botánico, donde plantas varias crecen en el exterior y los helechos cuelgan de sus húmedas paredes interiores.

Es cierto que la inestabilidad abunda en el servicio de los médicos de la familia en Alamar. Es común que los doctores se vayan a cumplir misión en el extranjero y las autoridades envíen a médicos desconocidos a atender a la población, o que simplemente lo dejen vacío. Pero aún sin ese particular, el municipio de Salud Pública suele mover a sus médicos constantemente, con las más peregrinas justificaciones. Una consulta puede tener un promedio de tres médicos por año, asegurando que no se cumplan nunca los presupuestos de un programa que suponía el conocimiento a fondo de los pacientes por parte de los doctores.

Aquellos médicos que se han quedado en sus puestos, los que por una razón u otra han preferido cumplir su misión en la Isla y no fuera de ella, viven y trabajan en las peores condiciones en Alamar. Las casas no son suyas, sino medios básicos pertenecientes al Ministerio de Salud Pública. Esto imposibilita cualquier reparación o modificación privada de la vivienda. Si sus habitantes recibieran permiso para repararlas, tendrían que pagar de su bolsillo las obras a riesgo de tener que irse después. Algunos han logrado cambiar ventanas o alguna otra reparación pequeña, pero los materiales que Salud Pública les ha podido facilitar han sido escasos y en mal estado. La mano de obra corre por cuenta de médicos y pacientes.

El local de la consulta es un espacio aún más golpeado. La mayoría no cuenta con empleados de limpieza, así que no es extraño ver a una doctora trapeando el piso antes o después de la consulta. El esmero de las enfermeras logra quitarle sordidez a los recibidores con murales, plantas ornamentales y manteles, pero no alcanza a ocultar los muebles de pino de hace treinta años, descascarados y llenos de comején. Las filtraciones están a la orden del día en la mayoría de las consultas. Un médico puede trabajar con una gotera permanente encima de su buró o puede correr los muebles infinitamente huyéndole a la humedad.

Salud Pública, uno de los ministerios que más divisas ingresa al país con su exportación de recursos humanos, no cuenta con el presupuesto para arreglar estos despropósitos, ni siquiera para abastecer regularmente de papel y bolígrafos a las consultas, que estarían perdidas si no fuera por la voluntad de los pacientes.

"¿Dónde meten todo el dinero?", se pregunta Nereida, una paciente alamareña cuyo consultorio acaba de cerrar a causa de las filtraciones. "Mi doctora quiere seguir trabajando, y yo pongo la consulta en la sala de mi casa si es necesario para ayudarla, pero ¿dónde está Salud Pública? ¿Qué piensan hacer por nosotros? En el policlínico hay un cartel que dice que 'en Cuba la salud es gratuita, pero cuesta'. Bueno, aquí lo que les cuesta es el salario de la doctora y la enfermera, porque en más nada se gastan un quilo."

Nereida, quien hace las preguntas, es solo una, pero muchos pacientes más merecen escuchar las mismas respuestas.

Comentarios [ 27 ]

Imagen de Anónimo

yo soy de Miramar,e n playa y la doctora del consultorio para revisarme el diu agarro fosforera que tu sabes no habia bombillo para la lampara le dije barbara voy a mi casa y te traigo la luz ,  si el diu era tarea maxima, parir un esclavo + en la isla carcel ni jugando alla las tosta esas que paren en la isla carcel,yo me fui con un  extranjero tengo mis dos hijos out del manicomio gracias a dios.

Imagen de Anónimo

Son 45000 dicho, o mal leido como acostumbra el general presidente del desgobierno los medicos y personal de salud en misiones por los cuales cobra buena suma el desgobierno.  La isla esta a la bartola y los cubanos ni dentro ni fuera nos dsmos cuenta de ello. El desistema de salud no es mas que la muestra que ya no pueden presumir de logros de la rovolucion.  Salud es tambien las condiciones higienicas de la ciudad, la recojida de basura es pesima, la basura acumulada en montañas es tanta que las ratas andan por donde quiera. Si alguien quisiera por favor dedicarle un articulo tambien a este argumentado con fotos bien hiciera.

Imagen de Anónimo

Mira que llevamos tiempo comiendo de lo que pica el pollo. A Fidel y Raul le importa TRES "P". lo que padezca el pueblo cubano y mientras su negocio, como propietarios de Cuba les vaya bien, nada van a cambiar,todavia no conozco a un propero propietario que cambie sus metodos de ganancias para que otros prosperen y recuerden que un 90% de Uds. estaban muy contenticos con el castro-comunismo,ahora solo le quedan remar.

Imagen de Anónimo

Anónimo 22  de marzo 2.32 pm y tú cómo siendo tan listo se te ocurre pensar que para comentar aquí hay que estar en España, yo creo que tú si te quedaste en 1959 cuando las comunicaciones eran por palomas mensajeras. Mejor dedícate a otra cosa y no te la des de sicólogo adivino que intenta descubrir la edad y el sitio de los comentaristas

Imagen de Anónimo

El Anónimo - 21 Mar 2015 - 1:33 am. Debe ser un viejo 'comunista' visitando a su hijo en espana porque los unicos que todavia creen que fidel y raul no saben lo que pasa y que toda la culpa de lo malo de cuba son los jefes intermedios son estos viejos que malgastaron su juventud en una promesa de que el futuro perteneceria a sus hijos para ahora ver a sus hijos irse a vivir a cualquier parte del mundo: su cerebro se les paralizo en 1959. 'Tio' a quien se le ocurre que en cuba se mueve un clavo sin que fidel y raul no lo sepan!?, Es que crees que todos los cubanos son eneptos y los unicos inteligentes son los cagastros?

Imagen de Anónimo

Anónimo 1.33 am, y tú pareces tonto pero no de k ulo sino de cerebro, si eres cubano perdiste el sentido del humor desde que te españolizaste y si eres español te entiendo, además no soy tu tío 

Imagen de Anónimo

La verdad es que  han ido desapareciendo los consultorios porque con las nuevas dietas a base de moringa, claria, etc., ya los cubanos no se enferman más. Los médicos sobran , por eso los mandan a curar el ebola en Africa. ¿Entendido?

Imagen de Anónimo

a comentario 1,14....tio, eres tonto de culo, bastante le importa a tu comandante lo que pase con los medicos en Alamar. Y el Comandante no va a arreglar lo que jodió primero. O ers un incauto, increiblemetne incauto e inocente...o eres tonto....escoge..eres libre como buen cubano revolucionario

Imagen de Anónimo

Qué abandono por parte de las autoridades municipales de Alamar, ay mi madre, si Fidel se entera los sanciona a todos por irresponsables. Ojalá esta noticia le llegue a nuestro Comandante, ahí sí se arregla rápido este problema 

Imagen de Anónimo

Yo vivía en Alamar y el marido de la doctora del médico de la familia era el apuntador de bolita del barrio, en el mismo consultorio recogía los números por la tarde, era su oficina de recaudación