Jueves, 29 de Septiembre de 2016
08:24 CEST.
Economía

Cuentapropistas necesitan hacer estudio de mercado

Las autoridades casi nunca emiten la cifra de trabajadores por cuenta propia que entregan sus licencias y renuncian a seguir desempeñándose como tales. Cualquiera diría que ese dato constituye un secreto de Estado, ya que su incremento, en caso de producirse, podría ser interpretado como un obstáculo a las transformaciones económicas que implementa el gobernante Raúl Castro.

Y aunque, ciertamente, crece en valor absoluto el número de personas que deciden incorporarse al trabajo por cuenta propia, no es menos cierto que cada año una cantidad nada despreciable de cuentapropistas opta por cerrar sus negocios, en especial los de la actividad de elaboración y venta de alimentos.

Es muy común transitar por las calles de cualquier ciudad y observar locales cerrados,cy en sus inmediaciones espacios vacíos donde antaño había pancartas o vallas que anunciaban la presencia de una "paladar", una cafetería o cualquier otro negocio privado.

Mucho se ha hablado de los escollos que enfrentan los emprendedores a causa de la legislación gubernamental. Los altos impuestos, la carencia de un mercado mayorista donde adquirir los insumos y materias primas, el no reconocimiento de la totalidad de los gastos que genera la actividad, así como los excesos en la fiscalización de las Declaraciones Juradas de Ingresos Personales, han sido, entre otros, factores adversos que han sepultado no pocas ilusiones de cubanos que aspiraban a labrarse por sí mismos su futuro.

Sin embargo, en esta ocasión me referiré a problemas imputables a los propios emprendedores. Hubo propietarios, por ejemplo, que contrajeron deudas para remodelar locales antes del inicio de su actividad, y después quebraron al no poderlas pagar porque los negocios no fueron todo lo exitosos que esperaban. Otros cuentapropistas no contaban con reservas de dinero para afrontar los malos momentos, y tampoco faltaron los que se abrumaron ante las largas jornadas de trabajo, o los requerimientos de una contabilidad que muchos no acaban de entender.

Mas, además de lo anterior, se aprecia una deficiencia que afecta a buena parte de los emprendedores: la falta de un estudio de mercado antes del inicio del negocio. Un estudio que, entre otras cosas, tenga en cuenta el tipo de producto o servicio a ofertar, los precios o tarifas a aplicar, los clientes potenciales, y los competidores que puedan surgir en el microentorno del negocio. En este sentido expondré el desempeño de dos elaboradores/ vendedores de alimentos que utilizaron el mismo local: uno quebró, mientras que el otro se halla floreciente.

En la habanera avenida de Carlos III, frente a la conocida Quinta de los Molinos, surgió a finales de 2012 la paladar Los Molinos. Habilitaron una amplia residencia e hicieron una cuantiosa inversión en mobiliario y otros aditamentos para prestar un servicio de excelencia, que incluyó un vistoso uniforme para los empleados. Pero los precios de sus platos eran altos: como promedio salían a 7 u 8 CUC (es decir, unos 200 pesos cubanos, casi la mitad de un salario medio mensual). Como resultado, Los Molinos siempre estaba vacío, pues la zona no era frecuentada por turistas extranjeros ni personas con buen poder adquisitivo. Su propietario se esforzó en promocionar su servicio; llegó a contratar a un administrador con experiencia gastronómica, pero no modificó los precios. Y al final sobrevino la quiebra.

Meses más tarde, el mismo local fue arrendado por Don Pepe, un hombre que comprendió las características que debía tener su cafetería. Allí oferta platos más sencillos, menos sofisticados, aunque no por ello dejan de ser un almuerzo o una comida de calidad. Sus precios promedios, en el entorno de los 25 o 30 pesos cubanos, están al alcance de los estudiantes y trabajadores de los alrededores, lo que hace que su cafetería siempre esté colmada de comensales. Es, en síntesis, un emprendedor exitoso.

Semejante contraste reafirma la importancia de los estudios de mercado para la buena marcha de cualquier negocio. Sería conveniente que la Administración de Obama, que se ha pronunciado por apoyar a los emprendedores cubanos, tomara nota de la necesidad que tienen estos de superarse en dicha materia.

Comentarios [ 8 ]

Imagen de Anónimo

Que dicen los lideres sindicalistas de la oposicion, ellos tienen la ultima palabra.

Imagen de Anónimo

Yo no estoy de acuerdo. Tal y como estamos observando los cambios, los cuenta propistas han venido a ocupar un nicho económico en el que la empresa estatal sigue siendo ineficiente, corrupta y sometida a directrices políticas. En vez de estudiar el mercado, la mejor estrategia es el B2B, que especializa a los que prestan servicios en atender a sus clientes, casi siempre con más poder de mercado, en la forma de obtener beneficios continuos y sostenibles. Apuesten por esa vía. El régimen nunca dejará a los cuenta propistas prosperar hacia el gran mercado. Además, qué bobería, en Cuba no existe gran mercado ni lo habrá en mucho tiempo

Imagen de Joshua Ramir

cuantas empresas fracasan todos los dias en todos los paises del mundo?

Imagen de Anónimo

Aqui hay varios errores de concepto. No creo que la realidad en la Habana sea tan complicada como para hacer un 'estudio de mercado'. Mas bien sería sentido comun: si estas en un area donde el poder adquisitivo de la gente que te rodea es limitado, es de locos apearse con un restaurante caro. En otro orden de cosas, platos en el entorno a los 25 o 30 pesos cubanos NO estan al alcance de estudiantes y trabajadores, cualquiera que viva en Cuba sabe eso. Mas bien una pizza de 5 pesos y va que jode...

Imagen de Anónimo

Propongo que Obama le quite las restricciones a los estudios de mercado en Cuba y envie personal especializado en marketing para ayudar a los emprendedores. Este señor, con su buena voluntad de ayudar, esta mas perdio que una cuchara en un plato de spaguettis y el mismo necesita un estudio de mercado.

Imagen de Anónimo

Y que mercado puede haber en Cuba para hacer un estudio? ,si yo vivo en Parraga tengo que ser muy comemierda para poner una paladar de lujo.El cubano bajo la dictadura de los Castro está condenado a negocios de pesetas, hasta ahí las clases para ellos. 

Imagen de Anónimo

Favor, contactar a Eliecer para enviar cuentapropistas a Universidad en Francia.

Otra mas de los nuevos metodos de tumbar a Castro!

Imagen de Anónimo

Jaja por favor que tiene que ver Obama y su administracion con los estudios de mercado de los negocios particulares en cuba y de la paladar de la esquina, Ah!!! Es que ahora sera EU la solucion de todos los problemas en Cuba, por favor, aterricemos....