Domingo, 2 de Octubre de 2016
00:21 CEST.
Agricultura

385 Cooperativas de Producción Agropecuaria adeudan al Estado 9,7 millones de dólares

En el diario Granma del pasado 6 de marzo, un trabajo titulado "Aplican tratamiento financiero para las CPA" se refería a la grave crisis en que están atrapadas 385 Cooperativas de Producción Agropecuarias, de las 903 existentes en el país. Las primeras deben al Estado, debido a deudas vencidas y pérdidas acumuladas de años anteriores, 9.760.000 dólares. 

El Ministerio de Finanzas y Precios dictó la Resolución No. 70 del 20 de febrero, dirigida al pago de un impuesto del 5% sobre las ventas de las producciones de estas entidades con miras a financiar una parte de su deuda.

El impuesto apunta a que las CPA financien el 84% del total de lo que adeudan al Estado. Adicionalmente, las que tienen pérdidas acumuladas estarán obligadas a destinar el 50% de sus utilidades, después del pago de los tributos, para lograr la capitalización y contribuir a la amortización de las deudas reportadas fuera de término con los bancos y el sector empresarial.

Con miras a la aplicación de una política de borrón y cuenta nueva, se ha dejado claro que con la puesta en vigencia de la Resolución 70, se les condonarán las deudas que mantenían estas CPA al cierre de junio de 2014. 

Afirma el Granma que con tal medida se espera que en estas cooperativas en dificultades se produzca un salto significativo en su actividad productiva.

Pero llama la atención que el artículo en cuestión haya pasado por alto las causas que llevaron a la hipoteca a estas unidades productivas. No explica por qué no se les aplicó el lineamiento económico número 17, según el cual, "las cooperativas que muestren en sus balances financieros pérdidas, que no puedan honrar las obligaciones contraídas, serán sometidas a un proceso de liquidación o se podrán trasformar en otras formas de gestión no estatal". Algo que no ocurrió: el Estado decidió seguir cargando con estos cadáveres. 

De las 201.675 hectáreas que en conjunto poseen estas CPA, solo tienen en explotación 164.163. Las restantes 37.512, reportadas como ociosas, en su mayoría están invadidas por hierbas y marabú.

Las medidas tomadas por el Gobierno para salvar a las CPA de la ruina económica son similares a las 17 medidas tomadas en 2012 con las Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC), dirigidas a mejorar su eficiencia, y que aparecen en el Reglamento General puesto en vigor por el Consejo de Ministros.

El ejemplo de las UBPC

La deuda que acumulaban las 2.038 UBPC existentes en aquel momento rondaba los 40.000.000 de dólares. Por decisión gubernamental, el Comité de Política Monetaria del Banco Central de Cuba acordó renegociar esa deuda, concediendo un periodo de gracia de pago con un 5% de interés reembolsable en 25 años, descontado de los ingresos brutos como fuente directa de capitalización, y se le concedió un periodo de cinco años en que se le exoneraba del pago de impuesto de la liquidación de las utilidades, como está contemplado en la Ley del Sistema Tributario.

Debido a la ineficiencia, el mal trabajo, y las pérdidas por los pocos volúmenes productivos reportados por las UBPC, las 17 medidas no se ha traducido en el tan necesario salto en la producción agrícola.

Las UBPC muestran un ostensible retroceso. En los dos últimos años, 284 de estas unidades productivas fueron absorbidas por otras Unidades Básicas, entraron a formar parte de empresas agrícolas o el Gobierno decidió desintegrarlas definitivamente.

La falta de eficiencia y los bajos resultados productivos se manifiestan hoy en las CPA.

El dilema y las tierras ociosas

En estos momentos, de las 469.000 hectáreas de tierra que poseen las CPA, solo se reportan como cultivadas 234.700. Las restantes 224.300, reportadas como ociosas, están cubiertas de marabú.

Las cooperativas confrontan graves problemas por los altos precios que fijan las empresas agropecuarias por los servicios que les prestan. A eso se le agrega el desmesurado costo de los paquetes tecnológicos, los cada día más caros fertilizantes, así como los herbicidas y plaguicidas, el combustible, los altos precios de la trasportación de los productos cosechados que destinan al mercado y el pago del 5% del impuesto de la deuda pendiente que el banco les cobra haya o no producción, algo que no se ajusta a lo acordado.

Los insumos que necesitan los agricultores se venden a precios sumamente elevados en la red de tiendas pertenecientes al Ministerio de Comercio (MINCIN) y al Grupo Empresarial de Logística del Ministerio de la Agricultura.  Tanto a uno como a otro organismo lo único que les interesa es ser rentables, aunque tenga que ser a costa de los productores agrícolas.

En la mayoría de los casos, los administrativos de esos establecimientos saben que la calidad de la mercancía que ofertan no se corresponde con sus altos precios.

Los productores agrícolas, al no disponer de dinero suficiente para pagar los altos precios de los recursos que necesitan para explotar sus tierras, solo cultivan las que puedan reportarles ganancias, para de esta manera resarcir los altos costos. A lo poco que producen, cuando lo negocian con los intermediarios y revendedores, le incorporan los gastos de producción. Es esa y no otra la causa de los elevados precios de los productos agrícolas en el mercado minorista. También explica que en estos momentos haya 1.046.000 hectáreas de tierra ociosas, lo que representa el 16,4% del total de la tierras cultivable de Cuba.

Comentarios [ 5 ]

Imagen de Anónimo

¿Quieren que estas cooperativas funcionen y ganen dinero? Muy fácil. Déjenlas funcionar en libertad y que puedan comprar y vender libremente insumos, mano de obra y llevar sus productos a los mercados de consumo. Alejen al partido comunista de los órganos de dirección, expulsen a los burocratas mediocres que solo piensan en términos de ideología, y dejen que la libertad se abra camino. Devuelvan el patrimonio confiscado a sus legítimos propietarios y alejen al estado de la planificación económica y el control, y verán un nuevo amanecer para la economía cubana. Los chinos lo hicieron, los vietnamitas después, y les ha ido de mil maravillas. Siguen siendo dictaduras comunistas, pero la gente come y las empresas funcionan bien y ganan dinero. Lo otro ya vendrá, pero mientras tanto, quiten las sucias manos del estado comunista de las empresas

Imagen de Anónimo

son 9760000 dolares en cup, moneda que imprime la banca central cubana. Por eso el estado cubano no pierde nada.

Imagen de Anónimo

Cierren las cooperativas si es necesario pero no me toquen los 2 mil millones para importar alimentos, pues el 5% que recibo de comisión por debajo de la mesa hay que matarme primero antes que darle créditos blandos a los productores, ok.

Imagen de Anónimo

Y cuanto debe el Estado Cubano a los Campesinos, a quienes explota y obliga a vender, al precio que ellos digan!! Y quien les paga cuando, las cosechas, se echan a perder en el campo, por la falta Ridicula de Embases y Transportacion!!!!Por que los Mentirosos Asalariados de Granma, no hablan de eso ?????

Imagen de Anónimo

El marabu gran logro de la revolucion