Lunes, 26 de Septiembre de 2016
23:39 CEST.
Relaciones Cuba-EEUU

Nostalgia por Sumner Welles

Desde que el embajador Benjamin Sumner Welles llegó a La Habana el 7 de mayo de 1933 en un vapor de la United Fruit Company ningún otro diplomático de Estados Unidos había provocado tantas expectativas entre los cubanos de la Isla como Roberta S. Jacobson, subsecretaria de asuntos hemisféricos del Departamento de Estado. Ningún otro, asimismo, vino a traerle tanto a un dictador y tan poco al pueblo.

Welles, inspirado en la visión panamericana de Franklin D. Roosevelt, se propuso sacar de la silla presidencial a Gerardo Machado, activar la economía, conciliar las facciones en pugna y evitar una intervención militar. Como saben, restaurar la democracia. Indudablemente encantadora, y yo diría que hasta con un grado de vergüenza ajena, Jacobson carga la misión de crear un modus vivendi con la dictadura de más de medio siglo de los hermanos Castro. A brazo partido con la realidad, le ha tocado hacer pasar por estrategia la política frívola y simplificadora de John Kerry y Barack Obama.  

Cierto que no hubo grandes acuerdos en esta primera cita. Sin embargo, la dictadura estableció el tono, con barco espía ruso anclado en el puerto. No hará concesiones en el marco de los derechos humanos ni permitirá la participación de los opositores en la vida política del país. Punto. La verdad es que no tiene por qué. Sencillamente, Washington le regaló las relaciones a cambio de nada. Se entiende que sea un momento de rejuvenecedor optimismo para la vieja guardia castrista. Tal como ellos son dueños de almas y haciendas por la fuerza de las armas, mañana sus hijos y nietos lo seguirán siendo además por la fuerza del mercado.

Con las magnánimas tijeras de Obama la dictadura cortó el nudo gordiano de la supervivencia. Al sector más recalcitrante se le asegura la continuidad del Estado policíaco con todos sus privilegios y al sector reformista se le trae de vuelta el capitalismo. La única competencia entre ambas partes consiste en demostrar quién es más fiel a Raúl y, ya lo ven venir, a su hijo Alejandro. Podrán abrir un rincón a "la oposición leal" en la Asamblea Nacional, podrán pertenecer al Partido algunos millonarios del exilio (ahora hay que decirle "diáspora"), podrán seguirle devolviendo el patrimonio inmueble al cardenal Ortega y a sus obispos de cartón piedra, podrán añadir las hamburguesas de McDonald’s a la jabita de la UNEAC, pero el tren de los cambios seguirá dando vueltas alrededor de Birán. ¡Y ay de aquel que se atraviese en la vía!

A diferencia de 1933, este entendimiento exige la exclusión de los opositores de la mesa de negociaciones. Un detalle que  marca un hito en el curso de las relaciones interamericanas con las dictaduras durante las últimas décadas. Negada a los opositores su legitimidad como interlocutores se les convierte en el principal obstáculo de la normalización. Jacobson tomará té con Yoani y las Damas de Blanco harán sus compras con MasterCard, pero a medida que se afiancen los grandes negocios con la elite veremos a Washington actuar hacia la sociedad civil con la misma mezquina cautela de Madrid, por citar un ejemplo.  

En Miami, la batalla por los intercambios académicos cede a la batalla por acelerar el levantamiento del embargo. Ya arremeten las reconvertidas avanzadas contra los legisladores cubanoamericanos que prometen sostener la Ley Helms-Burton en el Congreso. Ante la imposibilidad de cuestionar la transparencia de la elección de estos congresistas y senadores, se adelantan las tesis de que el exilio ha cambiado. O sea, que existe una masa crítica de "emigrados" carentes de la integridad, la autoestima y la memoria necesarias para tomar distancia de la dictadura. Puede que acabe por ser así. De momento, la realidad concreta, tridimensional y estadísticamente comprobable indica que los votantes cubanos, incluso los demócratas, prefieren ser representados por gente de sólidas credenciales anticastristas.

Las esperanzas suscitadas entre los compatriotas en la Isla por el restablecimiento de las relaciones se deben a una proyección mágica antes que a una promesa política. Al ver abundante carne en el plato del amo, los esclavos comienzan a soñar que les darán las piltrafas. Pónganlo como quieran: Obama nos la dejó en la mano. Welles vino a decirle a Machado que se fuera. Jacobson vino a certificar que se quedan los Castro.

Comentarios [ 25 ]

Imagen de Anónimo

Todo lo que hemos sufrido y lo que nos falta es producto de aquel fatidico Veinte de Mayo de 1902.  Un pais desolado, con sus lideres muertos o cansados, sin infraestructura y sin un centavo para invertir nunca debio  hacerse republica independiente.  Esa mal llamada republica, que nunca lo fue, nacio torcida y ya no hay quien la enderese. 

Imagen de Anónimo

Para e anónimo de las 7:36 pm. No sólo habría que apoyar un golpe militar semejante, de la baja oficialidad y de los soldados de fila, sino también dejarnos de purismos que no cuadran a nuestra historia. Nunca vamos a tener una república perfecta, y por lo tanto, no se puede pedir peras al olmo. Nada habría de malo en que ese sargentico fuera "hombre fuerte" y resguardara durante un tiempo el proceso de democratización, mientras se forjan instituciones, se celebra una constituyente, se restablece la libre empresa y se proclama una constitución. Habría también que castigar a los grandes culpables, pero eso se resuelve fácil.

Imagen de Anónimo

Totalmente de acuerdo con el de la 1.15 am. Eso es lo que hace falta, que aparezca un movimiento insurrecccional de la media y baja oficialidad que tenga mando de tropa, porque de coronel para abajo ya no hay jabita y están bien jodidos todos, librando, pero jodidos a fin de cuentas. Hace falta un movimiento como "el de los sargentos del 4 de septiembre". Y cuando estalle, no importa quiénes sean, de inmediato a apoyarlos todos los del exilio y la oposición interna, que lo importante ahora es salir de los Castros. Es LO ÚNICO que  nos puede salvar.

Imagen de Anónimo

Nada, que al sacar al Machado hundieron a Cuba, el partido comunista fundado en 1925 no dada pie con bola debido a Machado (Villena, Mella, Baliño, etc...) y fueron a sacarlo, una vez fuera Machado los comunistas subieron, bajo el gobierno de Batista los comunistas ocuparon cargos importantes (Marinello es un ejemplo), Batista se encargo de ayudarlos y ellos a el entre las masas.  

Imagen de Anónimo

Lacerante por todas las verdades, tan amargas, que contiene. Y cuanto me alegro al ver las ronchitas que ha provocado. Dios quiera que circule por toda la Isla.

Arnaldo de Armas

Imagen de Anónimo

Anonimo 12:46 , esa palabra plattista solo se la escucho a los aliados del grupo CAFE que trabajan socavando la integridad del exilio , sea historico o no . Te viste reflejado en el articulo ? Formas parte de los esclavos que están esperando las piltrafas o de los millonarios que ya saben que van a recuperar lo suyo?Lo mas probable es que seas lo primero, los esclavos repiten las palabras de los amos, no piensan por si mismo. Vuelvete a leer el articulo quizas alguna neurona entienda algo y entonces Aleluya !!!!

Imagen de Anónimo

Ya que hablamos de Benjamin Sumner Welles, retrotrayéndonos a los años 30, hablemos de otro personaje que debiera surgir en la lista de protagonistas de esta época, un sargentico llamado Fulgencio Batista. Sí, señor, hace falta otro sargentico como ése y otro 4 de septiembre para volver a poner las cosas en su sitio. Con una gerontocracia atrincherada y una oposición anémica, hace falta un sargento con vergüenza.

Imagen de Anónimo

Tanta palabrarería para decir que se opone a las relaciones y que solo las apoyaría si USA exigiera esto y aquello y mandar en Cuba. Algo que no contempla ninguna ley internacional, pero que es la fantasía de todos los cubiches cobardes e irresponsables y aquellos que temen que no puedan entrar a Cuba y que los americanos no presionen a RC para que los dejen entrar.  Ya dejan la bobería y vean la realidad. Andrés Reynaldo otro amargado y plattista más.  Así funciona el Imperio, así que no se quejan porque toda esa gente que protesta ahora siempre ha sido proimperialista, pero como no les cuadra esta vez, pues a llorar amargamente. Y eso no es nada, ojalá y les dieran una patada aún más fuerte en el trasero.  Después de todo, no representan alternativa mejor a los que mandan en Cuba, ni son más democráticos.  El que quiera cambios en Cuba que se ponga a trabajar y se mude a La Habana o a Holguín o Santa Clara y vuelva a ser cubano. Mientras, que disfrute en las entrañas del monstruo, que mal no les ha ido. 

Imagen de JC

en mi opinion Cuba siempre ha sido una reverenda mierda a los cubanos solo les interesa tener 4 pesos en el bolsillo para comer y gozar les da lo mismo Socialismo que Capitalismo y si la opcion fuera esclavismo seguiria igual buscando la forma de sobrevivir sin tener que trabajar pidiendo lismona con escopeta que alguien me diga si me equivoco.de la autoproclamada oposicion que decir un grupito de descarados que se dicen seer la sociedad civil y nadie los conoce dentro de la isla y ellos nada hacen por cambiar la situacion les conviene mas asi se la pasan en miami llenando hojas de rutas que no van a ningun lado, haciendo conferencias con las organizaciones de exiliados que no son mas que grupitos que sumando la edad de algunos pasan de 1000 anos asi que si alguien espera algun cambio le aconsajo que se sieente a esperar otros 56 anos a ver que pasa

Imagen de Anónimo

Muy bueno.  Y sí, estoy de acuerdo que hay mucho ¨magical thinking¨ de todas partes.

LaMarquesa