Lunes, 26 de Septiembre de 2016
06:09 CEST.
Opinión

Marcha atrás, marcha adelante

"Este pequeño grupo de personas no representa a la sociedad cubana." Con un gesto de las manos, que parece nimbar alguna figura que se disuelve en el aire, Josefina Vidal mira a lo lejos, trata de descubrir algún fantasma en un punto distante en la sala de conferencias. Los periodistas la miran, pero ella no los mira a ellos, está lejos, tal vez pensando en algún despacho en Washington, una oficina refrigerada donde, entre un café americano, una tertulia con algún simpatizante del gobierno que representa y alguna otra llamada necesaria a La Habana, sus pensamientos la hagan volver atrás, a este momento en la historia, un día después de su primer encuentro con Roberta Jacobson en la capital cubana.

Y a pesar de ese gesto esotérico, es la primera vez que coincido con lo que dice Vidal.

Ese grupo pequeño de personas con que se reunió Roberta Jacobson ayer en una Habana cálida, húmeda, no representa a Cuba. No son ni el 0,1% de los 11 millones de cubanos que viven en la Isla. Pero, ¿quiénes representan a los cubanos?

¿El régimen? ¿Sus embajadores y oficiales de la cancillería donde trabaja la señora Vidal? ¿Los que le limpian su oficina y le preparan su café amargo? ¿Los que organizan las conferencias de prensa con los reporteros internacionales? ¿Los que ensayan el ritual de bienvenida, instalan los micrófonos, conectan las cámaras —visibles e invisibles—, ajustan los flashes, escriben sus reportes para Granma?

El pueblo de Cuba es el primer ausente de todos estos protocolos.

Lo fue hace 54 años cuando dejó de existir una embajada estadounidense en Cuba. Lo sigue siendo hoy cuando tratan de volver a establecerla.

Muchos de los que visitaron a la Secretaria de Estado adjunta para Asuntos del Hemisferio Occidental, así se llama el cargo oficial  que ostenta Jacobson en la administración Obama, no los conocen los cubanos de a pie. Son virtuales conspiradores del silencio. La prensa cubana no los menciona cuando ataca los "enemigos de la patria", y ellos tampoco se hacen conocer mucho en el país real que es Cuba.

En el irreal, en esa geografía virtual más allá de las aguas caribeñas, muchos conocen sus nombres. Unos los aplauden, otros los chotean a mansalva, algunos los critican con irreverencia, sarcasmo y hasta con rabia. Y ellos mismos juegan a desconocerse unos a otros, tratando de establecer un cacicato de grupo y conceptos.

Y esta suerte de aislacionismo le facilita el rejuego político a su enemigo común: el régimen, que siempre ha sabido manosear ese tablado de rencillas, rencores, resabios, conspiraciones y conciliábulos en que se ha tornado la disidencia cubana.

El pueblo de Cuba ha estado ausente del todo. Ha sido el espectador de siempre y el objeto de todos los rejuegos políticos, de los dos bandos. Hoy mismo no se sabe, a ciencia cierta, cuántos cubanos aplauden a Obama, y a cuántos no les gusta la nueva naturaleza de esta mala relación reestablecida.

Pienso, sin embargo, que el pueblo de Cuba se alegra de la nueva política americana, por otras razones no dichas, no expresadas, no publicadas ni sermoneadas por ningún medio público. El susurro del cubano hace mucho abandonó la prensa y los medios, transcurre de labio a labio, de oído a oído, de lectura a lectura, lejos de los salones, los equipos tipográficos y los grandes titulares en los periódicos y revistas. Cuba ha aprendido a informarse a sí misma, lejos del oficialismo y las conspiraciones de silencio. De alguna forma el cubano ha abandonado a todos.

Y entonces me surge esta pregunta, ¿no estará esta disidencia arriesgando su sobrevida apostando por la "marcha atrás" a lo ocurrido el 17 de diciembre?

¿Y cuál es la "marcha adelante"?

El Gobierno de los Estados Unidos anunció su intención de restablecer sus relaciones con otra de las dictaduras. No es la única con la que mantiene contactos diplomáticos. Y el Gobierno de Cuba hace mucho tiempo que dejó de estar "aislado" del mundo en diplomacia. Todos los países europeos mantienen embajadas en la capital cubana. El vecino congelado del norte de Washington, Canadá, nunca la retiró de aquel sitio.

Y así, ¿qué razón puede alegarse para no establecer una embajada en La Habana?

¿Por qué este grupo, "que no representa al pueblo cubano" según la señora Vidal, no le perdona a los americanos lo que le olvida al resto de Occidente?

¿Por qué a América "no", y al resto "sí"?

Son preguntas. Las respuestas a veces son difíciles, mucho más complicadas, y en este caso hasta imposibles de predecir. Lo que el Gobierno de Estados Unidos pretende ya lo ha hecho en otro tiempo con algunos otros. Por ejemplo, con Vietnam, con el cual tuvieron la más dolorosa de las relaciones. Con muchos de los países árabes donde una única familia controla aquellos paraísos de petróleo y arena desolada. Con gobiernos de África y Asia.

En ninguno de ellos nada ha cambiado. Las relaciones diplomáticas, el engage, no han resultados en una sociedad más abierta, democrática, en esas latitudes. Los negocios y el intercambio comercial y financiero han facilitado el estatus quo de monarquías, dictaduras familiares, jeques y mandarines comunistas.

Y China dicta al mundo financiero. Allí también se violan los derechos.

Josefina Vidal levanta las manos, junta los labios en un ríspido frunce para dar tiempo a que la siguiente frase, de correcta diplomacia, se expulse por ese mecanismo automático de palabras equilibradas, mágicamente hilvanadas para entredecir algo sin decir mucho.

Estas dos mujeres son dos expertas en la fraseología de equilibrio. Se estudian. Se sonríen juntas. Se estrechan las manos. Están en su medio ideal.

Fuera, lejos del plato que se disputa, 11 millones de cubanos se preguntan qué sucederá mañana, ¿eliminarán la Ley de ajuste?, ¿la ratificarán?, ¿podrán irse de Cuba?, ¿podrán sobrevivir este momento?

Nadie, o casi nadie, piensa en cambiar nada en el país real.

De todo lo leído hasta ahora sobre el instante que transcurre, la proposición más seria, o al menos más balanceada, ha salido de labios de Tania Bruguera: la oposición debería constituir una "Mesa de Diálogo", pero no con el Gobierno, sino con ella misma. Ponerse de acuerdo. Hablar. Intercambiar ideas. Debatir. Entenderse. Y, sobre todo, ir con el ritmo del momento.

La "hipótesis de la Reina Roja", del segundo libro de Lewis Carroll, establece que los habitantes del país de la Reina debían correr lo más rápido que podían, solo para permanecer donde estaban, porque el país se movía con ellos. Es lo que está pasando en Cuba.

Imperceptiblemente, el país se mueve. No sus autoridades, el país. Hay quienes todavía confunden la oficialidad con las multitudes, pero en Cuba la oficialidad hace mucho abandonó a esas multitudes y vive en un país aparte. La disidencia parece también vivirlo, quizás en algún otro. No coinciden esos países, pero tampoco coinciden con la sociedad cubana.

De todo esto hay algo que tienen que tener bien claro. Hablo de la oposición, no me interesa el Gobierno. No pueden seguir con el pulso de la nación americana, ni con el de su gobierno. No pueden girar en torno a las políticas de cohabitación política de la administración de turno, ni tampoco con los deseos de dar "marcha atrás" a esas políticas de congresistas y senadores del mismo país extranjero. Nadie puede secuestrar la opinión de cómo debe ser Cuba, mas allá de los mismos cubanos.

Tienen que acabar de comprender que, aun cuando representen "lo justo", no significa que ese sea el deseo de la mayoría del pueblo de Cuba porque, en definitiva, qué es lo justo si no lo adecuado en el momento, y quizás pueda ser que el cubano piense que lo adecuado a este momento sea "ese modelo", que ese sea "su futuro" o "su presente". Nadie, absolutamente nadie, le ha preguntado al pueblo de Cuba. Todos seguimos conjeturando en su nombre sin pedir su propio referéndum.

De lo que se desprende que ni la oposición ni el Gobierno puede reclamar para sí mismos ser los representantes justos de la sociedad cubana hasta tanto no lo prueben, no con palabras ni con declaraciones nihilistas y gestos edipianos, si no con hechos, encauzando un movimiento verdaderamente popular que implique la voluntad real del cubano.

Ninguno de esos dos grupos, ni el que representa Josefina Vidal, ni el que representa los nombres mediáticos de la oposición, tienen poder aglutinador a sus espaldas, no tienen ese movimiento. Y esa es la verdadera causa del estancamiento social de la Isla.

Ni marcha atrás, ni marcha adelante. ¡Estatismo!

 


Este artículo apareció en el blog Open Cuba. Se reproduce con autorización del autor.

 

Comentarios [ 73 ]

Imagen de javier monzon velazques

Todos los grupos disidentes debian agruparse en un frente unico bajo 3 o 4 ideas centrales que todos apoyen y dejar a un lado, de momento, las pequeñas diferencias. De esa manera sera mas efectiva su accion. 

Imagen de Anónimo

Estimados mios, mientras en los grupos que forman la disidencia no se pongan de acuerdo y formen un grupo homogeneo, les aseguro que cuba sera de los castros por siempre. HAY TANTOS NOMBRES EN LOS DIFERENTES GRUPOS QUE SE HACEN INCONTABLES Y AHÍ LOS CASTROS APLICAN LA MÁXIMA ROMANA DE "DIVIDE Y VENCERAS", los tiene hecho polvo y asi, ni fariñas ni nadie podra hacer nada, "EN LA UNIÓN ESTA LA FUERZA", PERO CADA UNO HALA PARA SI. 

Imagen de Anónimo

ese tin q ella dice representa a los millones de cubanos que viven afuera de cuba y tsmbien son disidentes

Imagen de Amadeus

PARA el de la UCI

A mi me gusta que usted participe aquí al contrario de los demás compatriotas, pero le diré por qué. Este es un foro mayoritariamente cubano, gusano y anticastrista y sus argumentos son un excelente oportunidad para ejercitar nuestra verborrea en contra del régimen con objetividad y hechos, ya que hemos vivido en la Isla y estamos en contacto con aquella realidad.

Si se fija, usted es el único que hace propaganda a favor de la dictadura, que para cualquiera que entre por primera vez aquí daría una imágen de nuestra unanimidad de coincidencias. MI sugerencia para que tenga mayor efectividad y deje mejor impresión, es que utilice otro lenguaje que no sea el del defensor resentido; del atrincherado perdido en el dogma. Con una mejor argumentación no dejaría esas sensacion de ridículo y de obsolescencia que sus comentarios tienen. (De nada)

Imagen de Anónimo

Replica al 1:33. Estoy de acuerdo en que la opinion favorece el poder ciudadano y en Cuba ya hay muchas opiniones , algunas no muy favorable al gobierno, entre ellas la de muchas personalidades artististicas. Se ve que hace mucho tiempo tu no pones un pie en Cuba, pero inclusive hay muchas peliculas criticando al gobierno , pero tambien debemos criticar la postura internacional contra la Revolucion que afortunadamente ya va mejorando. El UCI

Imagen de Anónimo

Para Anónimo - 25 Ene 2015 - 3:06 pm: Ven aca payaso, ¿como tu sabes que la oposicion fue fabricada por un gobierno? Puedes dar alguna prueba o es solo lo que tu amo, el que te paga con una jabita y 10 fulitas al mes, te repite hasta el cansancio.

KT

Imagen de Anónimo

El autor tendra sus razones, por hsber salido de Cuba.

No recuerdo su nombre en ninguna lista de presos politicos cubanos.

Tambien debe tener sus razones, por la cual no crea el mismo en Cuba un fuerte movimiento de pueblo, capaz de revertir todo y acabar con el castrismo.

Imagen de Anónimo

Para EL UCI - Hablas del Capitalismo Salvaje que puede ser conocido y que tienes de ocultismo del Comunismo Brutal e Inhumano que hace sufrir en Cuba y se hacen los buenos mandando medicos y medicinas y no logras encontrar una dipirona en Cuba, y otros medicamentos genéricos y en el cual todo el que haga uso del Derecho Constitucional de la Oponión, pública o no, o simplemente presente una inconformidad de algún tipo es considerado como un delincuente y enemigo de la Patria, entonces eso fueron Maceo y Martí, enemigos de la Patria porque se opusieron al gobierno español.

Lo que digo es que abras la mente la diferencia hace fuerte un pais y la opinión perfecciona el poder ciudadano (pero eso no te gusta cierto?)

Imagen de Juan

Estoy de acuerdo con el autor de que ningunos de los dos bandos representan al ciudadano común de ese país. Pero es injusto señalar a los disidentes en no tener poder de convocatoria en un país donde no se puede ni hacer un Performance. 

Las Damas de Blanco caminan todos los domingos en un lugar determinado y el autor sabes que a estas caminatas ninguna otra mujer que no seas del grupo se atreves a preguntar el por qué hacen lo que hacen........  No representan y no se dan a conocer por que no tienen la vía para convocar y entregar al público sus ideas y pensamiento.

Esto el autor del artículo lo sabes y sigues limpiando el piso con los disidentes.  Coge el bate autor y empiezas un referéndum

Imagen de Anónimo

 Comida, jama!!!