Sábado, 1 de Octubre de 2016
21:53 CEST.
Economía

Auge y caída de La Fontanella

La tranquila y arbolada barriada de Nuevo Vedado. Lujosos coches entran y salen de manera constante de La Torre, una de sus calles interiores. ¿El motivo? Una reconocida repostería privada nombrada La Fontanella es presa de un ajetreo incesante, pues no para de vender diversos tipos de cakes de exquisita presentación y calidad.

Rafael comenzó desde cero, elaboraba dos o tres cakes en su casa y salía por la cuadra a venderlos. Así, poco a poco comenzó a abrirse camino.  Su negocio, de boca en boca llegó a ser conocido en casi toda La Habana y en otras provincias del país.  Bajo el sello de esta dulcería se comercializó el turrón de maní Don Pánfilo, que toma su nombre del apodo de un reconocido humorista cubano.

Cuando comienza a prosperar el emprendedor dulcero alquila otro lugar donde vivir y destina su vivienda exclusivamente para su floreciente negocio. Como pocos cuentapropistas, tiene clientes en todo el país que han oído hablar de la calidad de sus tortas. Sus clientes iban desde embajadores y extranjeros residentes en Cuba hasta familiares de figuras del régimen como la hija de Ernesto Guevara, Aleida March y miembros del Consejo de Estado. Era una de las contadas dulcerías habaneras cuyo horario se extendía hasta la noche. Entre muchas de sus ofertas, La Fontanella ofertaba un delicioso cake de tres leches jamás visto en las tiendas estatales.

Pero un buen día, en marzo de 2014, el negocio de imprevisto cerró. Y comenzaron los rumores por toda la ciudad, la mayoría apuntaban a un supuesto "enriquecimiento ilícito" y otras "ilegalidades" de su dueño, quien había comprado dos amplias y cómodas casas. Sucede que en Cuba el enriquecimiento lícito no es posible. Prosperar es un delito y la historia de La Fontanella es un capítulo más —de tantos— de las cosméticas reformas del raulismo.

Tanto revuelo causó su cierre que las autoridades se vieron obligadas a dar una explicación pública por boca de la Directora Provincial de Trabajo y Seguridad Social, Isabel Hamze, la cual puede leerse en el blog oficialista CubanosUne:  "Tras realizar la inspección al área se detectaron violaciones en la licitud de la obtención de materias primas para la confección de los dulces, el pago de impuestos por trabajadores contratados, y siguiendo el procedimiento en estos casos, se le retiró la licencia a titulares y todos sus trabajadores".

A esa declaración, la funcionaria agregó que si los trabajadores demostraban no haber cometido ninguna irregularidad se les devolvería la licencia. O sea se presumía que tanto el dueño como los trabajadores eran culpables de violar la ley y debían demostrar ante las autoridades su inocencia, y no al revés, como ocurre en cualquier Estado de derecho.

Sin embargo, la parca y sesgada explicación oficial contrasta con la versión que algunos de los empleados de la dulcería bajo anonimato accedieron a contar. Todo comenzó porque a un alto oficial del Ministerio del Interior residente en la misma calle del negocio le incomodaba la cantidad de autos que se parqueaban frente a La Fontanella y sus calles aledañas, lo cual le imposibilitaba a él parquear su auto con la comodidad de antaño. A partir de ese momento, molesto además con la prosperidad del dueño, este alto personero del régimen, en complicidad con las autoridades, tramó quitárselo de encima.

"Le pusieron una videocamára frente al negocio y sacaron el reloj-contador de la electricidad de su casa en un poste eléctrico en las afueras de la vivienda, además había una persona que se apostaba cerca del negocio con el objetivo de anotar la entrada y salida de la mercancía en venta, para calcular si coincidían sus ingresos con lo que el dueño declaraba al fisco", explica uno de sus empleados.

De manera preferencial en La Fontanella descargaban primero los camiones distribuidores de huevos y harina que también abastecían a varios centros y cafeterías estatales de la zona, y eso marcó el comienzo del fin de la dulcería.

"Las autoridades acusaron al dueño de comprar unos sacos de harina a una entidad estatal de manera ilícita y le mostraron unos comprobantes de pago supuestamente adulterados o falsos. A raíz de ese suceso, Rafael (el dueño) se vio envuelto en problemas legales y hubo de ir a juicio donde se defendió argumentando su desconocimiento de la falsedad de esos comprobantes, pero se le exigieron también títulos de propiedad de artículos tan comunes como cajas plásticas de huevos y de los hornos industriales y mezcladoras donde se confeccionaban los cakes, papeles que no existían pues muchos de esos equipos eran adaptados o reparados", añade otro de sus empleados.

La inmensa mayoría de los equipos utilizados por la dulcería tenían alguna adaptación, La Fontanella poseía dos hornos industriales marca Garland de fabricación norteamericana con más de cinco décadas de existencia, varios hornos criollos y mezcladoras de gran tamaño, todas con alguna adaptación, y entre cuatro o cinco mezcladoras pequeñas y un número similar de mezcladoras de mano, de las cuales estas últimas son las únicas que pueden adquirirse en la red de tiendas por divisas.

El hecho de que una persona no posea títulos de propiedad de esos equipos no significa que tengan un origen ilícito o que sean robados. Pero las acusaciones aumentaron: evasión al fisco al considerarlo subdeclarante ante la autoridad recaudadora, la ONAT, a pesar de que La Fontanella era uno de los negocios que más ingresos reportaba al fisco, alrededor de 3 millones de pesos anuales. Con todos esos cargos se había allanado el camino para clausurar un negocio demasiado próspero a los ojos de la nomenklatura.

Al poco tiempo de que La Fontanella cerrara, el titular intentó reabrir otra dulcería trasladando alguno de sus equipos a un local estatal en el Vedado, pero como se dice popularmente "ya estaba fichado" y esta posibilidad y cualquier otra de abrir un nuevo negocio le fue expresamente prohibida. "Solo le autorizaron a que vendieran sus equipos", explica otra de las personas vinculadas con la dulcería.  

Las autoridades le impusieron al dueño una multa por la elevada cifra de 100.000 CUC. Lamentablemente, este no accedió a ser entrevistado y a dar más detalles sobre el oscuro cierre de su negocio.

La triste historia de este negocio viene a confirmar por enésima vez las tesis que desarrollaran tanto la reconocida Escuela Austríaca de Economía y tantos economistas liberales en el pasado siglo XX, quienes han demostrado que el intervencionismo estatal en la economía termina obstruyendo la creación de riqueza y genera el empobrecimiento de la sociedad. La Fontanella cayó bajo el pesado fardo del autoritarismo castrista y su negativa a comprender la superioridad manifiesta de la gestión privada sobre la estatal.

Comentarios [ 31 ]

Imagen de Joe Pratts

Quisiera saber donde estan a esta horaa los tontos que aplaudieron "las reformas" pensando que eran ciertas................incredulos, tontos o bobos!!

Imagen de Anónimo

No se preocupen ese es el modus operandi del sistema desde la epoca en que mi madre daba clases particulares de mecanografia un dia llego la del CDR y cerro el negocio, despues nos cerraron los pasteles de venta a domicilio y la piloto tambien, el que sea cubano lo entendera, mas tarde despues del Mariel cerraron las placitas populares esos campesinos capitalistas a la calle. Me dicen de regresar a la granja, solo un masoquista, solo el tiempo dira si este nuevo montaje da resultados, todo cambiara algun dia como en Rusia que una mafia se hizo de lo que dejo el comunismo.

Imagen de Anónimo

la isla de Jineteras y chivatones .. 

Imagen de Anónimo

 partias d hp q no dejan mejorar a nadie

Imagen de Anónimo

Mariela va abrir una fabrica de consoladores y una recapadora de condones(se reciclan los usados)

Imagen de Anónimo

Y porque no averiguan de donde saco el dinero y los equipos el hijo de  Abelardo Colome Ibarra(el furry) ministro del interior,es la ley del embudo y luegon critican a Batista. El unico modo de salir de este cancer es "modificarles la existencia" como en Rumania y Libia

Imagen de Anónimo

yo no se si fue gandarilla pq ese parquea el geely frente a su casa y el lada adentro q bastante espacio tiene,  tampoco creo q se pusiera pa la dulceria q bastante debe tener en la cabeza con la pila de murumbas jorobas q debe andar y los millones q debe estar escondiendo,  pa mi fue o el viejo del lada azul del edificio de al lao o los chivatones de los edificios nuevos de al frente q todos son de la seguridad y estan pa chivatear y subir a como de lugar.  Ahi todos trabajan en firmas exrranjeras o tienen geelys '' PARTICULARES''  y el otro del q sospecho es del grandon bigotuo trigueño q metieron a rrabajar ahi antes del explote q vive al frente y mas carad chivaton no puede tener. 

Imagen de Anónimo

CONOZCO MUY BIEN LA HISTORIA DE LA DULCERIA, ESTABA UBICADA EN LA CALLE DETRAS DE LOS EDIFICIOS DONDE RAUL CASTRO SUPUESTAMENTE TIENE RESIDENCIA, COSA QUE ES MENTIRA PERO SE MANTIENE LA POSTA QUE CUIDA LOS EDIFICIOS, EL GENERAL QUE VIVE EN LA CUADRA QUE FUE EL QUE SE ENCARNO ES EL GENERAL GANDARILLA, ACTUAL JEFE DE LA CONTRAINTELIGENCIA MILITAR, CON SEMEJANTE PEJE NO HAY QUIEN PUEDA PROSPERAR, ALGUN DIA SE HARA JUSTICIA EN LA GRANJA PARTICULAR DE LOS CASTRO

Imagen de Anónimo

Anónimo - 21 Ene 2015 - 11:36 pm.

Es cierto robar es robar, pero..... para robar, en este caso comprar robado, tiene que haber otro que esté dispuesto a robar para sacarse unos pesos de más y poder seguir subsistiendo en ese maravilloso paraíso.  Los Castro les roban la leche a los niños desde que éstos cumplen 7 años. ¿Y eso está bien? 

Imagen de Anónimo

En Cuba no existe ni siquiera una pequeña empresa porque primero, no existe mercados mayoristas para ellas, segundo, no tienen derecho a importar y a exportar directamente, tienen que hacerlo a traves de una empresa estatal intermediaria que extorciona al cuentapropista, tercero, no te puedes expandir porque una persona no puede ser dueño de varias casas, cuarto, los impuestos son del 50 % cuando ganas mas de 2000 CUC al año. Son los impuestos mas altos del mundo.