Sábado, 1 de Octubre de 2016
12:30 CEST.
Sociedad

Isla de la Juventud: Más de 60 familias de una comunidad agrícola llevan dos años sin agua potable

Más de 60 familias residentes en la comunidad agrícola Vietnam Heroico, de Isla de la Juventud, están sin servicio de agua potable desde hace dos años, cuando la turbina que bombea el líquido se quemó debido a una falla eléctrica.

Según Darío Alarcón Olivera, un impedido físico, los vecinos han planteado este problema a Milagros Jardines, delegada del Poder Popular en la comunidad, quien además trabaja en la sede del gobierno local.

La respuesta es que "por el momento no existe solución", dijo Alarcón Olivera.

La comunidad incluye un círculo infantil, un puesto médico, una escuela de niveles primario y secundario, una bodega y una sala recreativa.

Entre los pobladores hay personas de la tercera edad, varios impedidos físicos, embarazadas y niños, resaltó Alarcón Olivera.

La comunidad Vietnam Heroico fue creada por un convenio entre la Dirección Municipal de la Vivienda y el Ministerio de la Agricultura con el objetivo de que sus residentes se vincularan al trabajo agrícola.

Los sindicalistas independientes Humberto Echevarría y Alfredo Saavedra, afiliados a la opositora Confederación Obrera Nacional Independiente de Cuba (CONIC), corroboraron que los afectados tienen que buscar el agua a 800 metros del lugar, donde se encuentra el pozo más cercano, propiedad de un vecino.

Indicaron que, además, existe litigio entre la Dirección Municipal de la Vivienda y la Empresa de Recursos Hidráulicos para el envío de agua potable en camiones cisterna debido a problemas de impago de facturas.

Orlando Vicente Sánchez, impedido físico, dijo que en varias ocasiones ha solicitado a la Asociación de Limitados Físico-Motores de la Isla de la Juventud que interceda en la solución del caso, sin obtener respuesta.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

La Iglesia no se identifica con la Declaración Universal de los Derechos Humanos, por tanto, es obvio que el Papa no defienda la libertad de expresión. Ello nos obliga a desear para Cuba un Estado democrático laico, sin interferencias de la Iglesia ni de otra religión. Por algo, se limita desde el siglo XVIII el papel de la Iglesia en los Estados modernos.