Lunes, 26 de Septiembre de 2016
23:39 CEST.
Música

Del nacimiento de la timba al house del nuevo milenio

Y la salsa llegó a Cuba. Se grababa en casetes, a través de la emergente emisora floridana Súper Q 108 FM: Héctor Lavoe, Hansel y Raúl, La Fannia,  Oscar D'León. Este último removió a la Isla, cuando la visitó en 1983.

"Defiéndete tú y déjame a mí que yo me defiendo como pueda" (Oscar D'León)

Lo de Oscar D'León en Cuba fue en grande. Su visita concluyó con un apoteósico concierto en el coliseo de la Ciudad Deportiva. En septiembre de 1983, se rompió una burbuja política que había estancado a la música bailable cubana, y que se resumía en la frase: "La salsa es el son robado por las trasnacionales del disco".

En marzo de 1979, la orquesta Fannia All Stars había tenido una fría recepción del público en el teatro Karl Marx. Pero cuatro años después, el paisaje sociocultural de la Isla era otro.

Oscar D'León, presentó un espectáculo tan endiablado como su sobrenombre de entonces. Su estribillo "Defiéndete tú, y déjame a mí, que yo me defiendo como pueda" provocó una composición-respuesta de Juan Almeida: "Así es mejor". La intérprete fue María de Jesús, una joven  galardonada en el recordado espacio televisivo "Todo el mundo canta".

"No me cojas para eso, que enseguida me molesto" (Orquesta Revé)

En 1987 el Salón Rosado de La Tropical hervía de público. Elio Revé y su Charangón renovaron el sonido con los arreglos de un tecladista joven e impetuoso: Juan Carlos Alfonso. Los cantantes, en los coros, imitaban a los de aquellos soneros de la década del 30. Esos de los cuales se decía que entonaban: "como gatos en una cañería de agua".

El 7 de octubre de ese mismo año se cumplieron dos décadas de la muerte, en Bolivia, de Ernesto Guevara. Frank Fernández preparó un espectáculo de homenaje para el escenario de la Plaza de la Revolución (Cívica). Cerrando, las tres agrupaciones bailables del momento: Revé, Adalberto Álvarez  y Van Van.

La bronca tumultuaria estalló en la zona cercana a la sede del Ministerio del Interior (MININT). El entonces ministro de esa entidad, José Abrahantes, dio la orden. La Brigada Antimotines (Especial) de la PNR intervino con todo su peso represivo.

En las imágenes que la televisión cubana transmitió de este evento se suprimió el sonido en vivo y colocaron grabaciones en estudio de las orquestas.         

El Tosco firma el acta de nacimiento de la timba

El debut de NG La Banda, en los carnavales habaneros de 1988, pudiera considerarse como el acta de nacimiento de la timba. Fue sobre un improvisado escenario, en la calle Humboldt casi esquina a la avenida Infanta. El grupo NG era dirigido por José Luis Cortés "El Tosco".  Les acompañaron Juana Bacallao y la también debutante banda de heavy metal Zeus.

A finales de ese año, Juan Carlos Alfonso salió al ruedo con su grupo Dan Den. Se colaron en los medios con  "Chuncha", canción basada en un animado, del mismo nombre, creado por Gaspar González. También nació La Charanga Habanera, bajo la dirección de David Calzado.

Las críticas de un sector intelectual a la calidad de las letras de los timberos fueron respondidas por el líder de NG La Banda en varias entrevistas. Era el viejo estigma que escondía otras implicaciones y demonios. Van Van lo definió en un estribillo: "Que pena, que yo no soy de La Gran Escena".   

Súmate a mi actividad, muévete con la UJC

Para finales del verano de 1990 fue montado un escenario en la playa de Santa María del Mar, al este de la capital. El cierre del llamado Plan Vacacional lo protagonizaron allí  agrupaciones de música popular bailable. El Departamento de Cultura y Recreación de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC Nacional) respaldaba el evento.

La costa se llenó de jóvenes llegando en bicicletas. El poder de convocatoria logrado se revirtió en más apoyo y legitimación institucional para la movida musical timbera. Mientras tanto, llegaba el ocaso de la Guerra Fría. El comunismo se desmoronaba en Europa del Este.

En 1991 Cuba quedó a la deriva, en los inicios de una fuerte crisis económica. Su madrina económica, la URSS, había dicho adiós. La gente siguió bailando y, a falta de pan, la timba era el plato fuerte. Al Salón Rosado de La Tropical se sumaron el cabaret Salón Rojo del Hotel Capri y el célebre Palacio de la Salsa en el Hotel Riviera.

Las discotecas móviles de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), se movían por la Isla. Intentaban paliar el creciente ambiente de frustración e incertidumbre existencial entre los jóvenes.

"Somos lo que hay, lo que se vende como pan caliente" (El Médico de la Salsa)

En 1993, los sábados a las 8:30 pm, el canal 6 de la TV nacional ponía al aire el programa "Sabadazo". La conducción estaba a cargo de Carlos Otero. Se combinaba la pincelada humorística con la actuación de orquestas de género bailable. El éxito del programa fue impresionante. El negocio por detrás del telón también. Las agrupaciones pagaban por poner un tema adicional al aire y el tiempo frente a cámara de los humoristas se fue acortando.

También otro espacio de ese canal, llamado "Contacto", dio máxima prioridad a la ola timbera. Los domingos se trasmitió "Mi salsa", programa competitivo, una especie de "Todo el mundo canta" para aspirantes a intérpretes de este estilo musical.    

Al mismo tiempo, productores y distribuidores extranjeros llegaron para ver de cerca la escena. El llamado boom de la salsa se apoderó de todo y de todos. Su impacto solo podría compararse con el logrado, tres décadas antes, por Pello El Afrokán y su ritmo mozambique.

A José Luis Cortés le llamaron "El Shogún de la Salsa". El apodo llegó como resultado de su éxito en el mercado japonés. Allá arribó, con el respaldo de un productor nipón al cual El Tosco le dedicó el tema titulado "Murakami Mambo". El Shogún  respaldó a Paulo F.G., Issac Delgado y Manolín "El Médico de la Salsa".  

Manolín y su orquesta lograron cobrar el precio de entrada más alto para un concierto en Cuba en la década de los 90. Fue en 1994, el lugar: Palacio de la Salsa del hotel Riviera. Cover: 40 dólares estadounidenses. En ese momento cada dólar equivalía a casi 200 pesos cubanos.

"Búscate un temba que te mantenga" (Charanga Habanera)

En agosto de 1997  tuvo lugar el XIV Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes en La Habana. La  mascarada para atraer turismo fresco y lozano. Gran escenario en la explanada de La Piragua, frente al monumento al Maine y noche de concierto. Miles de personas esperaban la aparición de la agrupación más exitosa en ese momento. Estaban las cámaras de la TV nacional y TV Española.

Un helicóptero sobrevoló el área y descendió. De este bajaron al escenario, por una escalerilla colgante, los integrantes de la Charanga Habanera. Lo que vino después fue la apoteosis del despelote y el papelazo. Cuando la fama se mezcla con la soberbia, el resultado es lamentable.

David Calzado expulsó a varios músicos, entre ellos al tecladista Michel Maza, hijo de Beatriz Márquez. Varios de los destituidos fundaron la denominada Charanga Forever, con escaso éxito. Michel formó su agrupación más adelante. Calzado publicó una carta de disculpa en la prensa. A las pocas semanas, la Charanga Habanera estaba de gira por Europa.

Al año siguiente, Issac Delgado colocó en las listas de éxitos "La vida es un carnaval", como un guiño cómplice a su madrina Celia Cruz. Era el otoño del boom de la salsa, el fenómeno sonoro más importante de la década en Cuba.

Para ese momento, Manolín El Médico de la Salsa no vivía en la Isla. Polo Montañez cruzaba como un meteoro sobre el cielo musical del país, después de llenar plazas en Colombia.

El retorno comercial de figuras clásicas de la música cubana, bajo el rótulo Buena Vista Social Club, dio el tiro de gracia al boom internacional de la timba.

Fue el final de una época, pero no de este estilo en la música popular bailable.     

Los últimos 10 años

La timba dura ha logrado sobrevivir el impacto del reguetón, tsunami sonoro que llegó al oriente de Cuba desde Puerto Rico y arrasó rumbo a occidente. Su derivación, el denominado cubatón, incluye en sus arreglos la fusión entre ambas corrientes musicales.

Otras confluencias se abren paso en el espectro auditivo de la Isla. La música electrónica ganó adeptos frente a la saturación del cubatón, que inundó los sitios públicos. Estilos como el  house, ambient, rave, progresive, llegaron en manos de djs como Joyvan Guevara (Djoy de Cuba).

Lo social y lo musical se dan la mano. La balanza se inclina a favor de la electrónica, frente al ambiente cargado de violencia en los conciertos de cubatón. Este adopta, como fórmula de supervivencia, elementos armónicos y rítmicos del sonido house más bailable.

La transición por la que atraviesa la música popular cubana es el reflejo de otros cambios inevitables. 

Comentarios [ 4 ]

Imagen de Anónimo

Con sus fallos pero está bien para iniciar y profundizar luego en otro sitio. Michel fue el único que se quedó con David para la nueva CH y aunque la CH haya surgido antes, no fue hasta los 90 y algo que pegó verdaderamente en Cuba. Creo que la CH nunca estuvo en Contacto, siempre fue en 23 y M, con Edith Mazzola.

Imagen de Anónimo

EXCELENTE ARTICULO .. LO UNICO QUE DISCREPO ES QUE MICHEL MAZA ERA CANTANTE DE LA CHARANGA , NO TECLADISTA... LA CHARANGA FOREVER SURGE DESPUES , NO TIENE NADA QUE VER CON EL SUCESO DEL CONCIERTO DEL MALECON, FUI EN ESA EPOCA PARTICIPE DEL BOOM DE LA SALSA, TE ESCRIBE CHICHO, DIRECTOR ARTISTICO Y FUNDADOR DEL PALACIO DE LA SALSA.

AMIGO CAMILO ERNESTO, ACTUALMENTE ESTOY RADICADO EN ECUADOR.. MI CORREO ES alonsojc1963@yahoo.es 

GRACIAS POR ESE ARTICULO.. LA SALSA VIVE

Imagen de Anónimo

Excelente articulo, felicidades..

Imagen de Anónimo

Todo bastante bien, pero no se le dice Cubatón a la fusión de Timba con Reguetón, se le llama TIMBETÓN, que es una mezcla ruidosa, agresiva, vulgar y, muchas veces desafinada, de ambos géneros. Por desgracia, tiene usted razón cuando que dice que el timbetón es una plaga (alentada por otra plaga) que se ha apoderado de las emisoras, discotectas y distintos sitios recreativos de Cuba. Afortunadamente, como usted bien apunta, el timbetón va cediendo últimamente ante otros sonidos más elaborados y "novedosos" (la mayoría vienen de los 90 o de al menos una década atrás) para la isla.