Domingo, 25 de Septiembre de 2016
22:35 CEST.
Panel DDC

¿Influyen los bajos precios del petróleo en la economía cubana?

Cuatro analistas concurren el Panel DDC para valorar el impacto de los precios del petróleo en la situación económica cubana. Horacio Medina, exdirectivo de PDVSA; Jorge Piñón, investigador de la Universidad de Texas; Elías Amor Bravo, economista hispanocubano; y Ernesto Hernández Catá, de ASCE, responden a estas preguntas:

1. ¿Qué incidencia directa o indirecta tendría sobre la economía cubana el precio actual del petróleo en el mercado internacional, incluso si se producen nuevas bajadas?

2. ¿Cómo afecta el precio actual a las alianzas patrocinadas por el Gobierno de Venezuela en el Caribe y América Latina?

3. ¿Por qué han caído los precios del petróleo?

Horacio Medina, exgerente de convenios operativos de Petróleos de Venezuela (PDVSA), EEUU:

Resulta pertinente acotar que, si la economía cubana fuese realmente una economía, los bajos precios del crudo se traducirían en una baja sustancial de las divisas que deberían asignarse para la importación de gasolina, diésel, jetkero, fuel oil y otros productos, lo cual significaría un ahorro importante muy positivo para el país.

Sin embargo, sabemos que no es así. No existe desde hace más de cinco décadas, en términos prácticos, una economía cubana. Existe un modelo político que somete a su designio omnipotente el quehacer económico y social de Cuba.

En consecuencia, la baja de los precios del crudo se traduce en problema muy grave para el régimen, dado que, desde el año 2000, el convenio firmado entre Fidel Castro y Hugo Chávez garantizaba el suministro de crudo y productos en términos nominales de 50% de pago de los cargamentos a la entrega y 50% financiado a 17 años, al 1% de interés. Es preciso acotar que los pagos en efectivo nunca se produjeron, siendo esta una de las razones principales que condujeron al despido de Guaicaipuro Lameda como presidente de PDVSA, dado su enfrentamiento con los ministros de Energía Alí Rodríguez Araque y Álvaro Silva Calderón.

Este convenio, ha sido totalmente desvirtuado. Tanto, que nunca se ha pagado ni la porción de contado (90 días) ni la deuda de largo plazo. El convenio original estipulada la entrega de 54.000 barriles diarios ( +/- 19 millones barriles año), pero este volumen fue creciendo hasta alcanzar momentos pico de 125.000 barriles diarios y un promedio de 105.000 barriles diarios entre 2007 y 2014.

Tengamos en cuenta que el consumo de Cuba basado en status quo es de unos 100.000 barriles diarios y la Isla produce alrededor de 45.000 a 50.000 barriles diarios de un crudo muy ácido, denominado arduo marlin, producido principalmente por empresas canadienses. Razón por la cual los 54.000 barriles acordados con Venezuela era el volumen necesario para cubrir el consumo. El excedente, como ha sido público y notorio, ha sido comercializado por Cuba (¿jerarquías castristas-chavistas-maduristas?).

Al caer los precios del crudo de una manera tan dramática y la caída en la producción de PDVSA, Venezuela se ha visto en la imperiosa necesidad de recortar los suministros a Petrocaribe, incluyendo a Cuba ( +/- hasta 70.000 barriles diarios), que comenzará afectando al pueblo cubano y a la jerarquía castrista que lideraba el comercio de los excedentes.

Como lo mencionamos, las alianzas se verán afectadas por esta estrepitosa caída que amenaza con prolongarse más de lo calculado por el régimen venezolano. Es un asunto de sobrevivencia. El acuerdo con Goldman Sachs, para negociar la deuda de la República Dominicana, nos debe servir de indicador sobre lo que podría seguir para todo Petrocaribe.

Para el caso de Cuba, sin duda que además se afectarán los pagos leoninos que se hacen desde el régimen venezolano al castrismo cubano por la asistencia de médicos, entrenadores deportivos, servicios de registro, "asesoría" militar, etcétera. Para los países del ALBA, la situación no será muy distinta, ya que con un precio de la cesta venezolana de 55 $/B en promedio para 2015, la holgura para "ayudas" es cero y el déficit nacional es gigantesco.

De seguro existen muchas razones en la caída de los precios, pero, en nuestra opinión, las más influyentes son las siguientes:

—Desde hace ya un par de años, la curva del suministro superó a la curva de la demanda, produciendo un excedente de crudo en el mercado debido a la desaceleración en el crecimiento de China, contracción de la economía de Japón y estancamiento de la economía Europea. También a una mayor producción de países no OPEP, destacando la de Canadá y Estados Unidos; el  mantenimiento de la producción de países OPEP como Arabia Saudita, Irak, Emiratos Árabes Unidos y Kwuait, compensando las reducciones de otros países OPEP.

—La decisión de los países árabes exportadores de petróleo, encabezados por Arabia Saudita, de preservar sus mercados asiáticos a futuro, en particular el de China, amenazados especialmente por Rusia y secundado por Irán y Venezuela (deja el mercado de EEUU para ir a China) que estaban vendiendo con descuentos.

—En esta decisión subyace un cambio estructural en el mercado petrolero y la decisión de los países árabes se orienta a asegurar mercados antes que nuevas producciones de crudo y gas provenientes de las lutitas y aguas ultraprofundas entren en el mercado.

Jorge R. Piñón, director del Programa de Energía para América Latina y el Caribe, Universidad de Texas, EEUU:

No tendría ninguna incidencia para Cuba mientras el acuerdo ("trueque") de servicios por petróleo con Venezuela continúe.

Si pierden este arreglo, el impacto en el flujo de caja cubano por los +/- 100.000 barriles diarios que reciben de Venezuela a $50bll, representaría un flujo negativo de alrededor de $2.000 millones anuales. Si perdieran el arreglo con Venezuela a $100bll, tendría un costo negativo de flujo de caja de $3.200 millones anuales.

El impacto negativo —catastrófico— para Cuba sería si pierden el acuerdo con Venezuela y tendrían que comprar 100.000 barriles diarios en el mercado internacional y pagar en efectivo $2.000 millones a $50bll, $3.200 millones a $100bll.

A $50bll, la porción que Venezuela tiene que financiar a largo plazo en el acuerdo de PetroCaribe es mucho menor que la porción de la factura que tiene que financiar a $100bll. El problema es que Venezuela necesita el 100% de los ingresos que esos barriles representan.

Aquí tienes el talón de Aquiles para Cuba y los países de PetroCaribe: Venezuela. El viaje de Maduro a China, una vez más a pedir más dinero prestado, indica la crisis que tiene ese país.

La desaceleración en el crecimiento de las economías emergentes, como China e India, han sido un factor en la baja de los precios del petróleo crudo; pero el verdadero catalizador ha sido la sobreoferta de petróleo en los mercados internacionales, en parte como resultado del aumento de la producción (esquisto) de crudos en EEUU. Una sobreoferta muy superior frente a la demanda.

Son buenas noticias para los grandes importadores de petróleo como EEUU, China, India, Japón, Corea y la Comunidad Europea, pero mala noticias para los exportadores ("pobres") como Nigeria, Angola, Rusia, Irak, Irán, Venezuela, Argelia y Libia que dependen del ingreso petrolero para sus presupuestos nacionales y no tienen reservas financieras para cubrir la pérdida de flujo de caja.

No es tan mala noticia para los exportadores ("ricos") como Arabia Saudí y otros del Golfo Pérsico. Para estos, la baja en los precios del petróleo también tiene un valor estratégico y es eliminar del mercado a nuevos productores como EEUU.

Elías Amor Bravo, economista, España:

Realmente, la economía castrista se encuentra tan alejada de las del resto del mundo que la bajada del precio del petróleo la puede beneficiar o perjudicar, lo mismo que si el precio subiera.

En el caso que nos ocupa, el descenso del precio tiene un efecto directo sobre los recursos procedentes de su donante principal Venezuela, lo que impactará la balanza por cuenta corriente en forma de menores ingresos por la venta de servicios médicos y educativos. Por otro lado, el petróleo más barato permite a una economía con una alta tasa de dependencia energética y más aún del petróleo como fuente primaria, como la castrista, comprar más barato en los mercados mundiales.

El impacto final puede suponer un mayor déficit comercial y un aumento del desequilibrio externo que, dadas las difíciles condiciones de acceso a la financiación internacional, puede suponer un empobrecimiento a corto plazo, sin llegar a los efectos del llamado "período especial". Los efectos de mayores bajadas de precios, sin duda, pueden ser más graves aún.

Por lo expuesto anteriormente, la economía de Venezuela es petróleo-dependiente. Sus ingresos y su PIB dependen de la producción y los precios del crudo. Es lo mismo que Rusia o que otros productores. Si el precio del petróleo cae, el valor del PIB también cae, y con ello el resto de la economía. En tales condiciones, cabe esperar que los recursos se destinen a prioridades internas, lo que puede dejar sin apoyo a las alianzas regionales, como el ALBA. Conforme descienda el precio del petróleo, la economía de Venezuela lo tendrá cada vez peor, y su papel internacional será igualmente menor, ya que no existen otras bases entre los países integrantes que soporten los efectos de un crecimiento inferior, menores precios de las commodities y descenso de la financiación.

Sin duda, hay varias razones sobre la caída del precio. Al margen de los conflictos geopolíticos y sus derivadas estratégicas, hay poderosas razones económicas. Primero, un exceso de oferta, derivado de la puesta en explotación de yacimientos que los inversores han explotado ante las expectativas de precios en aumento. Ahora muchos de estos proyectos no resultan rentables, se abandonan o simplemente, ni se plantean, sobre todo los de exploración en aguas profundas o el fracking, entre otros.

Segundo, una menor demanda. Llevamos décadas en las naciones más avanzadas realizando inversiones dirigidas a la reducción del consumo de crudo de petróleo. Prácticamente, solo el transporte por carretera utiliza esta fuente de energía en la actualidad y los coches híbridos y eléctricos ya están ahí. Estas políticas energéticas que apuestan por las renovables, está empezando a dar sus frutos y puede ir más allá porque existen espacios para su consolidación y una gran demanda social ecológica subyacente. A largo plazo, muchos pozos de petróleo se tendrán que colmatar y dejarlos para las generaciones futuras.

Ernesto Hernández Catá, Asociación para el Estudio de la Economía Cubana (ASCE), EEUU:

El valor de las importaciones cubanas de petróleo desde Venezuela caerán, pero dada la forma en que está estructurado el acuerdo, no tendría ninguna incidencia en los pagos en efectivo. La contraparte de las exportaciones de petróleo de Venezuela son sus importaciones de servicios profesionales cubanos (médicos, maestros, soldados y espías).

Si las importaciones de petróleo de Cuba bajan, las exportaciones cubanas de servicios también deben bajar (a menos que el acuerdo se modifique, lo cual es dudoso). Así que Cuba tendría que traer de vuelta a algunos de sus médicos y maestros, lo que significaría un aumento del desempleo, en el estado actual del mercado de trabajo, y subsidios gubernamentales más altos; a menos que Cuba encuentre un salida para estos profesionales en Brasil, Angola u otro país "amigo", cosa que en cierta medida ya ha ocurrido.

El petróleo importado desde Venezuela y refinado en Cienfuegos es reexportado a precios de mercado. Pero si también se importa a precios de mercado, el efecto debe ser muy pequeño. Si se importa como parte del acuerdo de intercambio (cosa que dudo), esto magnificaría el problema de empleo analizado anteriormente.

Las razones de la disminución en el precio del petróleo son el suministro y la demanda, como siempre. El suministro (y los suministros futuros) aumentaron y cayó la demanda. Por el lado de la oferta, tenemos grandes aumentos en la producción actual y prospectiva de petróleo esquisto en Canadá y en el gas natural del fracking en EEUU. Una conclusión exitosa del oleoducto Keyline desde Canadá, junto a continuos crecimientos en la producción de gas, podrían aumentar la probabilidad de que Estados Unidos reduzca drásticamente sus importaciones de energía fuera de América del Norte, e incluso convertirse en un gran exportador de gas natural.

Por supuesto, el mercado anticipa todo esto, por lo que se refleja (parcialmente) en los precios actuales. La demanda ha disminuido en los dos principales países consumidores de petróleo del mundo: Estados Unidos (por alguna de las razones indicadas más arriba) y China, donde la producción y la demanda agregada se han reducido considerablemente. El efecto neto de la disminución en el precio del petróleo debería ser positivo para EEUU. Probablemente no será enorme para la economía mundial en su conjunto (un gran inconveniente para Rusia, Venezuela y otros exportadores de petróleo, pero una ventaja para la mayor parte de Europa, China y Japón).

La economía venezolana, ya debilitada por las políticas de Maduro, podría ser severamente afectada, en cuyo caso el gobierno puede sentirse obligado a reducir el volumen de sus exportaciones de petróleo a Cuba.

Comentarios [ 4 ]

Imagen de Anónimo

Los monguizurdos del XXI se metieron a curanderos sin conocer las hierbas, se guiaron por las recetas del yerbero 1ro de Biran que les metio la megalomania ubreblanquera tan profundo que se llegaron a creer que la gallina de los huevos prietos daba para ser lideres mundiales. Son tan fieles y se dejan estafar tan a gusto que a veces dudo que corten de cuajo el sanguijueleo. Claro que chocaron con la realidad, pero alli los hay que quieren mas izquierdismo, les falta poco para usar el tipo de moneda/token/ticket de feria que se usa en Cuba. A Cuba le afectara la cantidad de barriles que deje de llegar, no el precio que siempre tendra una conversion "feliz y equitativa" con las prestaciones que de a Venezuela, ademas hablar de dinero cuando hay esa cantidad de amor ofende. Pero el recuerdo de la 4ta Rep. con el "ta barato dame do" tiene un peso del caraj, y ahi es donde la puerca puede torcer el rabo. Es por eso la proa al norte. El fracking las perforaciones direccionales y las nuevas tecnologias llegaron para quedarse. Si hay demanda por la subida de la economia suben los precios y sera rentable, si sube la producion convencional para abastecer el consumo a precios bajos queriendo atajar el fracking, tendremos precios bajos, y se quedara como contrapeso para cuando corten produccion y quieran subir precios. Argentina paga a precio fijo(85bl)a las productoras para desarrollar los esquistos y ser independiente en energia. Los felicito. Chicho Cagatrillo.

Imagen de Anónimo

A ESTOS SEÑORES ECONOMISTAS LE FALTARON ALGUNAS PRESISIONES ,LA PRIMERA ES QUE LOS CUBANOS DE MIAMI ,SON LOS QUE PAGARIAN LAS ALTAS FACTURAS DE LA ECONOMIA FAMILIAR CUBANA ,(GASOLINA ,COMIDA ,GAS ETC ) LAS NUEVAS APERTURAS DARIAN UN VENTARRON DE AIRE FRESCO A LA ECONOMIA CUBANA ,AUMENTARIAN VIAJES ,INTERCAMBIOS ENTRE LAS DOS NACIONES ,MAS TURISMO ,QUE SE TRADUCE EN MAS DIVISAS .TERCERO ,ESOS MEDICOS QUE CUBA ENVIA A LOS DIFERENTES PAISES QUE AQUI SE MENCIONAN ,CONVIERTEN EN LA MAYOR FUERTE DE INGRESO A LA ECONOMIA CUBANA ,CUARTA ,ESTAS INGENUIDADES QUE AQUI SE PLANTEAN LOS 4 EXPERTOS ,SON CONOCIDAS POR LOS DIRIGENTES CUBANOS ,¿O CREEN QUE ESA APERTURA CON USA .YA ESTA PLANEADA? ESTA VA HACER MAS OXIGENO PARA CUBA

Imagen de Anónimo

Los chupacabras del caribe si no le quitan la teta venezolana no tendrian problemas pues siguen vendiendo la gasolina en Cuba como si estuviera a 120 el barril. Ademas ellos arpietan pa abajo y sera el pueblo el que se enfrente a otro periodo especial mansitos como siempre. EL EXAGERAO

Imagen de Anónimo

Influyen, pero todo es muy raro porque Cuba no es una economia normal. Todo es un invento y depende más de decisiones políticas que económicas. Depende lo que quiera y pueda hacer Maduro.