Jueves, 29 de Septiembre de 2016
09:50 CEST.
Lo que deja 2014

Solavayas del año (II)

Rosa Miriam Elizalde

Hay sujetas y sujetos que, puestos delante de un test de dos columnas a relacionar, no hacen más que mojar la punta del lápiz en la lengua y trazan sin dudarlo una raya que va del término "magnesia", incluido en la primera columna, al término "gimnasia", enlistado en la segunda. O conectan, por igual procedimiento, el culo con la tempestad.

Rosa Miriam Elizalde ha sido jefa de redacción y vicedirectora del diario Juventud Rebelde, fue editora del semanario La Jiribilla y actualmente dirige los sitios web Cubadebate y Antiterrroristas.cu. Doctora en Ciencias de la Comunicación, de sus libros basta citar este: Chávez nuestro. Otros títulos suyos han sido perpetrados en complicidad con Luis Báez, y Randy Alonso suele ser su partenaire delante de las cámaras.

En febrero de este año que ahora acaba, ella pudo relacionar culo y tempestad, magnesia y gimnasia. Aventuró Rosa Miriam que si la libertad de prensa fructificaba ello conllevaría a "la pérdida de la leche para los niños, de los alimentos". Es decir, que si ella y Luis Báez y Randy Alonso dejaban de ser los únicos en opinar, los niños cubanos se iban a quedar sin desayuno, por no hablar ya de sus respectivas comidas y meriendas.

Ahora bien, ¿cuánto de verdad hay en esto? En los inicios de su mandato en solitario, el 26 de julio de 2007, Raúl Castro prometió a cada niño cubano un vaso de leche. "Hay que borrarse de la mente eso de los siete años", declaró. "Llevamos 50 años diciendo que hasta los siete años. Hay que producir leche para que se la tome todo el que quiera tomarse un vaso de leche y hay tierras para producirla aquí".

Luego de oír estas palabras, millones de pequeños ciudadanos la emprendieron frenéticamente con sus juguetes. Nunca antes los patines sacaron más chispas, nunca las muñecas cambiaron tan velozmente de vestido ni los trompos giraron con mayor lucimiento en la palma de la mano. Los padres de los niños salieron a la calle a abrazarse entre ellos como si el planeta acabara de salvarse de un ataque extraterrestre. Aunque, curiosamente, entre las vacas pudo percibirse una muy cachazuda reacción, y se dio el caso de algún ejemplar que, lejos de decir mu, mugió un bah.

A todos parecióle tan milagroso aquel discurso del presidente Raúl que los estanquillos reventaron ante el golpe de ariete de las colas de viejos. Y es que el mundo entero quería ver con sus ojos tan alta promesa. Agotados los periódicos en un santiamén, el discurso fue leído frase a frase, palabra por palabra, sílaba a sílaba, sin que la frase en cuestión apareciera por ningún lado. Todos recordaban haberla escuchado, ¿o se trataba de una alucinación auditiva generalizada? 

Al final, hubo que rendirse a las evidencias: la mención del vasito de leche había sido censurada. Y si la habían retirado de la versión publicada del discurso no había que hacerse ilusiones ya de recibirlo.

Un episodio así echa por tierra el teorema de Rosa Miriam Elizalde, doctora en Ciencias de la Comunicación, puesto que es posible carecer de libertad de prensa y, a la vez, no contar con leche para niños mayores de siete años. La Revolución se encarga de alcanzar ambas metas: que los niños desayunen agua con azúcar y que hasta las palabras del mismísimo primer líder terminen censuradas.

Tony Ávila

De visita en Miami y en la televisión, Francis del Río, cantante según declaración propia, pidió no hablar de política para, en cuanto tuvo chance, meter una cuña por la liberación de los espías castristas, a los que llamó héroes.

Tony Ávila, cantante también según afirmaciones suyas, viajó en junio a Miami y se proponía actuar allí y en Puerto Rico. A diferencia de Francis del Río, no iba a lucirse políticamente, sino a pasar inadvertido. Era cuestión de dar los conciertos conveniados, recoger los fulas y volver a Cárdenas. Serían unas actuaciones muy distintas a las que acostumbra a hacer en su ciudad natal. Porque allá, en Cárdenas, Tony Ávila suele actuar con el acompañamiento de un grupo de agentes de la Seguridad del Estado y de miembros de la Brigadas de Respuesta Rápida: músicos de su misma calidad. Y, lejos de estar dirigidos a un público, sus conciertos cardenenses  van dirigidos contra un público, el de las Damas de Blanco.

Hay músicos que procuran despertar la euforia en quienes los escuchan, una alegría desenfrenada que agita los carapachos, combate el reuma y abrillanta las hebillas de los cintos. Otros buscan el derretimiento, amelcochamiento y enmielado de sus oyentes. Otros, el llanto seguido de quejidos y de entrechocar de dientes, hasta terminar en un dulce remordimiento tristón. Pero lo que Tony Ávila entiende como música no cabe en ninguna de estas categorías. 

A Miami no llevó su banda completa, sino que fue él solo, con su guitarra. Y debió ser muy decepcionante oírlo así, tan desprovisto de un buen acompañamiento. Al final, la falta de éxito hizo que se suspendieran los conciertos programados. ¿Por qué no salió de gira con toda la tropa? Al regresar a Cárdenas, anunció que tenía aún  mayor conciencia revolucionaria. Como premio, la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) se encargó de organizarle una serie de conciertos por municipios y bateyes.

No iban a faltar en ellos esos agentes de la Seguridad y miembros de Brigadas de Acción Rápida que garantizan que un artista de la talla de Tony Ávila se crezca en cada una de sus actuaciones.

Miguel Barnet

Tres veces presidencial —presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), de la Asociación Nacional de Chihuahuas y de la Fundación Fernando Ortiz—, aquí solo nos ocuparemos de la primera de esas tres jefaturas de Miguel Barnet.

La presidencia de la UNEAC supone alguna biografía literaria o artística, y la suya resulta curiosa. Debe Barnet su fama a un libro compuesto a partir de los recuerdos de un anciano negro que fue cimarrón, y el resto de su obra literaria es, cuando no prescindible, detestable.

Varias son las versiones acerca de cómo el joven Barnet se apropió de la vida del cimarrón Esteban Montejo, y todas incluyen el latrocinio. En una de esas versiones,  aprovechando la Campaña Nacional de Alfabetización, Barnet lleva en la mano un farol chino, una boina en la cabeza y la mayor cara posible de joven alfabetizador. Consigue así que Esteban Montejo escriba los hechos de su vida en un cuaderno escolar, y luego él pasa en limpio ese escrito, lo adorna un poco y saca de ahí su libro. Por lo demás, un falso título de etnólogo le permitirá hacerse de la herencia intelectual de Fernando Ortiz, y la cría de un perrito insoportable de ojos saltones lo conduce a presidir la asociación de propietarios felices de perritos insoportables como el suyo.

En verdad, no fue por cariño alguno que Miguel Barnet se apegó a su primer chihuahua, sino por esa posibilidad de llegar a ser jefe, que es llegar a ser alguien. Para eso ha escrito él los libros que ha escrito, para llegar a presidir la UNEAC. ¿O acaso tener la más grande oficina de una casona del Vedado y llevar un perrito de la mano no es convertirse en el hombre nuevo que Guevara soñó? (No Ernesto, sino Alfredo.)

El pasado abril, en su discurso inaugural del VIII Congreso de la UNEAC, Miguel Barnet se envolvió en la bandera, se roció gasolina y prendió el fósforo de esta frase: "La UNEAC es el Moncada de la cultura".

Muchas son las interpretaciones que caben para tan poético pensamiento. La poesía, bien lo saben aquellos que acostumbran a leerla, se vale de múltiples significados para volver locos a quienes exigen una lectura única. ¿Quiso decir Barnet que la UNEAC es un cuartel militar? ¿Quiso decir que era el intento terrorista de asaltar un cuartel? ¿O que era un fracaso sobre el que habría que insistir hasta sacar de él algo?

Más que elegir alguna posibilidad entre las muchas que el talento poético de Barnet nos propone, habría que considerar la agazapada ambición que esconden esas palabras. Porque, tres veces presidente como es él, cualquier cosa que vaya a ser la UNEAC lo será bajo su égida.

Tres Espías

2014 ha sido el año de las cantaletas. Cantó Aleida Guevara March "La barca de oro" ante la tumba de Chávez, cantaron en un video los médicos cubanos que atendieron al occiso presidente venezolano, cantó Descemer Bueno con Enrique Iglesias y Gente de Zona,  y cantaron junto a Silvio Rodríguez los Cinco Espías.

Se ha hablado mucho, a propósito del regreso de tres de esos espías, del trapicheo de probeta para que uno de ellos dejara embarazada a su esposa. Pero no menos clínico y más interesante es otro experimento que contó con la participación, no de uno, sino de todos ellos. Gran experimento sociológico: imagínese poder contar con un grupo de castristas que duermen durante 16 años y despiertan y ven el país. ¿Qué impresión puede causarle? Oigamos cómo los sujetos de este experimento ven la realidad cubana al despertarse. 

"Hay cositas", dijo Antonio Guerrero.

Cositas. ¿Pero qué cositas?

En el barrio donde antes vivía había percibido algunas cosas.

"Algo que se ha deteriorado por el paso del tiempo, que no se ha podido resolver", agregó sin ser específico todavía. Pero, bueno, a su hermana no le costó trabajo convencerlo de cuánto va a repararse y construirse.

René González, cuyo sueño inducido fue algo más corto, se asomó por El Cotorro.

"Recuerdo cuando fui al Cotorro una vez y me preguntaron, bueno, muchas veces me lo preguntan y ciertamente, se ven un poco más de baches por las calles… pero la esencia de la gente no ha cambiado".

René González tenía del Cotorro un recuerdo, el de una visita. Vio los baches, sacó optimismo de los vecinos con que se encontrara y se fue a otro barrio con calles mejor asfaltadas.

Por su parte, Ramón Labañino comentó: "Claro que también me duele sentir que hay unas partes de nuestra sociedad que se deterioran, que haya baches en algunos lugares, que las fachadas de las casas estén dañadas..."

Como puede verse por estas declaraciones, tras 15 o 16 años de sueño inducido, los sujetos Antonio, René y Ramón presentan obsesiones de técnicos de asfaltado.

Gerardo Hernández Nordelo, sometido al mismo experimento, confesó: "Desde antes de llegar sabíamos que había cosas que no nos iban a gustar. No sé, por po­ner un ejemplo sencillo, cuando leí que se es­taban dando ciertos problemas con los graffitis en monumentos históricos, me dolió mu­cho, en mi época eso no se veía, y no es que ten­ga nada en contra del graffiti como expresión artística en lugares adecuados, pero me duele pensar que alguien sea capaz de agarrar un spray y pintar un monumento histórico, una placa que esté dedicada a alguien o a algo, es doloroso."

Los espías han vuelto y han vuelto con preocupaciones urbanísticas. Ellos, cuya misión los hizo lidiar con lo más secreto, que en Estados Unidos se metían bien a fondo, de vuelta en Cuba prefieren quedarse en la superficie. Hablan de baches y hablan de graffitis.

Raúl Castro

En abril, mes en que abren las rosas, Raúl Castro se declaró enemigo de la unanimidad. "Soy enemigo absoluto de la unanimidad", pronunció en la clausura del congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Siendo así, cada sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular y cada congreso del partido ha de significar una derrota para el General Presidente.

"Otra vez", le informa un subordinado.

"¿Todo el mundo con la mano levantada?", pregunta él.

El subordinado asiente.

"¿Y ahora?", Raúl aprieta los dientes sin querer mirar.

"Ahora no se ve ni un solo brazo levantado."

"¿Y?", achina más sus ojos detrás de las gafas.

"Empiezan a aplaudir. Con unos aplausos atronadores."

"Pero, ¿hasta cuándo va a durar esto?", se desespera Raúl. "¡En enero van a ser ya 56 años!"

Comentarios [ 13 ]

Imagen de Anónimo

Que genial!!! Gracias, Diario de Cuba!!!!

Imagen de Anónimo

Humor del bueno,  sin referencias sexuales, ni suegra malcriadas y nucho menos el sempiterno Pepito.   El articulo esta logrado.

Imagen de AdelaCuba

Crónicas a la altura de la prensa libre. Bravo!

Imagen de Anónimo

Sigan , sigan escribiendo. Hay muchos mas que merecen estar en esta narracion de honor.

Imagen de javier monzon velazques

Muy bueno. Magistral retrato humorístico de un grupo de payasos, connvertidos en personalidades por obra y gracia del castrismo

Imagen de Anónimo

¡Bárbaro! Humor del bueno. Vuelvan a la carga con trabajos así. El 2014 fue un año de mucho crecimiento para el DDC y este estoy seguro de que será aun mejor. Feliz año, amigos. NIC

Imagen de Anónimo

Muy bueno...Espero más Solavayas...falta la sección cultural, Decemer, Silvio...y otros nombres de músicos que no quiero mencionar por temor a la censura de DDC.

Imagen de Anónimo

hay mi cuba que tristesa de pais y de gente.

Imagen de Anónimo

Ya lo dijo Raul, con unos carneros como los que tiene, llegara a 570 anos de la revolucion.jaaaaaaaaa

Imagen de Anónimo

De Rosa M.Elizalde,falto el petate que metio en Cubadesastre por el ron adulterado,aquello fue un verdadero "Pateando la lata",¡¡pero!!,pero a la semana le tocaron las fibras del corazon y metio otro petate mas sonoro;resulta ser que su suegra fue a comprar unos articulos en una TRD,saco el importe de la compra del bolso y lo dejo en el guardabolso de la tienda¿que tenia dentro el bolso?aaaah el telefono movil,los cuc y cup,que segun parece no eran muy poquitos,junto a otros articulos ya comprados en otro lugar y otros articulos personales ¿ terminada la compra se dirigio al guardabolsos a recogerlo.....¿ Y que paso?.....jajaja...ya la que recibio el bolso ya no estaba alli....y la que estaba le recibio el carton con el numero (era la n°5)de la gabeta donde debia estar el dichoso bolso.....yyyyyh muy frezcamente la dijo.......sra en la gabeta 5;.....no hay ningun bolso...a la vieja le subio la presion,le dio taquicardia,se K/go y se me/o en los pantalones y hasta tuvo una perdida de memoria,protesto,verreo,hizo piruetas en el aire.¿ y que paso?,la guardabolsos de turno le dio una respuesta muy elegante,aaaaah,,,,sra lo siento yo no estaba aqui cuando ud lo dejo y no se nada de eso. Y ¿que paso despues? Pues nada,solo que la Elizalde metio tremendo berrinche en Cubadesastre y el bolso tampoco aparecio....

el bobo alipio*'+