Viernes, 30 de Septiembre de 2016
23:11 CEST.
Cuba-EEUU

Los regalos de Obama

Si ayer los demócratas cubanos estaban solos hoy podemos conjeturar que vamos a seguir muy solos. Quizás por un buen rato. El restablecimiento de relaciones con EEUU puede haber asegurado la transición dinástica de la dictadura, que ya tiene posicionadas a su segunda y tercera generación en los puestos de mando de la política y la economía. "¡Ahora sí que ganamos la guerra!", exclamó Raúl Castro ante la Asamblea Nacional parafraseando a Fidel en otra lejana circunstancia. No tanto, Raúl, pero sí ganaste una importante batalla.

Por más de medio siglo, la renuencia de EEUU a aceptar la dictadura castrista marcó una posición condenatoria en la arena internacional. De esa raya en la arena se aferró la oposición interna y externa frente a las habituales  indiferencia de Europa y el compadrazgo de la mayoría de los gobiernos latinoamericanos. Un gesto político que servía de asidero moral. Esta vez, una ola (parece que es la ola del olvido) ha borrado la raya. En el momento de su decrepitud, los Castro reciben un segundo aire. Con las variantes propias de la época, Washington les ayudará a convertirse en los Somoza.

Corridas las cortinas, vemos el entramado. Más de año y medio de negociaciones conducidas desde la parte estadounidense por gente con muy poco conocimiento y mucho menos afecto por el pueblo cubano. En ese período Raúl definió el marco protector de sus intereses. Una ley del embudo sobre las inversiones extranjeras y la actividad privada que deja a la gente de a pie las desventuras del cuentapropismo y promete a la elite la vida loca del capitalismo salvaje. Todo lo demás es decorado.

El modelo raulista es de una represiva perfección cleptocrática. Sus iguales no están en las dictaduras colegiadas de China y Vietnam, ni siquiera en la mafiosa Rusia de Putin, sino en las dinastías postcomunistas de Africa: Angola , República del Congo, Guinea Ecuatorial, por citar. A diferencia de estas, cuenta en su fase de arranque con una amplia red de agentes de influencia, poderosos empresarios (algunos de ellos cubanoamericanos) y líderes congresionales en Estados Unidos. Cuenta, además, con el empuje de una exótica coalición: los grandes intereses de Washington y el ala izquierda del Partido Demócrata. Unos lavan sus crímenes en nombre del progreso y otros en nombre de la distensión.

Ninguneada por el presidente Barack Obama, la oposición interna gana, eso sí, el beneficio de la claridad total. Ya no puede llamarse a engaño. Todas las recetas que se le proponen apuntan a facilitarle tiempo, dinero y prestigio a la dictadura. Hasta la misma tesis de que Obama le ha hecho un regalo envenenado a Raúl es una invitación a cruzarse de brazos. El tren de los cambios pasará de largo por la estación del Estado de derecho. No veo a General Motors, a Caterpillar y al Chase amenazando con cerrar negocio por una pateadura a las Damas de Blanco.

En el exilio, la categoría de los celebrantes no permite dudas de estar viviendo un humillante y retrógrado punto de inflexión en nuestra historia, preñado de desmemoria, deshonor y codicia. Con todo, merecemos sufrir el ruidoso ascenso de esta comparsa de la esclavitud. Estamos enfermos del pusilánime prurito de ser tolerantes frente a un mal radical. Por eso les dimos un sagrado lugar en el debate y nos inhibimos de quebrar a sangre y fuego el diálogo con aquellos que cortan orejas y arrancan lenguas. Hemos sido así de mansos y obtusos que hoy son esos mercaderes de la reconciliación quienes se presentan ante el mundo como los legítimos representantes de una "diáspora" ansiosa de complacer a los verdugos de la nación.

A propósito de la visita papal que nuestra Iglesia Católica le regaló a Fidel y Raúl en marzo del 2012, el líder del Movimiento Cristiano Liberación (MCL), Oswaldo Payá Sardiñas, alertó sobre la inminencia del cambio fraude. Un cambio sin derechos para el pueblo, con la inserción de poderosos intereses que escamotean la democracia y la soberanía. Ah, y con el concepto de una "oposición leal", salido del taller de trucaje de la brigada de respuesta laica del cardenal Ortega. Cinco meses después, Payá fue asesinado. Triste hora para Cuba si al hablar de la decencia, la justicia y la libertad, el eco de los muertos se oye más alto que la voz de los vivos.

Comentarios [ 19 ]

Imagen de Anónimo

La solución es una Concertación en favor de desmantelar el sistema de Partido Unico.

De nada vale modificar la Ley Electoral pues si  el Código Penal y la Constitución se queda como esta' , prevalece el totalitarismo.

Lo sensato es convocar a una Consulta Popular, que no es plebiscto llamado por el régimen sino una consulta nuestra al pueblo, financiada por el exilio cubano solamente., no mas dependencia en otros que no sean cubanos.  Girón y el 17 de Noviembre de set an~o son experiencias regales.

Consulta popular:                                                                                                                         ¿Desea Ud mantener el sistema actual de partido único con dominio total sobre el gobierno y la sociedad cubana ?

Un cohete a la línea de flotación del totalitarismo.  

Cuando el pueblo se convenza por si mismo que mas del 80 % no desea el sistema actual y el 90% quiere una economía libre de mercado al penetrar por fin  la oposición en las entran~as del pueblo con esa Consulta Popular  es que el sistema de partido único  colapsa. 

Claro que no pain, no gain.

Imagen de Anónimo

Para  Anónimo - 28 Dic 2014 - 6:21 am. fijate si en el campo se vive mejor que pueden ser DEPORTADO!! a su pais digo a su paraiso si se le ocurre escaparse del paraiso que tuhascreado!

Imagen de Anónimo

Para el Ano de las 6:21 am. Tienes toda la razón. El campesinado ha cambiado mucho. Yo recuerdo, antes de 1959, la Nochebuena con mi familia campesina: mesas llenas de comida, aquellos postres al final: manzanas, uvas, higos, dátiles, los famosos dulces de Navidad. Y el 6 de enero, los juguetes que llenaban el piso debajo del arbolito. Hablo de familia pobre. También recuerdo a todo el mundo vestido, con zapatos, bien hablado, educado, dando gracias por todo. De la familia que hablo salió un Primer Comandante, miembro del Primer Comité Central y una periodista famosa aún hoy, Premio José Martí de Periodismo. Eso era antes. Ahora los campesinos se mueren de hambre, andan sin camisas, son mal educados, no tienen donde caerse muertos, aunque tengan reses y se estén muriendo literalmente de hambre no puede comérselas, porque son del Rey de Birán y, entre tantas cosas, cuando hablan necesito un traductor, pues no se entiende su jerga vulgar, solariega, llenas de malas palabras y vocablos que nadie comprende Antes del annus horribilis de 1959, Cuba era una aristocracia de país, ahí tenemos, por no ir muy lejos, a la Gran Duquesa de Luxemburgo, nacida en La Habana y, por otro lado, a todas las jineteras y jineteros que salen de la Cuba de hoy. Las nuevas generaciones que llegan a Miami no solo hablan mal, sino que tienen el alma podrida. Cuba está perdida para siempre.

Imagen de Anónimo

Andres Reynaldo tiene razon, ha sido la consagracion del poema de Arenas-Rene Ariza?..." Que trampa mas bien hecha nos han hecho, que somos el raton y la carnada, el embudo y su cono mas estrecho, la pared y la punta de la espada......". Si, tambien es cierto que aun no se ha consumado, que queda la pared del Congreso, que por lo menos no esta terminado. 

...

Imagen de Anónimo

Para Juan 28 de dic 2014 1:49 . Oye paisano Cuba esta mejor que nunca , las personas  estan mejor preparadas y creame actualizadas mucho mejor que antes del año 59 Recuerdo que en los campos habia una ignorancia extrema , hoy hay escuelas y policlinicos gratuitos para todos , Los campesinos viven mejor que en las ciudades , Que envidia no estar este fin de año bebiendo moonshine o"carambuco" y unas mazas de lechon azado al pie de una guitarra ,un Rio y una palmera ,Eso si que es vida coño.

Imagen de Anónimo

Como siempre, y mas alla de lo que digan los ilusos que quieren ver  lo que no hay o los que revuelcan en el lodo de la verguenza, un magnifico articulo de Andres Reynaldo.

Imagen de Gabonice2

Yo pienso que la cosa no es tan así como la describe el articulista. Obama propone relaciones diplomáticas pero el Congreso (de mayoría Republicana) dispone. Y no se nombrará ni siquiera al embajador. Para ello los Castro tienen que hacer cambios reales hacia la democracia (libertad de expresión, libertad de información, libertad de asociación, libertad de elecciones Presidenciales, etc. La cosa es que lo que hizo Obama fue enseñar los millones, pero de ahí a que lleguen a sus manos, esta escrito lo que tiene que hacer la Dictadura. En realidad se ha abierto una nueva dinámica, pues este mensaje también ha llegado al segundo escalón de mando de la Dictadura. Pienso que ahora Raúl Castro está muy nervioso, pues reaparece con fuerza el fantasma de un golpe de estado que acaba definitivamente con la Dictadura. Luego, que los que la cambien no puedan implantar un capitalismo a lo Ruso depende de los cubanos, que no somos rusos, pues tenemos a millones de cubanos ciudadanos norteaméricanos con los que hay que contar.

Imagen de Anónimo

El Versailles es tan buen lugar como el café El Carmen, de La Habana, desde donde Fidel Castro fraguaba los planes más tremebundos, siempre cuidándose de no sentarse de espaldas a la calle, porque le debía plata a demasiada gente. ¿No pensó una vez en defenestrar al presidente Ramón Grau durante una reunión con estudiantes en el Palacio Presidencial? Parece que pensaba que con eso echaba abajo el gobierno. ¿No se dedicó a hablar mierda también en los 40 y a publicar sandeces en periodiquitos que nadie leía y bajo seudónimo? Una vez llegó a matar un chivo y usar su sangre para mojar una camisa y pasearla en una protesta por la muerte de un universitario. ¿Y qué me dicen de la plata que extorsionaba para causas políticas y luego gastaba en francachelas y comelatas que nunca llegaban a nada? Su primera esposa, Mirta, incluso tuvo una "botella" lucrativa hasta que asaltó el cuartel Moncada, donde ni tirar tiros le salió bien. ¿Y algunos de ustedes tienen la gandinga de criticar a los que comen croquetas y hablan contra Castro en el Versailles? ¿Y a los "revolucionarios" profesionales? ¡Pero si es una tradición!

Imagen de Juan

Estoy de acuerdo con el autor pero mas con el anónimo de 7 y 24 pm.  

Cuba fue y nunca lo sera. La visitaremos cuando podamos y si podemos, pero ella no sera la que fue.

Sera otro país con otros habitantes con una cultura parecida pero diferente. No la olvidaremos como fue pero si como es hoy.

Imagen de Anónimo