Domingo, 25 de Septiembre de 2016
19:34 CEST.
Sociedad

Cómo llegan los cubanos a fin de mes (el editorial que le falta a 'The New York Times')

Si a usted le dijeran que recibirá un salario de 350 pesos —equivalente a 15 dólares— por ser custodio nocturno en una desvencijada escuela, en un
 país donde no existe el crédito y donde si quiere comprar carne de res, pescado o leche en polvo debe pagar en moneda dura (la que no paga el Estado), 
y donde un electrodoméstico representa el equivalente a seis salarios mensuales, probablemente pensará que su interlocutor es un cínico, un loco o un charlatán.

Pero si usted es una persona honesta, y sabe que ese país existe, indagará cómo llegan a fin de mes esos atribulados ciudadanos.

Ese país se llama Cuba. Una nación que, para bien o para mal, se ha idealizado. Hay quienes adoran a Fidel Castro solo para apuntalar su desprecio hacia Estados Unidos. Desde esa perspectiva, airean las cifras positivas del régimen —que cada vez son menos—, y como loros amaestrados repiten los otrora logros de una cobertura universal de salud y educación para todos.

Es cierto, en Cuba nadie te pregunta si eres disidente o comunista a la hora de recibir atención médica (sería el colmo). Pero existen diferencias.

Mientras los ministros y generales acuden a hospitales que nada tienen que envidiar a clínicas privadas del primer mundo, la mayoría de la población debe madrugar para sacar un turno con un especialista, la mayoría de los hospitales piden a gritos ser reparados y escasean equipos y medicamentos.

La educación es otro tema controvertido. Todos los cubanos sabemos leer, escribir y utilizar los múltiplos básicos. Pero al tener el estudiantado una formación altamente ideologizada, los alumnos de bachillerato aprenden más rápido a desarmar un fusil AKM que cualquier regla elemental de urbanidad.

Más allá, si un cubano aspira a estudiar en la universidad, debe camuflar su manera de pensar. Para un disidente público, es imposible acceder a carreras como periodismo o relaciones internacionales, donde el componente ideológico y de lealtad hacia el régimen es condición.

Así, después que hablan de los éxitos, destacan el deporte, la cultura y el tesón de plantarle cara al "imperialismo yanqui" a sólo 90 millas de sus costas, los aduladores de los Castro se nos quedan sin argumentos.

¿Y los derechos políticos no valen? ¿Por qué los cubanos no podemos convocar una huelga para reclamar mejoras salariales y obligar al Gobierno a que acabe de implementar la unificación monetaria, baje el precio del combustible y vuelva asequibles los productos necesarios para la vida?

Esas preguntas tienen espinas para los defensores del régimen. Pero volviendo al principio, intentemos describirle a un forastero despistado cómo llegan los cubanos a fin de mes.

Reinier G. es custodio de una escuela en un populoso municipio habanero. Hace guardia en noches alternas y recibe un salario de 352 pesos al mes.

Bueno, su trabajo de custodio es un tape. "Tenía al Jefe de Sector (policía del barrio) arriba de mí para que empezara a trabajar. Ya tenía dos actas de advertencia por peligrosidad social. Cuando se acumulan las advertencias, te pueden sancionar hasta con dos años de cárcel 'por peligrosidad'. Comencé a trabajar de custodio para guardar las apariencias".

Reinier G. confiesa que va a su guardia a dormir. "Debo velar para que no
 se roben los televisores, los tubos de luz fría y unas computadoras del tiempo de ñañaseré. Si no hubiese custodio, todo eso se lo robarían. También que ninguna pareja entre al patio del colegio y se ponga a tener relaciones íntimas. Después de un par de rondas, sobre las dos de la madrugada me tiro a dormir encima de una mesa hasta el amanecer".

¿Y cómo puede Reinier G. estirar su salario hasta fin de mes? "El salario en Cuba es una burla. No vivo de mi sueldo. Me gano la vida como recogedor de bolita [lotería ilegal]. Recojo dos veces al día. Consigo entre 250 y 400 pesos diarios", explica.

Se podría pensar que Reinier G. es una excepción. Pero cuando se indaga, uno se entera que alrededor del 90% de los cubanos suele buscar un dinero extra al margen de la ley.

Yolanda L., profesional, vende café y jugo de frutas en su oficina. Y piensa expandir el negocio. "Próximamente ofertaré comidas y dulces. Gano 
512 pesos al mes (21 dólares), no es de los salarios más bajos, pero si dependiera solo de ese dinero, no me alcanzaría para mantener a mis dos hijos y llegar a fin de mes. Vendiendo jugo y café gano el triple".

Reinier G. y Yolanda L. no pagan impuestos por sus "oficios de buscavidas". Otros, los que desean vivir con ciertos "lujos" (comer bien, vestir ropa de marca, tener una casa decente y un viejo auto americano), simplemente meten la mano en la caja de caudales del Estado o se roban cualquier cosa de valor que encuentren a su alcance.

Sixto H., economista de una empresa, tiene como misión principal justificar el robo de sus jefes. "En los papeles tienes que cuadrarlo todo, por si hacen una auditoría. Los trucos y la ingeniería financiera para camuflar robos son habituales en muchas empresas. Por esas artimañas, a diario me dan 5 o 10 pesos convertibles. También una jaba con comida".

Rogelio R., chofer de ómnibus urbanos, explica cómo llega a fin de mes: "Fácilmente. Cada día me llevo de 200 a 300 pesos de la recaudación del pasaje. Unos se llevan más, otros menos, pero eso lo hacen todos los choferes".

Cuba funciona así. Con leyes no escritas. Con robos, fraudes y desfalcos a empresas estatales. La realidad subyace debajo de una capa de mojigatería en la mentalidad de algunos propios y muchos extranjeros.

En la Isla, la gente come, se divierte o hace compras en moneda dura gracias a las remesas enviadas por sus familias desde el exterior o… lucrando con los recursos del Estado.

Esa masa anónima de cubanos, con sus triquiñuelas para sobrevivir en un país donde el salario mensual promedio es de 20 dólares, un televisor de plasma cuesta 800 y un Peugeot 300.000, espera por un editorial de cualquier periódico, empezando por The New York Times, ahora que tiene a Cuba de moda, que la reconozca.

Comentarios [ 40 ]

Imagen de Anónimo

Opciones para que un cubano llegue a fin de mes:

- enviándole dólares y pacotilla un pariente desde EEUU

- consiguiendo un/a yuma para tumbarle el baro

- jineteando

- siendo funcionario y robándole al Estado

- las 4 opciones anteriores juntas

Imagen de Anónimo

Anónimo 2-12-7-08 am.

si,en Honduras hay uno,en guatemala otro,en la india otro mas,hay tambien un bengalí,un chadiano y otros mas salteados por el mundo,que les cuesta mas que los cubanos llegar a fin de mes,pero en Cuba son once millones,los que la libreta de racionamiento les garantiza 8 dias de vida,el resto la luchan robando al estado o entre nosotros mismos o nos morimos de hambre-xx

Imagen de Anónimo

******A 2/12 -7,08

Pues si la pasamos mejor,nosotro como tu podemos robar en almacenes y tiendas de todo tipo,desayunamos potaje de chicharos con una pizca de cafe,no tenemos que preocuparnos por el papel sanitatario,nos limpiamos el Q/l° con el Granma(en el pueblo,en el campo con tuzas de maiz),no tenemos que preocuparnos por politica,eso ya sabemos de eleccion a eleccion quien va a ser el presidente.fijate que bien llegamos a fin de mes,a~o,quinquenio,decenio y "cincuentacenio",pero tenemos mucho en que entretenernos,nos pasamos el dia y la noche velandote a ti y a la vieja chivata del CDR para poder entrar en la casa "lo resuelto donde podemos resolver"y despues cuando hacemos guardia en el CDR avisamos a la tribu que el que esta de guardia soy yo,que todo estara libre para mover "compras" .*******

Imagen de Anónimo

El peor daño que le ha hecho Fidel Castro y su dictadura al pueblo cubano es que lo ha vuelto bago, bruto, conformista, miedoso. Eso lo ha logrado con los salarios miserables que hacen que nadie viva de ellos y que un gran porciento de la población, haga negocios ilegales para poder sobrevivir. La Revolución Cubana no funciona. Como es disfuncional necesita siempre una teta externa que la mantenga, o la URSS o Venezuela o las remesas del exterior pero aquí en Cuba no se produce nada, solo miseria material y miseria de almas. Castro sigue destruyendo el pais y los cubanos siguen aguantando cobardemente. Oscar Casanella.

Imagen de Anónimo

Los cubanos llegan a fin de mes mucho mejor que un colombiano, un hondureño, un guatemalteco, un indio, un bengalí, un chadiano, un largo etc.

Imagen de Anónimo

Anónimo de las 10:14

Precisamente Miami es el ejemplo. Usted no debe haber visitado la ciudad del sur de La Florida y sobre todo no conoce lo que era hace sesenta años y lo que era La Habana en esa misma fecha. Comparemos, que en las comparaciones siempre pierden. España y Grecia pueden estar muy mal ahora producto de sus políticos ineficientes, pero es que Cuba está muy mal producto de los mismos políticos que han gobernado por más de medio siglo. Cuando España y Grecia gastaban irresponsablemente, ya Cuba estaba en una crisis que lo unico que hace es agravarse. No le parece que es hora que usted analice la situación desde una nueva perspectiva.

Imagen de Anónimo

acá está la respuesta para Ivan garcía.....

http://www.diariodecuba.com/cuba/1417478235_11572.html

Imagen de Anónimo

"Yo vivo muy bien y desde hace 55 años... el Estado me lo da todo, y a mis hijos, nietos, hermanos, amigos, amantes e hijos, amigos y amantes de todos los anteriores."

FC, Punto Cero

Imagen de Anónimo

Anonimo 10:13 am , en cualquier debate o comentario sobre Cuba siempre hay alguien que trata de alguna forma de justicar lo que allí hemos tenido que padeceder por el maldito comunismo cubano, que ha sido el peor y mas malvado de todos, este es un sistema que ha destruido un pais completamente en toda su capacidad y todos los sectores de la vida, esta persona esta comparando los problemas de otros paises con los de Cuba lo cual no tiene comparacion y si no tiene conocimiento de eso y no lo ha vivido, para su informacion en Cuba no funciona absolutamente nada, todavia en esos paises q ud menciona funciona el comercio normal, el transporte, la relacion trabajo y salario quizas con algunos problemas pero funciona en sus aspectos basicos, Cuba es algo diferente, original no hay nada parecido es algo incomparable, los q opinan de de esta manera deben tener informacion primero antes de emitir un juicio, ya de alguna forma estan justificando lo q pasa en Cuba y eso no es justo para el pobre cubano que tiene q sufrir esa desgracia q les ha tocado vivir, usted en España, Grecia o cualquier otro pais de los ud menciona siempre tiene una posibilidad de cubrir en alguna medida sus necesidades basicas de todo ser humano, en Cuba no es asi ni remotamente cerca antes de opinar a favor de toda esta maldad y degeneracion q han implantado con tanta vehemencia los delicuentes comunistas

Imagen de Anónimo

    Magnífíco trabajo, que refleja las Realidades hartos conocidas que sufre el Cubano conocidas por la gran mayoría de los lectores de este Diario...Es cierto que en muchos países del Mundo una parte de los trabajadores, mayoritaria o No dependiendo del país tienen dificultades para llegar a fin de mes, pero en Cuba el caso llega a Extremos Inimaginables, mucho Peor que en cualquier otra parte del Mundo, porque en Cuba el Estado Opresor y Mastodóntico, que es el Principal Empleador del País, lo que es otra diferencia con la mayor parte del Mundo, le Retira a su Empleado-Siervo la Mayor parte del Ingreso Real, una Atroz Plusvalía que el Estado se Engulle y de la que No Rinde Cuentas a Nadie...Y Claro Luego se llenan la Boca Alardeando de la Salud Pública, el Deporte, Bla Bla...Al New York Times no Creo que le Interese enfocar el tema de Cuba con esta Realidad en ningunos de sus Flamantes Editoriales, pues ellos responden a otros Intereses que ya se descubrirán...Sí, la Realidad de Cuba es Penosa y Asquerosa al mismo Tiempo..!!!