Martes, 27 de Septiembre de 2016
09:51 CEST.
Memoria histórica

Presentes y ausentes este 27 de noviembre

"El que no salte es yanqui" pudiera parecer una consigna atávica. Sin embargo, la tarde de este 27 de noviembre se volvió a escuchar en La Habana, durante la marcha en conmemoración del fusilamiento de los ocho estudiantes de Medicina por el gobierno colonial español en 1871.

La marcha estuvo dedicada a la brigada de médicos cubanos que ayuda a combatir el ébola en África, en especial a Félix Báez, médico que contrajo el virus, y a los estudiantes de Ayotzinapa.

Al frente del desfile, enormes banderas cubanas, desplegadas por estudiantes de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de La Habana, seguidas por la banda de música y los estudiantes de la Escuela Latinoamericana de Medicina.

Otras consignas acompañaron la marcha: la tradicional "Patria o Muerte"; "Viva la Revolución"; "Viva la FEU"; "Viva Raúl"; incluso "Esta calle es de Fidel", que en unos segundos cambió a "Esta Cuba es de Fidel".

Siguiendo la tradición de convertir toda marcha conmemorativa en un acto de "reafirmación revolucionaria", incluso si los hechos recordados ocurrieron durante la Colonia, se dejó escuchar por el audio también que los estudiantes reclamaban la liberación de "los cinco héroes prisioneros del imperio".

Esta caminata desde la colina universitaria hasta La Punta, lugar donde ocurrió el injusto fusilamiento, es una de las tradiciones más arraigadas dentro del ámbito estudiantil habanero. Las víctimas de estos hechos se convirtieron en símbolo de conciencia nacional, por eso la consigna más oportuna fue, tal vez, "Marchemos por el orgullo de ser cubanos".

Sin embargo, los estudiantes de este 2014 marcharon como quien camina hacia la parada de la guagua. Excepto los que llevaban las banderas, los demás hablaban de las novias; una parejita se besaba apasionadamente; algunas muchachas se retocaban el maquillaje con espejitos de mano, y un grupo de varones hasta llevaba una botella de Havana Club, de la que tomaban tragos y luego la escondían de la vista de los profesores.

El 27 de noviembre de 1871 murieron también, a bayonetazos, cinco hombres negros, abakuás, que fueron a defender a los ocho estudiantes. Los nombres de estos se han perdido en la historia. Fueron desconocidos por una sociedad racista desde la Colonia y desconfiada de todo lo que significara religiosidad desde 1959. Hoy, la mayoría de los cubanos ignora la existencia de ellos.

En una celebración separada, ni siquiera paralela, se recordó a estos héroes anónimos. Solo unas sesenta personas asistieron, sin botella de ron.

En 1998, Tato Quiñones publicó un artículo en La Gaceta de Cuba recordando la existencia de estos hombres y desde 2006 comenzaron a rendirles homenaje. Ya en 2010 la procesión, espontánea y popular, sacó a la calle por primera vez íremes verdaderos, no artísticos. Al año siguiente, tuvieron que pedir permiso al Comité Central del Partido para realizar la celebración, a la cual asistió una apurada Caridad Diego, según testimonio de uno de los participantes. Después de ese año, nunca más han tenido permiso para hacer la procesión.

Alrededor de 2009 Pedro de la Hoz publicó un artículo, cuya segunda versión ha salido en Granma. Allí, el periodista narra los hechos y sentencia: "Los 8 estudiantes de Medicina y los cinco hombres que lucharon por redimirlos suman 13 semillas que debemos honrar a un mismo tiempo y lugar". Palabras justas y hermosas en el papel, pero que la misma oficialidad de la que Pedro de la Hoz es vocero, no se ha encargado nunca de aplicar en la práctica.

Habría que ver si el próximo año, en lugar de decirlo, lo hacen, y los cinco héroes anónimos llegan al homenaje oficial, antes de que los ocho con nombres terminen por desaparecerse también entre tanto "reclamo por los cinco" espías en la "calle de Fidel".

Comentarios [ 14 ]

Imagen de Anónimo

Seguros que estos abakúas se formaron en la Mezquita que vio Colón cuando llegó a Cuba. Sí, en el tiempo que uno de los hijos de los Reyes Católicos se educó secretamente en Cuba, entre siboneyes y luego le pasó el secreto al emperador de la China de entonces que después le pasó la bola al de Rusia. Está en los anales de la historia. ¿Quién no lo sabe? El nombre de los abakúas fue esculpido en piedra, por los esclavos del Rey Salomón, en Jerusalén. Y lo que digo es verdad demostrable. El archivo histórico está depositado debajo de la Gran Pirámide de Keops, en un papiro, cuyos jeroglíficos yo traduje al inglés para la Reina Isabel, precisamente el día que ella bailaba un mambo de Pérez Prado. Si mal no recuerdo, hice también la traducción al español que le entregué a Haydée Santamaría para Casa de las Américas. Recuerdo que ella se lo comentó, muy entusiasmada, a Celia Sánchez.

Imagen de Anónimo

3. Haces preguntas que tu mismo te respondes. Gracias por hacerme la pincha y quedar como bobotroll tu solito. Tienes el derecho de no creerte la historia, pero por favor, tu umbral de credibilidad, recuerdanos a quien era que le importaba y cuando fue que decidimos que seria implementado como standard para este foro? Calladito te ves mas bonito, nene.  Por favor, a los companheros de la Seguridad del Estado, que nos manden trolls mas serios que estos que pusieron este fin de semana están de p… Ah no ya me di cuenta! Les toca trabajar el fin de semana por lo malos que son!!! Los menos malos están disfrutando de su bien ganado fin de semana en el Campismo Popular!!!!  

Imagen de Anónimo

1.       Cuales son los otros datos que faltan para que el hecho sea creible? Decir que “faltan otros datos” sin mencionar cuales serian, es como que ahora yo diga que tu debes ser medio mongo por la sintaxis empleada, sin ofrecer mas detalles que justifiquen mi aseveración. 2. O sea que prefieres que al no tener los nombres, la autora los invente. No, eso si es exactitud, respeto por la historia  y honestidad intelectual. Sin comentarios papi, lo tuyo va de trolleo triste por la libreta. Yo tu profe de trolleo te daría 3 por inconsistente, vaya eso pa no darte 2 porque debe haber una orientación de que en la UCI nadie puede desaprobar Trolleo. Sigo

Imagen de Anónimo

Tercero: es elección de la autora, en este caso, de la mujer, simpatizar con una sociedad que la discrimina. Pero como ya dije, no veo por ninguna parte la supuesta apología del Abakua que según usted hace la autora. Me podría ilustrar por favor?Resumen, eres tronco de troll ignorante que no sabes elaborar una simple secuencia de argumentaciones. Sigue estudiando informática en la UCI que como pensador no ganas ni para la merienda. 

 

Imagen de Anónimo

Anónimo - 29 Nov 2014 - 9:05 am

Me parece que los traídos por los pelos son ustedes. Primero, no se donde donde leyó el de las 9:05 que la autora toma partido por, o ensalza a, los abakuas!  La autora refiere un hecho histórico que no lo invento ella. El periodista Pedro de la Hoz, tribuno oficialista donde los haya, ha hecho referencia a esas personas. De ahí a decir que de la Hoz o Zamora defienden a los Abakuas… eso mas que “traer por lo pelos” es halar por los pelos hasta que se salten j aja. Segundo, tronco de ignorancia es dar por sentado una relación irreconciliable entre religiosidad y el carácter secreto de tal o mas cual sociedad. Que clase de bobería senhor!!!!  Sigo.

Imagen de Anónimo

Los cinco abakuás del 27-N. Una superchería sin anclaje. Un hoax de internet (tupe, en el argot cubano) que no llega a la categoría de leyenda urbana. Además de no aportarse documentos de la época que avalen el hecho histórico, faltan los nombres, como han subrayado aquí algunos comentaristas, y faltan otros datos que hagan la historia verosímil. Uno tal vez se trague el patakín si le cuentan que el audaz Fongo Musunga, que era el mokongo o el ekueñón de la plaza, partió con cuatro heroicos ecobios al rescate de los ocho estudiantes de Medicina. Pero entonces surge otro interrogante. ¿A santo de qué un puñado de ñáñigos, miembros de una sociedad secreta black only, se proponían salvar a un grupo de 'blanquitos' de la buena sociedad? Ah, ya recuerdo haberlo leído en otro sitio, creo que escrito por la misma autora. Uno de los cinco ñáñigos, posiblemente el mismo que yo arbitrariamente bautizo como Musunga, era supuestamente hermano de leche de uno de los ocho estudiantes, el joven de 16 años Alonso Álvarez de la Campa. Razón necesaria y suficiente para una carga al machete en la explanada de La Punta. Uyo uyo anfono, Nic

Imagen de Anónimo

Esta articulista Adriana Zamora quiere que se saque a la palestra unos abakuas qze desde 1871 nadie nunca ha sabido sus nombres pero lo preocupante de esta persona es que está asociando esa situación con hechos actuales donde todos conocemos sus nombres y lo lamentable es que lo ha traido por los pelos,por otro lado en su ignorancia trae a colación el tema de religiosidad cuando los abakuas es una 'sociedad secreta' para colmo esa sociedad que ella está tratando de defender la discrimina a ella pues las mujeres hasta hoy no pueden participar ni ver sus actividades.

Imagen de Anónimo

Fueron victimas de los abusos del colonialismo espanol y murieron por defender la dignidad cubana y nacional, NO  una dignidad abakua ni defendiendo su religion. Es lo que vale destacar de esas personas sin hacer tanto enfasis en lo abakua o catolico, en lo negro o en lo blanco. Son heroes nacionales. Period

Imagen de Anónimo

Anónimo - 29 Nov 2014 - 12:27 am: 

ya, porque ahora los abakua tienen el nombre tatuado en la frente. Oh que sagaz eres, para detective de Dia y Noche no tienes precio...

Pero seras guanajo!!!?

Deberia existir una forma de censura moralmente aceptable: aquella que se dedicara a vetar la estupidez.

Imagen de Anónimo

Quien sabe si es real eso o no, si lo es pues también debe ser recordados y celebrados.

No es ocioso recordar sin embargo algo, hoy el país que mas adivinos y curanderos tiene es Cuba.. si asi mismo es.. basta subirse en una avión en dirección a La Habana desde cualquier parte del mundo y ohh sorpresa el 80% del avión son babalawos y bailarinas de table dance o casadas o casados con nativos( y quien sabe si a pegar tarros se ha dicho muchas o muchos a la isla).. en fin casos y cosas de casa.