Domingo, 25 de Septiembre de 2016
10:51 CEST.
Emigración

Un grupo de 15 cubanos zarpa de Islas Caimán rumbo a Honduras

Quince cubanos saludaron a espectadores que los observaban mientras zarpaban desde Gran Caimán a bordo de un bote casero de 4,2 metros, después de una breve detención durante la noche, para un peligroso viaje de unos 644 kilómetros a través del Caribe rumbo a la costa norte de Honduras, informa Reuters.

El bote, hecho de metal y fibra de vidrio con tubos internos unidos a vigas de madera, transportaba a cinco mujeres y 10 hombres e inició su viaje la semana pasada en Manzanillo, provincia Granma.

Otros tres pasajeros abandonaron la travesía y se entregaron a las autoridades de las Islas Caimán para ser repatriados a Cuba.

Desde Honduras, los emigrantes intentarían continuar viaje por tierra a Estados Unidos.

Funcionarios norteamericanos han dicho que más de 16.000 cubanos llegaron sin visa a la frontera con México en el último año, la mayor cifra en una década.

Un hombre, que se identificó como Ediberto, dijo que trabajaba en un hospital, pero decidió realizar el peligroso viaje debido a las malas condiciones económicas en Cuba.

Otro pasajero, Manuel, un campesino de Ciego de Ávila, dijo que hay insatisfacción en el campo, pero que la gente tiene miedo del Gobierno.

Las patrullas de la Guardia Costera de Estados Unidos ha hecho difícil llegar al país sin se detectado a través del Estrecho de Florida.

Muchos cubanos ahora optan por rutas más largas hacia Honduras, un viaje de unos 1.086 kilómetros, a través de las Islas Caimán, que toma cerca de 10 días.

El Gobierno de Honduras da a los inmigrantes cubanos visas temporales que les permiten dirigirse hacia el norte, rumbo a Estados Unidos.

Las autoridades de Islas Caimán, en cambio, prohíben asistir a los emigrantes cubanos y los conminan a marcharse bajo amenaza de ser detenidos y repatriados.