Viernes, 30 de Septiembre de 2016
01:27 CEST.
Política

Obama y Putin, incómodos por la cercanía en la cumbre de China

A vista de todo el mundo, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, son todo detalles —una palmadita en la espada aquí, una broma allá—. Pero lejos de las cámaras, los dos líderes se evitan con cautela en el Foro de Cooperación Asia-Pacífico de China, mientras las relaciones entre sus gobiernos siguen deteriorándose, reporta la AP.

A pesar de que ya se han producido varios encuentros, no estaba claro si los mandatarios habían abordado alguna de las cuestiones difíciles pendientes, como las sanciones de Estados Unidos, que han dañado la economía rusa, o el frágil alto el fuego en Ucrania, que parece cerca de fracasar.

Funcionarios dijeron que Obama y Putin no profundizaron en estos temas durante un breve encuentro el lunes por la noche, y en las apariciones públicas el martes los dos mantuvieron sus amplios desacuerdos lejos del ojo público.

En las afueras de Pekín, donde se reúnen los líderes de 21 países en un foro económico, el pintoresco lago Yanqi se convirtió en escenario de un extraño pas de deux entre los dos mandatarios más poderosos del mundo.

En su entrada a una ornamentada sala para el inicio de la cumbre, Obama y Putin parecían un poco los compinches del presidente chino, Xi Jinping. El anfitrión de la conferencia abría camino, con el estadounidense a un lado y el ruso al otro.

"¿Es bonito, no?", dijo Putin en dirección a Obama. Sí, lo es, fue la respuesta de un reticente Obama, evitando el contacto visual con el líder ruso y lanzado sus palabras a nadie en concreto.

Cuando los tres presidentes se pararon en la cabecera de la mesa, Putin se acercó a dar una palmadita en la espalda a Obama, pero el estadounidense se giró en una dirección diferente, y no pareció que la mano de Putin lograse su objetivo.

Horas más tarde, los dos volvieron a encontrarse bajo un cielo nublado mientras los líderes plantaban árboles en honor a sus países. Putin se dirigió con confianza a su árbol, por delante de Obama, que juntó las manos a la espalda antes de tomar una pala y saludar a un equipo de la televisión española.

Lejos de las cámaras, Obama y Putin tuvieron una ocasión para hablar en privado, dijo un alto cargo del Gobierno de Obama, que no estaba autorizado para comentar el asunto y pidió no ser identificado. Pero no estuvo claro su los líderes aprovecharon la oportunidad para enfrentar los problemas que han enfriado las relaciones entre sus dos países a niveles no vistos desde el final de la Guerra Fría.

El portavoz de Putin solo dijo que los dos "siguen comunicándose".

Funcionarios de la Casa Blanca han acusado a Moscú de enviar armamento pesado a los insurgentes prorrusos de Ucrania y de bombardear a las tropas ucranianas, y han denunciado la acumulación de soldados rusos a lo largo de la frontera.

La tregua alcanzada en septiembre entre los separatistas y el Gobierno ucraniano se está tambaleando, desestabilizada por lo que Washington califica de "descarada escalada" de Rusia y las elecciones organizadas por los secesionistas en el este de Ucrania, que Estados Unidos considera una "farsa".

En una conversación telefónica la semana pasada con el presidente de Ucrania, el vicepresidente Joe Biden prometió más sanciones estadounidenses contra Moscú "si Rusia sigue violando deliberadamente los términos" del alto el fuego.

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

Demasiado listo el ruso, muy listo...

Imagen de Anónimo

Obama tiene miedo de que Putin le meta una galleta

Imagen de Anónimo

The show must go on !!!