Domingo, 25 de Septiembre de 2016
20:32 CEST.
Opinión

Como anillo al dedo

Con la reelección de Dilma Rousseff, el castrismo asegura los balances políticos y económicos sin los cuales no podría sobrevivir a corto y mediano plazo.

Si bien la victoria del Partido de los Trabajadores (PT) fue limpia, el proceso sacó a la luz la polarización del electorado brasileño y la consiguiente pérdida de hegemonía de la izquierda en el gigante sudamericano.

La heredera y protegida de Lula Da Silva obtuvo una victoria pírrica. Más del 48% de los votantes lo hizo por su rival Aecio Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

Con el chavismo en Caracas, a pesar de su declive, y la permanencia de Rousseff en el Palacio de Planalto, Raúl Castro garantiza la materia prima para los parches con los que evita el desmoronamiento de su régimen.

Es evidente que Maduro hará lo indecible por mantener los suministros de petróleo a Cuba, pesar de la sensible caída de los precios en el mercado mundial y los problemas estructurales que afectan el monopolio estatal, PDVSA, en cuanto a producción se refiere.

Por otro lado, con Rousseff en el poder, se despejan las dudas en torno a la continuidad de la inversión en el puerto del Mariel, donde el gobierno brasilero, a través de la empresa Odebrecht, ha deslizado fondos que según se estima superan los 600 millones de dólares.

La falta de transparencia en el financiamiento pudiera estar escondiendo una cifra mucho mayor. Eso sin dejar de mencionar las corruptelas que estarían alrededor de un negocio que de hecho forma parte de la ofensiva antiembargo norteamericano. A fin de cuentas, el proyecto en cuestión solo sería viable si se levantaran las restricciones comerciales a Cuba por parte de Estados Unidos.

Con estas realidades apenas habrá cambios en la geopolítica regional. Es decir que las apuestas por la integración de la dictadura a los foros e instituciones del continente, seguirán con muy pocos cambios.

La gerontocracia que gobierna en la Isla debe haber celebrado por todo lo alto los resultados de una de las elecciones presidenciales más importantes del subcontinente. Informaciones del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, indican que Brasil posee la sexta economía más grande del mundo, de acuerdo a su PIB nominal.

Rousseff estará en la presidencia hasta el 2018, año en que Raúl Castro cumple su segundo y último mandato de 10 años. Hay rumores sobre la posibilidad de que se acoja al retiro antes de esa fecha. Independientemente de la veracidad o no del asunto, lo cierto es que el general y su séquito ganan tiempo a su favor. Los puntales para la estrategia de ir soltando lastre a cuentagotas se fortalecen con lo ocurrido en las urnas de la ex colonia portuguesa.

Decir que el castrismo tiene sus días contados es una aseveración fantasiosa.

En sus postrimerías no le faltan cómplices para viabilizar su agenda de aperturas a medias y conservación a ultranza del poder político.

El fin llegará, pero nadie sabe cómo ni en qué momento.

A corto plazo parece que hay más de lo mismo. Lo peor del caso es que la nomenclatura vuelva a salirse con las suyas y logre sustituir la transición a la democracia por una mutación hacia un modelo más racional, pero con nuevas ataduras y mejores camuflajes. 

Comentarios [ 4 ]

Imagen de Anónimo

Malas noticias para Yanquilandia

Imagen de Anónimo

Es muy cierto lo que dice el autor, este par de ilusos primeros comentaristas no se quieren dar cuenta de la realidad, ya a los Castros le quedan un par de afeitadas y estas desesperados tratando (esta vez en serio) de que quiten el embargo, lo que sucede es que a Obama no le conviene buscarse más rollos ya tiene bastante con ISIS y la crisis mundial. En vano tratan de demostrarle a Obama que  eso no le traería problemas sino que la opinión de todos es esa, él sabe bien que no es hora de buscarse más problemas y no cagarla así que se lo dejara al próximo, mientras tanto la mano de obra joven de Cuba disminuye a una velocidad impresionante por la inmigración y no solo eso sino que se vuelve americana. Este gobierno después de tanto pataleo contra el imperio va a conseguir que Cuba termine como colonia de E.U por difusión de personas, iranias del destino. 

Imagen de Anónimo

Anónimo - 29 Oct 2014 - 2:26 pm

Jajaja.  Magnifica "reseña" del articulo.

Segun los cubanologos del exilio lineadurista, que incluye cubiches de nacimiento y otros "naturalizados" (como creo es este autor) el regimen esta siempre a punto de implosionar y solo se salva gracias a oportunas intervenciones de ultimisima instancia.

Siempre se aparecen en el ultimo momento los especialistas como el Dr. Chavez, el Dr. Maduro, el Cirujano Putin, el Medico Chino Xi Jinping, la Hechicera Dilma o cualquier otro que se inventen estos iluminados.

Al paso que vamos, el fin les llegara a los analistas antes que al regimen.

Imagen de Anónimo

Cada vez que leo frases como esta: "...el castrismo asegura los balances políticos y económicos sin los cuales no podría sobrevivir a corto y mediano plazo." No puedo hacer otra cosa que reirme de la ingenuidad de quienes así piensan. Y mira que han pasado años desde que el castrismo "no puede sobrevivir a corto y mediano plazo."

Fíjense bien, dice el sabiondo-agorero articulista que el castrismo, sin Dilma, "no podría sobrevivir a corto y mediano plazo".  Los cortos y medianos plazos de Castro y su gente han demostrado, de sobra, ser muy, pero que muy largos plazos. Tan es así que sigue sobreviviendo y, por lo que se puede avisorar, seguirá sobreviviendo. Y para rematar la carcajada, el señor Olivera Castillo, se gradua de cubanólogo, afirmando que: "El fin llegará, pero nadie sabe cómo ni en qué momento." Vamos, como el Apocalipsis, que nadie sabe cómo ni en qué momento.