Jueves, 29 de Septiembre de 2016
13:58 CEST.
Opinión

El tamaño sí importa

No piense mal. Me refiero al Estado. Este es un debate que sacude al planeta.

El tamaño del Estado, por supuesto, importa mucho, pero lo realmente vital es la calidad (como en lo otro, lector malpensado). Lo esencial es cómo, en qué, por qué y quiénes se gastan los recursos que se les entregan, y no a cuánto ascienden.

El argumento supuestamente objetivo para recomendar o condenar un modelo u otro de Estado, suele establecerse contrastando su gasto público con el PIB o valor de toda la riqueza creada por el país a lo largo de un año.

Los defensores del gasto público alto generalmente se acogen al ejemplo escandinavo. El Estado finlandés consume un 53,7 del PIB, el danés el 55,9, el sueco el 51,4 y el noruego el 56,8. Y no cabe la menor duda de que esa zona es quizás la más rica y mejor administrada del planeta. La más apacible, civilizada y equitativa.

En cambio, los partidarios del gasto público reducido le imputan la extraordinaria vitalidad de Suiza que solo dedica al Estado el 33,7%. Pero más impresionante aún son Hong Kong, un 21,2; Estados Unidos, un 17, y Singapur un reducido 15,4. (Todos estos datos, son oficiales y los tomo del CIA World Factbook porque adapta las cifras a los precios de consumo o PPP).

Naturalmente, a los efectos de alcanzar prosperidad colectiva es muy importante la proporción de riqueza que se le entrega al Estado por medio de los impuestos para dedicarla a los gastos comunes, pero mucho más trascendente que ese dato objetivo son la calidad de las instituciones y las reglas, los valores que prevalecen en el grupo y el comportamiento de los servidores públicos, o sea, el capital intangible del Estado.

En general, los países desarrollados, y entre ellos los escandinavos, aparecen entre los más honorables (Transparencia Internacional), los mejor educados (Índice de Desarrollo Humano), y los que poseen un clima más hospitalario para hacer negocio (Doing Business Index del Banco Mundial).

Pero eso también puede afirmarse de Suiza, Hong Kong, Estados Unidos y Singapur. Entre uno y otro grupo hay grandes diferencias en la proporción del gasto público, pero notables similitudes en la forma en que crean la riqueza y abordan el servicio al Estado.

Aunque sea incómodo, hay que admitirlo: las sociedades que cuentan con los valores, conocimientos y creencias adecuados generan de manera espontánea funcionarios dotados de actitudes positivas, Estados eficientes y administradores comprometidos con el bienestar general que proponen y ejecutan mejores medidas de gobierno.

Esto es vital entenderlo, aunque conduzca a cierta melancólica conclusión: los políticos y servidores públicos no son mejores o peores que el conjunto de la sociedad de donde surgen. Si entre ellos abundan los bribones o, por el contrario, las personas voluntaria y conscientemente subordinadas a la ley que actúan decentemente, es porque esas son las raíces generales de la tribu a la que pertenecen.

Hago esta observación porque escuché en España, recientemente, a tenor de los escándalos que sacuden al país, que todos los dirigentes de los partidos políticos, sindicatos y empresarios, a la izquierda y a la derecha, son "chorizos" (delincuentes).

No es así. El asunto tal vez es más grave. Desgraciadamente, aunque en el país hay mucha gente honorable, un alto porcentaje de la sociedad española ignora la ley y trata de violar las reglas, como también sucede en Italia, en Grecia y en otras 100 naciones. De esos polvos provienen estos lodos. Es un problema del conjunto de la sociedad, no de unos pocos individuos.

Me temo que en casi toda América Latina es aún peor. El capitalismo que existe es el del compadreo y el pago de "comisiones". Muchos políticos, electos o designados, roban a manos llenas. Los votantes son estómagos agradecidos. Los enchufados que cobran y apenas trabajan son legión. Hay países en los que la burocracia pone trabas solo para provocar coimas. El robo, el peculado y la malversación son la norma y a la mayor parte de la sociedad no parece importarle. ¿Para qué seguir?  

Esta observación nos lleva de la mano a formular una especie de triste regla general: es contraproducente, incluso suicida, entregarles una parte sustancial del trabajo de la sociedad a Estados en los que predominen la irresponsabilidad, el clientelismo, la imprevisión, el nepotismo, los gastos caprichosos, las personas mal formadas, ladronas, mentirosas, poco rigurosas y carentes de un verdadero espíritu de servicio.

Baltasar Gracián lo hubiera formulado de esta manera: si el Estado es malo, es preferible que sea pequeño. Si es bueno, en cambio, podemos discutir el monto apropiado de los impuestos. Una persona responsable no le entrega una navaja a un mono borracho.

Comentarios [ 13 ]

Imagen de Anónimo

Sencillamente magistral. Vivo en Suiza y lo confirmo al 100%. 

Imagen de Anónimo

donde estan los ideotas latinoamericanos que no protestan este articulo??? arriba que sino no pagan con jabas este mes!!!! el que no se reporte no come!!!!

Imagen de AdelaCuba

 Ha ha un titulo que llama la atención y un articulo formidable.

 

Imagen de Anónimo

El problema está en lá horadez de Los gobernantes,parlamentarios y funcionários publicos junto a lá ética de Los empresarios,eso da un buen gobierno y un buen nível de vida de lá poblacion

Imagen de Anónimo

Bueno el articulo CAM, siempre el ESTADO ha sido un pesimo administrador, lo vivi , lo sufri en cuba por unos 30 abriles , se me asemejaba , como un gran fantasma impalpable que estaba en todas partes , pero ineficas, inefciente y al final nadie sabia nada , nadie sabia como ordenar o llevar a cabo un plan ,  cambiaban los jefecillos de las empresillas de pacotilla , duraban meses en sus cargos , robaban lo que podian y venga otro mequetrefe a dirigir la empresilla de basura  y asi todo era pura INEFICIENCIA. El estado totalitario marxista leninsta no hace otra cosa que elevar el capitalismo a una maxima expresion de estado , pero ello representa su fracaso mayor, esta mas que comprobado y aunque no nos guste tampoco, el capitalismo, de corporaciones privadas , tal y como se practica en USA, es el unico que hasta hoy, ha logrado funcionar, soy un LIBERTARIO con los pies en la tierra, algun dia viviremos la utopia.Seguiremos luchando por la justicia social , siendo el marxismo leniismo , su mas segua antitesis.RENE LIBERTARIO.

Imagen de Anónimo

Como siempre, magistral.

Imagen de Anónimo

        Meaposte (tio de Jorge Kubano)

Cuando lei el titular a la yegua casi se le salen los ojos, cuando le dije de que trataba echo par de lagrimas como pesos machos. Cuando le explique que eso nos convenia porque nos sacariamos al ANAP, al partido y a una pila de parasitos y sanguijuelas; que el herrero iba a tener clavos y herraduras, el talabartero tendria cabezadas de freno y monturas bonitas, que serian mejores los precios porque que no habria que sobornar, que los parasitos tendrian que trabajar, que como serian mas los que llevarian la carga del trabajo todos estariamos mas aliviados, y eso traeria mas produccion y maloja. Ese animalito viro los ojos en blanco, alzo el rabo y metio un galope pa la arbolea del vecino que tiene un caballito pelu de 7 cuartas, 4 a la cruz y 3 guardadas y ahi estan debajo una mata 'e mango y cada vez que cae uno viene el caballo y se lo come, ella parece feliz con la alzada del caballo y el gobierno desparasitao y chiquito.

Imagen de Anónimo

CAM, buen artículo entre generalizaciones y particularizaciones has dicho muchas verdades, en el caso de Cuba democrática el tamaño del estado debería ser proporcional a su tamaño y a su volumen de población, lo que sigo pensando y diciendo que su modelo político\económico\social no puede ser impuesto por determinados grupos políticos y\o económicos, sino el resultado de un consenso constituyente integrado por lo que simpatizan con el modelo nórdico, los simpatizantes del modelo USA y otros que tienen también sus propuestas en función de sus credos socioeconómicos y dejar que sea el estado derecho con sus poderes independientes el garante de chicho modelo, COMENTARIO de Esopo.

Imagen de Anónimo

Excelente, como siempre. Y bienvenidas las ciberclarias, a 'luchar' su jabita todo el día sábado...ah, y mañana tienen domingo rojo. Aqui en Miami hay un sol espléndido y ya está oliendo bien rica la carne en la parrilla. Bye.

Imagen de Anónimo

Caballero que no hay nada como un buen articulo de CAM para alborotar la cyberclariada desde temprano.

Excelente articulo maestro.... como de costumbre.