Domingo, 17 de Diciembre de 2017
05:39 CET.
Internacionalismo

Granada: a 31 años de una 'misión cumplida'

Olvidar no es recomendable y más aún, cuando hace 31 años el coronel Pedro Tortoló, vestido de civil y con pulóver a rayas, bajó la escalerilla del IL-62 que le condujo a La Habana, tras los enfrentamientos con tropas norteamericanas en la isla de Granada.  

Muchos de los que vivieron la experiencia recuerdan que al aproximarse a Fidel Castro, adoptó la posición de firme para saludarle militarmente y exclamó: "¡Compañero Comandante en Jefe, la misión encomendada por el Partido y el Gobierno cubano ha sido cumplida!".  Asimismo entre abrazos, apretones de mano, vítores y el resuene de fanfarrias, el aclamado héroe se dirigió a un recinto del aeropuerto José Martí adonde ofrecería una conferencia de prensa.  

Acosado por los flashes y las interrogaciones, Tortoló aseveró a los periodistas presentes que la misión  encomendada por la máxima dirección del país, consistía en ejercer el papel de "mediador". "¿Le ascenderán a general?", preguntó alguien a continuación, a lo que respondió después de echarle un vistazo a su hombro y exhibir una leve sonrisa: "Bueno, hasta ahora soy coronel". En efecto.  No tenía idea de la desgracia que se avecinaba.  

Al mes del acontecimiento, la totalidad de los combatientes civiles que participaron en los sucesos de Granada franqueaban "la posta cinco" del edificio Sierra Maestra (sede del MINFAR).  En su interior oficiales designados les condujeron, por grupos, al umbral del "teatro del piso dos", adonde fue emplazada una maqueta con el levantamiento topográfico del escenario de los combates.  Los sabuesos de la Contra Inteligencia Militar (CIM) aguardaban allí para someterles a una serie de interrogatorios.

Corría el mes de diciembre de 1983 y el salsero venezolano Oscar D'León arribaba a la Isla para participar en el Festival de Varadero. Con una gruesa cadena de oro colgada al cuello y rodeado de guardaespaldas del MININT, el popular músico solía  introducirse en la muchedumbre a los gritos de "¡Dame cable, dame cable!". La apoteosis causada por el cantante y su orquesta, enajenaba al pueblo cubano de lo que acontecía en el interior del MINFAR y de los comentarios sobre la presumible derrota en Granada.

En un vídeo exhibido meses después con exclusividad para los militantes del Partido y la Juventud Comunista, se revelaba la suerte del coronel Pedro Tortoló.  En vez, de un ascenso al grado inmediato superior —General de brigada— se le degradaba a soldado raso. 

Iguales sanciones se le aplicaron al resto de los 48 oficiales de la CIM, aviadores, instructores y técnicos militares que participaron en los sucesos del 25, 26 y 27 de octubre de 1983. A modo de indulgencia, le fue concedida a los castigados la oportunidad de partir al África para lavar la afrenta con actos heroicos. 

Además de las burlas dirigidas a Tortoló producto de las murmuraciones populares, se sumaba el término peyorativo empleado por el Ministro de las FAR, quien le tildó de "coronelito" en el susodicho vídeo.

El antes del después

A la muerte de Leónid Brezhnev en noviembre de 1982, en "el salón de los generales" del cuarto piso del MINFAR (recinto contiguo al despacho del ministro, donde se colgaban las fotos: del toro que más meaba en la URSS, el titular de defensa y los asesores soviéticos que habían prestado sus servicios en Cuba), se procedía a la ceremonia de sustituir la imagen del difunto primer secretario del PCUS por la de Yuri Andropov, comenzando así un periodo caracterizado por el desdén de Moscú hacia La Habana, cuesta abajo que se prolongaría hasta el desmerengamiento de la Unión Soviética en 1991.

Igualmente  sucedían cambios en los mandos militares cubanos.  Tras sufrir un infarto del miocardio, el general de división Senén Casas Regueiro, viceministro primero y jefe del Estado Mayor General, fue reemplazado en el cargo por el general de brigada Ulises Rosales del Toro ―luego ascendido a General de división―quien ocupaba la jefatura del Estado Mayor del Ejército Occidental.  La plaza vacante fue cubierta por el coronel Pedro Tortoló Comás, un oficial enlace de la secretaría del ministro de las FAR.

Tortoló conquistó al estrellato la noche del 24 de octubre, cuando Fidel Castro compadecía ante la televisión cubana para informarle al pueblo que en las próximas horas los efectivos de la 82 división aerotransportada de EEUU desembarcarían en Granada.  Ante la probabilidad del enfrentamiento con los cubanos, Castro se apresuró en comparar al desconocido coronel con el general Antonio Maceo, el Titán de bronce.

Cuando el AN-26 de la Fuerza Aérea Cubana que le condujo a Granada tocó pista en Saint George, Tortoló ordenó a la tripulación que permanecieran listos en sus puestos y luego se dirigió a la residencia del embajador Juan Torres Rizo.  Entretanto, en el campamento "La Pequeña Habana" cercano al polémico aeropuerto en construcción (Punta Salinas),  se agrupaban más de 700 constructores cubanos, armados con un importante alijo de fusiles AK-47,  ametralladoras RPK, lanza cohetes RPG y un cañón antitanque de 55 mm, incluyéndose abundante parque.

Tras el desembarco aéreo de las tropas estadounidenses, un jeep con las luces encendidas enarbolando una bandera blanca se aproximó a las posiciones cubanas, revelando a través de megáfonos su propósito de parlamentar. Sin embargo, la respuesta fue una andanada de disparos que luego se convirtió en un intenso tiroteo a causa del fenómeno psicológico conocido por "disparos por simpatía", reacción muy común en los combatientes novatos.

"Me pegué a Tortoló, pa' donde fuera él, iba yo", narra uno de los constructores que participó en los combates. "En la noche los francotiradores con sus mirillas inflarrojas hicieron estragos, pronto cundió el pánico y la confusión…  No había otra opción, había que correr…  Fui de los que tuvo la suerte de llegar ileso a la embajada soviética".

También provocó un desmadre nacional el último parte emitido por la misión diplomática cubana en Granada: "Los últimos combatientes se inmolaron envueltos en la bandera, caía así el último reducto defendido por los cubanos".

Cumplía así Su Excelencia Julián Torres Rizo los postulados de la "Ley de Murphy".  Había que enviar la información agradable a las orejas de La Habana. Si el Comandante en Jefe se enteraba que los yanquis habían capturado a 638 combatientes y 86 se entregaron al enemigo por la vía de la rendición incondicional, le hubiera dado un ataque de estreñimiento de "sangre, sudor y lágrimas". 

Treinta años después

Mientras los medios audiovisuales del oficialismo ignoraban la efeméride, donde murieron 24 nacionales, la cadena venezolana Tele-Sur dedicaba un reportaje a la conmemoración en la ciudad de Saint George, con entrevistas a los  sobrevivientes de los sucesos del 25 de octubre de 1983,  fecha oficiada en Granada como feriado por el  "Día de la liberación".

Las videocámaras mostraron el paredón de una fortificación colonial, socavado por los plomazos en donde supuestamente fue ejecutado el premier Maurice Bishop, junto a su esposa y demás cercanos colaboradores de La Nueva Joya, partido de izquierda donde se gestó la sedición desembocada en sangriento golpe de Estado. 

Las vistas incluyeron una relegada bóveda del cementerio de Saint George, con una tarja de bronce a modo de epitafio que enumera a los militares granadinos caídos en los enfrentamientos contra los efectivos de la 82 división aerotransportada.  Además de vistas de las playas atestadas de bañistas y algunas imágenes actuales del controversial aeropuerto. 

En el segmento filmado en Cuba, conducido por la reportera Fabiola López, aparecieron veteranos constructores que participaron en la contienda. Entre ellos,  postrado en una silla de ruedas, Mario Martín Manduca, uno de los civiles heridos gravemente en combate que fue abandonado en el campo de batalla por sus compañeros y fue socorrido humanitariamente por sus enemigos.

Tras su repatriación ―se le asistió en un hospital de Puerto Rico― Manduca echó pa'lante públicamente a "Malanga y su puesto de vianda", un destape de Caja de Pandora por la que Tortoló y el resto de los oficiales fueron sancionados. En su comentario, reveló la existencia de un libro de su autoría con crónicas de la batalla.  Pero como suele ser recurrente, el texto no se encuentra disponible en las librerías nacionales.

Por supuesto que el gran ausente del reportaje fue el excoronel Pedro Tortoló, quizás el más indicado para aclarar las interrogantes que oscurecen el episodio granadino.

¿Si el aeropuerto de Punta Salinas estaba destinado a propósitos civiles, por qué los constructores cubanos estaban armados? ¿Si la misión encomendada al coronel  Tortoló fue "mediar", por qué los cubanos se liaron a tiros con los soldados norteamericanos? ¿Por qué los combatientes que lograron escapar fueron a refugiarse precisamente en la embajada de la URSS? ¿Cuba pretendía llamar la atención del desdeñoso Andropov? ¿Esta fue la misión asignada por el Partido y el Gobierno cubano? ¿Qué carajo fueron a defender los cubanos en Granada?

Lo cierto es que, hoy por hoy, Pedro Tortoló, es una especie de entelequia que probablemente se ha cruzado en nuestro camino manejando un almendrón ―se aclara que no tenía un Lada, sino un Fiat polaquito― o quizás nos ha vendido cualquier  fritanga en un timbiriche cuentapropista. 

Con solo pronunciar su nombre, a manera de estereotipo, muchos simulan arrancar a correr.  Tortoló carga con un estigma ―que si se hace justicia― debe compartir con Fidel y Raúl, quienes durante el asalto al cuartel Moncada corrieron "hasta darse con los calcañales en nuca", dejando abandonados a sus compañeros heridos en combate.

Y como olvidar no es recomendable, debemos recordar que mientras los infortunados veteranos de Granada eran interrogados por los sabuesos de la CIM otros tuvimos la fortuna de ir al Festival de Varadero.  Por aquellos días, cuando en el famoso balneario la música resonaba en todas las esquinas y la cerveza helada estaba al alcance de todos, fue inolvidable la bailadera y gozadera sobre los asientos del anfiteatro, mientras el popular Oscar D'León  gritaba inmerso en la muchedumbre: "¡Dame cable, dame cable!".  

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 50 ]

Imagen de Anónimo

Muchos errores en los comentarios......El jeep con bandera blanca "no lo recuerdo"  y lo que si recuerdo es que con unos altavoces se les explico a los "constructores cubanos" QUE ESA NO ERA UNA OPERACION CONTRA ELLOS;  SINO CONTRA LO QUE OCURRÍA EN ESE MOMENTO EN ESA NACIÓN, etc, etc......A lo que "Tortoló"   contesto AQUÍ NO SE RINDE NADIE.....y no hubo tal escaramusa de tirotéo...sinó una  "PROVOCACIÓN"   a los militares  norteamericanos  y  que según el señor "Manduca" dijo por CMQ Televisión......Cuando explotó el primer cochetazo disparado "CLARAMENTE COMO ADVERTENCIA" (ya que fué dirigido a ellos)  La onda expansiva hizo perder el conocimiento a decenas de "civiles cubanos"  y cuando me desperté...NO VI MAS A tortoló........Claramente la intención  fué "CRÉAR UNA MASACRE DE CIVILES"  como lo dijo "personalmente el monarca cubano"  y  eso yo lo ví y oí con mis ojos y oidos de 82 años (actualmente)  Incluso Manduca  dijo que el le preguntó a Tortoló el porque ellos siendo civiles, tenían que combatir contra un ejercito profesional y dijo que Tortoló le contesto que "la PATRIA no puede en estos momentos enviar recursos para defenderlos y hay que resistir a cualquier precio y mantener este territorio libre del imperialismo yanqui.  Tambien Tortoló lo que dujo fué "COMANDANTE EN JEFE....MISIÓN CUMPLIDA !!!!  

Imagen de Anónimo

Cuando Bishop llegó a La Habana antes de partir a Granada.... ¿recuerda alguien exactamente de donde venía?Por ahi empieza la historia. Mr. Coard, un radical al servicio del G-2, era el hombre de La  Habana por si Bishop les fallaba... A él se le dió la orden de acabar con Bishop cuando llegara a Granada desde Cuba... porque recuerden que antes de Cuba, Bishop había visitado.... adivinen donde... Washinton D.C., Digan lo que digan... nadie sabe realmente lo que habló Bishop con los altos mandos militares norteamericanos en junio del 83. De Washington salió para Cuba... habló con Guarapo... y parece que a este último no le gustó lo que le dijo el popular presidente de esa islita porque cuando el tonto Bishop llega a Granada... ya era prácticamente un hombre muerto... y totalmente desprotegido.La mala suerte de La Habana es que no contaban con la disposición de Reagan de arrancarle la cabeza a la serpiente de cuajo como hicieron con el asesino, traidor y agente Coard.Y ahí se les acabó la tontería de construir un aeropuerto militar del imperialismo soviético con posibilidad de cerrar en Caribe y convertirse en una amenaza para Guantánamo y el Canal de Panamá... entre otras posiciones estratégicas de los hombres libres.

Imagen de Anónimo

 Noto que otros comentaristas estaban también en una clase de preuniversitario cuando se dio la noticia (curioso como dato de demografía de los lectores, muchos andamos llegando a los 50.) Uno de mis profesores del pre  José Martí (de la Habana Vieja) que creo que se apellidaba Garvey y era descendiente de jamaiquinos, estuvo en Granada. Recuerdo que cuando regresó nos hizo una historia fantasiosa de los héroes caídos en combate y un mencionó para nada a Tortoló. Nadie se atrevió a preguntarle. Quizá a todos los que su hubieran atrevido a hacer preguntas indiscretas los habían sacado, como le pasó a uno de los comentaristas. Nosotros lo oímos muy calladitos y después salimos, cada cual guardándose sus propias conclusiones. Sería interesante saber exactamente qué ha pasado con Tortoló. Un periodista estrella que lo busque en La Habana y nos mande un artículo sobre él. Vaya, si es que todavía está en La Habana, porque a lo mejor anda por la Calle Ocho y lo que vende es café cubano en una esquina. Cosas más raras se ven por aquí.

Imagen de Anónimo

Recuerdo a mi profesor Rogelio, en el Pre Leoncio Prado de la Lisa, decir: "El Partido La Nueva Joya es otro amanecer de socialismo en el Caribe" Que ganas tenian los tontos cubanos de llenar a la America de su podrida propaganda.

Imagen de Anónimo

 .....Anónimo 24/10--9,09Gracias por aclararme y ayudarme a limar detalles históricos,sabes que sobre un suceso hay varias versiones y estaba un poco huerfáno sobre la realidad de ideológica de Bernard Coard.si coincido contigo en que ese aeropuerto convertiría a Granada en un verdadero portaviones,entre la caverna del dinosaurio y africa.Saludos.....

Imagen de Anónimo

Inolvidable la frase popular de aquellos tiempos: "SI QUIERES CORRER VELOZ, COMPRA POPIS TORTOLÓ". En Cuba le llamaban "popis" a los tenis, ¿se acuerdan?

Imagen de Anónimo

 "¡Compañero Comandante en Jefe, la misión encomendada por el GOBIERNO, EL PARTIDO Y EL PUEBLO DE CUBA ha sido cumplida!"...las frase entre comillas no debe diferir de la frase original.

Imagen de Anónimo

Muy bueno el articulo, pero hay comentaristas confundidos, el Anonimo-24Oct 2014- 4:05 am sabe por donde iban los tiros,Coard era un radical mas de izquierda que Bischop le parecia poco lo que aquel hacia por eso es el golpe, el areopuerto formaba parte de la etrategia cubano sovietica para el trasiego de armas y se temia del incremento del conflicto centroamericano, ademas servia de trampolin para el tansporte de armas/hombres a Africa;algo que se menciona poco e incluso muchos venezolanos no querian ver, es el ansia que siempre tuvo el biranes por apoderarse de Venezuela, esto los ponia a un paso del zarpaso, la invacion es 6 dias despue, el caribe de habla inglesa en su mayoria estaba preocupado por la violencia del entorno, los EE.UU aprovechan la coyuntura para sacarse la espina y las llamadas de los estudiantes americanos de la universidad de San George preocupados por el golpe y su seguridad, fueron el detonante, Margaret Thatcher no estuvo de acuerdo por varias razones pero el tiempo le dio la razon a Reagan. El pirata de La Habana perdio esta apuesta,pero como enciende velas a dos o tres santos a la vez se gano a Venezuela con la de el Departamento America/Barbarroja y la penetracion ideologica, favorecida por la ingenuidad de CAP y otros de alli, que pensaron que si alimentaban al alacran no los picaria. Daba pena ajena oir a Manolo Ortega hablar de triunfalismo/heroismo/funebre y ver el correteo y las rendiciones a destajo.{Mealejos,primo de Meaposte} 

Imagen de Anónimo

A ver despistao,quien se los iba a quitar,si nadie se los dio.Tu eres bobo tambien ¿o que?el bobo alipio*' 

Imagen de EL DESPISTADO

Por que nadie le quito los grados al coma andante(Claro los que se regalo) cuando casi se le parten los pies corriendo el dia que embarco a los revolucionarios que atacaron el Cuartel Moncada.