Lunes, 26 de Septiembre de 2016
02:28 CEST.
Emigración

'Ningún barco se detuvo, aún cuando podían ver que estábamos desesperados'

Archivado en

Un grupo de migrantes cubanos debió beber su propia sangre y orina después de que falló el motor de su improvisado bote, dejándolos a la deriva en el Caribe durante tres semanas sin alimentos ni agua, según los sobrevivientes que llegaron esta semana a Estados Unidos, informa Reuters.

"Estoy feliz de haberlo logrado, vivo, pero fue algo por lo que nadie debería pasar", dijo Alain Izquierdo, un carnicero de La Habana y uno de los 15 sobrevivientes de los 32 pasajeros del bote.

Seis pasajeros están desaparecidos después de que intentaron nadar hasta la costa, mientras que otros 11 murieron de deshidratación.

"Me siento triste por aquellos que no lo lograron", dijo Izquierdo, sentado a la sombra junto a la piscina de la casa de sus tíos en Port St. Lucie, en la costa este de Florida.

Los sobrevivientes fueron rescatados unos 240 kilómetros al noreste de la Península de Yucatán y estuvieron brevemente detenidos en México antes de que fueran liberados a fines del mes pasado.

Su historia es uno de los desastres de emigrantes cubanos más trágicos en décadas. Reuters habló con varios de los pasajeros y sus familiares en Florida y Texas, aunque algunos estaban aún demasiado traumatizados como para declarar a la prensa sobre la experiencia.

Los cubanos que buscan escapar de la Isla se dirigen cada vez en mayores números hacia América Central y luego realizan un largo viaje por tierra para llegar a Estados Unidos.

El grupo de Izquierdo zarpó desde Manzanillo a comienzos de agosto, pero comenzó a tener problemas a unos 64 kilómetros de las Islas Caimán, cuando la máquina del bote —un motor diésel de automóvil Hyundai unido a una hélice improvisada— falló en el segundo día de travesía por el mar, dijo Izquierdo, de 32 años.

A la deriva

El bote casero de 6 metros de largo, fabricado con láminas de aluminio para tejado unidas con remaches y selladas con telas y resina, navegó a la deriva mientras sus ocupantes intentaban parar a los barcos que pasaban cerca.

"Nadie se detuvo, aún cuando podían ver que estábamos desesperados", dijo Mailín Pérez, de 30 años, otra sobreviviente que se recupera en Austin, Texas.

Los pasajeros lanzaron el motor al mar para reducir el peso e improvisaron una vela con telas unidas con cordel.

Seis de los hombres decidieron nadar hacia la costa de Cuba, aferrándose a cámaras de neumáticos, pero no se ha sabido de ellos desde entonces.

Breves lluvias cada tres o cuatro días brindaron un poco de agua, que era racionada en dosis con jeringas médicas. Una mujer que tenía seis meses de embarazo recibió raciones adicionales.

Uno por uno, 11 pasajeros murieron. Sus cuerpos, con los labios hinchados, eran lanzados al mar y flotaban alejándose del bote, una imagen que una sobreviviente dice la atormenta en sus pesadillas.

El primero en morir fue un amigo de Izquierdo, Rafael Baratuti O'Farrill, un mecánico automotriz de 50 años de La Habana.

"Ese fue el día más triste", dijo Izquierdo.

Después de que se quedaron sin agua, algunos pasajeros comenzaron a beber del mar, al igual que su propia orina. O'Farrill fue uno de varios que además usó las jeringas para extraer su propia sangre para beber.

"Ese fue un error, los que bebieron su sangre se debilitaron. Gradualmente perdieron la conciencia y se desvanecieron", dijo Izquierdo.

Pérez e Izquierdo dijeron que abandonaron Cuba por razones económicas, para hallar un mejor futuro para sus hijos. Izquierdo dejó a su esposa y a dos niños pequeños en La Habana. Pérez se reunió con su marido en Texas, pero también tiene un pequeño hijo y una hija en Cuba.

Ambos buscaron salir legalmente de la Isla, pero se les dijo que podrían pasar hasta 5 años antes de que sus casos fueran decididos por los funcionarios consulares de Estados Unidos.

Pensar en sus parejas e hijos es lo que los mantuvo vivos, dijeron Izquierdo y Pérez.

"Sabía que tenía que ser fuerte por ellos", dijo Pérez. "Me sentía muy débil al final. Tenía miedo de cerrar mis ojos, por si no volvía a despertar", agregó.

Comentarios [ 25 ]

Imagen de Anónimo

OLPL es no sólo desafortunado en las artes literarias, también en sus delirantes comentarios. No tiene arreglo.

Imagen de Anónimo

En el comentario anterior debi poner la "politica" de pies secos pies mojados.

   El Pitirre de Guaracabuya

Imagen de Anónimo

La "politica", que no ley, fue implementada por el presidente Clinton en 1995 despues de la crisis de los balseros de 1994, los presidentes siguientes la han dejado funcionando, es costumbre por razones de etica no deshacer lo que implemento el presidente anterior. La Ley de Ajuste cubano si fue legislada y aprobada en el congreso en 1966 estando el presidente Johnson, en 1965 con el exodo de Camarioca se incremento la cantidad de cubanos sin estatus migratorio y habia que buscar una solucion, en esto influyo mucho la guerra fria, pero tambien la influencia de cubanos que tenian fuertes relaciones historicas que iban desde comerciales hasta de aulas y estudios con muchos norteamericanos que ya estaban posicionados politicamente (no habia legisladores cubanoamericanos todavia). Ha sido un arma de doble filo?; es posible, pero lo de humanitaria no hay quien se lo quite. Donde hubieramos podido rehacer nuestras vidas y criar nuestras familias cuando en nuestro pais eramos parias y no personas?. A veces se nos va la mano queriendo culpar y morder al que nos la dio, y otras en exceso de celo decidimos quien si y quien no, olvidando que todos somos victimas del mismo mal, los ojos hay que virarlos al verdadero culpable que es el regimen mafioso que tenemos alli por 55a~os, a esos y no a terceros son los que debemos culpar. Doy el pesame a esas familias y lamento la muerte de estos hermanos, sin preguntarme cual es el motivo de la huida. Yo lo se. --El pitirre de Guaracabuya

Imagen de Anónimo

Srs el "intelectual" OLPL llego a los EEUU en avion, por eso hsbla asi, y se quedo porque el G2 tine un plan para asesinarlo.

Delirio del Yo.

Estos son los patriotas que se estan enfrentando a Castro.

Imagen de Anónimo

Todos los días me pregunto que hubiera pasado en Cuba de no existir la ley de ajuste, si la gran mayoria de los que están en USA estuvieran actualmente en la isla, qué hubiera pasado de no haber existido ni Camarioca, ni Mariel, ni Guantanamo, ni el Bombo. ¿Estarian los dictadores de Biran en el poder aún?

Mis condolencias y respeto a los familiares de los que murieron, que en paz descancen.

Imagen de Anónimo

Vivo en un lugar de España donde llegan cientos de personas buscando un futuro mejor. Que tristeza que muchas veces se pierda la vida en el intento. Y no entiendo cómo los barcos que los vieron no fueron capaces ni siquiera de acercarse para tenderles una mano.

Ese señor Pardo, por llamarlo de alguna manera ¿vive en Cuba o en el extranjero? Si vive en Cuba, entiendo que repita como un papagayo, si vive fuera y es capaz de expresarse de forma tan despreciable es mejor que regrese a la isla.

Imagen de Anónimo

Para Anónimo - 6 Oct 2014 - 9:58 am. La libertad es siempre y exclusivamente libertad para el que piensa de otro modo. Rosa Luxemburg.

Usted me ha ofendido dos veces, cuando presume que amo a los Castros y cuando presume que de no amarlos debo ser un ignorante, no entiendo, ¿Es que se ofende usted por presumir que no amo a los Castros? Perdone, pero en mi ignorancia no le he entendido muy bien. Lo siento mucho de verdad, máximo porque debe usted ser una persona genial, capaz de hacer un juicio de otra persona leyendo tan solo un par de parrafos sobre un tema, haberme perdido el aplauso y la admiración de alguien como usted de seguro me robara el sueño. No obstante. ¡Viva la libertad de expresión!

Imagen de Anónimo

Ja ja ja ..Crees Anonimo de 11:04 que gritando la palabrita Abajo la ley de ajuste cubano, esta se acaba?.....Te mueres de envidia y rabia; pero la ley continua...

Imagen de Anónimo

realmente no entiendo que motivo a Orlano Pardo a escribir eso.

Imagen de Anónimo

Aquí sólo cabe la tristeza que siento como ser humano de que estas situaciones se sigan produciendo. La injusticia en todos los rincones del planeta cobrándose la vida de personas inocentes que lo único que desean es un futuro mejor para los suyos. Lamentable el comentario del tal Orlando Luis que desde la comodidad escribe tal sarta de tonterias, como si querer vivir se redujera sólo a un salario, como si querer respirar fuese un crímen de lesa humanidad. Además de la profunda tristeza que produce una tragedia de esta naturaleza, este caso debería servirnos de una vez por todas para valorar quién es el que verdaderamente gana teniéndonos tan desorientados y tan desunidos.