Lunes, 26 de Septiembre de 2016
19:11 CEST.
El país que desapareció

Monte, la calle más popular

Archivado en

La Calzada de Monte, que una vez compartió su nombre con los del Horcón y del Pilar en su último tramo, donde ella termina y comienza la Calzada del Cerro, carece de las magníficas casas quintas y residencias señoriales de esta última, excepto en su comienzo en la Calle Egido, donde se encuentra la plazoleta de Las Ursulinas.

Aunque en la época colonial también se le conoció como Príncipe Alfonso, por Alfonso de Borbón, quien sería después rey de España, en los primeros años de la República recibió el nombre de Máximo Gómez, debido a haber entrado a La Habana por ella el invicto general mambí. Sin embargo, se le ha conocido mayormente como Calzada de Monte o, simplemente, calle Monte.

Durante los años republicanos se convirtió rápidamente en una vía preferentemente comercial, sin alcanzar la elegancia de Galiano, San Rafael o Neptuno, siendo la preferida para hacer sus compras por los ciudadanos de menores recursos económicos.

En el número 504 de la calle Egido, donde tiene su entrada principal, pero ocupando toda la manzana de Monte y parte de la de Zulueta, se encuentra el que fuera palacio de los condes de Casa Moré, sus primeros propietarios, y después de los marqueses de Villalba, una sólida construcción de 1872, considerado uno de los más majestuosos palacios habaneros, después del de Aldama en la Calzada de Reina, el cual posteriormente fue ocupado por los Ferrocarriles Unidos, una empresa inglesa,  y más tarde se convirtió en locales de comercios, viviendas y la sede de la Sociedad Cultural Rosalía de Castro. Esta última situó entre los balcones de la segunda planta esculturas en piedra de aldeanas gallegas, las cuales posteriormente desparecieron.

Enfrente, el edificio que fuera sede de la Havana Electric Railway, Light and Power, Co., la cual se dividió en dos empresas, trasladándose la primera —la Havana Electric Railway— hacia una casona en Monte y Ángeles, y quedando la segunda —la Light and Power Co.—, denominada Compañía Cubana de Electricidad, en el lugar, con el valioso reloj Tiffany en su entrada. Al trasladarse esta empresa a su nuevo edificio, construido en la Avenida de Carlos III, el local se convirtió en una dependencia de Salud Pública y hoy, después de abandonado y de ser saqueado, ha sido entregado a la Oficina del Historiador de la Ciudad.

A continuación, aparece un inmueble que fuera propiedad del conde de Lombillo, transformado en una destartalada y sucia ciudadela y, cruzando la calle Zulueta, en el número 51, el edificio en restauración de la que fuera  fábrica de tabacos F. Palacios y Cía., fabricante de las marcas Punch, Hoyo de Monterrey y Belinda, lo que queda del comercio de telas El Telar y, en el número 63,  lo que queda de la popular tienda por departamentos La Sortija, donde nuestras abuelitas resolvían sus necesidades para la costura, hoy desabastecidos, sin aire acondicionado ni otras facilidades. En la esquina de la calle Cárdenas, está el viejo bodegón, convertido en un deprimente tugurio gastronómico.

Más adelante, los locales preferentemente ocupados por estudios fotográficos en los años 40 y 50, cuando las cámaras eran de cajón y con fuelle y se utilizaban los destellos para iluminar, y el célebre pajarito chasqueando los dedos de la mano para atraer la atención del que se retrataba, y a las madres les gustaban las fotos de sus hijos con sofás y butacas de mimbre y perritos de peluche acompañantes, al igual que a las quinceañeras con vestidos largos, las columnas con jarrones de flores y tules. También asistían las novias para hacerse alguna foto artística antes de la boda. Eran los tiempos en que bastaba con una ampliación coloreada o a colores y seis o doce postales para regalar, cariñosamente dedicadas, a los familiares y amistades cercanas.

Más adelante, se encuentran las ruinas del Hotel Isla de Cuba, la tiendas La Francia Moderna, La Isla y La Isla de Cuba. En el 259, la tienda por departamentos La Nueva Isla. En el 301, el Ten Cents, menos moderno que el de Galiano y San Rafael, con su aire de tienda antigua, pero también con aire acondicionado y música indirecta, ahora denominado Variedades Monte, y en el número 305, París Viena.

Enfrente, a lo largo de toda la calzada, el espacio abierto que se extiende hasta la calle Amistad entre Estrella y Monte, donde se encontraba el café Marte y Belona y la academia de bailes del mismo nombre, en la cual cada pieza costaba unos cuantos centavos y cansadas bailarinas esperaban por los clientes, desde hace años demolidos y ocupado el espacio por algunos kioscos. Este gran espacio abierto se engalana con la plazoleta donde se encuentra la fuente y la escultura de la Noble Habana o de la India, como es más conocida, con sus delfines acompañantes que, aunque da su frente al Paseo del Prado, del cual marca su final, siempre ha estado muy cercana a la Calzada de Monte y a sus transeúntes.   

En la década del 50, los edificios de esta zona lucían en sus azoteas enormes anuncios lumínicos, que daban colorido a las noches, y en Navidad sus portales eran ocupados por tarimas sacadas por las propias tiendas y otros vendedores, que ofertaban variados productos de ocasión, asequibles a la mayoría de los bolsillos, llegando a la apoteosis en la noche previa al Día de Reyes, cuando se llenaban de juguetes de todo tipo y precios, con liquidación al costo a partir de las doce de la noche.

En la calle Monte, a partir de la calle Estrella, mucho más angosta, con excepción de La Casa Fraga, proliferaban los pequeños comercios, la mayoría estrechos y profundos con dos vidrieras y aire acondicionado como, en el número 453, la cuchillería La Sin Rival; en el 501, la tienda Punch; en el 651, El Gallo; en el 913, El Alba; en el 1058, La Defensa, y otros, algunos hoy totalmente transformados o inexistentes, muchos convertidos en viviendas precarias, llegando hasta la Calzada de Belascoaín, donde después de rellenada la marisma que allí existía, surgieron los conocidos Cuatro Caminos, con sus bodegones españoles y paradas de ómnibus y tranvías, por bifurcarse en el lugar las Calzadas de Monte, su continuación hacia la del Cerro, la de Belascoaín y la de Cristina.

Cerca de allí, en la manzana comprendida entre Monte, Cristina, Arroyo y Matadero se construyó en 1920 el Mercado General de Abasto y Consumo, un edificio de dos plantas con sótano y un paso a nivel hacia otra edificación de la manzana aledaña, conocido popularmente como el Mercado Único, de  Cristina o de los Cuatro Caminos. Las mercancías entraban allí al anochecer, se distribuían por las diferentes casillas y se vendían mayormente de madrugada y al amanecer. A las once de la mañana cesaban las ventas y se procedía a la limpieza general.

Actualmente, la edificación se encuentra con filtraciones en los techos, bastante deteriorada, desabastecida y sucia.  En el tramo desde aquí hasta la Esquina de Tejas, sobreviven transformados algunos comercios como Casa Grande, La Ideal, La Lucha, Alborada y Casa Mimbre, y los espacios donde existieron otros ya desaparecidos, como El Bodegón de Tejas y la fonda El Globo, están ocupados por ruinas o por edificaciones a punto de derrumbarse.

La calle Monte de hoy no tiene nada que ver con la popular, comercial y bulliciosa de antaño, recorrida entonces hacia abajo y hacia arriba por numerosos compradores o simples curiosos de conocer lo que se ofrecía en sus establecimientos, menos suntuosos que los de Galiano, pero abarrotados de productos a mejores precios.

Con locales convertidos en viviendas, comercios desabastecidos y venidos a menos, sin aire acondicionado ni ventiladores, sin vidrieras o con vidrieras rotas y sucias, maltrato generalizado de sus dependientes, derrumbes, ruinas, aceras destruidas, mugre y ciudadanos de a pie que, presurosos y mal vestidos, cargan con muchas necesidades sobre los hombros y poco dinero en los bolsillos, da vergüenza y tristeza recorrerla.      

Comentarios [ 13 ]

Imagen de Anónimo

Vivi en Monte y Prado frente al Parque de la India al lado del Hotel Saratoga....esto fue hasta  el año de 1970 que me marche para Europa...naci y me crie en esa barriada..como me voy a olvidar!!!!!!...gracias por este articulo

Imagen de Anónimo

No soy de La Habana pero si recuerdo esos nombres. Estuve en Cuba en 2000 y camine un buen tramo por La Habana, Galiano y un poco del Vedado que conocia. Todo es un desastre, como si la ciudad hubiera sido bombardeada. Que trillon de dolares ni ocho cuartos para reconstruir este pais destruido...Agradezco a Fernando Damaso por estos articulos sobre la capital para dar una idea. 

Imagen de Anónimo

Que pena de país, destruído por esos malnacidos.

Imagen de Anónimo

Muchas gracias, por este y otros articulos referente a nuestra isla. Esta nota me llevo a muchos años atras, cuando yo siendo un niño, papa nos llevaba a la calle Montes, a ver los articulos de se exponian para la ventas del dia de reyes, recuerdos ya joven, los "polacos", que practicamente te secuestraban en las tiedas, para venderte sus articulos.Gracias de nuevo por remontarnos a esos bellicimos momentos.

Imagen de Anónimo

El denominador común en esta calle como en casi toda la ciudad es el desastre, la suciedad, la apariencia de una urbe donde recientemente finalizó una cruenta guerra.  Guerra hubo, hay y seguirá contra edificios y personas, mientras no lleguen chinitos de Hong Kong con paraguas a solucionarle su problema a los cubanos. A los que todavía sigan en la isla, porque entre que la gente no pare, otros que se van y el resto envejeciendo y muriendo, polvo y cenizas quedará. (HEREJE33) 

Imagen de Anónimo

Anonimo 10/4/14.- 10:52am Y asi dicen que la Habana esta entre las 7 ciudades mas linda del mundo.

Imagen de Anónimo

La ruina a la que han llegado las calles y ciudadades de Cuba ademas de la infraestructura,acueductos,alcantarillados etc.en este proceso degenerativo a la vista de todos,de los responsables,los Castro, y de los dolientes,el pueblo, es ya irreversible si los Castro se volvieran man'ana nin'os buenos y quisieran devolver el esplendor de la Cuba del 59 seria imposible el costo de reparar los dan'os seria astronomico y donde esta el trillon de $ para eso,en los lineamientos del  PCC no se dice nada al respecto, ni un kilo prieto.

Imagen de Anónimo

Excelente , he leído el artículo y hecho un recorrido en mi mente increíble . Yo nací en el 68 cerca de la esquina de tejas  y muchos de estos lugares los recuerdo y recuerdo con mucha pena ver como todo se fue destruyendo y desapareciendo poco a poco . De veras me ha causado mucha alegría , pero a la vez mucha tristeza .

Imagen de javier monzon velazques

Magnificos articulos! Que continuen. Solo agrego: que en el espacio- pequena plazoleta, frente a las Ursulinas, en el tiempo de la colonia se ejecutaban alli a los condenados a muerte; no recuerdo si ahorcados o en el garrote; el edificio donde estuvo la Cia Electrica paso a ser, ya en epoca de Batista, el Ministerio del Trabajo, hasta los primeros anos del castrato.

Imagen de Anónimo

Lo único bueno de semejante desastre será que cuando regrese la democracia y el verdadero mercado a la isla, será más fácil arrasar con todo y construir nuevas edificaciones.