Viernes, 30 de Septiembre de 2016
01:27 CEST.
Política

Las cajas del sexo suizas y el avestruz cubano

Por estos días la prensa europea y estadounidense reporta sobre otro experimento suizo para controlar la prostitución: las cajas del sexo. El objetivo es sacar la prostitución del centro de Zúrich, crear un ambiente más seguro para las prostitutas y, de paso, cobrarles el debido impuesto por el trabajo.

Las cajas del sexo consisten en una especie de drive-thru o pequeños garajes donde las trabajadoras sexuales pueden negociar sus servicios con los interesados. El diseño está ideado de tal forma que la prostitución tenga mayor protección, sanidad y control social.

El problema de la prostitución es casi global,  pero en Cuba el Gobierno prefiere meter la cabeza en la arena como el avestruz y decir que la prostitución es mínima o no existe. Los suizos no solo han reconocido su existencia, sino que la legalizaron desde 1942.  Esta legalización, además de atacar directamente al tráfico de personas, se focaliza en uno de los peores problemas que trae consigo la prostitución ilegal y que golpea muchísimo a la sociedad cubana actual: la prostitución infantil.

Allá por el año 1991 salió un artículo en la revista oficialista Somos Jóvenes que estremeció La Habana. Recuerdo que estábamos en la Facultad de Artes y Letras de la Universidad para el lanzamiento de un libro cuando se interrumpió la sesión por la algarabía que se creo en la sala. Todo parecía indicar que la glásnost había llegado a nuestra pequeña isla y ese artículo era el primer signo de su aterrizaje.

El artículo estremecía los cimientos de la sociedad "perfecta" en que vivíamos hablando por primera vez de forma abierta y sin timidez de la "jinetera" cubana. Lo más alarmante del artículo era que revelaba lo que ya era de conocimiento público: los jóvenes cubanos alquilaban su cuerpo no para comprarse autos de lujos o hacer vida de hoteles cinco estrellas, sino para comprar desodorantes, una libra de arroz o para resolver todos esos problemas mundanos de una vez y por todas con un pasaporte italiano, español o chileno.

Muy pronto vimos la respuesta contundente de los "estrategas" gubernamentales. Una vez más el Gobierno escogía la estrategia del avestruz.

Por supuesto, enterrar la cabeza en arena nunca funciona ni en Cuba ni en ninguna parte del mundo y esta no fue la excepción. De hecho, al no reconocerse y no regularse esta práctica, la prostitución en Cuba se enterró más en el mercado negro y comenzaron a brotar otros males como la violencia de sexo, enfermedades venéreas y la distribución de drogas duras como la cocaína y la heroína.

Sin embargo, algunos países europeos como Holanda, Alemania, Austria, Suiza, Grecia, Turquía, Hungría y Letonia no tienen alma de avestruces y han decidido regular y controlar en lugar de prohibir y negar.

Las instalaciones suizas que abrieron sus puertas este lunes fueron construidas con dinero público. Según Reuters, la solución "ha costado 2,1 millones de francos suizos (2,2 millones de dólares) su construcción y 700.000 francos suizos (750.000 dólares) el coste de operación anual".

En Suiza se exige que las trabajadoras sexuales se registren en la ciudad donde operan y con las autoridades sanitarias, que le ofrecen controles de salud gratuitos. Se requiere que las trabajadoras sexuales tengan por lo menos 18 años, de acuerdo con el convenio del Consejo de Europa sobre la protección de los niños contra la explotación y el abuso.

Este experimento de las cajas de sexo ha estado en fase de prueba por más de un año y ha sido aclamado como un éxito por los servicios sociales suizos.

A ver si algún día los gestores del Gobierno cubano se despojan de los debates de izquierda y derecha o de los de adentro y afuera, sacan la cabeza de la arena y comienzan a implementar medidas que resuelvan problemas sociales con creatividad e innovación, en lugar de prohibir y negar su existencia.

Comentarios [ 13 ]

Imagen de Armienne la Puta

Sobre la prostitución hay dos puntos de vista, el abolicionista y el regulador. A pesar de las maravillas que se han hablado del modelo abolicionista sueco que consiste en penelizar al cliente, la realidad es que este método no ha funcionados hasta el punto de                el parlamento europeo después de larga deliberaciones y de protestas de organizaciones de putas no lo ha adoptado.

La realidad es que cualquier tendencia abolicionista esta condenada al fracaso como toda política totalitaria. Muy sencillo, el abolicionismo convierte la prostitución en un delito y crea el caldo de cultivo para el desarrollo de una mafia y del tráfico y la esclavitud sexual. Ignorar la prostitución como sucede en Cuba se comporta de manera similar.

La tendencia reguladora, que consideraría a las putas como trabajadoras con derechos y deberes sociales tiene más puntos positivos. Uno de ellos es alrededor de un 80% de las putas lo son porque de san serlo y ejercen el oficio de manera voluntaria! el otro es que reduciría dramáticamente los casos de proxenetismo! de tráfico y de exportación sexual.

Un ejemplo de la reducción de la explotación sexual es que 9 de cada 10 casas son detectados por putas que lo reportan a la policía.

Imagen de Orlando Luis Pardo Lazo

"allá por el año 91" fue un quinquenio antes de 1991, y en términos simbólicos fue un quinquagenio antes, en pleno comunismo soviético de los 80s:

“El caso Sandra”; en: Somos Jóvenes, n.º 93 94, La Habana, septiembre, 1987.

Imagen de Anónimo

Cuando estaba en la Univesidad las mamitas se jineteaban a los Palestinos y hasta los negrones africanos por coba y no les importaba que le gritaran piolas por las ventanas. Esto fue antes del turismo.

Imagen de Anónimo

El artículo que se menciona aquí publicado en la revista Somos Jóvenes fue "El caso Sandra" escrito por luis Manuel.  Y después esa revista fue muy vigilada y censurada. Más nunca pudieron publicar nada críticocrítico

Imagen de Anónimo

Pero cuánta mentira!!! En Cuba no hay p.u.t.a.s., sólo "finas" damas de compañía...

Imagen de Anónimo

FCeldesleal

Jineteras y pingueros

Imagen de Anónimo

Anonimo de las 9:45 am, en Cuba existen prostitutas y jineteras, estas ultimas muchas veces son hasta profesionales: doctoras, licenciadas, enfermeras graduadas de nivel superior y se enfocan, mas que nada, al turista extranjero. De ellas hay infinidades en la isla como una forma mas de salir huyendo del pais casadas con un canadiense, un italiano o un frances...

Las jineteras se enfocan mas bien hacia los dolares. Por otro lado estan las putas de nuestra Habana, esas que se entregan a un cubano con algun dinero o que les puedan resolver, sobre todo, un plato de comida porque pasa hambre.

La jinetera es de mucho mayor nivel, es el nuevo tipo de puta creada por Fidel Castro, la prostituta de nivel superior, incluso con bastantes conocimientos academicos. 

Imagen de Anónimo

Para tomar medidas de beneficio social o economico del primer mundo hay que contar con  gobernantes que tengan la capacidad intelectual de los gobernates del primer mundo.

Imagen de AdelaCuba

Perdón pero creo que la actitud de ignorar el problema es exactamente lo describe el articulo. La prostitución no solo de mujeres también de hombres; es uno de los grandes problemas de la sociedad cubana. Estamos en el siglo XXI no creo que esa profesión lleve al país al desarrollo. Los dirigentes feudales jamás reconocerán el problema pues eliminar la prostitución, fue uno de sus temas icónicos. Como lo fue la igualdad de masas y otros los cuales han fracasado igual. Cuba tiene varios problemas y reconoce ninguno. Empezar aceptando los varios asuntos pendientes sería muy buen comienzo. Los jóvenes necesitan una buena formación para obtener un mejor futuro.  

Imagen de Anónimo

 este es el problema de todo el que habla de cuba.siempre van  a los extremos, que tiene que ver que haya prostitutas o no,con tantas cosas interesantes de que hay que hablar ,se ponen a hablar de esto ,es criticar por criticar.la  prostitucion es lo mas normal del mundo ,siempre ha existido y siempre va a existir y mas en cuba donde existen tantas carencias, de hecho, comparado con otros paises en cuba hay mucha menos prostitucion,en fin , ya cai en la misma tonteria.