Miércoles, 28 de Septiembre de 2016
14:15 CEST.
Sociedad

¿Estamos sugestionados?

A veces me llega la idea escalofriante de que la inmensa mayoría de los cubanos está bajo el efecto de una sugestión.

No tengo una explicación menos truculenta para tanta incoherencia.

En los medios se subraya la necesidad de la higiene, se ven avionetas sobre la ciudad fumigando las áreas al aire libre, se hostiga a la población con fumigaciones directas que invaden nuestra tranquilidad, privacidad, en un aparatoso performance de desinfección. Mientras, montículos de basura se propagan en el espacio físico… y en el tiempo. La gente coopera con la extensión de los montículos añadiéndole todo lo que le sobra: desde muebles desvencijados hasta almohadillas sanitarias usadas.

En la última asamblea de rendición de cuentas de mi circunscripción, la doctora de la familia enfatizaba la necesidad de fumigar y de que se chapeara porque "hay mucha hierba".

Yo miraba los raudales de objetos anegando las áreas verdes (muchos capaces de almacenar agua) y me preguntaba si era yo la única que los veía. Al mismo sitio donde se improvisó la reunión, llegaban los asfixiantes miasmas del basurero.

Caminar por La Habana (en cualquier municipio), equivale a que el olfato sea golpeado con las emanaciones de aguas albañales, orines y heces. (Hace un tiempo vi un excremento depositado en el umbral de una puerta lateral de la Universidad de la Habana. Permaneció ahí hasta que se secó.)

Ahora se expande la noticia acerca de un caracol (Achatina fulica) traído de África por un nigeriano para una ceremonia de la religión yoruba. La especie se ha propagado y es portadora de parásitos que pueden causar una enfermedad con frecuencia letal: la meningoencefalitis. Y una vez más se arremete contra la población con fumigaciones y alertas sanitarias. Pero en toda la campaña de alarma, en ningún operativo oficial, he visto que se toque el tema de los perjuicios que están creando estas prácticas traídas por nuestros ancestros africanos.

Contra el sacrificio de animales

Hace unos años, entrevisté a un babalawo para el sitio Havana Times: él mismo se mostraba decepcionado del rumbo que había tomado la práctica generalizada de su religión, y su visible degradación.

Me sorprende que en todos estos circos oficiales de higiene no se mencionen tampoco las ofrendas que minan esquinas, parques, costas y playas (que no son de interés turístico). Ofrendas que invaden la arena y permean el aire de emanaciones pútridas, de cuerpos en descomposición.

He visto animales sacrificados en los lugares más céntricos; la gente acepta este otro indicio de decadencia como los tantos otros: con total indiferencia. No se piensa en que resulta repulsivo e innecesario, que afecta la estética y la higiene pública, que es un ejemplo de violencia y crueldad para los niños.  

Cada vez es más común ver personas que se han "hecho santo", actuar con ostensible prepotencia, y el color blanco de su vestidura (símbolo de pureza), no les impide mostrar su grosería. Muchos creen que objetivamente, sus dioses los mantienen a salvo del fruto de su arbitrariedad. No es tampoco un secreto que el ritual ha devenido en símbolo de jerarquía social.

El dato del caracol importado es la gota que colma el vaso, pero nadie se pronuncia.

Existe el criterio popular de que si alguien está enfermo y la ciencia no ofrece una solución, los mismos médicos le recomiendan al paciente, o acompañante, que recurra a un "brujero"; muchos de los ateos más férreos han cedido al intento llevados por la desesperación. Otros tantos que no practican estos cultos temen activar la animadversión de sus practicantes y ser blanco de hechizos destructivos.

Me pregunto si es esta la causa del hipnotismo. Quiero decir, que la superstición sostenga este silencio de no hablar de tomar medidas contra los practicantes sin conciencia cuya fe está afectando a ojos vistas la salud pública. O si los dividendos que aporta esta cultura como atracción turística serán suficientes para compensar las víctimas, costear atención médica, medicamentos, y verdaderas campañas de salubridad.

Conozco de cerca el recelo con que han sido recibidos por el Gobierno algunos cultos y especialmente los grupos que siguen prácticas de yoga (no el Hatha Yoga que fue despenalizado por su funcionalidad terapéutica). Filosofías que no practican ninguna matanza y cuyos principios son elevar la ética, practicar la compasión, la tolerancia, el respeto incluso al orden social establecido, y priorizar el progreso espiritual individual.

Y no hablo de los tiempos en que hasta la religión yoruba era penalizada con discriminaciones y acosos. Hablo de la época de la visita del papa Juan Pablo II, cuando se realizó la primera misa católica en la Plaza de la Revolución. Cuando se despenalizó de los medios la palabra "Dios".

Vertientes del protestantismo cristiano que practicaban el ecumenismo apoyando a algunos de estos grupos de yoga, fueron advertidas de que eran "grupúsculos de desafectos al sistema". Ninguno (a excepción de la Kriya Yoga, que fue fundada por Paramahansa Yogananda antes de 1959), tuvo o tiene un "templo" oficial; y su desarrollo enfrenta desde dificultades logísticas hasta infiltraciones de la Seguridad del Estado que generan conflictos internos y a veces hace colapsar los proyectos.

En la Edad Media las cacerías de brujas fueron performances de horror que mantenían a las multitudes hipnotizadas, incapaces de expresar la verdad, o incluso de discernirla.

La sugestión pasó y se hizo visible (aunque siempre lo fue), que eran manipulaciones de las enseñanzas de Jesús, con el propósito de mantener el control político, como cualquier gobierno. Las enseñanzas reales siempre estuvieron disponibles, a través de textos que se salvaron de la destrucción, y de la "corrección".

Lamentablemente, todavía la "sugestión", impide que se procese con todo el peso de la ley crímenes de pedofilia en sacerdotes cristianos. O permite que el poder de la Iglesia obstruya la puesta en vigor de una ley a favor del matrimonio homosexual.

La parte del hechizo que pesa sobre Cuba en forma de la extendida religión yoruba (su degeneración, aclaro, y prácticas similares que involucran matanzas de animales), nos está haciendo pagar bien cara nuestra apatía.

Quién sabe, cuando la gente despierte al fin, cuál será el saldo total.

Comentarios [ 17 ]

Imagen de Anónimo

El anónimo 22 Sep. 2014 -5.33 pm: Este comentarista en su paranoia nos cuenta 'Atrás quedó la medicina con base científica y al alcance de todos'.solo le faltó referirse que cuando dice todos él se refiere a los moradores de Miramar y El Contry Club de La Habana,claro que si le dabas el voto al político de turno podias aspirar a una cama en el hospital Reina Mercedes convertido hoy en la Heladeria Copelia del Vedado.

Imagen de Anónimo

No hay que culpar a las víctimas, exculpando al victimario. Estas -como tantas otras que aqui se mencionan y que forman parte de la degradación, la falta de decencia, la poca honradez, el no-civilismo, el no-apego a las normas de convivencia social y un largo etc- son las consecuencias y no las causas del desastre que es hoy Cuba. Es lo mismo -y sería un error mayúsculo- que culpar a los judios que sobrevivieron a los campos de concentración, porque tuvieron que comer sus propias heces fecales y beber sus orines para no morir de inanición y no a Hitler. O, para llevarlo a nuestro contexto, culpar a los tiburones que se han tragado a decenas de miles de balseros cubanos en el Estrecho de la Florida y no a la dictadura que ha avasallado durante más de 55 años a casi todos sus ciudadanos.

"Generoso Acosta" -un 'apodo' que escuché hace poco de un médico cubano y que me parecio genial para definir a Fidel Castro- es el gran culpable. Contra él -el dueño de la 'finca'- es contra quien debe ir no sólo nuestro odio, sino también nuestro más absoluto desprecio.

Imagen de Anónimo

¿Pudiera explicar el articulista que fue lo que quiso decir cuando escribió "performance de desinfección" y "performances de horror"? Si se busca el significado de "performance" en el Diccionario de la Real Academia Española, resulta que esa palabra no existe en el mismo. ¿No hay editores o revisores de edición en Diario de Cuba? ¿No es posible escribir artículos que usen el idioma que todos entendemos para que puedan comprenderse las ideas que se intenta comunicar? Al final no queda muy claro si "estamos sugestionados", pero lo que sí parece es que el uso, a todas luces innecesario, de palabras ajenas a nuestro idioma no facilita que nos entendamos mejor.

Imagen de Anónimo

asi quieren democracia y atacan todo lo que no esta en su hipócrita sintonia. Tremendo futuro nos espera

Imagen de Anónimo

Ex-Cuba.

Imagen de Anónimo

Es  que el Granma  da  justificaciones  de  todo,pero  no  explica  las  montañas  de  basura  en  toda  La Habana por no  nombrar  el interior  del pais.Que  hace  el pueblo  con  matener su casa  limpia  a toda  costa si en la  esquina  tiene un  basurero lleno  de moscas  cucarachas y ratones.Es el  cuento  de la  buena pipa...todo es la degradacion  moral  del regimen  de  los  Castros.

Imagen de Anónimo

Excelente articulo

Imagen de javier monzon velazques

No es sola la santeria la que ha perdido valores; dentro del catolicismo vimos recientemente como se efectuo una actividad en una Iglesia, donde se canto y bailo al ritmo de canciones no muy religiosas, como si estuvieran en los Jardines de la Tropical. Lo que ha degenerado es el ciudadano, por causa del Sistema politico imperante.

Imagen de javier monzon velazques

El origen de esa degeneracion de las costumbres y de las religiones, es el mismo que el de todas las desgracias y atrasos del Pais. Eso que la vida se volviera cruz, eso tiene un nombre, Fidel Castro Ruz.

Imagen de Anónimo

El país que se enorgullece de su condición de potencia médica es una rara mezcolanza de  santería, brujería, prácticas esotéricas, uso de brebajes, etc. Atrás quedó la medicina con base científica y al alcance de todos. Capitalismo salvaje, oscurantismo peligroso y exportación de servicios médicos es lo que va quedando. Ah…, vamos a la consulta de Tomasen o al curandero de Ciego de Ávila…, allá te operan. Articulo completo: ¿Qué es lo que va quedando de la medicina cubana basada en la evidencia?. Medicina Cubana Blog