Jueves, 29 de Septiembre de 2016
08:24 CEST.
Colombia

El segundo grupo de víctimas del conflicto colombiano ya está en La Habana

Archivado en

Un grupo de doce víctimas del conflicto colombiano, en el que están sobre todo representados los afectados por secuestro, desaparición y violencia sexual, aterrizó en La Habana, donde participarán en los diálogos de paz con las delegaciones del Gobierno de Colombia y las FARC.

La comitiva fue recibida por miembros de las dos delegaciones de paz y representantes de los países garantes del proceso, Cuba y Noruega, informa EFE.

Por parte del Gobierno, asistieron las integrantes de la delegación Nigería Rentería y María Paulina Riveros; mientras que por las FARC lo hicieron "Victoria Sandino" (alías de Judith Simanca) y "Marco León Calarcá" (alias de Luis Alberto Albán).

Entre la delegación de víctimas que asiste a La Habana, figuran afectados tanto de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), como de las fuerzas del Estado y los paramilitares, así como por la acción conjunta de todos estos grupos.

Nueve de las doce víctimas son mujeres, lo que "refleja una dura realidad de este conflicto armado, que las mujeres y las niñas han pagado el costo más alto", dijo en Bogotá el coordinador residente de la ONU en Colombia, Fabrizio Hochschild, al dar a conocer la identidad de estas.

La ONU y el Centro de Pensamiento de la Universidad Nacional, con la colaboración de la Conferencia Episcopal, han sido los organismos encargados de elegir la composición de las cinco delegaciones de víctimas que está previsto que viajen a La Habana.

El pasado 16 de agosto, un grupo de víctimas se sentó ante las dos delegaciones de paz por primera vez en todo el proceso, una experiencia que fue calificada como "fundamental" para el éxito de los diálogos por las dos partes en conflicto.

Sin embargo, hubo críticas por parte de algunos sectores de la sociedad colombiana sobre la selección de los integrantes.

En más de cinco décadas, el conflicto colombiano ha dejado más de 6,5 millones de víctimas, con 220.000 muertos, unos 25.000 desaparecidos, 5,7 millones de desplazados y 27.000 secuestrados.