Sábado, 1 de Octubre de 2016
01:17 CEST.
Santiago de Cuba

Procesión democrática

En la noche del 7 de septiembre se celebró en la ciudad de Santiago de Cuba la procesión de la Virgen de la Caridad del Cobre, tradición retomada hace seis años y que resulta una festividad religiosa concurrida y abierta donde se citan los amantes de esta patrona, más allá de sus creencias religiosas.

A los dirigentes de la Iglesia Católica no les hacen falta los anuncios en los medios de comunicación ni las pancartas rimbombantes del régimen, el efectivo boca a boca de la población reúne de manera espontánea a miles de santiagueros que hoy expresan su amor por la patrona de Cuba.

La masiva y libre afluencia actual solo es comparable a las que ocurren durante las invasiones de las congas. Los santiagueros se agolpan al paso de la Virgen en las aceras para, después, unirse a la comitiva.

La procesión se inició con una alocución del arzobispo Dionisio García desde el balcón del arzobispado de la ciudad, frente a la Plaza de Marte. Después se recorrió la calle Enramadas hasta la catedral, ubicada en el parque Céspedes. Se realizaron cinco paradas dedicadas a la oración y a peticiones de paz, unión y fraternidad para la familia, los cubanos y el mundo en general.

Al arribo de la Virgen al parque Céspedes se celebra un festejo donde se funden el fervor religioso con tradiciones culturales autóctonas. De muestra la excelente fusión del coro arquidiocesano con la percusión y los cantantes del Conjunto folklórico Cutumba para cantarle a María la del Cobre.

La festividad culminó con el himno Veneración, y los asistentes, como un coro gigante, cantando: "y si vas al Cobre, quiero que me traigas…", en franco reconocimiento de una fe reprimida por medio siglo.

La procesión de la Virgen de la Caridad es otra vez uno de los ritos distintivos de la ciudad de Santiago, y aunque las autoridades mantengan un silencio ominoso sobre el tema, negándose a su difusión y tratando de opacar la fiesta con pretendidas cabalgatas para convocar celebraciones políticas que premian con fiestas (borracheras) populares, la Caridad, con sus cuatrocientos años de existencia, se impone en el amor y el respeto de  todos los cubanos.

Miami: El exilio celebra el día de la Virgen de la Caridad del Cobre

Comentarios [ 6 ]

Imagen de Anónimo

Menos mal que no regresan a los actos de repudio, a la abyecta negacion de sus principios, o a gritar paredon.

Esas tiernas practicas revolucionarias y el materialismo hundieron al pueblo de Cuba en la miseria. 

Imagen de Anónimo

Uno de los signos mas significativos de la decadencia social e intelectual de la nacion cubana es el renacimiento de la religiosidad, particularmente en las capas mas pobres de la sociedad. En un mundo que progresivamente evoluciona hacia un entendimiento inteligente y por ende cientifico del universo, los cubanos en cambio regresan al ridiculo teatro del culto por lo divino. Como si tantas decadas de culto no le hubiesen demostrado lo risorio que es creer por fe en lugar de apreciar por razon.

Imagen de Anónimo

Poco a poco los cubanos recuperaran lo que tenian antes de 1959...

Imagen de Anónimo

oye hermano: Lo de Parraga es intermitente. Unas veces se hace y otras no.

Soy del barrio y se lo que te digo.

Imagen de Anónimo

En la habana desde hace unos años sucede lo mismo con Santa Barbara en Parraga.o sea que eso no lo lograron las DAMAS DE BLANCO

Imagen de Anónimo

Si no hubiera sido por la UNPACU y las no hoy Damas de Blanco que ahora se llaman Ciudadanas por la Democracia, NO hubieran podido estar en la calle tantos y tantos ciudadanos Santiagueros.

Quien logra eso en La Habana?

Hasta ahora, nadie!!!

La verdad que UNPACU esta haciendo un muy buen trabajo!!!