Lunes, 26 de Septiembre de 2016
14:00 CEST.
Opinión

Randy y Descemer, bailando

Hay una nueva clase de artistas cubanos, músicos mayormente, que en cualquier entrevista empiezan por anunciar que no quieren hablar de política. Tienen delante un micrófono y, si no hay otros músicos que los escolten, viendo que la cosa no es de cantar, avisan que no quieren hablar de ese tema.

Qué cosa más rara, podría pensarse, ¿y por qué no quieren hablar de algo tan sabroso? Bueno, es que hay un cansancio, eh. Fueron muchos años prometiendo a gritos que uno sería asesino, fotogénico, asmático y con una boina estrellada embutida en la melena. Esas mismas manos que ahora rasguean cuerdas o apachurran teclados habrán tenido que batir mucha banderita bajo el sol primerodemáyico. Así que concedido por el bien de la conversación: no se hable de política.

La entrevista discurrirá entonces por otros vericuetos. De celebrarse en otro país, podría incluso ocuparse de chismografía y vida sentimental, pero en Cuba de la chismografía y la vida sentimental se ocupan en exclusiva el canal televisivo CDR y la emisora radiofónica G-2.

¿Y qué queda como tema de conversación cuando no se habla de política? ¿Música? ¿Arte? Al parecer, ninguno de esos temas consigue despertar el interés del público general. Por tanto, existe este esquema: el entrevistado ve el micrófono y avisa que no va a hablar de..., el entrevistador acepta ese requisito y pasa a preguntarle qué tal se siente ahora que ha vuelto a actúar ante público cubano. Y ahí mismo se desinfla la precaución pactada, porque ya están los dos hablando de lo que no querían hablar.

Y es que es necesario aclarar que estos artistas de los que hablamos fuéronse alguna vez, han vivido lejos como exiliados, quedados o distraídos, y ahora responden preguntas dentro de territorio nacional cubano. Qué extraña la vida, ¿verdad? Un día uno se va y otro día regresa… ¡Esta vida loca!

Manolín, Issac Delgado, Kelvis Ochoa, David Torrens, Raúl Torres, Tanya, Pancho Céspedes, Descemer Bueno…  Regresan a Cuba, de visita o de residencia, y enfilando Boyeros avisan que ni una palabra. De política, nada. Aunque ya se sabe que una cosa dispone el viajero y otra el aduanero, y en este preciso instante lamento no recordar el nombre del filósofo que escribió aquella frase de que a él no le gustaba la política, pero que él le gustaba a ella. ¿Fue Nietzsche? ¿La Rochefocauld? ¿O Gorki Águila?

Les preguntan a esos músicos qué sienten dentro de ellos cuando son manos cubanas los que los aplauden, y caen redonditos en la trampa. (Bueno, ya estaban en la trampa, ellos son su propia trampa.) Hablan entonces, invariablemente, de haber recuperado a su público natural. Qué extraña la vida, ¿verdad? Un día uno es naturalmente censurado y otro día es naturalmente entrevistado, avisa uno que no hablará de política y termina hablando precisamente de política...

El más reciente de estos repatriados, Descemer Bueno, pretendió como los otros mantenerse al margen de los temas políticos y arremetió en su entrevista contra el causante de todas las dificultades cubanas, el culpable del desencuentro entre su música y el público natural de ella. Aquello que, cruzando a Moraima Secada con la Ñico López, podría enunciarse así, hablando del imperialismo yanqui: "Ese que está allí, es el culpable de toda mi agonía".

Descemer Bueno extendió sus convicciones hasta la fuerza del ejemplo, y recordó cómo en su casa no habían podido beber ni siquiera un jugo de fruta por culpa del bloqueo norteamericano.

Curiosamente, por estos mismos días otro artista al que tampoco le gusta hablar de política propuso también un ejemplo doméstico que explica las dificultades por las que atraviesa el país. Randy Alonso (sin relación familiar con Pacho, Pachito, Alicia, Alberto o kinikini o pachuco alguno) divisó el Apocalipsis en la falta de jabitas de una tienda en divisas donde comprara un litro de aceite.

Descemer Bueno tuvo a bien admitir en su entrevista que Cuba tenía también parte de responsabilidad en tantas vicisitudes como se han vivido. Cabía esa posibilidad, sí. Y, en caso de considerar tan delicado punto, cabría  preguntarse si, del mismo modo que la falta de frutas es resultado del bloqueo imperialista yanqui, la falta de jabitas apuntada por Randy Alonso no constituye señal segura del aporte isleño, autóctono, a la crisis del país.

En esas estaba yo, colocando el jugo que no hubo dentro de la jabita que no dieron, cuando me asaltó esta tremenda (por no decir genial) ocurrencia, que aquí dejo como atendible propuesta. ¿Por qué, tan cerca como están ambos en geografía y talento, tan iguales en su deseo de no hablar de política, no se empeñan Descemer Bueno y Randy Alonso en componer e interpretar un tema de pegada, tal como hizo Descemer con Enrique Iglesias?

Al fin y al cabo, ¿qué tiene Enrique Iglesias que no tenga Randy Alonso?

Randy y Descemer... ¡qué par de nombres para una exitosa fórmula comercial! Propongo que no falte el aporte de Gente de Zona en ese tema, y que su estreno ocurra en el más estelar de los programas musicales de la televisión cubana: "La Mesa Redonda".

Descemer Bueno: 'El bloqueo, más que política, es un capricho'

El músico habla sobre su regreso a Cuba, el éxito del tema 'Bailando', y sus nuevos proyectos.

Comentarios [ 33 ]

Imagen de Anónimo

Genial! Divertido y real este articulo! De solo imaginarme a Randy Alonso (mas conocido entre mis conocidos por: "Corduroy") cantando en la Mesa Retonta sus pesares por la falta de jabitas q venden en la calle a peso! jeje

Imagen de Anónimo

el comentario, que tiene razón, está sabroso de leer, gracias

Imagen de Anónimo

Después de leer este artículo y los comentarios que vomitan muchos foreros me reafirmo en la idea que 'LA ENVIDIA' es el plato fuerte de los cubanos que emigran y no llegan a nada por lo que viven frustrados.esa es mi conclusión y sin que nadie se ofenda reflexionen.

Imagen de Anónimo

Magnifico  articulo...genial!!!...Felicidades al comeclariam es muyyy....buenoooo....

Imagen de pedro

Mientras no era nadie vivia alli , el bubarron de alexander otro descarado mas  a costa de usa viven y en cuba especulan que son millonarios con el chivaton de etico pmm, me da pena que vayan a verlos y paguen sus comciertos

Imagen de Anónimo

descemer, un compositor mediocre, con canciones que pegan pero con letra que no dice nada y estribillos repetitivos, que ni de lejos se puede comparar con silvio o pablo, que como personas dejaran mucho que desear pero como poetas y compositores son geniales demuestra su simpleza diciendo un estupidez enorme y en el peor momento posible ¿acaso se acabo el embargo llamado bloqueo por los comunistas cubanos? porque ahora se puede tomar uno un zumo por cualquier calle de la habana u otro lugar de la isla, no se podia tomar antes porque el sistema que nos aplasta hace 56 años no permitia que nadie trabajara por cuenta propia y hacia que miles de toneladas de frutas y viandas se pudrieran en los campos de cuba, descemer, sigue bailando pero no ladres poe favor

Imagen de Robustianoellibre

Randy y Descemer estrenan pronto "Jabita donde estan los mangos"

Imagen de Anónimo

En algún lado leí o escuché, que su nombre artístico es el de su mamá, pero al revés. Parece que de ahí le viene la manía de decir las cosas al revés, distorsionar las realidades, cambiarles el sentido, faltar a la verdad, desdibujar los hechos, disfrazar las evidencias, MENTIR POR COBARDÍA. Pero, si el férreo e injusto bloqueo sigue ahí, inmóvil y estático; ¿no entiendo cómo ya puedes tomar jugos de frutas tropicales? Será que los americanos ya dejan parir a las matas de mangos, naranjas y chirimoyas? La verdad que no entiendo nada Descemer. Yo creo que el que tiene alzheimer eres tú, bro.

Imagen de Anónimo

Desmecer mece su discurso de orilla a orilla, La Habana-Miami, para sólo merecer una sonada carcajada y desmerecer el aplauso.  El embargo acabó con los mangos y las naranjas.

Imagen de Anónimo

DESCEMER HOY SACARON OFERTA 2x1 DE JUGO DE MORINGA EN EL WALMART DE HIALEAH, SIN BLOQUEO......SERA DESCARAO ESTE TIPO!!!!!