opinión

Delirio y nostalgia

El radicalismo que se propaga en los predios del Foro de Sao Paulo no es una opción realista.

Por estos días, desde tierras bolivianas, se observa con mayor nitidez el centelleo de la hoz y el sonido bronco del martillo.

Allá en La Paz, más de 650 representantes de la izquierda que se niega a abandonar los límites de la ortodoxia, ponen al capitalismo mundial en la diana y le tiran a boca de jarro.

El linchamiento se lleva a cabo en los predios del Foro de Sao Paulo, el cónclave fundado en Brasil en 1990, a raíz del derrumbe del campo socialista.

Entre los temas a debatir en las reuniones, figuran el proceso de paz en Colombia, la problemática de los fondos buitres y el derecho a la soberanía de las Islas Malvinas en Argentina; el reclamo de Bolivia por una salida mar, la denuncia del gobierno ecuatoriano contra la petrolera Chevron por daños ambientales y el "bloqueo" de Estados Unidos a Cuba, entre otros.

La vigencia de este espacio en que se reciclan las viejas ideas del patrimonio marxista-leninista, refleja la tendencia cada vez marcada de decenas de líderes políticos y sindicales, académicos, literatos e integrantes de la sociedad civil, fundamentalmente de los países de la América hispanohablante, por articular un mundo bajo la égida del llamado socialismo del siglo XXI.

Con mucha retórica y argumentaciones de escaso valor conceptual se desdibujan las fronteras de lo que sería la materialización postmoderna del ideario que solo ha servido para engrandecer egos y satisfacer caprichos.

Esa izquierda que propugna la emancipación de las tenazas del capital, la igualdad de clases y la prosperidad para todos, es la misma que le allana el camino a los dictadores y contribuye a entronizar  el caos.

Según las teorías que funcionan como anzuelo para cazar tontos útiles y cínicos de la peor ralea, la pobreza se acaba con la eliminación de la propiedad privada y el control estricto de los medios de producción por parte del Estado.

El plan también contempla el tiro de gracia al multipartidismo y a la libertad de prensa.

En Sao Paulo se levantan las voces por una revolución imposible. Es muy difícil que esas ideas lleguen a materializarse en la magnitud que aspiran sus organizadores.

Por lo menos esa izquierda que apuesta por el radicalismo y sueña con revoluciones que pongan de rodillas a Occidente, tiene allí un ámbito de lujo para hacer catarsis.

Los asistentes deben sentir tristeza por la ausencia de Fidel Castro y Hugo Chávez, dos caudillos que avalaron con sus discursos la necesidad de construir un imperio administrado por el proletariado.

No hay dudas de que los participantes regresarán a sus países sonrientes y con nuevos bríos para continuar su lucha por una Patria Grande.

Es paradójico que el odio al capitalismo, y sus valores, sea más relativo de lo que pudiera estimarse.

Fidel, Raúl Castro, Daniel Ortega y Nicolás Maduro, por solo mencionar a algunos de los líderes más sobresalientes dentro de esa corriente de pensamiento, son ejemplos de la doble moral.

En público parecen consecuentes con la austeridad que proclaman. Sin embargo su estilo de vida excede el poder adquisitivo de sus presidenciales salarios.

Se presume que, en conjunto, las fortunas de Fidel y Raúl Castro superen los 1.000 millones de dólares. Ambos hermanos tienen decenas de mansiones a lo largo y ancho de la isla de Cuba, y sus despensas están atiborradas de productos fabricados en el primer mundo.

Así que esos dardos que lanzan contra el establishment norteamericano y sus aliados, son artificios para desviar la atención de su latrocinio a expensas del cargo que ocupan.

El radicalismo que se propaga en los predios del Foro de Sao Paulo es una pose de moda. Un remedio para calmar las frustraciones de quienes todavía lloran la pérdida de la Unión Soviética. Nunca una opción realista.

Comentarios [ 4 ]

Imagen de javier monzon velazques

El Foro de Sao Paulo es una letrina, heredera de las doctrinas mas extremistas inoculadas por los procomunistas, en los mejores tiempos del aun vivo pero obsoleto, Movimiento de Paises no Alineados. Sus ideologos: Fidel, Chavez, y el "comunista bueno" Lula, quien solo es bueno porque el Ejercito no le dio la oportunidad de ser malo; aunque no fue tan bueno como para dejar de robarse hasta los clavos en Brasil.

Imagen de Anónimo

El Foro de Sao Paulo, si reflexionamos un poquito es FASCISTA DE PIES A CABEZA. Todos esos comunistas son fascistas de izquierda, que incluso estan dispuestos a unirse a los fundamentalistas islamicos para acabar con el capitalismo y la cultura occidental. Tiempo al tiempo

Luis B.

Imagen de Anónimo

Anónimo 11:20am: Y no solo que quien hubiera imaginado al régimen cubano involucrado en todos esos menesteres, apoyando y en cierta forma financiando a esos candidatos izquierdista, sino que todavía hay quien no lo cree y por simpatía o simple ignorancia, hay quien le cree las mentiras a la dictadura comunista cubana. Los tontos útiles son los que sobran.  Luis Vigo. 

Imagen de fezfernandez

Este Foro de São Paulo es un invento de Fidel Castro que le metio en la cabeza a Lula en el 1989 y se llevó a cabo en el 1990. Desde allí ustedes pueden ver como el Castrismo se ha ido expandiendo por todo politico corrupto latinoamericano. Quien podria pensar que sea el gobierno de Cuba uno de los mayores patrocinadores de estos candidatos en paises democraticos? Que horror.

Enviar un comentario nuevo

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.