Opinión

Silvio Rodríguez, poco antes del Abdalón

El cantautor, que descubrió hace poco que 'la gente esta mucho más jodida de lo que pensaba', ha tenido siempre una relación difícil con sus propiedades.

Primero fue lo del unicornio azul y el "no sé si se me fue" y el "no sé si se extravió". Más el detalle de torturador de que las flores no habían querido hablar.

Después vino el extraño caso de las africanas, con su procedimiento investigativo de sacudida de cartucho y, ante el vacío y la ausencia, el jimiqueo de escolar al que le agitan la merienda: "¿Quién se comió/ quién se comió/ quién se comió mi africana?".

Estos y más ejemplos de la obra de Silvio Rodríguez permiten hacerse una idea de lo difícil de las relaciones del cantautor con sus pertenencias. Que consigue perderlas sin estar seguro de perderlas, que se las arrebatan sin que él se de cuenta. Que nunca está seguro de lo que tiene o no tiene, sea mascota o sea chalet. Sin embargo, lo que ha perdido últimamente no es un cartucho de chucherías o una especie de Platero color pitusa, sino todo un estudio de grabaciones.

Hasta donde se conocía, la propiedad de los Estudios Abdala era compartida entre él y el CIMEX. En qué proporciones no quedaba claro, y los enigmas eran numerosísimos. Para empezar, habría que desentrañar la naturaleza de ese socio suyo, el CIMEX. Pues según Wikiñángara (Ecured), se trata de un "grupo empresarial privado, de capital estatal cubano, que se ha caracterizado desde su creación hace más de 20 años, por el crecimiento constante y la estabilidad financiera, tanto dentro como fuera del país".

Grupo privado que opera con capital estatal, ¡glub!

Crecimiento constante y estabilidad financiera, ¡glub!, ¡glub!

Ahora Silvio Rodríguez acusa a DIARIO DE CUBA de inventar la noticia de que los estudios Abdala eran suyos: ¡glub, glub y glub!

En su blog Segunda cita (¡cómo habrá estado de mala la primera!), él se queja de que Abdala está pariendo un corazón, no puede más, se muere de dolor. Hay una cuenta de electricidad por pagar, les cortaron la luz y él extraña al unicornio verdeolivo, al cartucho lleno de tropas africanas, a Fidel.

Bien, aceptemos de buen grado que Estudios Abdala no fue nunca de Silvio Rodríguez. Ni una sola de sus consolas. Aceptemos (porque llegará un día en que él lo declarará así) que Segunda Cita es un blog propiedad del CIMEX donde él ha escrito alguna que otra vez. Y aceptemos (¿acaso no lo dijo hace unas semanas?) que hasta ahora no se había dado cuenta de que la gente en Cuba está muy jodida. Aceptemos, incluso, que Silvio Rodríguez ya no se acuerda de que alguna vez se dio cuenta de que la gente en Cuba está muy jodida.

Él se muere como vivió, pero lo crucial en este caso es el apagón que le viene encima a Abdala. El Abdalón. Porque el corte de luz viene de una terrible circunstancia, de algo ominoso y casi impronunciable: el traspaso de esos estudios de grabaciones al Ministerio de Cultura. ¡Al Ministerio de Cultura! ¿No se da cuenta el compañero Rodríguez que ese apagón es la fiesta de reinauguración de los estudios, luego del traspaso?

Da igual entonces quién era propietario de Estudios Abdala. Da lo mismo si el unicornio se fue o se extravió. Desde que el Ministerio de Cultura se queda con las instalaciones, resulta irrelevante conocer quién o quiénes se embucharon las africanas aquellas. Ahora van a saber los técnicos que queden vivos lo que es lloverles adentro. Abdala va a saber ahora en pared viva lo que son los estudios EGREM.

¿Alguien se acuerda del destino que corrió la Fundación PM cuando la desmantelaron? Pues, así y todo, aquel sueño de Pablo Milanés habrá salido mejor del desguazadero que este otro que Silvio Rodríguez tuvo. Porque la primera no llegó a ser administrada por el Ministerio de Cultura.

En otra de sus canciones que hablan de pérdidas, Silvio se permitió un consuelo filosófico. No es él quien perdió en ella, sino un amigo, y su filosofía no resulta muy distinta a la que puede encontrarse en un bolero de victrola. Si Ñico Membiela se hubiera graduado de Experimentación Sonora, habría hablado aproximadamente así: "Tú la perdiste pero aquí se queda./ Al fin y al cabo está con un obrero./ Conozco un caso que me da más pena:/ una muchacha de por el Cotorro/ por una chapa HK, en febrero,/ torció camino y se perdió del Morro."

A juzgar por estas líneas, el dolor de tarro amaina cuando se le compara con un caso peor, de diplotarro. Pues bien, idéntico remedio podría cantársele a él ahora que pierde a Abdala, haya sido o no suya. Al fin y al cabo, va a estar con un obrero. Al fin y al cabo, se conocen en Cuba un montón de casos que, a cualquier gente honesta, le darían más pena.

Y, ya que hablamos de pena, sería de agradecer que el cantautor no sacara de este asunto ninguna pieza nueva. Que no se ponga a lloriquear por lo que afirma él que no fue suyo, que con el unicornio y con las africanas ya tuvimos suficiente.

Comentarios [ 93 ]

Imagen de Anónimo

Si los millones de seguidores que tiene Silvio en el mundo entero leyeran este artículo y los comentarios de los cubanologos que aquí escriben, con toda seguridad pensarían: "Por eso es que llevan 55 años perdiendo, aunque lleven el mismo tiempo haciendo como si ganaran". La ironía en esta especie de artículo para complacer a los lectoresmaniaticos de este portal, asombra por su absurdo. Que Dios bendiga  tu ignorancia mijito.

Imagen de Anónimo

zzz

Imagen de Anónimo

El que hizo el comentario a la 1 49  tiene toda la razón .

Imagen de Anónimo

Una fórmula que nunca falla....Apagón igual..... a Ministerio de Cultura, Instituto de la Música, empresas de música, Egrem, medios de comunicación en manos del estado: prensa escrita, radio y televisión.... apagón, apagón,,, quiero verte por dentro

Imagen de Anónimo

Coimunistas del cayo, cuando se lo pisan saltan, ya no puede hacer lo que quiera y ahora salta, en la realidad nunca le ha interesado nada que no sea su bienestar propio, lamebotas de mierda

Imagen de Anónimo

A la persona que escribió este articulo:

Independientemente de que tengas razón (o no), lo demostrado aquí en este articulo es que la falta de talento y de sensibilidad por el arte lo esta dejando a Ud. ciego, en el mejor de los casos. Cuando c...(!!!!!!) tendremos la oportunidad de leer algo que comporte alguna sensibilidad y justeza? El sarcasmo sigue siendo (y seguirá siendo, visto el articulo) el único terreno que tienen los idiotas e insensibles. Alguien se acuerda de cuando los Beatles compraron los estudios Abbey Road? Y que pusieron esos estudios, en primer lugar, a disposición de muchísimos jóvenes creadores londinenses de aquella época? Pues yo vivi ese mismo fenómeno allá en Abdala(1997-2006). Por si quedó alguna duda, yo no soy castrista, pero soy inteligente, y una oposición mediocre, a mi entender, hace mas daño que una revolución envejecida. La oposicion deberia aprender mas, por ejemplo, de Silvio, para que un dia sea tomada en serio. No te olvides que es la gente que piensa la que cambia las cosas. Lee los artículos de Martí de cuando era periodista, luego lee este que has escrito aquí arriba, y comprenderás lo que te digo. No me malinterpretes, seguramente eres una persona chévere e interesante, pero me parece que no te das cuenta de la importancia que tienen los iconos de cualquier cultura en la consolidación de la identidad cultural. No he hablado ni de Fidel ni de Raul ni de quien sea.....

Imagen de Anónimo

Para Pedro Benitez: SI!

El Unicornio balsero

Imagen de Pedro Benitez

Pregunta:  ? Esta Silvio Rodriguez tan comprometido con la dictadura que le es imposible pasarse de bando?

Imagen de Anónimo

Dios mio cuanta rabia

Imagen de Anónimo

En los bajos mundos que yo me muevo existe el concepto "puta vieja". Sale de esa dama que cuando joven vendia sus curvas a buen precio al mejor postor, a medida que pasa el tiempo ya no hay postores, quizas ni aunque se regale.

Los estudios Abdala que fueron en papel propiedad de CIMEX y en realidad un regalo de Castro a Silvio como recompensa por haber chivateado la decomisada Fundacion Pablo Milanes, pudo Abdala haber pasado a la Habaguanex de Eusebio Leal, pero como este tambien cayo en desgracia (por mucho que intente Silvio probar lo contrario). Al Final debe irse al Ministerio de Cultura, ese MInisterio que no sabria que hacer con esta reliquia del oportunismo del Camaleon Azul, exdiputado, y como le va esta palabrita a Silvio, a su edad sin postores, ni aunque se regale.

GSG