Opinión

¿Trabajadores con zapatos nuevos?

La prensa sindicalista cubana alaba un Código de Trabajo mucho menos justo que el establecido en 1940. Un análisis de algunos de sus artículos.

"Trabajadores con zapatos nuevos" fue el título elegido por Vivian Bustamante para un artículo publicado recientemente en el semanario Trabajadores. En él plantea que, antes de su aprobación por la Asamblea Nacional del Poder Popular, la Ley 116 Código de Trabajo fue sometida a una detallada "revisión" de la cual resultó la reforma de más de 100 artículos.

Un breve comentario a cinco de los 194 artículos que comprende dicha legislación es suficiente para comprender que tales zapatos son una falsa ilusión.

En el artículo 2,en su primer inciso, dedicado a los principios fundamentales reza: "el trabajo es un derecho y un deber social del ciudadano y los ingresos que por él se obtienen son la vía fundamental para contribuir al desarrollo de la sociedad y a la satisfacción de sus necesidades personales y familiares".

Comentario: Esa declaración es absolutamente falsa. El ingreso que en Cuba se obtiene del trabajo, además de insuficiente para sobrevivir, constituye un obstáculo para el desarrollo de la sociedad.

En el artículo 12, el "Estado reconoce y estimula a las organizaciones sindicales que agrupan en su seno a los trabajadores de los diferentes sectores y ramas de la economía y representan sus derechos e intereses específicos, con independencia de la naturaleza o características de su relación de trabajo".

Comentario: Resulta que la única organización sindical permitida en Cuba es la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), por lo que este enunciado se reduce a que el Estado reconoce y estimulasoloa las organizaciones que integran la CTC, mientras niega el reconocimiento a cualquier otra asociación que pudiera surgir haciendo uso del derecho de libre sindicalización.

El artículo 13 formulaque "los trabajadores tienen el derecho de asociarse voluntariamente y constituir organizaciones sindicales, de conformidad con los principios unitarios fundacionales, sus estatutos y reglamentos, los que se discuten y aprueban democráticamente y actúan con apego a la ley".

Comentario: Aunque fuera pura formalidad,laLey 49 Código de Trabajo, que estuvo vigente desde 1985 declaraba que: "Todos los trabajadores, tanto manuales como intelectuales tienen el derecho, sin necesidad de autorización previa, de asociarse voluntariamente y constituir organizaciones sindicales". Ese enunciado se conservó de forma similar en el Anteproyecto de la presente Ley. Sin embargo, después de la "detallada revisión" se omitió la frase "sin necesidad de autorización previa", por lo que el derecho de asociarse quedó acotado a una autorización extra-sindical, con lo cual la posibilidad de libre asociación quedó anulada.

Esto constituye un retroceso respecto a la Ley precedente y una negación del Convenio 87 sobre la libertad sindical adoptado por la Organización Internacional de Trabajadores (OIT) en 1948 y del cual Cuba es firmante, que estipula que todo miembro de la organización para el cual esté en vigor dicho convenio está obligado a poner en práctica las disposiciones siguientes: "Los trabajadores y los empleadores, sin ninguna distinción y sin autorización previa, tienen el derecho de constituir las organizaciones que estimen convenientes".

El artículo 15 enumera, entre las funciones de las organizaciones sindicales, las  siguientes: "educar a sus afiliados en el deber de realizar su trabajo con la eficiencia, calidad y productividad requeridas, cumplir las normas de conducta y disciplina, respetar y cumplir las leyes, así como cuidar de los recursos y medios que utilizan en el desempeño de su labor".

Comentario: esas funciones responden a los intereses de las empresas del Estado, por tanto no tienen por qué aparecer en el Código del Trabajo. Su presencia revela la subordinación del movimiento sindical al Estado, quien le atribuye al sindicato tareas como auxiliar suyo.

En el artículo 113 se plantea que"el salario mínimo del país, así como el nivel general de los salarios se aprueban por el Consejo de Ministros, atendiendo al desarrollo económico-social alcanzado, oído el parecer de las organizaciones sindicales correspondientes".

Comentario: Una cosa es "oír el parecer" y otra muy distinta es "participar en la decisión". Lo primero no implica la obligación de tener en cuenta a los sindicatos. Por tanto, los trabajadores quedan excluidos de participar en la conformación de algo tan significativo para sus vidas. Por esa razón, el salario mínimo, cuyo monto debe ser suficiente para satisfacer las necesidades básicas de un jefe de familia, tiene que establecerse como acuerdo entre trabajadores y empleadores. Sin embargo, el Estado cubano, en su condición de empleador, actúa como juez y parte, mientras los sindicatos, tienen la función de auxiliar del Partido y el Estado.

Trabajadores descalzos

Estos cinco artículos comentados constituyen una violación de los convenios de la OIT y un retroceso respecto a la historia de la legislación obrera cubana.

Los principios de la OIT estuvieron presentes en Cuba desde el gobierno de los Cien Días que en 1933 encabezó Ramón Grau San Martín, momento en que se legalizó el derecho de asociación sindical. Y la Constitución de 1940, en su artículo 61 declaraba: "La Ley establecerá la manera de regular periódicamente los salarios o sueldos mínimos por medio de comisiones paritarias para cada rama del trabajo".

El artículo 71 de la Constitución de 1940 refrendaba "el derecho de los trabajadores a la huelga y el de los patronos al paro", y el artículo 84 rezaba que: "Los problemas que se deriven de las relaciones entre el capital y el trabajo se someterán a comisiones de conciliación, integradas por representaciones paritarias de patronos y obreros".

Posteriormente, el Decreto 3315 de 1941 creó un procedimiento conciliatorio para conocer de los conflictos entre patronos y obreros. Con ese fin se constituía una comisión conciliatoria de carácter paritario y, si su gestión fracasaba, las partes se sometían a un arbitraje cuyas sentencias se inscribían como normas colectivas de trabajo en el Registro de Pactos y Convenios del Ministerio del Trabajo.

Contrario a toda esa historia, el artículo 5 de la Constitución vigente define al Partido Comunista como la "la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado"; el artículo 7 declara que "El Estado socialista cubano reconoce y estimula a las organizaciones de masas y sociales, surgidas en el proceso histórico de las luchas de nuestro pueblo"; el artículo 53 "reconoce a los ciudadanos libertad de palabra y prensa conforme a los fines de la sociedad socialista"; y el artículo 62 declara que: "Ninguna de las libertades reconocidas a los ciudadanos puede ser ejercida contra lo establecido en la Constitución y las leyes, ni contra la existencia y fines del Estado socialista, ni contra la decisión del pueblo cubano de construir el socialismo y el comunismo".

La insuficiencia de los salarios, la no participación en su decisión, la ausencia de libertad sindical y la subordinación constitucional a un partido político constituyen elementos suficientes para calificar a la Ley 116 Código de Trabajo como un gran retroceso, donde los trabajadores quedan reducidos a medios para el cumplimiento de fines ajenos a sus intereses.

En lugar de zapatos nuevos, el trabajador cubano ha quedado descalzo y con camisa de fuerza. Unas circunstancias que se refleja en el descontento, la desesperanza y el desinterés por la suerte de las reformas gubernamentales, ya que las mismas dependen del apoyo activo de los trabajadores, lo que será imposible hasta tanto el salario recupere sus funciones y el sindicalismo la autonomía que perdió después de 1959.

Comentarios [ 10 ]

Imagen de Anónimo

Hector si sigues asi te vas a ganar el premio de " Hombre Nuevo mas Bruto"

Imagen de Anónimo

Entro hoy por que no tube Internet, y que veo, solo una burla. Y disen que no se burlan. Sierto, escribo algo mál, pero sigo siendo capas de opinar y volbiendo al asunto de los zapatos ¿esta bien asi? para los ortográfos. Yo se muy bien que no tienn nada que ver con lo metaforico, por que eso es materia de astronomia, que tiene que ver un metaforico con los zapatos. Hector.

Imagen de Anónimo

En USA  o mas bien en Miami no permiten sindicalizarte,,si intentas mas bien pararias en la calle y sin derechos.

Imagen de Anónimo

Anónimo  5:37 acabaste con anónimo 12:50, no solo eso, lo reiterativo que es y además no se percata de que los zapatos que se hablan son metafóricos

Imagen de Anónimo

Pa lo que sirven los codigos y las leyes en Cuba...

Imagen de javier monzon velazques

No es noticia; solo un tonto podia esperar un Codigo de Trabajo que no fuera fiel reflejo del regimen totalitario implantado en  Cuba. Pero aun asi sus articuolos seran violados cada vez que el regimen asi lo entienda. Los poquisimos articulos "liberales de la Constitucion, o tienen otro articulo que los limita, o sencillamente se incumplen, y quien pretenda hacer uso de ellos  va a la carcel. Asi de sencillo.

Imagen de Anónimo

no me gusta usar como burla, el no saber escribir sin faltas de ortografias en el caso de los cubanos, ya que independientemente que no tienen el interes de superarse, no han tenido desde los años 80 profesores de verdad, solo focas que repetian lo que venia de arriba y lo que venia era, 100 % de aprobados, sino tenemos que analizar a las focas que no saben educar, ademas que conseguir libros en Cuba, no es tan facil como parece y mas cuando el principal objetivo es buscar el plato de comida del dia, no los justifico pero realmente su educacion no ha sido normal. De todas formas Hector haz un esfuerzo y busca esos libros para que superes esas lagunas, que diga esos oceanos que te crearon con ese sistema de educacion revolucionario

Imagen de Anónimo

Anónimo 12:50, mira bien, yo si he visto a muchos sin zapatos, y aparentemente también hay muchos que no saben ni escribir bien.

-zapatos

-menciona

-hubo

Imagen de Anónimo

Felicitaciones a Dimas, una vez más, por sus brillante análisis que desmuestran lo distante que está este gobierno de representar los intereses de los trabajadores puesto que su función es la defensa del capitalismo de estado que se ha pretendido implantar en Cuba en nombre de un socialismo que nunca ha existido. Pedro Campos

Imagen de Anónimo

Yo no se por que se mensiona siempre el asunto de los zapatoz. En la libreta huvo zapatoz, y eso cuando era la de productos industriales. Yo no veo a nadie sin zapatoz en Cuba.

Hector