Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
09:37 CET.
Opinión

Teoría del 13 de agosto

De Fidel Castro nunca te libras. Al contrario, Fidel Castro por los siglos de los siglos hasta el fin de los cubanos, te enlibra.

En efecto, si eres su hermana, te inspira escribir Mi hermano Fidel. Si te tocó ser su hija, Mi padre Fidel. Si fuiste su amante, Mi querido Fidel. Si recibiste una carta o algún autógrafo, Mi correspondencia con Fidel. Y así. Mi alumno Fidel. Fidel, mi empleador. Fidel y tal o más cual religión. Mi carcelero Fidel. Cómo llegó Fidel. Los 666 atentados a Fidel. Y un etcétera editorial que crece exponencialmente y acosa a los cubanos, ya no como ideología o fanatismo, sino como cultura nacional, como hobby histórico. Porque un pueblo sin futuro se consuela con contar al menos con su propio Fidel. Es su única oportunidad no expropiada. Le pertenece y lo defenderá al precio que sea necesario.

De suerte que los cubanos, a costa de sacrificar nuestras biografías, hemos vivido todas las vidas posibles de Fidel. Es decir, lo hemos inmortalizado, incluso cuando escribamos para maldecir nuestra relación con él. O para patéticamente acusarlo de fracasado, cuando es sabido que el totalitarismo, sea por un mes o por un milenio, siempre es triunfo: no hay barbarie reversible. En más de un sentido, y contrario a nuestras casas que eran de Fidel, los cubanos ahora somos Fidel.

Es como si hubiéramos olvidado nuestra lengua materna y nos comunicáramos exclusivamente en su jerga personalísima, incluido su lenguaje corporal, a ratos gracioso y a ratos gutural. En esta tirada de unos 13 millones de ejemplares, en portada va a parar siempre una cita del comandante o un retrato sin restaurar, donde Fidel y el autor y tú coinciden por voluntad, azar o equivocación. Cada quien conserva su mierdita inédita como referencia rentable de nosotros respecto a él. No somos nada: biografía colectiva, anónima, anecdotario para ubicarnos en tiempo y espacio incluso ante Dios, nación novelada donde únicamente su regajero planetario de cadáveres no alcanzó a escribir El libro de los muertos de Fidel.

En mis viajes por la cuna de la contrarrevolución cubana en Estados Unidos, incluidas las mil y 959 ONG’s non-profits de la CIA —según la pertinaz propaganda de La Habana—, no he encontrado una sola oficina que no esté presidida por un par de posters y una apoteosis impresa de Fidel. Los archivos de la Revolución son atesorados de gratis por el enemigo. En efecto, en las bibliotecas de las fundaciones y comités y restos de partidos políticos de medio exilio, en cada lomo de libro asoman las cinco letras de Su nombre sin apellidos.

Vocubalario árido. Yo fidelo, tú fidelas, él/ella fidela. Culto a Castro. Tantras que convierten en congénito a nuestro anticastrismo, según alimentamos su monigote moribundo porque ya no podemos ni sabemos dejar de mencionarlo. Fidel esto, Fidel lo otro. Fidelan, fideláis, fidelamos.

Ese castrismo cordial, esa complicidad criminal con carátula en cuatricromía, esconde una ignorancia atroz. Lo que se sabe, no se pronuncia. Por eso hablamos solo de nuestra carencia crónica, del Fidel que nos falta, del que vendrá, en un fidelismo afásico que nos define, antes y después de Él. Los cubanos, con ese entusiasmo por lo energúmeno que troca lo anormal en anodino y lo monstruoso en milagro, con nuestro morbo mediocre y nuestro miedo como fuente infalible de fidelidad, ni siquiera conocimos al Castro que nos anclaba. Por eso quedamos condenados pero complacidos con el eterno retorno de un Ur-Fidel.

En su "Anotación al 23 de agosto de 1944", Jorge Luis Borges intuye la irrealidad de todo fascismo: "es inhabitable; los hombres solo pueden morir por él, mentir por él, matar y ensangrentar por él. Nadie, en la soledad central de su yo, puede anhelar que triunfe". Ni siquiera el propio Fidel a quien, setenta veranos después, por más que impuso la debacle con tal de ser destruido —como creía Borges que quería ser destruido Hitler—, el pueblo cubano lo frustra más y más en su gloria tanática, humillándolo hasta la indecencia de 88 cumpleaños. Ni mártir ni momia museable, ese Fidel en pañales sería hoy la venganza involuntaria de nuestra nunca magnicida ironía.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 23 ]

Imagen de bacu

Muchas Felicidades al Castro Mayor. Ojala la vida lo bendiga con muchos años mas cagando por el costado para que pueda ir mirando la porqueria que le sale del estomago. despues de haber cagado completamente al pueblo cubano y venezolano ahora le toca cagarse asi mismo.

Imagen de Orlando Luis Pardo Lazo

Para Anónimo - 14 Ago 2014 - 9:45 am. También asesinan a los blancos cubanos Oswaldo Payá y Harold Cepero.

Imagen de Anónimo

No sé qué tanta insistencia en recordar lo que se hace dano....es el masoquismo que parece agradar a muchos. Tire a mierda lo que tanto le molesta y si no tiene pecera, mire películas.

Imagen de Anónimo

Orlando Luis Pardo Lazo - 13 Ago 2014 - 7:13 pm.Por lo pronto a los que asesisan son a los negros en los EEUU

Imagen de Anónimo

Q viva muchos mas, pa q se vea cada dia mas en la mierda!! Tu q enterraste todo anhelo y aspiracion d nuestros padres, y jugastes con los suennos de tantos y nos obligas hoy, a la juventud, a buscar 1 mejor vida en cualquier paraje, lejos d nuestros amigos, d nuestra gente y rompiendo toda ilusion esperanzadora de un mejor manana. Pero volveran 1 dia muchos y todos juntos, con nuestros amigos, nuestra familia, iremos a tu tumba, si es q tendras, y nos tomaremos unos buenos cuba libres  pisando tu abominable ser.....hablo x toda una generacion, q nacio en los 90 en medio d un periodo especial, q estudio en las secudarias con yogourt d soya, q se beco en la lenin, donde hubo dias nuestra mejor comida era un par d papas hervidas, pero la amistad, la alegria y las travesuras eran suficientes pa sobrevivir, y se graduo en la cujae,donde se estudiaba super duro y no se sabia q era peor, las pruebas de analogica o la peste orine en los pasillos, y nuestros profesores, geniales x cierto, llegaban luego d horas en guaguas pestilentas, abarrotadas, q escupen desechos humanos en vez de personas... nos mereciamos esto?? Un pueblo educado, culto, q tanto podria haber alcanzado.... jamas te lo podremos perdonar....Viva cuba libre!! Q lo sera...

Imagen de Anónimo

"Ese pueblo sin futuro", engendro a FC ( Fuck), quiza para recordarnos o sacar de las masmorras del subconsciente, cuan torcido puede ser el caracter e idiosincracia nacional.Por mi parte, hace mucho lo lance a otra galaxia.  No ensucio mi boca pronunciando su nombre, no enturbio mis ojos mirando fotos, videos, ni leyendo libros.  No me creo contaminada por ese virus.  Despues de todo, somos lo que creemos...verdad?No empoderemos a quien no vale la pena.Abrazo, knight of a thousand stars.AT

Imagen de Joshua Ramir

dice el hijo Alex, que su padre esta muy bien de salud, activo etc., por desgracia yo le creo, el 88 se los paso a Robin Williams y Lauren Bacall

Imagen de Anónimo

Orlando, la vida no se resuelve con jueguitos de palabras. No se puede estar en misa y en procesión, hijo. Acabo de leer que te anunciaban en una entrevista de ayer u hoy como "bloguero independiente", como si todavía estuvieras en Cuba. Las decisiones hay que tomarlas y asumirlas, no se puede ser un adolescente toda la vida. Ya estás un poco viejo para eso. Saludos.

Imagen de Orlando Luis Pardo Lazo

Para Anónimo - 13 Ago 2014 - 10:16 pm.No te preocupes. Washington está mucho más dentro de Cuba de lo que te puedes imaginar. Ya veremos.

Imagen de Anónimo

Anónimo 10:13 pm, ¿dentro de Cuba Orlando Luis Pardo Lazo? Eso fue hace más de un año. Respételo, pero respete también la geografía, porque Washington no está dentro de Cuba.