Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
18:59 CET.
Urbanismo

La Calzada de Diez de Octubre y el infierno

Archivado en

Recuerdo muy bien que, con motivo de la visita del Papa Benedicto XVI a Cuba, un articulista de Havana Times pedía al Sumo Pontífice que si quería acercarse de verdad al pueblo cubano debería recorrer la Calzada de Diez de Octubre y conversar con sus residentes.

Por supuesto, el Papa no lo hizo.  Los jerarcas del castrismo no iban a someterlo a semejante espectáculo, pues Ratzinger palparía las carencias de los cubanos y el deplorable estado de una avenida, que antaño, por su belleza y bajo el nombre de Calzada de Jesús del Monte, conmoviera la pluma del gran poeta habanero Eliseo Diego.

No hay casa, comercio o edificio de esta populosa avenida capitalina que no esté necesitado —al menos— de pintura o que su fachada necesite ser restaurada de manera parcial o total. Las grandes mansiones de principios del siglo pasado, con variados y exuberantes estilos arquitectónicos, están todas en ruinas. Numerosos edificios de habitaciones se hallan apuntalados por peligro de derrumbe, y solo un milagro ha impedido que no se hayan desplomado a estas alturas.

Una inmensa cafetería que abarca casi por entero la extensión de una cuadra entre Goicuría y Patrocinio  está cerrada desde hace años y necesitada de una reparación capital. A  su vez, las pocas cafeterías privadas u otros pequeños comercios —vendedores de discos, joyeros y fosforeros— deben hacer sus ofertas en espacios muy reducidos o en condiciones de hacinamiento, y en casi todas las cafeterías no existe una silla y mesa para sentarse.

Muchas edificaciones y antiguas mansiones, fragmentadas en mil pedazos, son  cuarterías donde malviven muchas familias de otras regiones del país, que han emigrado en las últimas décadas a la capital cubana en busca de una vida mejor.

En la calzada existen dos librerías, pero una de ellas, la Carlos J. Finlay, hace años permanece cerrada. Su puerta de cristal permite ver el estado del local: el polvo es  dueño y señor del lugar, en medio de estantes, cajas y libros regados. A modo de exhibición está un ventilador muy viejo y roto, y —según una vecina— los ratones no dejan de hacer estragos en las casas aledañas.

Ante tamaño desastre el descontento popular se ha hecho notar y puede encontrarse, cerca de una unidad estatal en deplorables condiciones constructivas, un graffiti muy revelador, un grito de auxilio: "S.O.S Venezuela". Sin embargo, la mayor sorpresa de una caminata por esta avenida aparece en  en la siguiente cuadra, en la esquina de Tamarindo y Diez de Octubre, en una pared muy sucia. Apenas perceptible por estar escrito a lápiz, puede leerse esta consigna impactante: "NO + CASTROS".

Que semejante frase permanezca allí a la vista de todo el mundo y no haya sido borrada solo tiene una explicación: para poder distinguirla hay que acercarse a pocos metros de la pared y, puesto que ese pedazo carece de acera,  casi nadie se acerca. A todas luces, nadie del aparato gubernamental ha visto el cartel y lo ha mandado a borrar.  

Cerca de allí existió el llamado Ten Cents, uno de los más florecientes comercios de esa avenida, pero de aquel centro comercial tan surtido ni rastro queda. En la actualidad el lugar carece de techo, y la estructura que está en pie solo admitiría ser demolida debido a su insalvable estado de deterioro. En la actualidad es un pequeño parqueo de autos que necesita la protección de dos custodios.

La olvidada belleza de esa calzada consistía en una inigualable combinación de variadísimos comercios de todo tipo con carteles lumínicos desplegados a gran altura, junto a suntuosas mansiones y edificios construidos en zonas elevadas en una zona geográfica que se caracteriza por su irregularidad y donde existen varias curvas.

La Calzada de Jesús del Monte murió junto al poeta que tanto la exaltó. La de Diez de Octubre (porque hasta el nombre de las calles cambió el castrismo) es una muestra del subdesarrollo más cruel. Una imagen viviente de un régimen que se resiste a morir y de sus habitantes que no logran prosperar. El infierno ha descendido a nuestra Isla. Basta solo asomarse a Diez de Octubre.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 30 ]

Imagen de Anónimo

DILE AL ANONIMO QUE ESCRIBIO QUE EN LA CALZADA DE JESUS DEL MONTE SI HABIA UN TENCENT,,,,ESTABA SITUADO CASI ESQUINA A LA CALLE SANTO SUAREZ Y A DOS CASAS DEL CINE APOLO,,,,,,CUANDO ESCRIBAS DI LA VERDAD

Imagen de Anónimo

En 10 de Octubre nunca hubo Ten Cent. En la Habana hubo cinco, el de Obispo, el de Monte, el de Galiano, el de 23 y 12 y el de la Copa en Miramar. Y cinco en el interior del país.

Imagen de Anónimo

Si solo fuera esa Calle. Cuba entera es un derrumbe, un signo del resultado del proyecto mediàtico del más loco gobernante, los cubanos se sacaron la lotería con él.En cuanto al seguroso Jorge, ¿ustedes saben que es responsabilidad?. Es solo mirar como esta tu pais. No echarla la culpa siempre a lo mismo. Porque dolares y euros entran a Cuba, a millones, pero no van a la Isla, van directos a las cuentas de Suiza de los que no quieren soltar ese negocio, llamado 'Robolusion', ni en mil años.

Imagen de Anónimo

Y que espera el que hizo este articulo? Que se coja un centavo de las arcas de los governantes para esto? Mejor cada uno vallan buscando una cueva les garantizo que la edad de piedra esta por volver. 

Imagen de Anónimo

Da asco.

Imagen de Anónimo

Se crucen las calles o sean paralelas la destrucción es la misma. Está irreconocible. Como casi toda Centrohabana y los municipios aledaños.

Imagen de Anónimo

La conozco, mis padres se casaron en la Iglesia de 10 de octubre y el cura El padre Gasolina año 1944, lo recuerdan ?????, y naci en Hijas de Galicia, se perfectamente donde esta y la camine mucho a pie. Espero que el tiempo no se haga mas de esperar,aunque es dificil recuperar algo despues del maremoto castrista, saludos LA DIASPORA

Imagen de Anónimo

Naci y me crie en lawton , municipio de 10 de octubre , me conozco la calzada como la palma de mi mano , lo mas triste es ver ,como el paso de tiempo se hacia con la calzada, destruyendose poco a poco la magica calzada con sus grandes portales , sucede que por alli nunca pasa la comitiva dictatorial de cuba ,  se entiende el motivo del abandono de la calzada por parte de las autoridades.

Imagen de Anónimo

Jorge Kubano es la gorda chivatona de HHC, que solo puede escribir con su nombre en la letrina de CE.

Imagen de Anónimo

Excelente articulo. Nitida fotografia de la Destruccion Socialista, obra perversa de los Castros y quienes todavia les lamen el trasero.