Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
10:15 CET.
Sociedad

Pan y circo en Santiago

Santiago de Cuba espera cada año con ansias el mes de julio porque el pueblo está necesitado de la catarsis del carnaval. No importan los males endémicos que vienen azotando la ciudad, el carnaval es la válvula de escape a las tensiones cotidianas del ciudadano común. Es el tiempo de emborracharse con licencia, de relegar las penurias en un mar de cerveza de pipa.

Dicen los más viejos que los carnavales de ahora no son los de antes. Es cierto que distan mucho de aquellas tradicionales fiestas de verbenas vecinales que duraban todo el mes de julio. Las de ahora, se reducen a los últimos 10 días del mes, aunque mucha gente dice que no hay mejor celebración en el país que las del rumbón santiaguero.

La celebración ocurre en las avenidas fundamentales. Una de las áreas más concurridas es la del Jurado, pues todos quieren disfrutar de las evoluciones de comparsas, congas, paseos y carrozas. Sin embargo, no son suficientes las gradas. A lo que se añade el trapicheo de las entradas, de manera que la mayoría solo sabe lo que pasa allí por referencias.

Una buena iniciativa de este año fue la de trasmitir los desfiles a plenitud por la televisión local. Para entretenerse en casa, es una opción preferible a la aburrida programación nacional.

Los elementos supuestamente alegóricos al medio milenio de la villa y otras caricaturas fueron ejecutadas redundantemente, con espirales de tonos lúgubres y cenizos.  Las formas, supuestamente hechas para alegrar la vista, resultaban apagadas. No había recursos para más, pero lo importante era desfilar, aunque fuera a retazos

De ello dio fe el pobre vestuario y las coreografías repetidas hasta el cansancio. Fue increíble constatar cómo varias comparsas se atrevían a homenajear a países y personalidades con un ínfimo bagaje cultural del referente. En los figurantes, con danzas que rayaban en la obscenidad, la tradición se desdibujaba hacia una mofa cabaretera vulgar. Rostros cansados, degastados, velados por el calor y la impotencia fueron apreciados en los paseos.

Otras áreas de fiesta bien acogidas cada año son aquellas en las que se colocan los "artefactos", frutos de la inventiva popular que se arman cual feria ambulante. Se agradece el ingenio de estos cuentapropistas porque es la única vez en el año que tenemos nuestro Disneyworld. Los niños disfrutan allí más de lo acostumbrado, puesto que el parque de diversiones de la ciudad es un cementerio de chatarra.

Y aunque año tras año observamos con pesar como suben las tarifas de las  vueltas de un peso que era lo que se cobraba hace unos cinco años hasta tres y cinco pesos los aparatos más complejos, estos tiovivos representan las mayores expectativas de diversión infantil.

Los "tótems" son otra parte de la ambientación del carnaval en la que parece que se desborda el mayor sentido creativo y, sobre todo, del rescate de la esencia del carnaval. Diferentes alegorías como las máscaras, bebidas, disfraces, el colorido y su adaptación al entorno hacen reflexionar sobre la sinceridad de la recuperación de la tradición.

Para el pueblo santiaguero su carnaval es imprescindible, arrollar en una conga es un evento único que te permite expresar, y vaticinar, en punzantes estribillos la debacle nacional. Al paso de "Yo vivo en el agua como el camarón…", la multitud se libera, arrastra deseos y frustraciones, aun rodeados del cordón policial con su jaula.

No importa si ya no vienen los mejores músicos de Cuba o si ganan las mismas comparsas y congas, esas son estadísticas para el olvido. Lo crucial es que el pueblo recibió su circo.

¿Fueron los de este año unos buenos carnavales? Aún está por constatarse.  Los que gozan al amparo de la cerveza a granel o bajo una carpa con otra de mejor calidad, pueden asegurarlo. Los que desprecian los tumultos, la mala higiene, el peor servicio, la falta de sentido común, pueden aseverar otra cosa. Y todavía más pueden decir aquellos que supieron vivir unos carnavales de verdad, carnavales en los que Fidel Castro pudo asaltar el Moncada impunemente.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 9 ]

Imagen de Anónimo

Independiente de lo que nos cuenta Lourdes se puede ver en directo lo que fue el carnaval de Santiago de Cuba en You Tube...www.cubagrouptour.com/information/cuba/events/

Imagen de Anónimo

Anónimo 9 Ago 2014 -3.19 pm. Socio tú y el Dr Pánfilo se cagaron fuera del tibor,ya que lo que sobró en el carnaval de Santiago fué 'la jama' mal que te pese sino preguntale a Lourdes la que escribió el artículo.

Imagen de Anónimo

La alegria que se aprecia en los rostros del publico en los videos de los carnavales del 59 al 62 que se pueden ver en You tube,comparados con estos zombies de ahora resultado de la devastacion de una sociedad por mas de medio siglo de barbarie.

Imagen de Anónimo

JORGE KUBANOY gracias que podemos tener estos carnavales, con mucha modestia y sacrificio, pero celebramos nuestras fiestas. Es bueno que Crist, el postulado a Gobernador en la Florida venga , como él dice a conocer el sufrimiento del pueblo cubano, lo que hace el pueblo en medio de la guerra sucia que lleva su pais contra la isla por mas de medio siglo.

Imagen de Anónimo

Ya lo dijo el Dr Panfilo: RN CUBA LO QUD HSCE FALTA ES JAMA, ...COMIDA. Y desde luego chispas de tren. PUEBLO MISERABLE.

Imagen de Anónimo

Anonimo 10.02 am,Los primeros que estan recibiendo las visas del enemigo son los cederistas, militantes, militares y chivatones del regimen, asi que no tienes que escribir esa boberia aca, con llegarte a la oficina de intereses y pedir la visa ya resuelves tu problema

Imagen de Juan

Muchacho! Deja el desprestigio de el articulista y si tienes algo bueno para decir o escribir en este caso., Carnaval de Santiago, hazlo!  El articulista no tienes que pensar como tu. Esa es su opinion y derecho. La diferencia entre tu y ella es que ella tienes una portada como este blog para presentar esa opinion. Pero tu tambíen lo puedes hacer, bajo comentarios.

Imagen de Anónimo

Qué cosa más triste esa carroza murruñosa en la foto, y qué cosa más espantosa esa guagua voladora para la diversión. Parece un zapato ortopédico.Y eso es lo que queda de los famosos carnavales de Santiago de Cuba, pese a la disposición fiestera de su gente.Pero, bueno, no hay que olvidar que fue en un carnaval santiaguero que empezó la sustitución de una dictadura por otra dictadura más larga y empobrecedora.

Imagen de Anónimo

Esta Loudes independiente de su mensaje de frustración pensando en Disneyworld,por lo que cuenta a su manera obligada estoy seguro que disfrutó del carnaval de Santigo como todos los que participamos pero no le queda otro remedio que escribir apoyada en la energia negativa o de lo contrario hacer lo que otros han hecho,comprarle a la Dama de Blanco el papel que fue presa por la policia  para el aval en la Oficina de Intereses de EE.UU. para que que le den la visa.