Economía

La sepulturera Aduana

Las nuevas disposiciones aduaneras traen malas noticias para la mayoría, buenas para los técnicos y funcionarios de la Aduana.

Las nuevas disposiciones de la Aduana constituyen buenas noticias para los técnicos y funcionarios de ese organismo en los aeropuertos cubanos. Son, en cambio, malos augurios para la mayoría que ayuda a solventarles la vida a sus familiares en la Isla.

Con bombo y platillo, y bajo el pretexto de eliminar la evasión de divisas y regular el mercado interno, esa dependencia del Ministerio del Interior ha actualizado sus estatutos para "controlar la importación de productos sin carácter comercial".

En lo adelante, cuando usted arribe al país con un celular de regalo para cada uno de sus cinco hermanos, o tres televisores, o dos laptop…, deberá enfrentarse a una dicotomía: o soborna al encargado, o esconde bien su obsequio en las maletas y lo hace pasar desapercibido ante los rayos X. Por eso las nuevas disposiciones resultan excelentes anuncios para los empleados de las terminales internacionales.

Sin embargo, nada extraña la medida. El pasado julio —durante la reunión ordinaria de la Asamblea Nacional— el señor Marino Murillo señaló una "disminución de los ingresos en moneda libremente convertible, en toda las entidades con prestaciones en CUC". Y como en Cuba la solución para el dolor de cabeza casi siempre es cortarla lo más pegada al cuello posible, no fue difícil imaginar que un porrazo, camuflajeado entre eufemismos, se avecinaba.

Al parecer, la solución a las dificultades del mercado y a la fuga de capitales, dos de los grandes problemas de la economía cubana, se resolverán eliminando las ventas de unas cuantas bicicletas paseo, de neumáticos para automóviles, y de piezas para computadoras y teléfonos celulares.

Esos y otros artefactos son de imposible adquisición en las tiendas estatales. Por tal razón, la mayoría de los ciudadanos se benefician de las prestaciones de los denominados cuentapropistas, quienes —pagando altos gravámenes— ingresan a la Isla componentes de ese tipo, lo mismo mediante la empresa de correos, que en equipajes personales.

Universalmente hay acuerdos para combatir el contrabando y muchos países regulan el contenido de los bultos depositados en sus fronteras. Pero en Cuba esa realidad se torna compleja. Primero, porque las personas naturales no pueden acceder a proveedores extranjeros: de un lado el Estado permite pequeños negocios, del otro prohíbe la importación con carácter comercial a los nuevos trabajadores privados. Segundo, porque las ofertas en las expendedurías del Gobierno están muy distantes de las demandas de los consumidores: de un lado los precios son astronómicos, del otro la calidad del servicio es pésima.

Es la triste realidad de un sistema económico inmóvil y estático. A partir de septiembre las arcas gubernamentales dejarán de recibir los impuestos, exigidos a los revendedores de esos artículos. Obviamente, si no será legal importarlos, mucho menos será lícito traficarlos. Tampoco aumentarán los ingresos en CUC en la red minorista, pero si se elevará el nivel de vida de los aduaneros —quienes realzarán sus tarifas— porque obviamente, al interior de la sociedad, el cambalache subterráneo es ya incontrolable. Como consecuencia directa, los precios de los productos aumentarán, y otra vez la gente de a pie sentirá en sus bolsillos "todo el peso de la ley".

No es sorprendente entonces la cantidad de personas en contra de la ordenanza. Incluso han emitido fuertes críticas a la Aduana General, algunas de ellas aparecidas en el diario oficial Granma. Y, aunque en el país el acceso a internet es casi nulo, las personas insertadas en la web se las han arreglado también para expresarse sobre la arbitraria disposición.

Por su parte, la radio y la televisión en la Isla, además de no generar cambios en la superestructura social o política, no se acercan a la realidad de la agenda pública, o peor: no imponen el más mínimo tema. A estas alturas, solo los medios digitales se han posicionado a favor de eliminar los reglamentos, en vigor a partir del mes de septiembre. El resto hace caso omiso de las opiniones de los viajeros en los aeropuertos.

Bastante improbable sería una petición al Parlamento para que se pronuncie al respecto. Los diputados no conocen los intereses de sus electores. Claro está: nunca los han visto. De cómo el principio de representación territorial no funciona en la democracia cubana es tema para un debate más amplio. Pero, en cualquier caso, son visibles los rasgos de decadencia de un modelo de poder centralizado, donde se convierte en mérito revolucionario la obediencia ciega a las órdenes de arriba.

El nuevo decreto, publicado en la Gaceta Oficial, trae en verdad malas noticias. Noticias dolorosas para quienes creen en la valentía de este país pequeño, pero también creen que la estrechez y el burocratismo están sepultando a la madre con sus hijos dentro. ¿Será ese el objetivo real de la Aduana?

Comentarios [ 12 ]

Imagen de Anónimo

La culpa la tenemos nosotros por pensar que si no vamos a Cuba nuestra familia padecera hasta morir por eso tenemos lo que merecemos.  Otros no vendran a sacarnos del  fanguero en que nos hemos metido con nuestra actitud sumisa. Tenemos que usar la cabeza mas que el corazon.  Nosotros podemos quitarnos de arriba a esta lacra de mezquinos HP si nos unimos.  esta bueno ya de lloriquear. Lo que hay que hacer es que dejar de alimentar tanta hijeputada con nuestro dinero.

Imagen de Anónimo

Viaja solucion a nueva arbitrariedad.  No viajar a Cuba.

Nadie morira.

El gobierno parasito vera que no se muerde las mano que te alimenta.

No hay que darle mas vueltas al asunto ni aguantar mas abusos.

Imagen de Anónimo

Hace falta una flotilla de protesta que se acerque a las costas cubanas y asi daran marcha atras y cambiaran la ley.

El Mongo

New York - London - Jayalia

Imagen de Anónimo

Leyes y más leyes en el país más caótico del hemisferio, en crisis total, con un gobierno incapaz de mejorar las condiciones de vida de sus ciudadanos. Desde hace 55 años han vivido de la ayuda de los negocienates,  familiares y amigos del exterior. Pues, a que se sigan prostituyendo con extranjeros italianos, argentinos, españoles, canadienses... Ellos si pueden entrar 3 celulares para recuperar el bajo coste del viaje, a ellos nadie les dice nada. Y los cubanos que sigan con el gobierno que se dice paternalista y que no resuelve nada, eso es lo que se merecen después de tantos años bajo control. Hasta los palestinos en plena guerra se tirar a protestar. Allí no pasa nada, en Cuba se vive del cuento, todos sentados en los parques. Mostrando lo que no son, viven de las apariencias.

Imagen de Anónimo

Los cubanos somos únicos en todo, ahora vamos a tumbar a la tiranía a golpe de celulares, tv,computadoras, vacacionando en Cuba, y manteniendo los timbiriches y paladares .

Imagen de Anónimo

Que aduana ni un c**** divino, la aduana no es una organizacion independiente, ni capaz de crear leyes o regulaciones, todo sale de "arriba" de ese mismo grupito q siempre ha odiado y menospreciado a los cubanos, a la aduana, etecsa, mintrans, etc, solo le corresponde lo mismo q a todos los del monton, aplaudir, alabar y apoyar.

Saludos, Luis

Imagen de Anónimo

..........el  articulo de Simoni es sun respuesta a la noticia de que la aduana cubana encontro drogas en encomiendas????.......esta malito, malito, malito

Imagen de Anónimo

PARA ANONIMO DE 11.10am:QUE RICO ES HABLAR MIERDA DEL OTRO LADO DEL CHARCO PORQUE TU ERES CUBANO(A) NO ERES NI DE CHINA NI DEL JAPON !!!FIJATE SI TU HICISTE ALGO POR CAMBIAR LAS COSAS DENTRO DE CUBA QUE NO ESTAS EN CUBA!!!!!!ES VERDAD QUE NO HAY PEOR CASCARA QUE LA DEL MISMO PALO .ERES IGUAL DE COBARDE!!!!QUE IGUAL 100 VECES MAS O MAS !!!!!!!QUE LOS QUE SIGUEN DENTRO DE LA ISLA PORQUE TE FUISTE .C O B A R D E. Y ........................................................................................

Imagen de Anónimo

Dice el señor Simoni: "En lo adelante, cuando usted arribe al país con un celular de regalo para cada uno de sus cinco hermanos, o tres televisores, o dos laptop…"

Señor Simoni, en lo adelante lo que no hay que ir cargado de celulares de regalo, ni de televisores o laptops. Si usted quiere cómpreselos a sus familiares allá o mejor, si envía usted dinero, dígales que ahorren para que ellos mismos se lo puedan comprar. Así tomarán conciencia de que las cosas no caen del cielo.  Gabio Sued Cuppello (Menlo Park)

Imagen de Anónimo

para el bobo alipio, cuando cruces la aduana metete los telefonos en el cu...... y dale vivas a fidel.

el primo del bobo alipio**