Viernes, 15 de Diciembre de 2017
13:06 CET.
Opinión

A dos años del incesante asesinato de Harold y Payá

La indigencia de los intelectuales cubanos los ha hecho cómplices de incontables crímenes. No hay un solo escritor o artista o periodista "no-disidente" dentro de Cuba que se haya atrevido a pronunciar el apellido de Payá. Ni antes ni después de asesinado. Muchos menos recuerdan mis colegas el nombre de Harold, ese supuesto Don Nadie que al parecer estuvo en el lugar y el tiempo equivocado, sea lo que sea lo que pasó aquel verano de ¿2010, 2011, o fue el año pasado la cosa?

Cuando yo estaba dentro de Cuba, me cansé de "presionarlos" en privado para que tocaran el tema aunque fuese en un párrafo, para que al menos defendieran la versión del Gobierno cubano o pusieran en crisis la credibilidad del reclamo familiar. Pero nada. Silencio literalmente de muerte en las agencias cubanas de prensa y, por supuesto, en la fosilizada Facultad de Periodismo, que es la peor del continente para no decir del planeta, graduando agentes exportables del G-2, y siempre con sus edipismos de la "objetividad" y la "crítica constructiva" y el "dato verificable", y con esa admiración nostálgica por los profesores/represores más grandes que ha parido ese género: eminencias grises del gremio que jamás teclearon un cabrón reportaje libre, legible.

Luego viajó a España la líder del Movimiento Cristiano Liberación (MCL) e hija de Oswaldo Payá: Rosa María Payá habló claramente desde el inicio, pero desde el inicio me pedían por señas y en susurros que había que esperar por el testimonio de Ángel Carromero, si es que sobrevivía. Que a la pobre familia tal vez la Seguridad del Estado y el españolito le estaban tendiendo una trampa para desacreditarla, porque a la postre tal vez Carromero se viraría con ficha y ratificaría que había sido un árbol y los 60 metros de su frenazo y la grava y la polvareda y los tres testigos analfabetos y nada más. (Por cierto, nunca se habló de quién transportó a los extranjeros al hospital: esos seres fantasmas permanecen no-identificados y en el juicio a puertas cerradas ni siquiera se les mencionó.)

Luego habló Ángel Carromero, en The Washington Post. Pero como lo hizo en inglés, en Cuba nadie pareció entenderlo. Además, fue en la época de la Feria del Libro y cada quien tenía un estante donde exponer su carrera en ascenso. Luego habló de nuevo Ángel Carromero, en El Mundo. Y en todas las estaciones de radio y TV que se le acercaron. Pero ya había pasado demasiado tiempo y había demasiadas contradicciones de colores en los carros de su denuncia. Mejor no decir nada a esta hora. Seguían haciendo sus tremendas tesis de doctorado, o traduciendo de las mil y una lenguas sus mamotretos de teoría, o repitiendo su realismo sucio de putas y piojos (pero jamás de políticos déspotas), o acumulando sus novelones de investigación histórica con escandalitos a ras de la UNEAC, o armando sus proyectos astutamente alternativos y anti-hegemónicos de cara al congresito yanqui de turno (con pasaportes por fin permitidos), más un toquecito pro-gay y anti-feto y de oposición leal (preferiblemente legal), o incluso congraciándose con la farsa de una sociedad civil allí donde todo lo calcina y calcula un régimen criminal.

Quien llegue al capitalismo cubano, es falso o parte de la ecuación. Sólo la muerte en Cuba es criterio de la verdad.

Ahora, por supuesto, me dicen que para mí es muy fácil, porque yo ya no estoy dentro de la caldera. Pero cuando yo encendía desde el corazón del castrismo la candela a diario, entonces me decían que había que tener mucho cuidado para no quemar las naves, para conservar los espacios ganados con tanto esfuerzo, por el bien de todos los cubanos, para que el mayor número posible de compatriotas llegasen sanos y salvos al futuro. Lo que ya no podrán hacer Harold Cepero ni Oswaldo Payá. Los jodieron. Casi que se jodieron ellos mismos, según la lógica de la insultante intelectualidad insular. Del choteo a Chacumbele. Del financiamiento extranjero a la fidelidad funeraria con los verdugos de verde olivo o con corbatas corporativas desde el exilio.

A la vuelta de dos años del atentado doble, Oswaldo Payá y Harold Cepero han muerto para el mundo entero, pero no para la historiografía cubana. Payá y Harold siguen vivos en la res publica de nuestra perversa patria. Y no es una mala metáfora. De hecho, dentro de siglos, cuando los arqueólogos del castrismo revoloteen como buitres sobre los papeles póstumos que se conservaron a pesar de la Revolución, dará la impresión que ellos dos fueron inmortales, pues apenas aparecerá este o aquel comentario sobre su caso en los mediocres medios y los mezquinos miedos masivos dentro de la Isla.

Acaso ese sea el homenaje de los hipócritas a sueldo de los asesinos. Reconocerles a Oswaldo Payá y Harold Cepero una ausente mortalidad.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 42 ]

Imagen de Anónimo

El Partido Comunista de Cuba debe considerar seriamente la liberacion de las fuerzas productivas para evitar que el pueblo se les venga encima.Pedro Benitez 

Imagen de Anónimo

Orlandito no comenta desde el día 23, esta incumpliendo con el llamado de la patria.

Imagen de Anónimo

OLPL no habia visto que eras el escritor, por eso más ahora, a Paya lo mataron una vez incesante. 1. adj. Que no cesa o que se repite con mucha frecuencia.Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Imagen de Anónimo

La dictadura cubana, con premeditación, miedo, cobardía y alevosía aprovecho que el buen, valiente e íntegro cubano, Oswaldo Paya, se encontraba en una carretera distante y cazaron como bestia a un hombre honrado, héroe de Cuba.  Eso no se va a quedar así, fíjense bien.  Porque nosotros los cubanos no vamos a tolerar semejante bajeza.  Y no entregan los resultados de la autopsia a la familia con sed de justicia después de un juicio que fue una obra de teatro.  Los responsables aunque se escondan en el centro de la tierra, se muden al infierno o se sumerjan en el mar, van a pagar.  Oswaldo Payá nunca bajo la cabeza ante la familia Castro, Oswaldo Payá era un hombre que amaba al pueblo y a su familia, padre, amigo y patriota ejemplar, inteligente, bondadoso e ingenioso, justo luchador, incansable contra la tiranía que nos oprime.  A mi hija le hablare de Oswaldo Payá.   Pedro Benitez

Imagen de Anónimo

Mas que indigentes son cobardes, inmorales,  apátridas y son muchos los  intelectuales cubanos que para conservar los espacios ganados, que no es más que una extensión de la jaula donde conviven con el preso pueblo, venden su intelecto a la dictadura y como las putas inteligentes nunca se pelean con quien paga por sus servicios.  Pedro Benitez

Imagen de Anónimo

Como dice Antonio Gala: "No soy un pesimista, soy un optimista bien informado".Zaludos.

Imagen de Anónimo

Resumiendo, a mi hay dos cosas que me llama más la atención en este caso:1. Los intelectuales (no solo los literatos estimado Andres Reynaldo) exiliados -porque los de dentro siguen en su gran mayoria la definicion de Noam Chomsky: especialistas en difamación, comisarios políticos y/o administradores ideológicos- que callan, dudan existencialmente o sencillamente se quejan de que afuera hay que trabajar y no tienen tiempo para estos 'asuntillos'. Hágase la tarea de "husmear"-es un ejemplo- por sus páginas de facebook.2. Lo(s) poco(s) que se ocupan - dentro y fuera de la isla- en ser pro y no contra. De anticastristas, anticomunistas (confesos o inconfesos) tenemos un montón. Y está bien que así sea, pero, ¿dónde están y qué están haciendo A FAVOR de la democratización en Cuba? Obviamente no me refiero a blogueros, periodistas independientes, activistas civiles, luchadores por los derechos humanos -con TODOS estoy de acuerdo- sino a intelectuales en el sentido profundo de pensador, como lo fue Payá. Concluyo con un ejemplo (y ya que no soy "intelectual") me ahorro palabrejas complejas: Angel Santiesteban.

Imagen de Anónimo

Excelente articulo OLPL, sobre la muerte de Paya y Cepero y que fueron muy bien preparadas por la Seg. del Estado y el regimen castrista para hacerlas parecer como accidente e incluso vi en youtube un video donde Carromero explica todo lo que paso y como la seguridad del estado hizo que cambiara la version de los hechos amenazandolo para que dijera que fue un accidente y no que un carro lo embistio por detras y lo sacaron de la via, lo que pasa, es que es cierto que Carromero en Cuba no conto eso porque tenia miedo y sabia que si declaraba la verdad sufriria una larga condena en la isla y al final no tendria quien lo pudiera ayudar a salir de alli, porque todos sabemos que el regimen castrista, no perdona a los que se atrevan a desafiarlos y desacreditarlos, por eso los disidentes que se atreven a encararlos luchando contra ese sistema, no tienen quien los defiendan porque los poderes judiciales en Cuba son controlados y dirigidos por unos abogados que responden a los intereses y la defensa de la tirania que actuan a su antojo y si tenen que desaparecer o matar a alguien lo hacen como tomarse un vaso de agua y quien puede probar lo contrario si ellos no permiten ninguna investigacion sobre casos como esos, por favor, Paya y Harold, fueron asesinados porque les molestaban al regimen y Paya tenia meritos suficientes de ser un excelente luchador por ver a Cuba libre y democratica y defensor de los derechos humanos del pueblo cubano, algun dia se sabra la verdad.

Imagen de Anónimo

No creo que el Nombra de oswaldo Paya se valla a olvidar jamas en Cuba y menso en la Cuba de un cambio "". Uno porque es un martir aunque no quieran admitirlo y de los asesinados por causas politicas y pacificas. segundo porque sera usado a conveniencia de algunos como de costumbre. El proyecto valera ya esta en la historia de Cuba como el primero despues de la Dictadura de Fidel Casgtro como el que enfrento al Dictador y a su maquinaria politica, social y en al campo de las propias leyes cubanas. Ademas de ridiculizar el acto deseperado del dictadorzuelo caribeno de recoger firmas masivas dias despues para anular tan bien pensada y desarrollada campana. imagino que el tirano ex zatrapa de la URSS nunca perdono a sus tan eficientes miembros de la seguridad del estado, que no impidieron el desarrollo y la entrega del proyecto.tengas buenas noches estimados lectores

Imagen de Anónimo

............miembros de la disidencia interna y del exilio han fundamentado ampliamente como Paya trato de engañar a todo el mundo con su tan comentado Proyecto Varela...........solo les pido que profundicen y veran que es cierto lo que les digo!!!!........