Viernes, 15 de Diciembre de 2017
01:21 CET.
Emigración

La realidad del pasaporte cubano

Siempre he tenido una admiración tremenda por los músicos profesionales, más aún sin logran controlar instrumentos complejos como el piano o el violín. Yo llevo más de cinco años, en mi tiempo libre, tratando de controlar el clarinete, y digamos que mi avance no es abismal.

Recientemente recibí un mensaje electrónico de una de las mejores amigas de mi suegra, Zenaida Romeu, que es una músico y conductora de orquesta consagrada por la cual siento gran admiración. El mensaje decía a grandes rasgos que acababa de obtener uno de los premios más importantes de su vida: la ciudadanía española. Esto por supuesto no me asombra; mi suegro obtuvo la española no hace mucho, mi suegra y mi madre están en los trámites para hacerse gallegas, mi mujer está terminando los trámites para hacerse inglesa y yo, bueno, yo hace mucho tiempo que me hago el sueco con mi pasaporte escandinavo.

Me gustaría decir que mi familia es atípica, que somos la excepción y no la norma, pero desafortunadamente las cifras apuntan a un lado diferente de este argumento.

Recientemente, unas cifras publicadas por el Informe Anual sobre Naturalización (Annual Flow Report 2013) del gobierno estadounidense arrojaron que más de 250.000 cubanos se han hecho ciudadanos estadounidenses en los últimos 14 años.

Si a esto le sumamos los cubanos que, por destino o decisión, nos hemos hecho ciudadanos europeos o de otras naciones del mundo —actualmente estimados en unos 230.000 adicionales—, tenemos casi medio millón de cubanos optando por otra nacionalidad en lugar de la cubana.

Para un país de sólo 11 millones, estos números son realmente aterradores, y muy reveladores.

Por supuesto, esos números son solo la punta de la desgracia, pues se refieren a los cubanos que han tenido la oportunidad de emigrar. Si hacemos una encuesta en Cuba y preguntamos quiénes cambiarían su pasaporte cubano por español, estadounidense o aún de Angola, casi seguro nos quedamos sin fuerza productiva en el país.

Las razones son obvias. Uno de los legados de la revolución es la creación de un país sin esperanzas y una de las consecuencias de esto es la de tener unos de los pasaportes menos valorados en el mundo.

Recientemente la consultora británica Henley & Partners realizó un estudio sobre los pasaportes más valorados en el mundo y de Latinoamérica. Me llamó mucho la atención los dos extremos de la lista. En Latinoamérica, al tope entre los cinco más valorados estaban nuestros vecinos Argentina, Brasil, Chile, Mexico y Uruguay. Como era de esperarse al final de la lista de 18 países de Latinoamérica estaba Cuba, solo superada por República Dominicana y Haití.

Este desprecio de casi todos los países del mundo por el pasaporte cubano refleja esa tendencia de los cubanos "al llega y pon". Casi ningún país del mundo nos cree ya que queremos ir de visita o turismo, la tendencia es la emigración y el escape de ese "paraíso tropical" que tan bien describe la prensa oficialista.

Mientras tanto, yo sigo intentándolo con el clarinete. Los resultados no son alentadores, pero disfruto cada minuto de práctica. Por desgracia no puedo decir lo mismo (a corto plazo) de mis esperanzas de tener una nación próspera y deseada por mis compatriotas.

Aunque ya casi todos los cubanos pueden salir de Cuba sin la necesidad de pedir permiso al Gobierno (como hasta hace muy poco), mientras el proyecto de nación sea proyectado por los mismos músicos que llegaron al poder hace más de 50 años, yo les aconsejaría que aprendieran un instrumento musical por su propia cuenta aunque no les suene bien, porque de La Habana seguirán sonado los mismos ritmos, y una de las consecuencias es que el cubano seguirá siendo ese pasaporte maligno que casi ninguno de nosotros quiere.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 37 ]

Imagen de Anónimo

el peor? Es el "unico" que te asegura residencia permanente en los Estados Unidos y posterior nacionalidad!! No existe otro

Imagen de Joshua Ramir

Que bien lo dijiste Jorge Kubano

Imagen de Anónimo

Respuesta a Jotavich: No creo que tener un pasaporte cubano es una pena en Europa, eso seria para muchos igual que otros pasaportes latinoamericanos que son gran pena. La ventaja del Pasaporte cubano sobre el resto es que se convierte en oro cuando quieres entrar a los EE.UU, una conversion tan valiosa que solo goza el pasaporte cubano, por tanto no es tan malo , yo diria que seria la manzana que millones de personas en el mundo quisieran tener. Un saludo para los latinos en Europa de Jorge Kubano.

Imagen de Anónimo

Para Jorge Kubano: es cierto que el pasaporte cubano es codiciado por los latinos pero eso obedece a una circunstancia especial dada por una ley originada en el pais mas rico del mundo. Pero de lo que se habla aqui es de orgullo patrio, de identidad con tu tierra. En europa donde vivo, como en el resto del mundo, tener ese pasaporte y no otro es un verdadero problema y motivo de complejos para el que lo porta. No representa ningun beneficio y si muchas trabas como sucede en el consulado cubano. Es muy triste.Jotavich

Imagen de Anónimo

Si, Clive, prosigue soplando tu instrumento, que en Cuba no sólo carecen de tales artefactos, también escasea mucho el aire para soplar. (HEREJE33)

Imagen de Anónimo

Clive, también te felicito por el artículo sobre tu padre. Nunca había oído hablar de él. Pero te digo algo un pasaporte ó un carné de Identidad para un mexicano es un tesoro. Llegar a La Linea y decir que eres cubano y ya pasas.
Gracias por tu escrito y que no sea el último.

Imagen de Anónimo

Médico del Mongo, está bueno el vídeo ese que has linkeado.Candela al pasaporte. 

Imagen de Anónimo

Y excelente también el artículo que escribiste sobre tu padre. Muchas felicidades por ambos.

Imagen de Anónimo

Clive, excelente este artículo. Gracias.

Imagen de Anónimo

Cualquier cubano que viva en el extranjero está orgulloso del pasaporte del país que lo acoge y aborrece del pasaporte cubano por el cual tiene que pagar altos precios, pues sabe que ese dinero va a las arcas de la familia más corrupta que ha dado toda la historia cubana: los Castro.