Martes, 21 de Noviembre de 2017
23:50 CET.
Opinión

La sana lucha por la desigualdad

Comienzo por una anécdota. Me la relató la protagonista, una excelente médico cubana, especialista en implantes cocleares encaminados a devolverles la facultad de oír a niños sordos.

Hace unos cuantos años, al volver de las vacaciones, la esperaba el moralizante comité del Partido Comunista del hospital donde trabajaba. Se proponían reprenderla. Ella no sabía por qué. Pronto lo supo. Era culpable de una conducta impropia del socialismo: se había creado fama de ser la mejor cirujana en su especialidad. Se había destacado. ¿Existía alguna prueba? Por supuesto: sus pacientes prefirieron esperarla y durante su ausencia se negaron a ponerse en las manos de otros médicos.

La acusada escuchó pacientemente la regañina. Le explicaron que la revolución preconiza el trabajo en equipo y es refractaria al éxito egoísta de los individuos, práctica que aparentemente pertenece al ámbito del capitalismo despreciable.

La doctora replicó que nada había hecho para seducir a sus pacientes, salvo ser buen médico, pero secretamente tomó la decisión de escapar de un país dispuesto a castigar la excelencia en nombre del igualitarismo revolucionario. Desde hace unos años ejerce su profesión muy exitosamente en Miami.

Relato esta historia porque hoy, mientras los gobiernos, los partidos políticos y numerosos pensadores, colectivistas y no colectivistas, se preocupan por reducir la desigualdad, satanizan el lucro y esgrimen como bandera el Índice Gini, con el que suelen azotar a quienes se han enriquecido, los individuos, por la otra punta del análisis, luchan por descollar y acentuar las diferencias sociales.

Tienen razón los individuos. Tratar de sobresalir, intentar destacarse, luchar por ser mejores que los demás, diferentes a ellos, incluso más ricos, forma parte de la naturaleza humana y a todos nos conviene que así sea. Reprimir ese impulso, condenarlo moralmente e intentar igualar a los individuos es el camino más corto al fracaso general.

Más aún: como sabe cualquiera que haya observado con cierto cuidado el comportamiento de las personas normales, eso es lo común, lo sano, lo que nos impulsa todos los días a trabajar y a vivir. Sin ese estímulo íntimo, rabiosamente individualista, se genera el aniquilamiento del yo, diluido en medio de una pastosa marea de seres más cercanos al enjambre de abejas idénticas que a la especie competitiva, alerta y desigual a la que pertenecemos.

La autoestima, tan importante para el equilibrio emocional, depende de eso. Quienes están satisfechos consigo mismo poseen más posibilidades de ser felices y de crear riqueza para ellos y para beneficio del entorno en el que viven. Por el contrario, la sensación de mediocridad, y más aún de una cierta inferioridad relativa, suele abatir a quienes la sufren.

Cuando la depresión no tiene una causa fisiológica —un desequilibro hormonal o químico— el origen hay que buscarlo en el terreno oscuro de una autopercepción negativa. Son esas personas que no pueden o quieren levantarse de la cama a luchar porque su ego ha sido aplastado, y ni siquiera entienden qué les ha sucedido, más allá del malestar que las agobia.

Se equivocan los gobiernos, los partidos políticos y las instituciones religiosas en tratar de demonizar y penalizar la desigualdad. ¿Qué hacemos, intuitivamente, con quienes se destacan? En general, los admiramos. Los declaramos héroes y, si se tercia, los enriquecemos con nuestras preferencias. Puede ser un guerrero valiente, un artista excepcional, un deportista triunfador. Puede ser una persona dedicada a la filantropía, como la Madre Teresa, o a la creación de empresas, como Steve Jobs.

El héroe es alguien extremadamente desigual que ha realizado una hazaña poco común y eso lo convierte en un modelo ideal de comportamiento. A nadie le molesta (o debiera molestarle) que en procura de su singularidad el héroe llegue a convertirse en una persona muy rica, infinitamente más que la media, como sucedió con Picasso, con Bill Gates, con el tenista Rafa Nadal, con la cantante Beyoncé y con los miles de triunfadores que en el mundo son y han sido.

La palabra logro viene de lucro. La creación de riqueza, cuando ha sido ganada limpiamente, es una forma de merecido reconocimiento. El lucro no es un pecado, ni el logro debe ser un delito o un comportamiento censurable. Quien se destaca y triunfa, por el contrario, merece nuestra admiración, nunca nuestro desprecio.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 23 ]

Imagen de Anónimo

Los "comunistas" como SEAN PENN, OLIVER STONE , BENICIO DEL TORO  y comparsa NO comparten de ninguna MANERA su $$$$$ dinerito , nadie regala NADA graciosamente , COTORRA, COTORRA y mas MUELA , todo es un "circo-chic" para la IZQUIERDA INTERNACIONAL cuando estan en el desfile de l "ALFOMBRA ROJA" , el caviar y salmon ahumado NO es de ninguna manera para los pobres ; preguntenle a GEORGE CLOONEY si el daria un millon de dolares a "Panfilo" de REGALO !. De eso NADA , monada !. Gracias,...., Rudy

Imagen de Anónimo

Son la envidia y el odio los que crean revoluciones o golpes de estado comunista, no es la desigualdad, ya que siempre ha existido y existira desigualdad y es parte de la naturaleza, existen personas mas talentosas que otras, mas altas o bajas, diferentes razas, en la sociedades siempre habran ricos y pobres, incluso en las llamadas "comunistas" hay ricos y pobres, solo hay que ver a los funcionarios de PCC y compararlos con panfilo, y esto es por solo poner un ejemplo. Un balance donde exista clase alta, media y menos favorecida es lo normal, cuando la riqueza se empieza a acumular en pocas manos es malo, eso ocurre en el comunismo y tambien en el capitalismo monopolista, pero pregunto, no es el comunismo un gran monopolio? la serpiente se muerde la cola.

Imagen de Joshua Ramir

Dile a Nick Hanauer que estoy bravo, aburrido de pasar trabajo, que voy por él con la horca en la mano para que me regale un milloncito y se corrija una gran e injusta desigualdad

Imagen de Anónimo

 LOS RICOS NO CREAN EMPLEO. Discurso de Nick Hanauer en TED. (Sub. Español)"La democracia y el capitalismo están en peligro si no se actúa"El multimillonario Nick Hanauer: "La gente, con horcas, viene ya a por nosotros harta de desigualdades"Un aviso para los más ricos de entre los ricos sobre la bomba de relojería que supone la creciente desigualdad Por ello pide medidas para acabar con la enorme desigualdad porque si no se actúa:"Las horcas (en referencia a la herramienta de labranza) van a venir a por nosotros. Ninguna sociedad puede aguantar esto. Si me muestras una sociedad altamente desigual, te mostraré un estado policial o una revolución. No hay otros ejemplos. No es si va a pasar, es cuándo". http://www.periodistadigital.com/mundo/eeuu/2014/07/05/el-multimillonario-nick-hanauer-la-gente-con-horcas-viene-ya-a-por-nosotros.shtml

Imagen de Anónimo

Lo que dice Montaner es totalmente valido, si uno no puede superarse cientifica y economicamente en una profesion, entonces cual es el objetivo? El caso del ejemplo es valido; pero se puede llevar mas alla a toda la sociedad cubana, un Ingeniero o fisico brillante no recibira un salario superior a un profesional mediocre, la unica manera es "luchandose" un viaje al extranjero ya sea a estudiar o colaborar y de ese viaje tendra que ahorrar dinero para poder llevar unos dolares de vuelta a cuba. La clase trabajadora debe dejar la envidia a un lado y superarse, las clases sociales existen por algo y destruyendola no se resuelve otra cosa que no sea volver a todo el mundo pobre y es sabido que eso es peor que lo otro.

Imagen de Joshua Ramir

Anónimo - 15 Jul 2014 - 2:49 am.''doblar el lomo''... como cuando la zafra de los 10 millones que van van? mire sr. hace algunos años ya que entramos en la economia del conocimiento, la revolucion industrial, la de los obreros ''doblando el lomo'' en las fabricas de London, New York, es cosa del siglo XIX, ahora se vive de lo que tienes dentro del cerebro, sea programando frente a un ordenador, dando consultas en cualquier dominio frente a un ordenador o en persona, o transmitiendo tus conocimientos frente a un aula de estudiantes como hace milenios o frente a un ordenador. Pero para eso hay que tener algo dentro del cerebro, o, ir a doblar el lomo como obrero, que tampoco debe avergonzar a nadie por cierto

Imagen de Anónimo

Para el anonimo del 15 de Julio 2014- 2:49.Este señor esta hablando sin fundamento y sin propiedad. Este señor solamente esta ofendiendo al escritor y es asi como proceden los comunistas cubanos cuando no pueden responder a una pregunta, porque no la saben o porque sus amos no les permiten contestarlas, lastimas que a estas alturas existan seguidores de la doctrina impuesta en Cuba por los dos hermanos FC yRC, pero hay una verdad que nadie  puede negar, TODO LO QUE EMPIEZA SIEMPRE TERMINA, NO HAY MAL QUE DURE CIEN AñOS NI CUERPO QUE LO RESISTA. ABAJO FC, RC Y TODOS LOS SEGUIDORES DEL COMUNISMO.

Imagen de Anónimo

EL problema Montaner es que esos que tú admiras, según los marxistas, no crean riqueza, sino que la distribuyen. La riqueza se crea con el trabajo, doblando el lomo. Y doblando el lomo muy poca gente se hace rica. Para que gente como tú viva sin doblar el lomo, es obvio que hay algunos que tienen que doblar el lomo para ellos, para poner un plato de comida sobre su mesa, y para que tú, que no has disparado un chícharo jamás, pongas el tuyo. Hay por ahí alguno(s) que se encargan de que saques tu tajadita, según les convenga, los distribuidores de la riqueza, del excedente productivo.

Imagen de Anónimo

Joshua, estoy dispuesto a darte la razón. Tal y como lo argumentas, no tengo objeciones que oponerte. Ahora bien, como todo es relativo, sí puede afirmarse que tenían un prestigio social del que no gozaban los profesores, por ejemplo. En medio de aquella locura, los médicos tenían más 'conectos' y 'resolvían' más que otros para un hotel, un rstaurant, etc. Lo cual suena ridículo, pero era una ventaja entonces. Hablo de los años 80 sobre todo. En cuanto al trabajo, a un médico nadie se le metía en una consulta para fiscalizarlo, p. ej., como sí a un profe. Pero bueno, lo que me interesaba destacar es que resulta muy inverosímil que a la doctora de que habla CAM la hubieran castigado por ser una buena cirujana. Eso no era así, salvo este caso muy singular que nos cuenta CAM. Al contrario, al que creaba un tratamiento novedoso, como el cuestionable tratamiento del vitiligo o la retinosis pigmentaria, lo sacaban a menudo en la prensa y hasta el propio Nº 1 lo elevaba a los altares. Nic

Imagen de Anónimo

CAM siempre hace enfasis en la diferencia que existe entre una sociedad "Colectivista" y la sociedad mas practica y viable o sea,  la "Individualista" que es la condicion NORMAL de toda la HUMANIDAD, antes que surgieran nuestros "ilustres filosofos' y FABRICANTES DE "ilusiones" y  SOCIEDADES (FRACASADAS) , existieron individuos que por sus TALENTOS excepcionales (o sea que SOBREPASAN los estandares PROMEDIO sobre los de los DEMAS) y con dotes extraordinarias (todos DESTACAMOS en ALGO , pero muy dificil saber cual es ESA VIRTUD extraordinaria que poseemos) entonces cuando "encontramos" ese FILON de fortuna( que nos dio la MADRE NATURALEZA O el mismisimo "DIOS" ) entonces estamos en plena capacidad de desarrollarlo, si tenemos los instrumentos adecuados; conoci a unos MUSICOS en Cuba, talentosisimos que tenian una banda de ROCK que la componian solo con instrumentos VIEJOS , dos guitarras viejas (les faltaba el BAJO para el BAJISTA) y la BATERIA eran tres tambores VIEJOS "resueltos" (ROBADOS) de una vieja escuela "PRE- REVOLUCIONARIA" , sonaban como unos buenos aprendices de ROCKEROS (le sobraban talentos) pero estaban en el "lugar equivocado" porque el ROCK era la musica "enemiga" fin del cuento; DESAPARECIERON cada cual tuvo que escoger un diferente derrotero. Ls historia nos dice que es ESTUPIDO condenar la "individualidad" , penalizar y FUSILAR al exito, la fortuna y logros INDIVIDUALES , nos convierte en ASESINOS de la HUMANIDAD!. Gracias,.., Rudy