Opinión

Sueños y realidades

Casi todos los cubanos piensan que sin Fidel y Raúl Castro el país será una maravilla. Quizás sea mejor moderar esas expectativas.

Sublimar el futuro es una terapia nacional. Casi todos los cubanos piensan que sin Fidel y Raúl Castro el país será una maravilla.

La ausencia de ambos se asocia con un aumento espectacular del poder adquisitivo, la legalización de los derechos fundamentales y el acceso a internet y a la televisión por cable, desde los hogares, a precios módicos, entre una larga lista de beneficios.

Dentro del paquete no podían faltar quienes desean un mayor consentimiento para el relajo.

En democracia, autoritarismo light, o lo que surja de los despojos del sistema actual,  habría, según dicho parecer, más prostíbulos legales y clandestinos y mejores oportunidades para el tráfico y consumo de drogas. Son apenas una muestra de muchas torcidas ambiciones.

El segmento poblacional que anhela el establecimiento de esas prerrogativas es peligrosamente alto, algo a no perder de vista y que indica los riesgos de una anarquía si desde el comienzo no se toman las debidas precauciones.

Las lesiones antropológicas del pueblo cubano causadas por más de 50 años de totalitarismo son razones para ofrecer pronósticos poco halagüeños en cuanto a la construcción de una nueva sociedad.

No es que no sea posible hacerlo. El asunto es que se trata de cuatro generaciones afectadas por valores impuestos a punta de pistola. Basta recordar que una de las primeras medidas que inauguraron el proceso revolucionario fue el cambio de concepción respecto a la familia.

Sin dar muchas explicaciones, el Estado usurpó el rol de los padres, dando pie a una serie de deformaciones que con el paso de los años terminaron codificando el desorden y las indisciplinas sociales.

Por otro lado, tantos controles y prohibiciones absurdas, muchas todavía vigentes, son también motivos que explican la masividad de la apatía, el uso de la doble moral como coartada para insertarse dentro de los mecanismos de legitimación social, la proliferación de las corruptelas y la extendida práctica del soborno. A modo de resumen, se creó un modelo que debe única y exclusivamente su longevidad al empleo del terror selectivo y a la hegemonía de los burócratas.

Las idealizaciones en torno al postcastrismo, amén de las disparidades, tienen un punto en común y es la creencia de que, sea como sea, el futuro será mejor.

Sería bueno moderar las expectativas. Más de medio siglo de demolición a golpe de voluntarismos, guerras internacionalistas, estadísticas falsificadas, pleno empleo y racionamientos, no se resarcen con tres chasquidos de dedos.

En los escenarios venideros es casi seguro que las demandas de una población agobiada por la miseria y la falta de espacios para ejercer sus derechos ciudadanos durante tanto tiempo, superarán con creces las posibilidades de cumplirlas.

A miles de cubanos les costará aceptar la realidad. Más que una transición, con su carga de complejidades, esperan un acto de magia. A causa de esto, las pasiones podrían desbordarse.

Si no se ajustan bien las amarras en lo que se supone sea un Gobierno respetuoso del estado de derecho o en camino a consolidarse como tal, vendrá el caos.

La marginalidad, en todas sus variantes, está presente en el país sin distinción de edad, raza y sexo. Es uno de los productos más representativos del socialismo.

Comentarios [ 41 ]

Imagen de Anónimo

El futuro de la nación no es precisamente luminoso, como siempre ha repetido la propaganda oficial. La marginalidad, en todas sus variantes, está presente en el país sin distinción de edad, raza y sexo. Es uno de los productos más representativos del socialismo y herencia maldita que dejarán quienes hoy todavía mandan en Cuba. Para erradicar esas secuelas se requerirá mano dura por parte del gobierno de transisción, o la transición fracasará.

Imagen de Joshua Ramir

ja, si que esta bonita la niñita de la foto, se ve bien cuidadadita, aunque viva en ese solar debe tener padres que la quieren y eso de por si ya es una bendicion

Imagen de Anónimo

Ricardo E. Trelles >>>

// Pobre angelito precioso //

Pasan los días y no se me quita de la mente la cara del pobre angelito precioso de la foto. ¡Vergüenza tiene que darnos por no hacer lo necesario *y posible* para sacar a Cuba del hueco en que hunde y echarla adelante BIEN!

Imagen de Armienne la Puta

Como quiera que sea, Cuba va a estar mucho mejor sin los Castro, sus descendientes y su corte de criminales.

Imagen de Anónimo

Que cómico, ja, ja, ja, se van a tener que tragar las "mieles del poder" aunque esten amargas...

Imagen de Anónimo

Para Anónimo - 9 Jul 2014 - 12:59 am: Compadre, me leí el artículo que sugiere. Increible que hayan llamado a este tronao, asi de mala verán la cosa. De todas maneras aunque llamen a John Maynard Keynes, ese asunto no tiene solucion dentro de los limites de la dictadura.

KT

Imagen de Anónimo

Raul Mirabal Ruz llama de urgencia a los defenestrados para que salven el desastre economico en que han sumido a La Patria de Todos

http://www.universoincreible.com/castro-llama-de-urgencia-a-defenestrados-para-salvar-al-regimen/

Ya aparecio un articulo en Cuba Debate de Jose Luis Rodriguez en el cual no dice absolutamente nada pero prepara su regreso a los planos estelares de la direccion del pais.

Imagen de Anónimo

Este articulo envenenado no tiene ningun efecto en mi. Y porque digo esto? Sencillo, proponer que es mejor a eceptar una dictaxura por temor al futuro es una manera muy imbecil de pensar, ahora lo que hay que cambiar ha de preocupar  es de cambiar un sistema que no funciona por.mas de 55 annosy que no trabaja para el beneficio del pueblo, luego los , problemas del futuro sd resolveran en su momento y cuando surjan. Propnerque es mejor.malo que bueno.por.conocer esuna actitud derrotista y cobarde.

Imagen de Anónimo

Gracias a Jorge Olivera Castillo , porque quizas el articulista se ha "quedado corto" en mencionar otros males endemicos que padece la sociedad cubana de HOY !. Este pais anda hace rato muy "enfermo" porque siempre hubo un componente de "ilusion" en toda la esfera social y que se considera en cualquier sociedad "normal" como la QUIMERA  de que es POSIBLE vivir sin trabajar,  y no solo vivir sino "ellos" SON`ABAN con vivir en OPULENCIA, era un "standard" y parametro comun para cualquier joven de la poblacion, CREIAN que esto era realizable !. Creo que todavian piensan que todo eso es muy "posible" y como el Sr; Olivera Castillo escribe, aqui en este pais : "los sueno`s estan mas altos que las EXPECTATIVAS" , porque el cubano casi en 90% tiene una vision sobre DIMENSIONADA de lo que son capaces de "lograr" , y siempre las palabras superan a la realidad de los HECHOS . En castellano se dice, es mas facil "decir que hacer" , los YANKEES dicen : "maked it happen" , haszlo  que suceda , hazlo que pase , AHI es donde esta la gran DIFERENCIA !, son`ar no cuesta nada pero realizar "algo" requiere de un largo trecho , detras de cada exito hay una larga historia de SACRIFICIOS, un largo tramo de tiempo de nuestras VIDAS , de eso yo si que SE, ya que mi padre tuvo exitos antes de esta "revolucion" y no fue producto de un gracioso "regalo". A Cuba le queda un largo camino por recorrer y cualquiera que sea no sera nada "facil"!. Que asi sea !. Gracias,..., Rudy

Imagen de Anónimo

Las "ilegalidades" que cometen algunos compatriotas cuando intentan ingresar al país, a través de los aeropuertos, mercancías tales como: ropa, zapatos, alimentos, medicinas, etc para vender o surtir la tienda de algún pariente, no fueran un delito si no existieran la cantidad de restricciones, regulaciones y controles absurdos que mantiene el régimen en toda la sociedad cubana. No hay absolutamente nada de malo que las tiendas "privadas" de la isla sean abastecidas por el pulguero de Hialeah. Eso no es algo exclusivo de los cubanos. La gran mayoría de los inmigrantes latinoamericanos compran mercancías en EEUU y la llevan a sus países de origen. Además la calidad y variedad de esa "pacotilla", supera con creces a los productos manufacturados que vende el gobierno en las tiendas por divisas que por lo general son mercancías de pésima calidad, llevan años almacenadas y muchas están vencidas o podridas y además que estéticamente son horribles. Joshua Ramir gracias por tu comentario.  Luis Vigo.