Transporte

Un viaje Santiago-Habana

Corrupción, suciedad, mal servicio. Los viajes interprovinciales en Cuba siguen siendo una odisea.

Realizar un viaje Santiago-Habana, o viceversa, sin pasajes de reserva, puede ser un negocio complicado, incluso teniendo dinero. La experiencia comienza al llegar a las terminales de la Coubre en La Habana o la Terminal de Ómnibus Nacionales en Santiago, atestadas con cientos de personas necesitadas y desesperadas por llegar a su destino.

Las reservaciones para viajar se hacen en las oficinas disponibles de cada ciudad con tres meses de antelación. Las colas para hacerlas son de varias horas, llegando muchos usuarios a amanecer para coger los primeros turnos. Como casi cada servicio en Cuba, ello genera una gran corrupción: revendedores de turnos y de oficinistas que venden tiquets de última hora si se pagan 10 cuc por arriba.

La transportación nacional de pasajeros siempre ha sido una empresa conflictiva. El control absoluto del Estado y su dependencia de diferentes mercados para la obtención de los buses — Rusia, Japón, China o Checoslovaquia, entre otros— es la primera fuente de problemas: se compran guaguas de las que después no se pueden obtener los repuestos, teniendo que enviar los ómnibus al desguace en cuanto se desgastan.

En este desfile guagüero han pasado disímiles marcas —Leilang, Camberra, Ikarus, Hinos, Girón (de factura cubana) y las recientes Yutongs chinas y Mercedes Benz brasileñas—, pero ninguna ha sido suficiente. La crisis del transporte se incrementa, y al Gobierno no le queda otra que acudir al sector privado.

El problema es que para la transportación nacional se necesitan guaguas y el sector privado no las tiene. Sin embargo, los cubanos no nos arredramos. Si construimos botes de cualquier cosa, cómo no hacer de un camión una guagua. Así, ya tenemos a estos nuevos cuentapropistas, aparcados en las terminales anunciando sus travesías: Habana-Bayamo-Santiago.

La verdad es que todavía muchos pasajeros tienen temor a abordarlos. Entre el precio y la incomodidad de las guaguas-camión, hay que pensarlo. El precio para la travesía Habana-Santiago es de 10 cuc, un cuc más caro que el mismo trayecto hecho en avión. Solo que los asientos acolchados, reciclados de viejas guaguas, están deteriorados y no se reclinan, además de no contar con los beneficios del aire acondicionado.

No obstante, los camioneros persisten y ganan terreno ante la incompetencia de la empresa estatal ASTRO, que ya no sabe cómo chapistear las carrocerías oxidadas de ómnibus Yutongs con más de una década de uso.

La corrupción generalizada que corroe a esta empresa incluye a los choferes, que manejan las guaguas como privadas, montando y cobrando a cuanto viajero se encuentran en el camino, convirtiendo un ómnibus interprovincial en una común guagua urbana con su pasillo lleno de pasajeros de pie, negocio redondo para los guagüeros, que terminan cada viaje con miles de pesos en los bolsillos, sin costo ni inversión alguna.

El negocio de estos choferes es tan completo que se ahorran hasta la dieta de comida que les da la empresa. Los centenares de pintorescos paladares establecidos a lo largo de la autopista y la carretera central les brindan sus servicios gratis a cambio de llevar a comer allí a sus pasajeros.

Los camiones, en cambio, tienen sus ventajas. Son el más rápido transporte terrestre de carga de personal en Cuba. Pueden tardar hasta dos horas en llenarse, pero hacen el recorrido de 966 kilómetros entre Santiago y La Habana en 12 horas. La guagua, por su parte, lo hace en entre 15 y 16 horas. El tren, en más de 18.

Los conductores de camiones llenan también sus vehículos de pasajeros, como los chóferes de guaguas, pero es el precio a pagar si quieren sacar ganancias ante tanto impuestos y el elevado precio de la gasolina.

Para Irene, cliente de la lista de espera en la terminal de Santiago: "ellos resuelven, como ves para la guagua de La Habana, solo llamaron un número. Ya por fuera no solo te piden 10 cuc más el pasaje. Cuando la cosa se pone mala te piden 25 cuc por todo, además de que no tienes asiento seguro, debes ir rotando por los asientos que se van vaciando entre terminales mientras se ocupan".

Y todavía no ha llegado el verano, o mejor dicho, las vacaciones escolares, periodo pico en el traslado de pasajeros del país.

Finalmente, Irene se va en el camión para La Habana. No es su primera vez. Ella comprende que no todos pueden pagar 250 pesos o 10 cuc por el traslado. Es el sueldo promedio de un jubilado. También entiende que reservar tres meses antes no cubre los imprevistos. Pero lo principal para ella es no dormir en la terminal tres y cuatro días a la espera de una guagua.

El lamentable estado higiénico y de infraestructura de las estaciones cubanas es denigrante para el ser humano. El espectáculo nocturno de decenas de personas durmiendo como mendigos en las aceras, frente a la estación La Coubre, a la espera de una guagua, es una visión alucinante.

Ante tal panorama, no es difícil coincidir con el comentario cáustico de Irene: "Yo no quiero dormir en una terminal churrosa".

Comentarios [ 16 ]

Imagen de Joshua Ramir

Anónimo - 7 Jul 2014 - 11:53 pm.

Clarito, clarito y sencillo. resuelto el incidente.

Imagen de Anónimo

Viaje de Camguey a La Habana, en una guagua por divisas el chofer se echo el dinero de dos personas en el bolsillo ( porque no se por que estaba cerrado donde vendian los pasajes) le pedimos duarante todo el viaje el voleto y jamas lo dio, recogio gente fuera de paradas en el camino y en cuanto lugar que vendian cualquier cosa se paraban y llenaban sacos de frijoles, ajos, cebollas y todo lo que encontraban como si fuera de ellos la guagua y el cliente un perro, no hay verguenza!!!

Imagen de Anónimo

Para la autora del trabajo. No es " leilang "..Por Dios, es "" LEYLAND ""  Fabricados por Leyland Motors.sa de Inglaterra.

Imagen de Anónimo

Privatizen el negocio del transporte, completo. Dejen la posibilidad de importar guaguas y piezas de respuesto a los privados. En poco tiempo verán un decenas de pequennas empresas, cada una con algunas guaguas, otras con decenas, según capital y calidad de gerencia. La competencia entre estas empresas hará que los precios sean razonables y que la calidad del servicio tienda a ser cada vez mejor.

Es la ley básica del capitalismo, y lo único que ha demostrado que funciona bien.

Imagen de Anónimo

Esas personas que no pueden viajar por la falta de transporte y duermen en el piso en las estaciones son los que van a desfilar el 26 de Julio gritando !Vivas! a los asesinos Castro que han sumido a la Isla en una miseria total, mientras el mundo mira al  futuro ellos llevan al pueblo hacia la "era paleolitica".

Imagen de Anónimo

en los EEUU no existen esos trenes por lo siguiente, son necesarias que las líneas de ferrocarril para que puedan moverse a esas velocidades sean lo más rectas posibles, pero en los EEUU, debido a que las tierras en su gran mayoría son particulares es muy difícil poner de acuerdo a todos los dueños para que acepten que sus terrenos queden divididos por la línea del ferrocarril, es por ese motivo que los trenes americanos usan el sistema basculante que son tipos de trenes que en al uniones de los vagones permiten mas flexibilidad a la hora de coger las curvas que son muy frecuente y en muchos casos muy cerradas, todo esto impide alcanzar altas velocidades

especialista ferroviario

Imagen de Anónimo

Esa roboilusion de la que solo los miembros de la famiglia moringuera salen beneficiados es todo un exito, segun el generalisimo segundon, subpatriarca autodesignado del desastre nacional criollo

Imagen de Anónimo

Anónimo - 7 Jul 2014 - 8:56 pm.

Sí, así era acá, sobre todo por la dependencia del automóvil, pero el avión ya no es barato, cada dia son más caros los vuelos dentro del país y ni comida te dan, ahora tienes que comprarla y la gasolina está muy cara, no tanto como en Europa, pero lo está y no hay señales de que vaya a bajar el precio.

Imagen de Anónimo

Yo no entender articulo, if buses o trenes ser tan malos y dysfunctional por que cubanos no volar en aviones?

John

Imagen de Anónimo

Los Estados Unidos no tienen esos trenes porque ahi la carretera y el avion son relativamente baratos. Se usa la carretera para viajes de corta y media distancia y el avion para viajes  de larga distancia.  Aun con la gasolina a $4 el galon es mucho mas economica la carretera. Hoy mismo aca en España ese mismo galon te cuesta  5.50 € ($7.50)