Miércoles, 22 de Noviembre de 2017
14:03 CET.
Política

Entre explosivos y pacotilla

Maritza, una excajera del Servi-Cupet Riviera, sito en las calles Paseo y Malecón en el Vedado capitalino, rememora que en la mañana del 12 de julio de 1997 —hace 17 años— recibieron una inquietante llamada telefónica. 

El interlocutor informó que en los hoteles Capri y Nacional habían estallado sendas bombas hacía pocos minutos. De esta manera alertaba a todo el personal a que se alejaran rápidamente de cualquier bolsa de compras abandonada en las áreas del garaje porque podía explotar. 

"En efecto", cuenta  Maritza, "al revisar el centro comercial se detectó un 'paquete sospechoso' y el descubrimiento  hizo cundir el pánico entre los presentes, pronto se escucharon gritos, algazaras, corre-corre y se armó tremendo sal pa'fuera". 

Felizmente, el envoltorio resultó ser inofensivo y el acontecimiento no pasó del susto. Sin embargo, exacerbó una incógnita: ¿Cómo es posible que en un lapso de tiempo tan breve, las autoridades ya conocieran el modus operandi del terrorista salvadoreño Raúl Ernesto Cruz León?

Cruz León arribó al aeropuerto José Martí el 10 de julio, y  a pesar de los "férreos controles" traspasó sin contratiempos la barrera aduanera portando varias cargas de explosivos pentrita (pent) de alto poder, más adelante tomó un taxi y se encaminó al hotel Ambos Mundos localizado en el Centro Histórico de la capital, adonde se hospedó. 

Ya en la habitación, chequeó la carga letal y luego de hacer una preliminar exploración de los sitios escogidos, regresó a al hotel para introducir cuidadosamente en una mochila los explosivos, baterías, detonantes y temporizadores.

Después de dirigirse al lavabo del lobby del hotel Capri para programar el retardo de la explosión, colocó una "bolsa de compra premiada" tras un sofá y se retiró para realizar la misma labor en el hotel Nacional, distante a solo dos cuadras.

Los estallidos casi simultáneos sorprendieron a Cruz León bajando los escalones de la entrada del hotel Nacional, y aprovechando la confusión logró caminar inadvertido hasta la intersección de las calles O y 19, donde abordó un bici-taxi  (triciclo que solo desarrolla la velocidad de 5 km/hora).

Viajó hasta el hotel Plaza, situado en las proximidades del parque Central y desde allí regresó caminando al Ambos Mundos. Tiempo después el terrorista tomó un avión y se largó del país.

Las explosiones dejaron un saldo de 4 lesionados leves: 3 turistas extranjeros y una ciudadana cubana. Los daños materiales ascendieron a 36.000 dólares. 

El 2 de septiembre del propio año —dos meses después— Cruz León regresó a La Habana y de nuevo superó los controles aduaneros con otra carga altamente explosiva, pero esta vez camuflada dentro de un televisor.

Por segunda ocasión, el terrorista acometía su misión en los hoteles Copacabana, Chateau-Miramar, el complejo Neptuno-Tritón y el restaurante La Bodeguita del Medio. 

El estallido del Copacabana causó la muerte del turista italiano Fabio Di Celmo, a consecuencia de una herida en la yugular. Varios trabajadores cubanos sufrieron sordera transitoria y los daños materiales ascendieron a 152.000 dólares.

Escasas horas después, Cruz León fue atrapado in fraganti en un taxi particular que transitaba por la calle Infanta entre San José y San Rafael. De allí lo condujeron a la Dirección de Instrucción Penal de la Seguridad del Estado en Villa Marista.

Llamó la atención que no fue necesario divulgar la foto del terrorista a través de los medios audiovisuales con el objetivo de emprender una cacería humana. Según la versión oficial, Cruz León no reveló haber colocado una bomba en La Bodeguita del Medio (estalló varias horas después, cerca de las 12:00 am y no se reportaron víctimas),  pero la irresponsabilidad lo incriminó aún más.  

Lo chocante de la afirmación es que un trabajador del restaurant alegó ante los medios "haber visto al terrorista lanzar un paquete detrás de un refrigerador", pero nadie se molestó en llamar a la policía. El centro turístico continúo laborando con normalidad y atestado de comensales.

Sin dudas, la muerte de Fabio Di Celmo provocó un estruendo mediático. El régimen de La Habana volvía a colgarse el cartel de víctima del terrorismo. 

Desde hacía un año la administración del dictador Fidel Castro era blanco del repudio internacional por el derribo de dos aviones civiles en aguas internacionales. 

Raúl Ernesto Cruz León fue juzgado sumariamente y condenado a la pena capital, pero el cumplimiento de la sentencia fue aplazado.

La maldita culpa no la tiene nadie

"Soy de la opinión de que la Aduana General de la República carga con la responsabilidad de que los explosivos utilizados por el terrorista Cruz León hayan sido introducidos en el país", sentencia un exoficial del sector aduanero que solicitó el anonimato.

"Los detectores de bombas y la técnica canina para detectar explosivos estaban disponibles en el aeropuerto ―asevera― de ahí a que los oficiales encargados no las utilizaran como estaba establecido ya es otra cosa. Para nadie es un secreto que la corrupción y la sed de pacotilla de los aduaneros les hacían descuidar sus deberes".

"Es incuestionable la culpabilidad del sector aduanero en la muerte de Fabio Di Celmo. Pero la negligencia fue apañada, todos los jefes en su mayoría oficiales de las FAR y el MININT tenían que ser inculpados", continúa.

Y añade: "La jefatura de la Aduana se hace de la vista gorda ante los actos de corrupción, su indiferencia estimula el hostigamiento contra los cubanoamericanos  que arriban al país  procedentes de EE UU, a quienes extorsionaban y despojaban de sus pertenencias".

"Los decomisos proporcionan a los trabajadores de la Aduana y otras unidades del MININT, la posibilidad de hacerse de buena ropa, efectos electrodomésticos y otras pacotillas", afirmó.

José René ―un cubano americano― cuenta que hace algunos años, al arribar al aeropuerto José Martí, el control aduanal quería incautarle dos reproductores de DVD que trajo consigo para regalárselos a su madre y hermana.

"Insistí y traté de persuadirlos pero los oficiales se mostraban reacios. Tras agotar todos los recursos diplomáticos lancé los equipos contra el piso y con varios pisotones les aplasté y arrojé al cesto de basura, luego les dije: '¡los rompí, porque son míos y los compré con mi dinero!'"

"Se pusieron furiosos. En aquel instante yo era el principal objeto de atención en todo el aeropuerto y algunos oficiales  abandonaron sus deberes para rodearme. Supongo que durante el altercado cualquiera de los recién llegados pudo pasar drogas, explosivos y hasta un dinosaurio si les daba la gana."

"Después me condujeron a una oficina donde me retuvieron varias horas, incluso, se me amenazó con devolverme a EEUU, pero no lo hicieron, todo fue un paripé para intimidarme."

"La propia verticalidad del régimen los pone en entredicho ―asegura un exfuncionario que solicitó el anonimato― Sería disparatado considerar que un aprendiz de terrorista como Cruz León haya podido burlar a la Seguridad del Estado, amén de todas las tropelías ocurridas en el aeropuerto por donde metió los explosivos descaradamente".

Aunque las posteriores reconstrucciones de los hechos plantean que Cruz León debió "evadir"  las zonas cubiertas por las cámaras de vigilancia ―algo no probado―, es de suponer que la Seguridad del Estado analizara los vídeos tomados desde todos los ángulos y, de seguro, la imagen de Ernesto Cruz León irrumpió en los monitores de ambos hoteles y coincidió con los horarios en que ocurrieron las explosiones.

Del mismo modo se presume que las autoridades confirmaron el modus operandi del terrorista a través del vídeo y, por tales razones dieron la voz de alarma a todos los establecimientos de las corporaciones CIMEX, Cubalse, TRD-Caribe y las cadenas hoteleras.

La foto capturada del terrorista pudo enviarse vía fax a todos los aeropuertos del país e igualmente divulgarse a través de los medios audiovisuales ―recurso catalogado de tabú en Cuba— pero no se realizó a pesar de la "presumible urgencia por atraparlo".

Si Cruz León hubiera sido un asesino profesional no hubiera dejado tantas evidencias. Resulta disparatado que dos meses después regresara a La Habana para hacer la misma fechoría y con el mismo procedimiento, incluso a sabiendas que su fotografía podía estar circulada por las autoridades. 

La táctica y estrategia empleada para su detección ―fue apresado dentro de un taxi particular— remueve las sospechas de que los sabuesos de la policía política ya estaban sobres sus pasos desde hacía rato. 

"Soy de la opinión que la Dirección de Inteligencia cubana tenía bastante información sobre Cruz León, sus vínculos con Francisco Chávez Abarca "El Panzón" y Luis Posada Carriles lo convertían en un personaje interesante", afirma el exfuncionario. 

"Una explosión, que solo causara daños materiales y lesiones leves a algunas personas no tenía suficiente peso específico para el montaje anhelado por la dirección política del país.  Los efectos sublimes que se necesitaban para desencadenar una soberbia campaña internacional, requería mártires, y el desdichado Fabio Di Celmo puso el muerto", apuntó. 

Y concluye: "Las explosiones ocurridas en La Habana destapan más dudas que respuestas. Que al terrorista Cruz León le dejaran actuar libremente o no, corresponde al universo de las conjeturas. Pero resulta absurdo que un enorme aparato represivo que  se vanagloria haber desarticulado más de 600 atentados contra Fidel Castro fuera tan ineficaz".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 38 ]

Imagen de Anónimo

Si, por favor....Quiero reservar una semana en la carcel donde está "preso" este saludable  que presentan aquí.....y ademas voy llevarle un "arco y  una  flecha"  a los niños de "La Lisa".......y pago en dollares (200)

Imagen de Anónimo

Para Anónimo - 12 Jul 2014 - 10:13: Obviamente fue Posada Carriles, uno de los mas fieles empleados de la CI de Cuba.

Imagen de Anónimo

Es obvio y para muestra simplifico: cualquiera que haya tenido un familiar, un amigo, un  conocido del familiar de un amigo que sea aduanero sabe perfectamente que entra a Cuba sin ser revisado y hasta sin pagar. Así que imaginense uds que "cosas", personas, terroristas de ETA, de paises latinoamericanos, estafadores al Medicare, chivatos, agentes, comprados, engañados, ilusos, y un etc bestial han "permitido", alentado, y "contratado" la dictadura y el aparataje el G2? De verdad que creen que somos tan tontos?

Imagen de Anónimo

/El que vio a Seigle y al grupo de los 75 al saliron de la carcel y ve la foto de éste en el 2010,tiene que ser terriblemente bobo para no darse cuenta que este sujeto no estaba en la carcel,que este juicio fue otro montaje para dar salida a"la pena de muerte"conmutandosela por cadena perpetua,y que éste ni estuvo ni está en la carcel.El tiempo es el verdadero juez de la vida,y no da lugar a esconder verdades e intenciones.La verdad:Que éste no está ni estuvo preso,la intencion fué lanzarle una cortina de humo al asunto,borron y cuenta nueva,porque el pueblo cubano con la agonía que vive no tiene tiempo de pensar ni acordarse de cosas y causas viejas,e internet le está cerrado a cal y canto,sin importar que hoy seamos analfabetos potenciales.Lo importante es tenernos encerrados en la caverna que que diseñó ese ser despreciable,que su mayor felicidad es fusilar,derramar sangre, encarcelar,aterrorizar y esclavizar,como lo aprendió de su execrable padre que lo hacía con gallegos traidos hasta Biran y haitianos traidos en pateras desde Haiti para las sufribles zafras azucareras,y a la hora de liquidarles lo ganado en los cortes de caña,terminaban ahorcado en una guasima en el fondo de un potrero,pero lo que estos malnacidos no pensaron por que la prepotencia les nublaba el sentido comun,fue que la verdad se impone a golpe de tiempo y hoy,a fuerza de los medios de comunicación donde todos podemos descubrir realidades camufladas y desenmascarar Hienas de alma

Imagen de Anónimo

Cualquier intento de tumbar a Castro por la via correcta, es repelido por los cubanos. Pueblo divorciado de Maceo, Jose A. Echeverria, Pedro Luis Boitel y todos los heroes del Escambray y Bahia de Cochinos.Los cuabnos de hoy pretenden enganar que luchan por una Cuba democratica, cuando en realidad buscan dolares y visa como 1ra prioridad.

Imagen de Anónimo

Segun tengo entendido, lo llevan a Villa Marista y lo ponen a arreglar los jardines de la misma, Los unicos interesados por el, son su familia y el gobierno salvadoreño, y nosotros que estamos perdiendo el tiempo ahora con el.Como soy muy desconfiado, y no creo en las casualidades, la muerte del italiano, siempre me ha parecido, una ejecucion, realizada, por quien? certero el trozo de cristal que le corto la aorta, produciendole la muerte.

Imagen de Anónimo

"La maldita culpa no la tiene nadie...la Aduana General de la República carga con la responsabilidad... todos los jefes en su mayoría oficiales de las FAR y el MININT tenían que ser inculpados".Luego de mas de 2 años, vuelve el tiburón. Señor Pablo Pascual Mendez Piña se acuerda de "Fabio, el martir de la pizzería"?? Pues, el articulo de hoy sería sencillamente ridiculo si el otro no fuera tan ofensivo! OFENSIVO para la memoria de un joven que perdío su vida, sus familiares, sus amigos y todos los que lo recuerdan.Piense en eso antes de escribir barbaridades!!

Imagen de Anónimo

Fijese en la foto del chivatiente porque en cualquier momento lo vemos comprando en el Sedano en Hialeah.Nada les extrañe si aqui tenemos a la frustrada bailarina de ballet Inmundicia Garcia cumpliendo ordenes del G2 aqui mismo junto a Carlos Gimenez, Joe Garcia y otro grupito y pagado por Citgo y agencias de viajes a Cuba y viajando a La Habana todos los fines de semana para ver a su primo y recibir ordenes.

Imagen de Anónimo

Cuantos cohetes sonaron en USA el 4 de julio?Asi mismo fueron las bombas que puso la contrarrevolucion aquel 28 de septiembre donde implantaron a los chivatientes cuadra por cuadra.Sono una bomba?!?!?!? y otra, dos o tres; cohetes mandados a poner igual que todo lo demas que aqui los participantes han denunciado.A los terroristas que pusieron 100 bombas en una noche. A los mismos que secuestraron a Fangio. A los que asesinaron a los que estaban en el hospital, en sus camas, en el cuartel Moncada y que los acuchillaron.Los que desaparecieron a Camilo, los que embarcaron al A-Che-sino, tal vez lo unico que se les pueda agradecer cuando se traicionan y matan entre ellos.Muchas, muchisimas de las lanchas y botes que llegaron con hombres y mujeres que escapaban del regimen estuvieron organizados por sus servicios de inteligencia, para meter presa a mucha gente, para asesinar a otros muchos, para infiltrar a sus espias, nunca se sabia cuando alguien te planteaba de organizar una salida clandestina quien era realmente quien te invitaba.Laurente Beria y tambien Vladimir Putin, de los servicios secretos de Rusia, asesinos y espias de la peor calaña. Vuelve ahora a unirse y a celebrar cuando lo unico seguro es que el kaxtrizmo nunca les pagara nada que le presten y menos ahora con el polvo del Sahara que es el ultimo invento descubierto despues que el fenomeno ha sucedido durante miles de años.

Imagen de Anónimo

Cada vez que pienso ir a Cuba (Dios me libre de tales pensamientos y pesadillas), los precios con los cuales me extorsionan, los bandidos que me van a recibir en el aeropuerto, en la aduana me despiertan a la realidad.Los cuentos de las mordidas de los agentes del orden de Mexico que tantos horrores se cuentan de ellos son niños de teta respecto a la mafia que gobierna y destruye a La Patria de Todos en el archipielago.Son 56 años de crimenes uno tras otros, escandalosos como el del remolcador y otros que tal vez a muchos no hayan pasado por debajo de las narices como el de los 11 pescadores, el caso Rio Canimar, los 3 negros fusilados, los espias y las avionetas derribadas en aguas internacionales y perdonarle la vida a un mercenario salvadoreno que junto con otros que hicieron explotar el avion de cubana me huele mas a acciones de los servicios secretos del kaxtrizmo que iniciativas de los patriotas opositores.Ni el General Arnaldo Ochoa, ni el Coronel Tony Laguardia trabajaron nunca como empresarios privados, ambos cumplian todas las ordenes directas o a traves de la linea de mando del asesino en jefe y al descubrirse el trafico de drogas alertado por el traficante mayor Manuel Noriega pagaron con su vida para proteger al traficante mayor.