Sociedad

Estudio: Crecen las ventas, bajan los precios, pero se incrementa el déficit de viviendas

Archivado en:

'El mercado inmobiliario cubano está segmentando la sociedad en clases sociales', indica The Havana Consulting Group.

Tres años después de que el Gobierno autorizara la compraventa de viviendas, los precios han descendido ligeramente y las transacciones han aumentado. Sin embargo, el déficit habitacional sigue agravándose, indica en un estudio The Havana Consulting Group, con sede en Miami.

Según el grupo de consultoría, en 2013 se vendieron en la Isla 88.000 viviendas, comparadas con las 45.000 de 2012, pero la cifra es todavía muy baja teniendo en cuenta que, según los datos oficiales, en el país hay 3,7 millones de inmuebles.

La compraventa, señala el estudio, ha involucrado solo al 2,38% de las viviendas existentes.

Entretanto, el déficit habitacional "se ha incrementado" hasta "alcanzar la cifra de un millón de viviendas", advierte. Hace dos años, era de unas 700.000.

En adición, el Gobierno sigue incumpliendo sus planes. En el período 1989-2011, la construcción de viviendas cayó un 48%. En 2011 solo se construyeron 32.450 nuevas casas, según la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI), y el 60% de las capacidades habitacionales existentes se encuentran en regular o en mal estado.

The Havana Consulting Group consideró en su estudio, firmado por su presidente, Emilio Morales, que el aumento en la venta de casas en 2013 se debe, entre otros, a elementos como "la disminución de los precios de las viviendas y al factor migratorio".

"Muchas de estas viviendas son vendidas por personas que se van definitivamente del país y ahora pueden hacerlo con un capital, al contrario de años atrás que tenían que entregar su vivienda al Estado sin recibir compensación alguna. Este segmento de personas que emigran constituyen uno de los nichos de mayor dinámica dentro del todavía incipiente mercado cubano de bienes raíces", explicó.

El estudio reflejó como tendencia una disminución de los precios en todas las provincias que se monitorearon. Según los resultados, la caída más notable se produjo en Matanzas (27.47%), La Habana (19.80%) y Cienfuegos (16.04%).

A juicio del grupo de consultoría, la reducción de precios "se debe a la poca movilidad que tuvo el mercado en el primer año", tras la autorización de la compraventa. "En el segundo año se observa una reevaluación de los precios por parte de los propietarios, lo cual indica que el mercado comienza a autorregularse", aventuró.

La muestra realizada para el estudio arrojó que el 50,77% de las casas en venta se encuentran en La Habana, donde también se registra el precio promedio más alto (31.157,59 CUC).

Dentro de la capital "hay un gran contraste de los precios dependiendo del municipio donde se encuentra ubicada" la vivienda y su año de construcción.

Las de mayores precios están en Playa (67.940 CUC de promedio) y Plaza (53.928,53).

La sociedad se segmenta

El estudio ha evidenciado "que el mercado inmobiliario cubano está segmentando la sociedad en clases sociales en correspondencia con sus ingresos", advirtió The Havana Consulting Group. "Comienzan a definirse en el mercado segmentos de población con altos y medianos ingresos", dijo.

Además constató una "diferencia notable" entre los precios de las casas construidas antes de 1959 y las construidas después de esa fecha.

"Este último aspecto confirma que las viviendas construidas en los primeros 60 años del siglo pasado presentan más calidad que las construidas después del triunfo de la revolución", precisó.

En repartos habaneros como Siboney, Atabey, Miramar, Kohly y Nuevo Vedado "se están estableciendo las nuevas élites emergentes", señaló.

"Varios centenares de casas que se anuncian en internet en estas zonas (alrededor de 850) tienen un precio mayor o igual a los 100.000 CUC. De igual manera hay más de una decena valoradas en un millón de CUC o más. En esos barrios, el valor promedio de una vivienda ronda el rango de los 150.000-200.000 CUC", detalló el grupo.

Los propietarios de estas viviendas suelen describirlas en sus anuncios en internet como "casa de construcción capitalista", una forma de "destacar y diferenciar" su calidad en comparación con las construidas después del triunfo de la revolución.

Del lado contrario, las ofertas más bajas del mercado se encuentran en las afueras de las capitales provinciales, en los municipios con las poblaciones de menor poder adquisitivo y en los barrios marginales de las ciudades. Los precios muestran los contrastes dentro de una misma provincia, indicó el estudio.

En los barrios o ciudades construidas después de la revolución el precio de las viviendas se encuentran entre 5.000 y 18.000 CUC.

The Havana Consulting Group consideró que tres años después de autorizada la compraventa de viviendas, la realidad refleja las debilidades y limitaciones del marco legal creado por el Gobierno.

"La falta de mecanismos financieros para estimular las ventas y financiar las hipotecas, los bajos préstamos para financiar la construcción y reparación de viviendas por parte de los bancos estatales, los bajos salarios, el bajo poder adquisitivo de la población, la no existencia de un inventario de viviendas que asegure una dinámica de ventas en el mercado, así como la ausencia del sector privado como motor fundamental en el desarrollo de la industria de la construcción en la Isla en todos sus sectores, son los principales factores que están incidiendo y hacen muy difícil el desarrollo de esta industria", dijo.

Resaltó que las leyes actuales "prohíben adquirir una vivienda a los que hoy se presentan como los principales compradores: los cubanos que viven en el exterior y los extranjeros interesados en comprar una propiedad en la Isla".

"Para los principales necesitados: los cubanos que viven en la Isla, la nueva reforma ha resultado ser más el levantamiento de lo que antes era una prohibición, que la introducción misma de una reforma", criticó.

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

en Cuba, Fidel elimino todas las clases. Y dejo una sola gran clase media...muerta de hambre.

Imagen de Anónimo

Si la población no crece, incluso disminuye y se construyen decenas de miles de casas todos los años, ¿Cómo aumenta el déficit? 32000 viviendas equivalen a 120 000 habitantes más cada año, 1 200 000 en una década, pero la población está estancada No puede haber aumentado el déficit.

Imagen de Anónimo

Me alegro de que vayan bajando los precios. En cuanto a las clases sociales, estas existían ya antes de dicha ley sobre la adquisición de bienes raíces. Solo que ahora ya pueden comprar las casas que gusten en los mejores barrios. Por otra parte, hay extranjeros que sí tienen casa en Cuba y viven allá con residencia. Hay cubanos, como ese actor que ahora es famoso en España, que se compró un piso, ático o lo que sea, en el Malecón y abrió un restaurant en la calle San Rafael. Hoy en dia muchos cubanos en España, Canadá etc. sí han comprado casas en Cuba. En el caso de USA es diferente por el embargo y porque a la población cubano-americana no le interesa ir a solicitar residencia en Cuba, además de que las leyes cubanas no son muy claras en esto. Pero sí veo progreso. Claro, más progreso habría si hubiera compañías constructoras independientes. Lo que sí es claro es que la construcción pre-1959 es my cotizada, una vez que se hagan los arreglos necesarios, queda como nueva.

Enviar un comentario nuevo

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.