Sociedad

Santiago, ciudad asediada

El dengue, el cólera y la chikungunya amenazan eventos como el Festival del Caribe y los carnavales.

El mes de julio es emblemático para Santiago de Cuba. El día 25, Santiago Apostol, se celebra el aniversario de la ciudad. Además, julio es el mes de las fiestas tradicionales, que comienzan con el Festival del Caribe, del 3 al 9, y culminan con los carnavales, entre el 18 y el 27. Al parecer, este será un julio negro: las sombras de las epidemias asedian la ciudad.

Desde hace un año los azotes no han cesado, con más o menos fuerza. Los santiagueros  hemos estado en constante alerta, ya sea por el dengue o el cólera, a los que ahora se ha sumado el chikungunya, enfermedad viral transmitida por el mosquito aedes albopictus.

La alarma en Santiago de Cuba es tan seria que según Nora R., trabajadora de la campaña antivectorial de la ciudad, se están reportando 50 casos diarios de infectados. Los focos principales se encuentran en las barriadas de Altamira y Chicharrones, donde la batalla principal es erradicar el vector.

"Empezamos las fumigaciones desde las 8 de la mañana" —dice Nora—. "Y llego a mi casa sobre las 10 de la noche. Es un trabajo duro, no todos los vecinos cooperan, algunos no quieren ni abrir las puertas y otros no dejan las llaves de sus casas, así que hay que volver por las noches. Lo bueno es que ahora tenemos el apoyo del MININT, cada fumigador va con un oficial y hay más respeto".

El problema es tan grave que el semanario local Sierra Maestra, en su edición del sábado 28 de junio, dedicó una página entera a la situación epidemiológica en la provincia. La publicación analizó la efectividad de las medidas tomadas y anunció una batalla por la limpieza de la ciudad que ya ha comenzado, como "la mejor medicina".

El Primer Secretario de la provincia, Lázaro Expósito, llamó a una "semana de emergencia". Así, desde "el lunes comenzó una jornada de higienización intensiva en todas las áreas de salud de la ciudad con la intervención de organismos de la provincia que ponen sus trabajadores y recursos a disposición de la lucha antivectorial".

Para estos trabajos están disponibles también "los efectivos de las FAR y el MININT que asumen la chapea de zonas enyerbadas, la limpieza de patios, la recogida de desechos sólidos, y acompañan el trabajo de fumigación y tratamiento focal para que se hagan con calidad y no queden casas sin inspeccionar", se anunció en el semanario.

La medida trata de rebajar los altos índices de enfermos y de ahuyentar el pánico en una ciudad que se prepara para recibir a miles de turistas internacionales en la llamada Fiesta del Fuego y que, además, recibirá una fuerte oleada de turismo nacional en la celebración del carnaval, del que ya se levantan kioscos en diferentes barrios.

Para el doctor Baró, del Hospital Provincial Saturnino Lora, "este ya es un problema endémico, el mosquito siempre va estar, somos un país tropical, y las condiciones para su reproducción son ideales".

Casi en susurros, Baró agrega, "pienso que la proliferación de la enfermedad también está en la mala alimentación de los cubanos, estamos tan mal alimentados que nuestro sistema inmunológico no resiste el mínimo embate, la mejor prueba es que con la cantidad de turismo que recibe la ciudad todavía no se han reportado ningún caso de un extranjero enfermo, y los mosquitos no discriminan".

Según el doctor, se trata de una teoría manejada por muchos galenos, pero que jamás será aceptada por el Gobierno.

Lo cierto es que para el tratamiento del dengue solo se necesita el aislamiento del paciente bajo un mosquitero, reposo y una buena alimentación. Pero muchos pacientes temen ser internados. De ello da fe el testimonio de William L., de 26 años.

"Yo estuve ingresado en el Hospital Ambrosio Grillo durante seis días por sospecha de dengue y el único medicamento que recibí fue multivit (vitaminas en píldoras). Ya estaba a punto de fugarme por el hambre que pasé. La comida es poca: un fongo hervido, un cucharon de potaje y una bolita de arroz. De merienda un pan y té. Esa no es alimentación para un enfermo. Gracias que me dieron el alta rápido, porque si me fugo me ponen una multa".

Hasta ahora, según las autoridades, no se reporta ningún fallecido en el país, y solo once casos del chikungunya, enfermedad que no es mortal pero que puede dejar al paciente discapacitado de por vida. La alarma de las autoridades se reflejó en la Mesa Redonda de la Televisión Nacional el pasado martes. En ella se anunció que el sistema médico cubano está preparado. Sin embargo, se dijo, el deficiente trabajo antivectorial y las indisciplinas sociales serían una de las causales de este repunte viral.

Mientras tanto, Santiago de Cuba se va llenando de los invitados surinameses al Festival del Caribe. Ajenos a la emergencia médica, miran asombrados las bazukas de los fumigadores y preguntan para qué es ese humo.

Por nuestra parte, los santiagueros no entendemos por qué en Surinam, país tan tropical como Cuba, se desconoce esta enfermedad.

Comentarios [ 8 ]

Imagen de Anónimo

Si yo viviera en Santiago tampoco abriría la puerta para permitir la "fumigación". Que se vayan a matar mosquitos por otra parte, no me fìo. 

Imagen de Anónimo

Pedro Benitez

El gobierno cubano incierto, experto en remendar con parches, reparar superficialmente con un toque cosmetico, poner la venda donde se necesita el punto quirurgico.  La Meza Redonda es un circo de mal gusto, un clan de descarados, un cuadro de aduladores, acomodados y oportunistas que reconocen la gravedad del asunto en question y mienten mirando a los ojos del televidente.  Decir que el sistema medico cubano esta preparado es una mentira redonda, pero culpar al pueblo desprotegido de las epidemias que florecen en  Cuba es una falta de respeto que merece azotarlos con un latigo de cuero trenzado bajo el sol de Santiago de Cuba.   Son estos integrantes de la Mesa Redonda en parte la causa de los grandes problemas que hunden la isla.  Semejante descaro decir al pueblo que los hospitales cuentan con los insumos, la capacidad y el personal adecuado.  Cuando el pueblo sabe que nuestros hospitales presentan filtraciones, derrumbes parciales, falta de camas, carecen de ambulancias, infestados con roedores.  Son los hospitales cubanos un foco de infeccion, una pocilga, una potencia medica sin doctores ni medicinas.  Como se atreven a mentir sobre algo tan delicado, porque brotes fuera de control dan muerte a los ancianos e infante.  Merecen despues de ser azotados ubicarlos en la manigua de Oriente para que se los coman los mosquitos.

Imagen de Anónimo

De acuerdo, son las condiciones higiénico-sanitarias las que generan una epidemia. Concuerdo con el médico en que la mala alimentación está haciendo estragos en la salud del cubano promedio. El mosquito no discrimina, pero el gobierno sí. Cómo es que nunca se ha conocido de algún enfermo de dengue en la elite y su descendencia? El sistema de salud está preparado... ideológica y servilmente, eso sí.

Imagen de Armienne la Puta

Esas epidemias son el resultado de las pésimas condiciones higiénico-sanitarias que hay en Cuba donde la basura se apila en las esquinas y las aguas de cloaca corren por las calles. Otro logro del castrismo.

Y, repito, cualquier día reaparece la Fiebre Amarilla.

Imagen de Anónimo

Caballeros y caballeras esos mosquitos son agentes de la CIA que quieren que en Cuba no se siga construyendo el sucialismo.

Imagen de elmedicodelmongo

y por estas avispitas tambien,estan peor q los casquitos de batista no se pierdan la foto.

https://www.google.es/search?q=calles+cubanas&source=lnms&tbm=isch&sa=X&...

Imagen de Anónimo

La dictadura si se cae   #SiSeCae

https://www.youtube.com/watch?v=vHY-WxwfuMw

Imagen de Anónimo

 Como siempre, la culpa la tiene el pueblo. "El sistema médico cubano está preparado. El deficiente trabajo antivectorial y las indisciplinas sociales, son causas del repunte viral".

 Soy de Santiago de Cuba y conozco perfectamente la situación allí. Las casas mas asediadas por los inspectores son precisamente las que tiene más higiene, los patios llenos de basura ni los miran, la fumigación trae más daño al sistema respiratorio humano que a los mosquitos (se fumiga con diesel solamente, sin ningún producto antivectorial, sumado a que es bien sabido en el mundo la ineficacia de este tipo de práctica y el daño que hace al ser humano). Lo fundamental, la higiene y la buena alimentación seguirán brillando por su ausencia, por lo tanto, seguirá la proliferación de las enfermedades.