OPinión

Militares, a sus cuarteles

En todo este desastre que tenemos en Cuba, mucho ha tenido que ver el papel de los militares y sus métodos de ordeno y mando trasladados a la política y la economía.

"Un pueblo no se funda, General, como se manda un campamento."

José Martí

No pasa un día sin que aparezca en la prensa alternativa cubana y a veces en la oficial, alguna información dando cuenta de importantes decisiones y acciones desafortunadas de funcionarios de alto o intermedio nivel, en cualquier ámbito de la sociedad, sea económico, político o social, detrás de las cuales siempre encontramos a un militar o exmilitar, desde luego, designado.

Baste señalar el conjunto de incongruencias que des-componen la "actualización" del modelo económico decididas todas por el general y presidente Raúl Castro y los militares que lo rodean.

Lo mismo reparten tierras sin garantías de futuro para los agricultores, que emiten una ley laboral legalizando la explotación asalariada en violación de la Constitución vigente, que organizan planes económicos sobre la base de la disciplina militar, que liberan la venta estatal de autos a precios galácticos, que organizan "cooperativas" desde el Estado, que emiten una Ley de la Inversión Extranjera que luce destinada a vender el país al capital internacional o que firman un tratado de in-seguridad con una potencia imperialista envuelta en luchas territoriales.

Todo un contrasentido. Disparate tras disparate.

Especialistas y cubanólogos del establishment norteamericanos esperaban mucho de Raúl Castro, sus militares y su "mano fuerte" a fin de "evitar un caos" a la desaparición de Fidel Castro, promover una "transición pacífica", "impedir una crisis migratoria" y "desarrollar una economía de mercado". La "actualización" y sus medidas, particularmente la Ley de Inversión Extranjera y la Ley Laboral que la complementan, deben complacer a aquellos iodos. Y desde luego no estoy insinuando ni acusando a nadie de estar haciendo lo que desea el imperialismo. Expongo hechos.

Hoy por hoy, los que no vemos salida alguna para nuestras aspiraciones somos los desposeídos cubanos de a pie.

El más reciente infortunio ocasionado por los militares al pueblo, nos lo relata el intelectual Esteban Morales, cuando narra las arbitrariedades en torno a los visitantes a la Terminal no. 3 de vuelos internacionales del aeropuerto José Martí en la capital habanera. Nadie responde por las estupideces, pero todo el mundo sabe que la IACC, el aeropuerto y sus inmediaciones están bajo control de los militares, como casi todo lo que alguna importancia tiene en este país.

Ciertamente, la causa principal de todo este desastre es el modelo económico y político de tipo estatalista, burocratizado e híper centralizado, implantado en Cuba en nombre del socialismo, que concentra todas las decisiones importantes del país en un grupito de personas, donde el pueblo y los trabajadores estamos para cumplir las determinaciones de esa alta burocracia y nunca para decidir qué hacer, cómo hacerlo, con qué recursos, ni desde luego para elegir los cargos públicos en ningún nivel.

En todo este desbarajuste "socialista" mucho ha tenido que ver el papel de los militares y sus métodos de ordeno y mando trasladados a la política y la economía.

Es, desgraciadamente, algo bastante presente en la historia de Cuba, desde las guerras de independencia en el siglo XIX, cuando los militares siempre quisieron controlar el poder político, en contra de la opinión de los más lúcidos cubanos como el Mayor General Ignacio Agramonte y el más grande, José Martí, ambos intelectuales amantes de la libertad, la justicia y la democracia, antes que militares.

Nunca estará de más recordar algunos renglones de la carta de Martí a Gómez el 20 de Octubre de 1884. "Un pueblo no se funda, General, como se manda un campamento. […] ¿Qué garantías puede haber de que las libertades públicas, único objeto digno de lanzar un país a la lucha, sean mejor respetadas mañana? ¿Qué somos, General? ¿Los servidores heroicos y modestos de una idea que nos calienta el corazón, los amigos leales de un pueblo en desventura, o los caudillos valientes y afortunados que con el látigo en la mano y la espuela en el tacón se disponen a llevar la guerra a un pueblo, para enseñorearse después de él? ¿La fama que ganaron Uds. en una empresa, la fama de valor, lealtad y prudencia, van a perderla en otra?"

Con gran pesar, los que nos empeñamos en hacer de Cuba un paraíso de la libertad, la justicia, la democracia y el socialismo, bajo la dirección del siempre mismo gobierno de los históricos guerrilleros de la Sierra, hoy constatamos cuánta razón tenía Martí en tratar de impedir el control de los militares sobre los asuntos públicos y de gobierno.

El militarismo se irguió sobre la muerte de Martí y alcanzada la independencia de España, en los primeros 30 años de República mediatizada, la mayoría de los presidentes habían sido generales de aquellas guerras. Después continuó el papel de los militares, con Fulgencio Batista en la revolución del 30, su primer Gobierno constitucional en 1940 y luego su dictadura a partir de 1952.

Finalmente la lucha por medios militares contra aquel gobierno anticonstitucional, llevó al poder al grupo de militares que hasta hoy detenta el poder en Cuba en nombre del socialismo. Y los medios, una vez más, se impusieron a los fines.

De una u otra forma todos estos militares empezaron por defender un régimen constitucional y democrático que terminaron negando, imponiendo su autoridad por la fuerza de las armas.

La revolución del 59 que unió al pueblo de Cuba en la lucha contra Batista por la restauración del sistema democrático y la Constitución del 40, acabó frustrando aquellos objetivos en el mismo 1959, cuando Fidel y sus muchachos de la Sierra decidieron mantenerse en el poder, suprimir toda oposición, postergar indefinidamente hasta hoy las elecciones generales y poner en marcha un sistema de gobierno personalista y partidocrático, refrendado en la constitución de 1976.

¿Hasta cuándo los cubanos vamos a vivir bajo égidas militares? No equivocarse: no estoy llamando a revueltas, desórdenes, violencias ni nada por el estilo. Ya nos cansamos de todo eso. La violencia engendra más violencia. No más violencia de ningún tipo en la sociedad cubana.

Es hora ya de acabar de poner nuestra casa en orden, de democratizar la vida política y económica del país, de que tengamos plena libertad de expresión y asociación.

¿Cómo lo vamos a lograr? Hay propuestas de una nueva Constitución, de democratizar el sistema político y económico, liberar internet, que el Gobierno respete la libertad de expresión y asociación, que todos los cargos públicos sean sometidos a elección popular, que exista renovación y revocación, etc. Es tarea de todos los cubanos de buena voluntad, de todas las filiaciones políticas.

Pero de algo sí no tengo duda alguna. Cualquiera que sea la solución, implicará el regreso de los militares a sus cuarteles, obra a la que ellos deberán contribuir por el bien de todos, y de ellos mismos.

Viva Cuba Libre. Socialismo por la vida.

Comentarios [ 37 ]

Imagen de Anónimo

No creo que sean los militares la causa fundamental de la situación del pueblo cubano. Creo que es el inmovilismo de todo tipo, el totalitarismo, el bloqueo externo como justificación sin mirar las autorrestriciones, el modelo económico hipercentralizado, el analfabetismo en materia de derecho entre otras muchas muchas cosas.

Imagen de Anónimo

Pedro Benitez

Pedro Campo sin duda tiene  buenas ideas.  Guardar a los militares es vital para la prosperidad del pais.  Primero necesitamos los derechos fundamentales, esa debe ser la base de cualquier sistema de gobierno en Cuba.  Poco importa si es de izqiuerda, centro o derecha.  Con los derechos universales se construye una sociedad saludable y se pone fin al campo de concentracion con aereopuertos que ahora tenemos en Cuba.  Perdemos a los jovenes, perdemos a los ancianos, perdemos a los intelectuales, perdemos el ecosistema, perdemos la infrastructura, perdemos el agua potable, perdemos la electricidad, perdemos la recoleccion de residuos solidos,  perdemos escuelas y hospitales, perdemos la tierra fertil, perdemos los valores morales, perdemos al pueblo con brotes de Colera y Dengue, perdemos la coneccion al mundo sin Internet, perdemos el talento profesional que no puede emprender, perdemos los negocios con tan altos impuestos, perdemos a muchos en el mar, perdemos el talento deportivo, perdemos las viviendas, perdemos el pan, perdemos la libertad y ganamos miseria, ganamos rencor, ganamos violencia, ganamos odio, ganamos corrupcion, ganamos mafia, ganamos muerte, ganamos dictadura, ganamos  un Partido Comunista criminal.

Imagen de Anónimo

Para KT. Siguiendo su lógica de pensamiento, si ellos no quieren que le quiten el embargo, si lo necesitan, ?no le parece precisamente que lo mejor sería acabar de una vez con el mismo?.  Razone, por favor, no se contradiga en el siguiente párrafo.P. Campos

Imagen de Anónimo

 la IACC, el aeropuerto y sus inmediaciones están bajo control de los militares, como casi todo lo que alguna importancia tiene en este país.....Acevedo le decían "el hombre del destornillador" porque c/vez que pasaba al lado de Cubana le aflojaba un tornillo....igual que a todo lo demás....regresar a los cuarteles después "de probar las mieles del poder" sergún las palabras el extinto digo invicto cagandante en jefe.....lo DUDO xke la aristocracia cuabana actual es MILITAR

Imagen de Anónimo

Esta es la razon por la cual la dictadura no puede renunciar al embargo. Es la unica justificacion de la situacion de guerra en la cual obligan a vivir al pueblo de Cuba. La beligerancia de los viejos cagalitrosos es lo que permite legitimiar a los militares metidos en todos los sectores de la economia. 

Por eso no vale la pena hablar de quitar el embargo. Si EEUU hiciera eso de manera unilateral al dia siguiente ellos generaban un incidente brutal para regresar al unico status quo en el cual saben vivir.

KT

Imagen de Anónimo

A ver si alguna gitana puede sacar una conclusion al leer las manos de estos tres,manos cuadradas, dedos cortos,el pequen'o de RC extremadamente corto,esos rasgos de por si dan una introduccion de base en la cartomancia clasica.

Imagen de Anónimo

Lo único que espero de esa nueva constitución -que debe tener muy en cuenta la de 1940, que fue una de las más avanzadas constituciones, no solo en el plano latinoamericano sino mundial- es la eliminación del ejercito. Cuba, sin fronteras directas con otros países, no necesita una institución que ha demostrado ser una lacra de parásitos que solo sirven para reprimir al pueblo. ¡A imitar a Costa Rica y a abolir el ejercito en nuesta próxima constitución!

Imagen de Anónimo

Pero el mensaje de Pedro no es en abstracto sino es sensato y garante, porque para llegar a la “salida de los militares para los cuarteles” lo hace a través de un camino trazado por varias organizaciones opositora en Cuba incluyendo, no diría a los más radicales, pero si los que se enfrentan frontalmente día a día al aparato de control y represión castrista que está contenido en la respuestas a su pregunta ¿Cómo lo vamos a lograr?. Ciertamente Pedro Campos es un POLÍTICO de Izquierda, promotor del Socialismo Democrático en Cuba, pero su propuesta a la salida de crisis cubana es a través de una salida democrática consensuada, y la democracia no es de izquierda ni de derecha, porque es para todos incluyendo al castrismo simbolizado el su partido hegemónico el PCC, puse político en mayúscula porque el momento actual de Cuba es político porque todos los actores en conflictos tienen que procurar soluciones políticas a la Problemática Cubana, COMENTARIO de Esopo 2.

Imagen de Anónimo

El mensaje de Pedro Campos es muy oportuno ¿Por qué¿ En estos momentos están reprimiendo en el Oriente de Cuba a UNPACO, en el Centro a Fariñas y su gente, a Antúnez y su gente, y en toda Cuba a las Damas de Blanco, él no le está diciendo a esos hermanos que abandonen sus luchas él le está diciendo al castrismo “(militares) a sus cuarteles” para resolver ese problema sin solución mientras exista totalitarismo. Ahora estamos en un intenso debate por la suspensión o alivio del embargo él está diciendo todo eso se resuelve “saliendo para sus cuarteles”. Hay algunos mensajes de algunos artistas e intelectuales unos encubiertos, otros más abiertos y otros tan contradictorios que muchos lo han caracterizado de sínicos, el de Pedro Campos es claro y diáfano. En la diáspora algunos ponen en dudas que seamos capaces de conducir un proceso democrático, por todo el histórico dictatorial y totalitario de Cuba y que todo no pasa de una ilusión de los que vivimos en democracia por largos años y Pedro desde INTERIOR DE CUBA está diciendo que si se puede, COMENTARIO de Esopo 1.

Imagen de Anónimo

ORLANDO LUIS POZO DE LAS 8 Y54 Y MIENTRAS TANTO QUE EN CUBA SE ESTAN MATANDO LA GENTE, TU EN ALASKA ESPERANDO QUE TODO SE CALME PARA REGRESAR A CUBA Y  TRATAR DE SER PRESIDENTE, QUE POCO TE IMPORTA TU FAMILIA, NO VES QUE UNA GUERRA EN CUBA LA GENTE NO TIENE PARA DONDE CORRER, TAL VEZ TU NO TENGAS A NADIE ALLA, O NADIE TE IMPORTE, PERO MUCHOS DE LOS QUE ESTAMOS FUERA SI Y NOS INTERESA PROTEGERLOS DE GENTE COMO TU.