Opinión

De Platón al embargo: una pregunta

El empobrecimiento del país, lejos de provocar la aparición de una vigorosa oposición política, contribuye a mantener la represión sobre los ciudadanos.

Los debates sobre el embargo comercial de Estados Unidos hacia  Cuba han adquirido cierta vitalidad en las últimas semanas. No obstante, muy pronto las discusiones parecen llegar a un punto muerto, donde uno y otro bando afirman tener la razón de manera tajante, sin que dejen de escucharse —por suerte cada vez con menos frecuencia— acusaciones de hacerle el juego al Gobierno cubano, aunque sea de manera inconsciente, o de obedecer a la derecha más radical del exilio. Es probable que estos ataques no carezcan de fundamento, pero no hay dudas de que simplifican o caricaturizan la realidad.

Opinar sobre la pertinencia o no del embargo estadounidense es también un modo genuino de participar de la democracia, independientemente de cuáles los intereses políticos y económicos que defiendan los grupos de poder.  Los que creen que deben flexibilizarse las sanciones comerciales  no necesariamente le hacen el juego al régimen de La Habana (ni siquiera de manera inconsciente), mientras quienes abogan por el mantenimiento de tales medidas no siempre se identifican a sí mismos con los políticos o los medios masivos cubanoamericanos.

Lo más lamentable de estas discrepancias es que tanto los simpatizantes como los detractores persiguen objetivos similares. En definitiva unos y otros discuten sobre cómo el embargo —su endurecimiento o su flexibilización— podría favorecer a la democratización de la sociedad cubana. Un ligero cambio de perspectiva podría propiciar un acercamiento entre las opiniones encontradas. En lugar de preguntar por qué es conveniente conservar o derogar el embargo, pudiera ser útil ensayar respuestas a la cuestión de cómo el mantenimiento del embargo —o su eventual desmantelamiento— beneficiaría a la democratización de la sociedad cubana.

Brevemente intentaré contestar esta pregunta. Lo haré desde el presupuesto de que la represión económica del ciudadano constituye una de las herramientas fundamentales que el Gobierno cubano ejerce para la conservación del poder. Este es el tipo de represión que ahora mismo se está tratando de implantar en Venezuela y que uno puede encontrar mencionada en un texto de la Antigüedad Clásica. En el libro octavo de La República de Platón, Sócrates traza un retrato de la figura del tirano. Cito unas líneas de su diálogo con Adimanto, que el filósofo narra desde la primera persona:

 

—¿No es cierto —dije— que, en los primeros días y en el primer tiempo, aquel sonríe y saluda a todo el que encuentra a su paso, niega ser tirano, promete muchas cosas en público y en privado, libra de deudas y reparte tierras al pueblo y a los que le rodean y se finge benévolo y manso para con todos?

—Es de rigor —contestó.

—Y pienso que, cuando en sus relaciones con los enemigos de fuera se ha avenido con los unos y ha destruido a los otros y hay tranquilidad por parte de ellos, entonces suscita indefectiblemente algunas guerras para que el pueblo tenga necesidad de un conductor.

—Es natural.

—¿Y para que, pagando impuestos, se hagan pobres y, por verse forzados a atender a sus necesidades cotidianas, conspiren menos contra él?

—Evidente.

 

Merecería leerse todo el pasaje, que conserva una admirable actualidad; pero traigo este pequeño fragmento a colación no solo para hacer notar que la represión económica era ya perfectamente conocida en los tiempos de la democracia ateniense, sino también para llamar la atención sobre el vínculo entre el enemigo político externo y la represión económica interna, donde el primero justifica a la segunda.

Como parte de la represión económica sobre los ciudadanos, la Revolución cubana, desde sus comienzos, se enfrentó al capital privado. Esa lucha no concluyó con las nacionalizaciones de los primeros años, ni con las que afectaron a las pequeñas empresas en 1968. A principio de los 80 la iniciativa privada reapareció en las licencias que se les concedieron a artistas, artesanos, campesinos y posteriormente a dueños de restaurantes y otros cuentapropistas. Con la excepción notable de los artistas, los otros grupos han tenido que lidiar con regulaciones que obstaculizan su desarrollo (desde abusivos pagos de impuestos, hasta restricciones sobre las capacidades, los productos o las condiciones de las ventas).

De este modo, el capital privado en Cuba apenas tiene relevancia dentro de la economía nacional y su crecimiento suele pasar por cíclicos retrocesos, después de haber experimentado tímidos avances. El Gobierno cubano emprende aperturas que encierran una contradicción. Permitir la inversión de capital privado nacional y al mismo tiempo oponerse la expansión de dicho capital. Esta contradicción solo se explica por la necesidad de abrir la economía, motivada por el empuje —que tampoco es nuevo— de las posiciones reformistas, y al mismo tiempo mantener la represión económica, como piedra angular para la conservación del poder.

Igualmente el texto de Platón habla del ciudadano que se hace más pobre —y por lo tanto carecería de recursos financieros para constituir una oposición política— y dispone de menos tiempo para dedicarse a la política, ya que debiera estar enfrascado en solucionar problemas más inmediatos como alimentarse, vestirse, transportarse, bañarse, etc.

Durante la primera mitad de los años 90, las carencias de la población fueron aprovechadas —e incluso acentuadas artificialmente— como una herramienta que garantizara la estabilidad del poder político. Así que se tiene la paradoja de que el país se empobrece, pero al mismo tiempo el deterioro económico, lejos de provocar la aparición de una vigorosa oposición política, contribuye a mantener la represión sobre los ciudadanos. La represión económica los hace más indefensos frente al poder, del que apenas tienen otra alternativa que depender. Esto no solo explica el por qué el Gobierno cubano sobrevivió al colapso que provocó el derrumbe de los socialismos de Europa del Este; sino también por qué el embargo, que aspira a ejercer presiones económicas sobre el Gobierno, ha sido contraproducente durante las más de medio siglo.

Una flexibilización podría estar orientada a estimular al endeble capital privado de la Isla. Claro que el Gobierno cubano podría anteponer nuevos resortes legales destinados a contener dicho crecimiento. Pero en todo caso, la flexibilización del embargo forzaría a una actitud defensiva, propiciaría situaciones desestabilizadoras, y necesariamente conduciría a una mayor circulación de capital en la Isla.

También volvería obsoletos todos esos puntos de vista que, tanto dentro como fuera de Cuba, se escudan en el embargo para  justificar los innumerables desaciertos que el Gobierno cubano ha puesto en práctica durante el último medio siglo. Es un discurso en el que ya casi nadie cree, pero que todavía conserva su eficacia represiva. Permite acusar a los disidentes de mercenarios o de aliados del imperialismo norteamericano, ya que son grupos que reciben ayudas financieras mientras que para el resto de la sociedad —incluidos quienes tratan de llevar adelante sus pequeños negocios— solo existen las restricciones comerciales.

La flexibilización beneficiaría al también al necesario flujo de la información. Las aperturas en la política estadounidense harían más difícil la represión económica. Contribuirían a que los ciudadanos estén menos supeditados al Gobierno y sean menos dependientes de las remesas familiares que llegan desde el exterior. Un ciudadano que estaría en mejores condiciones de expresar su inconformidad, sentirse con mejores perspectivas ante el futuro, y participar más activamente en la vida política.

He intentado contestar la pregunta desde la perspectiva de la represión económica que el Gobierno cubano ejerce sobre la población. Seguramente podrían proponerse otras respuestas a la interrogante sobre cómo el embargo o su progresivo desmantelamiento, contribuirían a acelerar los cambios en Cuba. Sospecho que, al pensar sobre esta pregunta, estaríamos en mejores condiciones para comprender qué significa el embargo estadounidense y cuáles podrían ser sus logros o sus fracasos en el futuro inmediato. Enhorabuena, si así fuese.

Comentarios [ 54 ]

Imagen de Amadeus

PARA Anónimo - 5 Jun 2014 - 3:04 am

¿Perder el control de qué movimiento, dice usted; del de las cinturas de las mulatas? Haya o no embargo todo "movimiento" en Cuba lo controla la junta militar que gobierna allí. De lo que aquí se trata es de no darle más oxigeno a la dictadura

Para Tina

Y le vuelvo a preguntar: ¿qué interés pueden tener los Estados Unidos en levantar el embargo? ¿Hay alguna garantía ("signed, sealed and delivered", sic Stevie Wonder) de que los Castros cedieran y abrieran a la democracia? El problema del "inmovilismo" es un asunto interno de los cubanos que deben resolver ellos mismos y no esperar la ayuda de ningún tercero. Una cuestión de soberanía y no interferencia en los asuntos internos de Cuba. Usted sabe… :-/

 

Imagen de Angel

coincido con el anonimo de las 3:39 apurar la caida del tirano esta solamente en nuestras manos,los de aqui apretar,suspender remesas y viajes a la isla y divlgar la represion ,los de alla huelga de brazos caidos y colorin colorado,,,bueno  eso seria muy eficaz para ver si el gobierno levanta el embargo economico que implanto hace 55 anos al pueblo de Cuba.

Imagen de Anónimo

Cabe la posibilidad de que el mantenimiento del embargo no traiga los cambios necesarios a Cuba, pero que el levantamiento del embargo empeore las cosas. De manera que la cuestión es qué garantía hay de que el levantamiento del embargo traiga esos cambios. Quienes tienen que explicarse son los que abogan por el levantamiento, no quienes abogan por el mantenimiento. Porque las cosas pueden estar mal ahora con el embargo, pero ponerse peor sin embargo. 

Imagen de Anónimo

Tina - 4 Jun 2014 - 11:46 pm. Claro, Tina. Está claro, el inmovilismo es lo que más le conviene a este elemento. Se sienten cómodos con eso. Más cómodos, encantados de la vida se sentirían, si hubiera un retroceso a los años sesenta. Lo que los pone nerviosos es el movimiento, el movimiento que ellos no controlen. Es obvio.

Imagen de Tina

Por lo visto, nadie supo responder a la pregunta de qué aportaría el embargo a un necesario cambio en Cuba. La única respuesta la ofreció Amadeus: "Nadie, ni en los Estados Unidos, se cuestiona hoy que el embargo cambie nada." Es una respuesta muy interesante porque si se acepta que el embargo no cambia nada, entonces lo que se está defendiendo es el inmovilismo que existe en Cuba. ¿O me equivoco?

Imagen de Anónimo

Todavia no nos ha llegado la hora de pagar por la cobardia de no haber podido, ni querido deshacernos de Fidel, Raul y toda su gente. A  los americanos lo que les impota es el dinero, asi que van a negociar con los que tienen y tendran las riendas economicas y politicas de Cuba, es decir Castro & Castro Inc. En Cuba no hay oposicion que sirva ni pueblo que la apoye porque todos  los cubanos los de adentro y los de afuera somos una partida de cobardes. Los Castro ganaran por que son mas vivos.  Firmado Charles Darwin. Teoria de la evolucion de las especies

Imagen de Amadeus

PARA Anónimo - 4 Jun 2014 - 6:25 pm.

El problema, distinguido, no es si el gobierno tenga o no argumentos. No habrá embargo , pero el poder se queda en manos de la "mafia" porque "hay que seguir defendiendo las conquistas y los logros de la Revolución de las amenzas de sus enemigos imperialistas y contrarevolucionarios.

No se crea eso de que en Cuba atan a los perros con butifarras. Lo están angañando.

Imagen de Anónimo

"De Platón al embargo"; que lindo titulo Ernesto; porque no le vendes tu cuento a Dr. Elias Biscet y al Dr. Fariñas o las Damas de Blanco que son pisoteados por el trasero a diario por la dictadura que TU defiendes. Yo por mi parte, si las Damas de Blanco se oponen al levantamiento del embargo contra Cuba es mas que suficiente, ellas son al final quienes realmente les están dando la cara y su vida por una nueva Cuba y no el señoriíto Menendez Conde en N.Y. escondiéndose detrás del cuento del arte. Que sabe Ernesto lo que es el luchar para opinar y habalr boberias, el no es un pensador y mucho menos un luchador por democracia en Cuba, Ernesto nunca estuvo en contra del régimen de los Castro y lo se porque fue mi vecino desde que era un niño, cual es el cuanto, Ernesto?

 

Si Ernesto, un gran "Planton" pero de comida es lo que necesita el pueblo de Cuba pero el embargo, no va hacer la diferencia, los regimenes dictatoriales no necesita excusas para pisotear a su pueblo.Con o si embargo la necesidades en Cuba continuaran, es de su manera ineficiente de operar y proceder del regimen; aun con la ayuda multimillonaria de la Unión Soviética en Cuba había escasees; A si que cual es el cuanto Ernesto?

Imagen de Tina

Oye, “Anónimo” de las 4:55 pm (eso dice mi ordenador que está en Europa), los ataques personales lo único que dicen es que usted no tiene buenos argumentos para refutar las ideas que Ernesto M-C plantea en su escrito.

Imagen de Anónimo

El autor de este articulo y yo, no tenemos ninguna contradiccion respecto a lo que ha significado el embargo. Solo intereses de indoles PERSONALES, podrian justificar mantener un STATU QUO como el actual. Ni filosifica ni politicamente hablando, se podrian sacar resultados satisfactorios para las partes que defienden sus posiciones respecto al embargo. El resultado final es perdida de crecimiento economico. Cero creacion de empleos. Solo unos pocos cuyos trabajos se verian afectados si el embargo se levanta, pudieran ser los actuales ganadores.  Ha perdido toda Cuba. La dictadura obteniendo ventajas, pues tienen "argumentos" para defenderse diciendo que es el "bloqueo" es la "carta blanca" que les cubre al mantener a todo el mundo dependiendo de el regimen. Sin  el "EMBARGO", es innegable que la influencia del regimen  sobre la poblacion se reduciria enormemente. Si alguien duda de esto, es lo gico tambien que este a favor de mas embargo...

Muy buen analisis, sr. Menendez, de los mejores..................................