Opinión

¿Capital para quién?

Las leyes castristas impiden a los cubanos invertir o crear capital privado. Un hipotético alivio del embargo de EEUU beneficiaría, ante todo, a la casta cívico-militar que controla la economía y la política en la Isla.

"O aceptas esas condiciones, o te cerramos el negocio y no recibes un centavo más de Miami."

Esta probablemente sería la frase que le diría el régimen de los Castro a cada uno de los cuentapropistas que pudiese recibir recursos financieros enviados por empresarios cubanoamericanos desde Estados Unidos, si el presidente Barack Obama aceptase la petición que le ha hecho un grupo de importantes figuras de los negocios y la política.

Los promotores de esta iniciativa, o ignoran por completo cómo funciona la economía en Cuba, o quieren hacer negocios y estar "dentro" de la Isla para cuando los Castro mueran y se inicie el postcastrismo.

Es obvio que la dictadura aceptaría el apoyo económico a los cuentapropistas desde EEUU solo si pudiese obtener ganancias muy superiores a las que recibirían los cubanos emprendedores. Es irreal pensar otra cosa.

No solo la nueva Ley de Inversión Extranjera, promulgada a fines de marzo pasado, excluye la posibilidad de que los cubanos residentes en el país puedan invertir, "porque no tienen capital" —como argumenta el Gobierno—, sino que en el caso de que pudiesen recibir financiamiento o equipamiento desde el extranjero, tampoco lo podrían invertir porque lo prohíbe el Partido Comunista (PCC).

Los Lineamientos económicos, aprobados en 2011 por el VI Congreso del PCC, establecen: "No se permitirá la concentración de la propiedad en personas jurídicas (negocios privados) o naturales" (individuos)".

Dicho en otras palabras, en Cuba no se puede crear capital nacional privado. No hay otro país en la tierra, excluyendo a Corea del Norte, en el que se impida a sus ciudadanos crear riqueza, acumular capital y progresar. Ese es uno de los mayores absurdos que presentan las "reformas" raulistas, que nada tienen que ver con China o Vietnam.

Si alguien en la Isla quiere ampliar un tallercito de reparación de calzado para comenzar a producir zapatos en pequeña escala y avanzar en el negocio, no puede hacerlo aunque le llueva todo el dinero del mundo desde el extranjero. Su timbiriche no podrá crecer. Tampoco el propietario de un restaurante privado puede progresar, pues el Estado solo autoriza que tenga un máximo de 50 sillas.

Lo único positivo sería que cubanos que hoy no tienen su propio negocito por falta de dinero, tal vez podrían abrir uno. Pero saben que no van a poder prosperar, y que apenas obtendrán recursos para pagar los impuestos. No obstante, eso sería bueno.

Quienes solicitan a Obama que permita inyectar capital a los cuentapropistas tienen razón en cuanto a que la economía cubana necesita urgentemente de un sector privado que dé empleo al 43% de los 4,2 millones de empleados del Estado, unos 1,8 millones de trabajadores que son innecesarios según un estudio oficial. La economía isleña no saldrá de su devastadora crisis endémica mientras no se liberen las fuerzas productivas.

Burguesía cívico-militar

Pero los Castro no quieren dicha liberación, sino edificar una nueva burguesía cívico-militar que trascienda la partida biológica de ellos dos. Ya se gesta en Cuba la futura aristocracia postcomunista integrada por los familiares de ambos hermanos, y de los generales, coroneles, y los máximos jerarcas de la nomenklatura. Ellos van conformando paulatinamente un entramado mafioso de mercado, al estilo postsoviético, aunque con mucho mayor protagonismo militar.

Por eso se entrenan como gerentes de las únicas industrias y actividades que son rentables, o que podrían llegar a serlo, casi todas ya manejadas por el Ministerio de las Fuerzas Armadas (MINFAR).

Un adelanto del futuro de los militares en Cuba es el Grupo Corporativo GAE, perteneciente al MINFAR y al Ministerio del Interior. El GAE opera restaurantes, hoteles, instalaciones turísticas, transporte aéreo, marítimo y terrestre, más de 300 tiendas recaudadoras de divisas, y otros muchos establecimientos. Tiene tentáculos bancarios por todo el mundo y emplea en la Isla a miles de trabajadores. Lo peor es que el GAE no rinde cuentas a nadie y sus ingresos no van directamente al presupuesto nacional, sino que pasan antes por un limbo financiero que es primeramente "ordeñado" casi de forma secreta por la Junta Militar y el generalato.

Estos empresarios que en el futuro próximo pasarán de "proletarios" a propietarios, serían quienes más se beneficiarían si Obama decidiese burlar al Congreso y autorizar el envío de capitales a la Isla.

Prohibiciones y condiciones

¿Por qué? El Gobierno, por ejemplo, podría obligar a los cuentapropistas a comprarle al empresariado militar y sus cayos adyacentes —a altísimos precios de monopolio— todos los  insumos y equipos que necesitan para dar cierto impulso a sus precarios negocitos, y crecer hasta el límite en que el régimen considerase que hay "concentración de la propiedad". Es decir, los cuentapropistas solo podrían recibir cash desde EEUU, y no insumos y equipos. Estos seguramente serían comprados por el Gobierno en Panamá y otros países, a un costo que no sería descabellado pensar equivaldría a un 10% o un 12% del precio que le cobrarían luego a los negocios privados.

De ser autorizada la recepción de equipamiento y tecnología desde EEUU sería sobre la base de imponer exorbitantes tarifas aduaneras e impuestos sobre las ganancias a los cuentapropistas. Los ingresos por esos gravámenes irían al Estado, pero sobre todo a la Junta Militar y el empresariado cívico-militar.   

Por último, más que los firmantes de la petición a Obama se equivocan quienes últimamente piden levantar lo que queda del embargo estadounidense contra Cuba para provocar una democratización. No acaban de entender la naturaleza del régimen cubano, ni a los Castro, ni a los otros "históricos" que mandan en el país.

Nuevos líderes

En 55 años de poder absolutista ambos dictadores jamás han hecho una concesión que ellos consideren de "principios". Y admitir el fracaso del socialismo y posibilitar reformas de mercado y una democratización del sistema político, lo sería. Para ellos sería una claudicación y una "traición". No lo van a hacer.

Más sencillo aún: los procesos libertarios que echaron abajo el Muro de Berlín y acabaron con el comunismo en Europa fueron promovidos por nuevos dirigentes políticos que sustituyeron a los fósiles estalinistas.

También en China y en Vietnam hubo profundas reformas económicas de mercado solo después de la muerte de Mao Tse Tung y luego de que fue removida la casta ortodoxa de los tiempos de Ho Chi Minh. En ambos casos el sistema político totalitario y violatorio de los derechos humanos quedó intacto.

En Corea del Norte, en cambio, no ha habido reformas económicas ni políticas, pues rige la misma dinastía desde hace casi 70 años. Igualmente, en Cuba tampoco habrá cambios radicales económicos, y mucho menos políticos, mientras la dinastía Castro ostente el poder. Sí va a continuar la proliferación de timbiriches de corte medieval. Y punto.

La pregunta adecuada aquí finalmente es: ¿capital para quién? Son muchas las razones para creer que esos recursos financieros irían fundamentalmente al Estado y no crearían el amplio sector privado que la nación reclama. Y a la dictadura, lejos de debilitarla, le daría oxígeno.

Comentarios [ 23 ]

Imagen de Anónimo

Primero, el comentario del 31 de mayo a las 7:19 a.m no lo ha escrito un meXicano. Ningún mexicano escribe el patronímico con "j" y se sienten muy ofendidos cuando lo ven escrito así.   

Segundo, nunca he visto a nadie comentar sobre la verdad:  el embargo no ha resuelto nada en más de 50 años. Es hora de explorar otros caminos. Aunque el cambio en la Unión Soviética lo inició Gorbachev, al quitar muchas restricciones y abrir el país al mundo el pueblo oprimido se sublevó y cayó la muralla de Berlín, se deshizo la URRS. Lo mismo podría pasar en Cuba si la nueva generación, que no conoce lo que era antes y casi que ni sabe que hay una vida mejor, se da cuenta de que la opresión y gobierno castrista son una farsa completa y deciden hacer algo para mejorar sus vidas. Hace 15 añosvisité a mi tierra después de recibir un diagnóstico de cáncer pues quería ver a mis tías. El embargo era un chiste porque el que tuviera dólares podía comprar en las tiendas del dólar. Sin embargo, es la excusa para toda escasez. No hay carne, no hay leche, se va el agua, no hay corriente. ¿Quién tiene la culpa? El desgobierno dice "el embargo...son los americanos". El embargo se ha convertido en "el totí" que tiene la culpa de todo. Seguro que van a haber muchos en contra de lo que acabo de decir pero hay que abandonar lo que no ha servido para nada y pensar en algo nuevo, algo que pueda hacer que nuestra Cuba resucite como un fénix.

Imagen de Anónimo

Mientras el general - presidente engaña a todo el mundo con esta supuesta "apertura económica", deja que su círculo íntimo se llene los bolsillos de dinero.

Por ejemplo, hace unos años su actual yerno, el italiano Paolo Titolo, entró a Cuba con una camarita de fotos y hoy es uno de los supuestos inversores más respetables.

Imagen de Anónimo

Muy buen analisis de cómo se beneficiaria UNICAMENTE la dictadura y no los "emprendedores cubanos", si Obama afloja mas aún la mano y deja que vayan capitales a Cuba.

Imagen de Anónimo

Lo mejor que he leido sobre la cartica idiota a Obama es este articulo. Felicito al autor.

Imagen de Anónimo

Excelente artículo!!!! Lúcido y resumido pensar de los intelectuales y cubanos honestos que piensan de corazón en un futuro más digno para Cuba. Gracias!!!!

Imagen de Anónimo

Alvarez Quiñones; lúcido como siempre interpreta el sentir de la mayoría de cubanos a la perfección.

Curioso lo del anónimo del 31 de mayo de las 7:19 am. A mi no me extraña para nada, entre las extratégias Castrofascistas está el concebir una Cuba sin ellos; esto ya lo han pensado y no me extraña lo que cuenta este forista, sea cierto o no en todo lo que dice.

Los Castro han utilizado el dinero robado al pueblo cubano en estos 55 años para realizar metástasis de su aparato mafioso en varios países del mundo y continuar manejando, una vez perdido el poder, "los córdeles" desde la sombra doblegando voluntades mediante el dinero y pasando a una fase de terrorismo camuflado con quién sabe que consecuencias para la Cuba del futuro.

Quién subestime esto y crea que forma parte de la paranoia padecida en estos años, comete un grave error; .. vivir para ver.

Imagen de Amadeus

Después de más de 50 años, todavía quedan una gran cantidad de cubanos lúcidos y comprometidos con la causa de su pueblo que no se dejan engatuzar por los trucos del régimen castrista. El embargo goza de buena salud. Amén.

Imagen de Anónimo

Estimados intelectuales cubanos,  de que embargo hablan?   Aquí en mexico los cubanos son los dueños y empresarios de mas del 75%  de los hoteles (grandes)  y centros turisticos y agencias de viajes y centros de comunicaciones  y  bares y restaurantes.   NOSOTROS LOS MEJICANOS  somos trabajadores de ellos y tienes que aceptar sus condiciones  o te dejan fuera del trabajo  y  todos ellos estan confabulados con los sindicatos y los politicos que tambien reciben "beneficios secretos"  y aquí se sabe que en los estados unidos es igual !   Los castros tienen ciento de miles de negocios a nombre de cubanos que ellos mismos les fabrican una carta imigración y al poco son ya ciudadanos estadounidense.  Peero siguen bajo de la bota del patrón castrista que los insertó en el país   y  al iguál que aquí  YA TIENEN HASTA POLITICOS EN CARGOS IMPORTANTES QUE DECIDEN EN LAS ELECCIONES MEJICANAS  PORQUE MANEJAN LOS VOTOS Y TIENEN IMUNIDAD .....Francisco Fernandez 

Imagen de Anónimo

Felicito a Alvarez Quiñones y a Diario de Cuba por publicar este formidable articulo que debieran leerse todos los retardados que proponen a Obama enviar capital a los cuentapropistas, cuando se sabe que ese dinero ira derechito a las arcas de la dictadura sin beneficiar realmente a los cuentapropistas. 

Pedrito P.

Imagen de Anónimo

Hay que celebrar el tratamiento equilibrado y justo que DDC le ha dado a este tema, publicando opiniones tan disimiles como las de Alvarez, Rodiles, Montaner, Jardines y otros y concediendonos asi la posibilidad de examinarlas y juzgarlas todas objetivamente.Lo unico que no entiendo es porque le permitieron a Raul Rojas, connotado castrocomunista y vocero del regimen, arguir su punto de vista. Es algo que, bien conocemos, hace con la intencion de sembrar cizañas y dividir al exilio.  No merece formar parte de este ilustre panel de iluminados anticastristas.