Sociedad

Terrorismo y represión

El ejército de agentes y chivatones del Ministerio del Interior podría llegar a representar un peligro para el propio régimen. Por eso se les paga bien.

Cuando en el film La vida de los otros el dramaturgo Georg Dreyman, examinando su ficha en los archivos de la Stasi, descubre que el capitán Wiesler o agente HGW XX/7 fue su protector, en agradecimiento le dedica un libro, que titula Sonata para un hombre bueno.

Lo chocante es que a Florian Heckel, guionista y director de la ficción galardonada con el Oscar a la mejor pelícuña extranjera (2007), se le prohibió rodar la cinta en la antigua cárcel de la Stasi en Berlín, hoy convertida en museo.  

¿Las razones? Hubertus Knabbe, director del memorial, aseguró no tener información de que algún oficial del cuerpo represivo haya protegido a su víctima y, según establece el reglamento, en el plató de la prisión solo autorizan a rodar documentales.

Lo demostrado —respetando la fantasía de Heckel— es que la Stasi nunca fue compasiva con nadie. El cuerpo que agrupó a más de 100.000 agentes y 200.000 informantes fabricó enemigos donde no existían. Se presume que el 98% de la población adulta de la antigua República Democrática Alemana (RDA) fue fichada.

Tampoco resultaría descabellado estimar que el Ministerio del Interior cubano (MININT) hoy agrupe a un ejército de segurosos y chivatones equivalentes a los guarismos que tuvo la Stasi. Pero al parecer, carecen de talento para manufacturar "enemigos creíbles".

Que el pasado 26 de abril la Seguridad del Estado haya arrestado a cuatro desconocidos procedentes de Miami —que "secundados por oficiales descontentos"— planeaban atacar un enclave militar para provocar un estallido multitudinario y derrocar al  general/presidente Raúl Castro,  solo se puede clasificar como una falsedad de quinta categoría.

Lo más disparatado del pastel es que los supuestos terroristas compartían los mismos objetivos que los asaltantes al cuartel Moncada. Operación violenta que, según Fidel Castro en su alegato La Historia me absolverá, estuvo justificada por las mismas condiciones objetivas y subjetivas patentizadas hoy en Cuba: Un pueblo empodrecido, hambriento y un dictador en el poder.

José Ortega, Obdulio Rodríguez, Raibel Pacheco y Félix Monzón, son los cuatro "fanáticos" que gracias a las torturas del mono y el cocodrilo de Villa Marista, confesaron tener vínculos guerreristas con los exiliados Santiago Álvarez Fernández, Manuel Alzugaray, Osvaldo Mitat y Luis Posada Carriles, quienes a su vez negaron las afirmaciones de La Habana. 

En el artículo Los caminos del guerrero, su autor, Luis Posada Carriles, describe un retablo de 343 acciones anticastrista de corte violento, en las que sus protagonistas asumen las responsabilidades de cada uno de sus actos.

No es digerible tampoco que Posada Carriles —ya anciano y enfermo— y sus compinches, nieguen sus vínculos con los supuestos terroristas que cayeron en manos de la Seguridad del Estado, en el caso de ser ciertas las afirmaciones de La Habana, puesto que atacar un cuartel sería un juego de niños para las barbaridades citadas en el texto.

Un ser o no ser que no es el dilema

"En materia de terrorismo, trapos sucios son los que le sobran al régimen —aduce un exfuncionario de 78 años que se identifica con el seudónimo de Jacinto—. Un ejemplo elocuente fue el propio ataque al cuartel Moncada, donde también agredieron un hospital y los asaltantes vistieron los mismos uniformes que los asaltados, modus operandi que acorde a las convenciones internacionales de Ginebra, se clasifica como acto terrorista".

Vale preguntar —objeta Jacinto—. ¿Qué diferencias existen entre el hundimiento del remolcador 13 de marzo y el estallido de una bomba dentro de un avión? ¿Cómo es posible que los terroristas que detonaron artefactos explosivos en cines y lugares públicos, o incendiaron guaguas con fósforo vivo durante el periodo revolucionario, hayan sido condecorados, militen en el Partido Comunista y ocupen cargos en el Gobierno?

"No es un secreto para nadie que terroristas vascos, árabes y latinoamericanos han hecho escalas en Cuba. Si el régimen rechaza su inclusión en la lista de países patrocinadores del terrorismo, entonces por qué Fidel Castro —aún vivo y supuestamente 'lúcido'— no se ha retractado de lo afirmado hace 38 años en el teatro Karl Marx, cuando dijo: 'No hemos renunciado al terrorismo'.

"Lo real y maravilloso de toda esta historia —continúa Jacinto— es que el régimen no tiene fuerza moral para condenar el terrorismo."

"Aunque parezca mentira, el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (MINFAR) es el órgano más vigilado en Cuba —asegura Rodríguez, un oficial retirado de 74 años—. En cada una de sus unidades hay un oficial encargado de la vigilancia de los militares. Este represor no se subordina al jefe de la unidad, sino a un viceministerio llamado Dirección de Contrainteligencia Militar (CIM).

"La CIM cuenta con un grupo de informantes en cada unidad, también la Sección Política se encarga de presionar y chantajear a los militantes del Partido y de la Juventud Comunista, para obtener informaciones", apunta.

"Hay que ser objetivos. En el MINFAR no hay descontentos. Los militares son los mejores pagados en Cuba, reciben módulos gratuitos de ropa y uniformes, cigarrillos, viviendas, vacaciones en centros turísticos, la asignación de electrodomésticos y artículos ofertados en las shopping, que compran en peso nacional (CUP), ya que en el MINFAR las dos monedas circulantes tienen el mismo valor. Además, los mecanismos de doctrina son perseverantes. Raúl no le ha sacado el pie al MINFAR, sigue siendo 'el ministro' y aún mantiene activado su despacho del cuarto piso.

"Lo más incoherente de la historia —cuestiona Rodríguez— es que estos supuestos superhombres que fueron capturados infraganti por la Seguridad del Estado, ¿con qué fuerza de apoyo contaban? ¿No conocen la existencia de las unidades boinas rojas o 'prevención', un cuerpo de soldados elites que custodian y responden por la seguridad y el orden de la unidades militares, tanto por dentro como por fuera?"

Hilda Vázquez, de 38 años, madre y ama de casa, alega que al ver el documental Gusano, comprobó el grado de  irresponsabilidad de los agentes de la Seguridad del Estado y de aquellos padres que permiten que sus hijos sean utilizados para participar en esos actos de repudio. 

"Suerte que los opositores son pacíficos —estima—, porque de haber respondido a la agresión y de armarse una reyerta, los niños presentes en el lugar correrían el riesgo de recibir lesiones; incluso, es abominable que hayan presenciado en vivo y en directo el terror desatado.

"Se puede ser esbirro, HP, chivatón, tracatán, lame botas, en fin la gente puede hacer lo que le de su gana, pero que utilicen niños para exponerlos al peligro con el objetivo de hacer propaganda en contra de los supuestos enemigos de la revolución, es una cobardía. ¡Vaya defensores de la patria y del socialismo!", aseveró.

Rolando D., por su parte, un contable de 45 años, considera que el MININT, más que seguridad, representa una gran preocupación para el régimen. "Esos hombres envilecidos y capaces de golpear a mujeres son un peligro para la propia elite, ya que pueden convertirse en un ejército de pretorianos que cambien los emperadores cuando les dé la gana".

Y asegura, "por eso es que los recursos invertidos en el MININT siempre serán pocos y, mientras los Castros sigan en el poder, los niños y los ancianos no podrán tomarse ni un miserable vaso de leche. Ese el costo de vivir en una nación de cobardes".

Comentarios [ 21 ]

Imagen de Anónimo

El sistema delator cubano fue el que le dió protección a los Castro y a su vez, impidió que el país evolucione favorablemente.

Todos saben que todos chivatean. Lo que pasa es que algunos hablan a los oidos de los jerarcas y otros... al aire. Se conocen casos de delación entre hermanos, primos o padres e hijos, y no hablo de robos o cosas por el estilo, sino de simple "diversionismo ideológico".

Historias hay y pronto saldrán a la luz. Recuerdo el caso de un empresario italiano que lo seguía el G2 y un día lo cogieron con una chiquita. Lo llevaron a 100 y Aldabó y habló de los chavitos que le daba al parqueador hasta las cestas de fin de año y dinero extra que entregaba a funcionarios de las importadoras.

En resúmen, como había una empresa estatal a la que querían tumbar, le escribieron el libreto al extranjero, sin permitirle mencionar a las demás (esas que trabajaban los hijos de Ramiro, Fidel, etc.).

Imagen de Anónimo

Los CDRs fué uno de los aportes de FC al socialismo me dijo en una ocasión un militante del PCC.Quizá en el resto de los paises socialistas existieron organismos de delación,pero nunca tan masivos y bien estructurados como los de Cuba.

Imagen de Anónimo

Anónimo 3:12

El caso de Ramiro Valdés da para una película. Es de la generación histórica, el de mayor rango que queda (además de los hermanos en jefe) y pasó por puestos muy importantes... hasta que llegó RC y lo envolvió en el asuntico del cable Venezuela - Cuba, en donde varios funcionarios suyos los mandaron a 100 y Aldabó.

Hay dos versiones que suenan fuerte. Una dice que Ramiro se quedó con una suma importante de dinero y no lo pueden tocar demasiado porque es un histórico. La otra, que él conoce demasiado a RC, con quien rivalizó varias veces, y tiene documentación que lo compromete, como cuentas bancarias personales en el exterior, o bien, de sus yernos.

Imagen de Anónimo

Recuerdo un año nuevo que pasé con mi familia en la que había un tío que trabajaba con RC y luego de varias latas de cerveza y traguitos de todos los colores, ya borracho, empezó a hablar del vínculo del jerarca con un actor conocido. Mi tía lo sacó a empujones y lo metió dentro del Lada del Minint y se lo llevó a su casa, manejando ella.

Cayó en desgracia a los días (el del CDR lo echó pa'lante), estuvo un tiempo de CVP en una fábrica semi abandonada y al poco tiempo, murió.

Eso sí: mi tía se quedó con las pruebas de la "extraña pareja".

Imagen de fezfernandez

Te quedo perfecto todo lo dicho.

Imagen de Anónimo

Ja, ja, ja, Anónimo - 23 Mayo 2014 - 9:33 pm, Ud. me recordó una historia que viví hace algunos años cuando todavia vivía en la Isla. En una ocasion el G2 se le acercó a un vecino, que lo tenian medio fichado porque siempre estaba bisneando. Le propusieron cooperar, chivateando lo que él viera en el barrio. El tipo empezó a mandar informes referidos a un coronel del MININT que vivia en frente de su casa y que todos los dias metía cajas de cervezas y jamones para su casa.

Lo desactivaron al mes.

Imagen de Anónimo

Los comentarios recientes son de mucho nivel. Quiero agregar que a los Comites de Defensa de eso que llaman revolucion pertenecen muchas personas que no son chivatos, pero que tienen temor a que se les encarnen y los vigilen mas que a los otros por no ser miembros del comite. La vigilancia es tanta que muchos temen perjudicarse. De todos modos la gente esta perdiendo el miedo poco a poco y algun dia puede ocurrir un estallido social. Los que no han vivido aquello no tienen idea de lo que es. Lo mas interesante es que los tiranos Castro ya son octagenarios, el Fidel esta senil, y el Raul tambien es un anciano. No hay que tener una bola de cristal y todos saben que si no ocurre una rebelion antes, el almanaque resolvera el problema, y tremendo corre corre que se va a formar. Cuba no es una nacion de cobardes como dice un degenerado aqui. Cuba es una nacion victima del mas brutal y represivo regimen comunista en la historia.

Imagen de Anónimo

Felicito al compatriota del Anónimo - 23 Mayo 2014 - 9:33 pm. por su sinceridad y civismo. Me imagino lo que tuvo que sufrir. Bajo el comunismo, los trabajadores intelectuales están sujetos a suma presión y tienen que, por lo menos, aparentar "integración". Muchos están en posiciones que requieren "cooperación". A los estudiantes universitarios les sucede exactamente igual. Es sabido que un régimen comunista lo único que funciona perfectamente es la vigilancia y la represión. No sé si en otros países comunistas también han organizado lo que en Cuba llaman CDRs, simplemente comités de chivatones a nivel de cuadra, en cada barrio. En todos los centros de trabajo también funciona una organización similar y el administrador tiene que ser miembro del partido comunista. La dictadura comunista que impera en Cuba es la más cerrada y totalitaria que jamás haya existido.

Imagen de Anónimo

Muy buen artículo que resume aspectos muy complejos de la realidad cubana, que sería interminable analizar. En mi caso personal, no cuento en detalles mi historia para no cansar, pero durante años tuve que escribir de mi puño y letra cada 15 días un informe al G2. Mis informaciones no perjudicaron nunca a nadie, y los aludidos lo sabían, porque eran amigos míos. No creo que yo sea un caso aislado. Cuba es un verdadero manicomio gigante que no saldrá en largos años de su penible situación. Aunque algunos logren vivir un poco mejor que los demás, siempre serán rehenes de ese injusto sistema que los controla para conservar el poder.

Imagen de Anónimo

Soy el Anónimo del comentario 23 Mayo 2014 - 5:49 pm., y observo que, obviamente, el anónimo del comentario de las 6:56 pm. es el mismo tipejo al que critiqué, quien sigue con la misma y miserable letanía. Obviamente es una maquiavélica táctica a la que desesperadamente recurre el G2 de la dictadura. No tienen escrúpulo alguno y se valen de lo que sea para sus inmorales fines. Dice que los cubanos nos merecemos lo que tenemos. Tremendo cínico y mentiroso. Por lo tanto, las múltiples repúblicas soviéticas, y toda la Europa dominada por los soviéticos, China, Korea del Norte, etc., tenían o tienen lo que se merecían o que todavía no han logrado que colapse. Quienes van a tener algún día lo que se merecen son esos serviles, apóstatas, servidores del G2, que nos machucan con sus comentarios en este foro. Les duele tanto este foro, que no cesan de tratar de tupir a los más inocentes o ignorantes. Lo mejor de todo es que el día en que ellos entrarán a la letrina de la historia se aproxima cada día más. ¿Dónde se esconderán?