Sociedad

La ciudad timbiriche

La venta privada y el mercado negro se extienden en Santiago de Cuba. En los barrios pobres no vale la pena hacerse 'cuentapropista'.

El fomento del cuentapropismo como panacea económica ha convertido a Cuba en un país donde se vende desde las viviendas. Ante la falta de oferta laboral, la opción más frecuente es abrir una cafetería privada. Y para que la inversión sea mínima, lo más usual es vender desde las propias puertas o ventanas de las casas.

En la ciudad de Santiago de Cuba, este es el resplandeciente comercio que atiborra las principales arterias de la ciudad. En un recorrido por avenidas tan importantes como  Garzón, Enramadas o Trocha, se cuentan por decenas los puestos de vendedores de bisuterías o alimentos ligeros. Al tratarse de inmuebles insertados entre shoppings y cafeterías en moneda convertible, sus dueños se aprovechan de la gran concurrencia de público.

A pesar del agobio de los inspectores, son negocios que salen a flote, al brindar variadas y mejores opciones en moneda nacional que las cafeterías controladas por el Estado, ubicadas obviamente en locales amplios y con ofertas baratas, pero donde la variedad, la calidad y la higiene dejan mucho que desear.

La situación es diametralmente opuesta en las zonas residenciales, sobre todo en los suburbios pobres de la ciudad, con mucho menos tráfico y un gran desempleo juvenil. Los vecinos de estos barrios viven un día a día tortuoso, sumido en el mercado negro y pendiente de la oferta alimentaria de las bodegas estatales, cada vez más escasa.

A muchos vecinos de estos barrios no les conviene hacerse cuentapropistas de manera oficial. Los excesivos impuestos y obligaciones que genera el independizarse del Estado no le son rentables, prefieren moverse en el vasto mercado negro, alimentado ahora con las ventajas de las liberalidades que genera el comercio de mercancías del negocio privado.

Un recorrido por barriadas como Altamira, Marimón, Martí o San Pedrito deja claro la realidad: puertas o ventanas de casas abiertas, bloqueadas por pequeñas mesas en las que se exhiben productos, en su mayor parte comestibles: café, emparedados, bebidas frías, dulces, viandas, cigarros y ron al por menor, todo expuesto sobre bandejas en diversas pilas.

En barrios como San Pedrito y Chicharrones los vendedores ilegales se vuelven más atrevidos saliendo de los umbrales de sus casas para plantar sus vendutas en las aceras. Además, se han vuelto especialistas en ofertar productos deficitarios de primera necesidad: paquetes de leche, café y jabón nunca les faltan.

Buscavidas y mercado negro

Uno de ellos es Paco. Tiene 38 años y es técnico medio en gastronomía: "No trabajo oficialmente desde hace seis años. […] Con los sueldos que pagan estás obligado a llevarte las cosas del trabajo para venderlas en la calle, y es más fácil si trabajas en un restaurante o un comedor obrero. Yo solo continué lo que hacía mientras trabajaba".

Paco se refiere a la reconocida costumbre nacional de suplementar el sueldo con productos sustraídos de instituciones estatales, la vía de proveer el mercado negro.

Ahora, Paco vive mayormente de la reventa. Le traen productos y él saca su ganancia que oscila entre 5 y 10 pesos por venta. Los riesgos son altos. Son varios los ejemplos de adulteración de mercancías como la leche —incluso en paquetes perfectamente sellados—, casos en los que los consumidores han terminado rellenando reclamaciones o en algún hospital.

Según Paco, él no corre un riesgo excesivo de exponerse a la policía: "Conozco a la gente que me traen las cosas, y nunca me ha pasado nada. Yo pongo mi banquito en la acera junto a los demás y nos miramos, para la policía son mis productos de la cuota, tengo hijos en edad de leche y en mi casa no tomamos café, que me prueben lo contrario".

Paco no contempla la posibilidad de sacar una licencia de cuentapropista, "hay demasiados vendiendo bocaditos, refrescos, y más con catres candongueros. Yo seguiré buscándome la vida como todos los días".

Esta es la realidad de los trabajadores subterráneos. La campaña de los medios estatales sobre las bondades del cuentapropismo no hace efecto en ellos. Mientras la ciudad se sigue inundando de todo tipo de ventas, legales o no, la profesión de buscavidas cobra auge, nutriéndose cada año de los numerosos jóvenes recién graduados de obreros calificados que se lanzan a la calle.

Este es el panorama económico engendrado por las reformadoras políticas del régimen que algunos confían mejoren con la nueva Ley de inversiones. Mientras tanto, el crecimiento del país dependerá de timbiriches y buscavidas.

Comentarios [ 13 ]

Imagen de Anónimo

negocito bueno el que montomi tia magalis,solo necesito 2 sillas,y ponerlas en la calle cada dia se saca 50 pesitos cubanos.esta registrada como despiojadora.

yusniel

Imagen de Angel

No  vale la pena discutir si esto es asi o de otra manera ,si esta bien o mal,jejej en realidad en Cuba todo estaba mal y con los liniaminetos sigue mal y con cualquier invento ira mal,,,Los cubanos nos acostumbramos a eso,, soportar o uir,,,pero mas temprano que tarde la economia no aguanatara se terminara de desgastar y entonces vendran los herederos de los Castros y se convertiran en los nuevos ricos  que nos seguiran explotando y pasaremos a ser habitantes del cuarto mundo,,jeje ese lo abrimos los cubanos,porque  somos sumisos.

Imagen de Anónimo

Si, es vergonzoso y como han dicho anteriormente es imposible que el pueblo Cubano siga por más tiempo viviendo en esa "INDIGENCIA" 

A los Cubanos les han robado todo, hasta el alma. Perdieron hace mucho la capacidad de unirse y luchar contra el único enemigo que tienen que es ese estado podrido que les lleva jodiendo,  masacrando y robando durante más de cinco décadas. Muy pocos luchan por cambiar su país, eso si......El que  puede huye de sus verdugos. Los Cubanos se han pasado la vida huyendo y lamentandose, huyendo y lamentandose, huyendo y lamentandose.......

Coño! Échenle huevos de una puñetera vez.

Imagen de Anónimo

gracias a la compañera periodista. Como no se había publicadom no nos habíamos dado cuenta del problema y el peligro ideológico de que esos que en los barrios no compran, son los mismos que bajan Enramadas, así que aprovechando el estudio de la compañera, impondremos un peaje para circular por Enramadas de manera que el gobierno le saque algo al asunto

Imagen de Anónimo

Involución Total

Imagen de AdelaCuba

Todo esa confusion economica es el principio del final. Cuando la gran mayoria no tenga que comer se acaba el miedo.  

Imagen de Anónimo

El trabajo informal en México es enorme, mayor que en Cuba. Índice de pobreza, claro está, que no depende de macroinversiones. Mariel no entra en ese juego miserable de la sobrevivencia, como en México no entra el petróleo.

Imagen de Juan

Anónimo de la 12 y 59, la articulista no se quejas al contrario ella estas elogiando a los cuantapropistas por los esfuerzos que hacen bajo una condición insoportable que no se parece a ningún otro país. Pero eso no lo puedes ver tu . Mi consejo es que leas una vez mas el articulo.

Y toma esta importante nota para que puedas pasar el examen final., Los impuestos mas los reglamentos para tu ser cuentapropista en la Cuba de hoy llevan a estos emprendedores y desesperados hacer lo que ellos hacen sin contar que no hay un almacén mayorista donde ellos pueden abastecer los insumos. 

Imagen de Anónimo

Al Anónimo de las 12:59 pm : Por supuesto que ustedes no pueden entendernos, porque no saben lo que es vivir en un país normal sin timbiriches ni mercado negro, un país donde se vaya a la bodega o al supermercado para satisfacer las necesidades cotidianas y no se viva en esa indigencia y chusmería en la que se ha convertido Cuba. Deberían luchar por un país normal y no por esa economía que sustituye a las viviendas por negocios, como usted dice.

Imagen de Anónimo

........quien entiende a esta gente..........ahora se quejan de que han proliferado muchos negocios privados donde se venden algo........que es lo que quieren????......para la informacion de la autora, en la ciudad donde vivo han habido casos de avenidas completas que los negocios han sustituidos las viviendas!!!!.........asi es la libre empresa!!!!!........