Exilio

EEUU niega la nacionalidad a un cubano que lleva 50 años en el país y sirvió en el Ejército

'Soy un veterano. Me siento traicionado', dice Mario Hernández, quien fue además guardia de una prisión federal.

Mario Hernández, de 58 años, pasó múltiples controles y revisiones para entrar al Ejército estadounidense y para ser guardia de una prisión federal, donde contó con la suficiente confianza como para vigilar a Timothy McVeigh, condenado por un sangriento ataque explosivo en Oklahoma, informa Reuters.

No fue hasta 2013, cuando se retiró del servicio público y solicitó un pasaporte para viajar con su esposa en un crucero, que Hernández, quien llegó de Cuba a los nueve años, se enteró de que no era ciudadano estadounidense.

Hernández solicitó la naturalización, pero el Departamento de Seguridad Nacional estadounidense se la negó en marzo. Ahora, la abogada de inmigración Elizabeth Ricci, quien presentó una apelación, teme que la agencia —atrapada en lo que llamó "una pesadilla de relaciones públicas"— prepare cargos criminales acusándolo de presentarse falsamente como ciudadano.

"Siento como si todo mi mundo se pusiera patas para arriba. Estoy muy asustado", dijo Hernández a Reuters el martes.

Hernández llegó a Estados Unidos con su familia en 1965, durante los llamados "Vuelos de la Libertad". Bajo la Ley de Ajuste Cubano, de 1966, después de un año podía solicitar la tarjeta verde, que otorga residencia permanente, y tras cinco años solicitar la naturalización.

Hernández dijo a Reuters que había pensado que el Ejército se encargó de sus papeles cuando se enroló en 1975 durante la Guerra de Vietnam. Ricci dijo que la ley federal permite que los emigrantes que sirven durante un "periodo designado de hostilidad" consigan directamente la nacionalidad.

En la apelación, Ricci escribió que Hernández, de entonces 19 años, le entregó a los reclutadores del Ejército en California sus documentos de inmigración y fue llevado ante quien creía era un juez de inmigración.

El juez revisó los documentos, administró lo que Hernández creía era un juramento y cambió su nombre eliminando uno de sus apellidos.

Posteriormente, Hernández fue llevado a su cantón de reclutamiento donde se le tomó un segundo juramento con otros soldados, con los que viajó en tren a Fort Polk, en Luisiana, según la apelación.

Tras un licenciamiento honroso en 1978, Hernández trabajó en el gobierno federal y del estado de Florida, incluyendo la Oficina de Prisiones del Departamento de Justicia, que realizó una revisión de sus empleados cada cinco años.

"No hicieron su trabajo en reiteradas ocasiones, pese a tener recursos ilimitados", dijo Ricci.

Ricci dijo que Hernández también califica para la naturalización bajo una provisión para extranjeros que hacen una contribución extraordinaria a la seguridad nacional.

Hernández podría iniciar el proceso estándar de naturalización de cinco años como si acabara de llegar de Cuba y no hubiese servido al país, pero eligió no hacerlo.

"Soy un veterano. Me siento traicionado", dijo.

En las dos semanas desde que presentó la apelación, Ricci dijo que el Gobierno solicitó que Hernández entregue una declaración jurada en la que aclare cuándo, dónde, cómo y por qué Hernández dice ser ciudadano estadounidense, incluyendo sus registros electorales.

Ricci dijo que la información pedida corresponde a una investigación criminal en lugar de un intento por corregir su estatus legal.

"Creo que el Gobierno federal está molesto porque dejaron pasar el asunto tantas veces y le están dando una vuelta para poner sobre él (Hernández) el peso de probar que no es un criminal", añadió Ricci.

No se pudo contactar a un portavoz del Servicio de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos para conocer sus comentarios.

Ricci dijo que ha representado a otros dos clientes en situaciones similares con el Ejército.

"Sospecho que hay cientos o miles de casos como éste en el país", sostuvo la abogada. "Creo que otras personas escucharán el caso y dirán 'nunca obtuve ese documento de naturalización'".

Comentarios [ 16 ]

Imagen de Anónimo

¿Ignorancia o simplemente negligencia? Si estuvo en EU desde los 9 años, ya a los 20 hablaba buen inglés. ¿Por qué no se preocupó nunca por investigar su situación legal? Hay gente que viven pensando que otros hacen las cosas por ellos, hasta que llega el momento de confrontar la verdad. Tarjeta green card, pasaportes, certificado de naturalización... Estos documentos prueban su situación migratoria en este pais. Decir que es veterano no prueba nada.

Imagen de Anónimo

Lo peor es que votó en varias elecciones como si fuera ciudadano. Dijo que pensaba que la familia se había hecho ciudadana, pero él ni residente legal era. Solo tenía el parole. Esa noticia salió ayer en el NYT.

Imagen de Amadeus

Extraña historia.

Imagen de Anónimo

Qué paquetero Hernández!  Si llegaste a los EEUU a los 9 años el inglés lo hablas requetebien para documentarte...no te hagas! Eres solo tonto ó descara'o. Los gringas no andan comiendo m-----a, para ellos "ignorance of the law is no excuse". 

Buena suerte brother...

Imagen de Una chica Yeyé

Este Míster tiene poco cerebro gris, por eso le negaron la nacionalidad. Mira que no saber si es ciudadano o no.

Imagen de javier monzon velazques

Que alguien me expliqueeeeeeeeee......!

Imagen de Anónimo

Seguro tenia los pies mojados cuando se presento y por eso lo negaron. Los cubaniches nuevos antes de cruzar la frontera botan el carnet de la Ujotace, se secan bien las patas y al año y un dia se hacen residentes y enseguida se van de mulas a Cuba a especular las cadenas de oro falso de los pulgueros y echarse mamitas.

El Mongo

Imagen de Armienne la Puta

Increible el reguero y la desorganización que tienen. Por eso les dan palos continuos.

Imagen de Anónimo

nooooooooooooooooooooooooooo! en el país más organizado del mundo?.....igual que Cuba, que para ÇAngola hasta los cojos eran buenos...pero para otras cosas no

Imagen de Anónimo

Pero Obama le da visas a los esbirros castristas para que vacilen en Estados Unidos y a la familia Castro para que compren en las tiendas de California y New York. Qué descarados son todos estos hijos deputa.