Cine

Los cines fantasmas de La Habana

En el nuevo directorio telefónico habanero aparecen más de 50 cines. Pero, ¿existen de verdad o son cines fantasmas?

Quien revise la última edición del Directorio telefónico de la empresa cubana de telefonía ETECSA correspondiente a la capital del país y vaya al acápite de los cines podría pensar que La Habana es una ciudad con abundantes salas de cines (más de 50 aparecen en la guía), bien distribuidos por casi todos los municipios de la capital. Nada más alejado de la realidad. Lo primero que había que resaltar es que la inmensa mayoría de esas instalaciones, por no decir todas, se construyeron antes de 1959.

En la actualidad, con la excepción de los cines ubicados en la céntrica avenida 23 del Vedado y los que con motivo de la celebración del Festival de Cine Latinoamericano reciben una priorizada atención estatal, los cines habaneros han ido desapareciendo lentamente, y los que subsisten presentan pésimas condiciones constructivas y de infraestructura para disfrutar de un buen filme.

Nuestro gran escritor Guillermo Cabrera Infante —quien tanto magnificó en sus novelas la vida nocturna habanera y las amplias y modernas salas de cines que existían en los años 50— hubiera sufrido un infarto si visitara, por ejemplo, el cine Actualidades —uno de los más antiguos de La Habana—, ubicado en la calle Montserrate, en La Habana Vieja. La edificación fue cerrada hace varios años y presenta un estado deplorable con un mugriento portal donde duerme un mendigo todas las noches y un oxidado letrero al que le faltan varias letras. En sus mejores años el cine Actualidades tenía un excelente sistema de aire acondicionado y varias tandas de películas al día, pero el sistema de climatización se averió, y ahí comenzó su lento deterioro. Muy cerca de allí quedan los lujosos hoteles Plaza y Parque Central, que hacen un fuerte contraste con la abandonada instalación.

En 1958 Cuba alcanzó la cifra más alta de espectadores en los cines de su historia con casi 400.000 espectadores. Después nunca más ha podido rebasar esa cifra, que se apoyó en los más de 100 cines existentes en la capital y la tupida red de cines de barrio dotados con las más modernas tecnologías de la época. De esa fecha hasta acá el deterioro ha sido palpable y, si los cines de barrio hoy son historia —en la calle Belascoaín existían cinco y hoy no hay ninguno—, los que quedan en las zonas periféricas de la capital están casi todos con la fachada despintada, falsos techos caídos, dotados de asientos muy antiguos, con espaldar de madera y muelles oxidados que impiden sentirse cómodo en el asiento.

Dichas salas carecen de climatización para el agobiante calor caribeño y de proyectores en pantalla grande, lo que conllevó a que sus administradores decidieran presentar una cartelera al día, la cual en casi todos se confecciona con bolígrafos, pues no poseen impresoras.

Al pasar a manos del Estado, el destino de muchas de esas edificaciones cambió, y hoy están hechas unas ruinas. (Como el fantasmal cine Cervantes, de la calle Lamparilla, cuya fachada está cuarteada y carece de sistema de iluminación.) Son, en el mejor de los casos, sede de compañías de baile o danzarias. Ese es el estado actual de las desaparecidas salas Reina, Mara, Erie, Cinecito y Florida. Este último presenta un estado constructivo pésimo y de su olvidado esplendor solo se conserva su cartel.

Según sus administradores, la instalación está en reparación. Al menos eso me dijeron cuando estuve por allí, solo que en años nadie ha visto una brigada constructora por el lugar.

El cine Atlas, de la Calzada de Luyanó, fue convertido en almacén. Y el Mónaco, que por su prestancia y capacidad dio nombre a la barriada donde está enclavado, hace años que permanece cerrado. Las causas de esos indefinidos cierres siempre son las mismas: debido al obsoleto sistema de proyección que el presupuesto estatal no modernizó llegó el momento que los equipos dejaron de funcionar y, ante la imposibilidad gubernamental de mantener el local, se clausuró. Simbólica resulta la cartelera que —protegida por un cristal— permanece en el cine Mónaco con la palabra "Hoy", y donde nunca más ha vuelto aparecer la presentación de un filme.

Por todo lo anterior, si ETECSA actualizara verdaderamente su guía telefónica, la cantidad de cines en la capital  seguiría disminuyendo y La Habana, de ser una de las ciudades de América  Latina con más salas de cine antes del castrismo, solo superada por Buenos Aires y Río de Janeiro, tendría que ubicarse hoy entre las últimas. Por mi cuenta, por lo menos 10 de los 54 que aparecen en la guía telefónica ya no funcionan como cines.  Y mi cálculo fue modesto.  

Lo que queda de los cines de La Habana

Archivado en:

Después de Buenos Aires y Río de Janeiro, Cuba era la tercera ciudad latinoamericana con más cines en 1959. Hoy la mayoría de ellos no existen, están en ruinas.

Comentarios [ 17 ]

Imagen de Anónimo

El cine mazanares el Carlos III y Infanta hace años que esta derrumbado que clase de miserables y mas lo que defienden esa miseria,pero le digo algo Cuba no es la tierra ni las palma Cuba son los cubanos que estamos por el mundo demostrando que somos una nacion a pesar de los demonio que acabaron con la isla

Imagen de Luis Beltran

Anonimo 4 de  Mayo 2014, 803 am. Has tocado un tema muy interesante y  a su vez muy intrigante en los concerniente del  dinero que tienen en el exterior los mafiosos de la dictadura cubana y que el gobierno americano deberia tener muy encuenta porque lo que tiene la dictadura de macabra a su vez lo tiene de inteligente porque de bobos no tienen un pelo. Vean y razonen los siguiente, resientemente el Canal de Miami America TV dio una relacion de familiares allegados (hijos, nietos, sobrinos, etc.) de toda una gran cantidad de dirigentes de alto rango de la dictadura cubana que se han radicado en los Estados  Unidos, especialmente en la Florida y  en especial Miami, estas personas estaran realmente en contra de sus familiares y de la dictadura? o es que han venido con el proposito de proteger el dinero que estos dirigentes tienen en los bancos? Analicen  esto: cuando la dictadura castrocomunista se caigan y estos malandrines salgan uyendo para otros paises (America Latina y Europa) y el gobierno americano decida embargarle sus cuentas bancarias, resulta ser que estos tipejos no perderan nada porque en esos bancos lo unico que tendran son cuatro dolares y el resto del billete estara en cuentas a nombre de sus familiares que radican en los Estados Unidos y por tanto no podran bloquearla porque no estan a nombre de los mafiosos y no perderan nada, como la ven,  analicen esto que digo y lo veran bien clarito.

Imagen de Anónimo

El Monaco era mi cine preferido, despues entraba en la heladeria, increible que lo vayan a dejar en la ruina, esos cabrones se van a morir y ya no les importa nada 

Imagen de Anónimo

EL CASTRISMÓ TRIUNFÓ..........y sigue triunfando...........Porque todo el capital de la nación ya esta en "BANCOS EXTRANJEROS"  a nombre de la aristocrasia y burgesía cubana....y aquí mismo en la Florida hay varios miles de "CASTRASTRISTAS"  que viven "chupando de esa teta"  y otros miles que "HOY ABRAZAN A LOS MISMOS QUE LES HICIERON ACTOS DE REPUDIO"  y que hoy viven  (agentes)  aquí  con un capital y financiamiento que nadie quiere demostrar saber de donde sale  y  callan complicemente..........Figurense que hasta el viejo que Eliecer Avila ridiculizó "QUIERE VENIR A VIVIR AQUÍ  Y  YA HASTA PRESENTÓ  SUS DOCUMENTOS DE.........

Imagen de Anónimo

Lamentable. Los cubanos viven en el pasado, rumiando sus penas y recordando epocas gloriosas cada vez mas lejanas y viviendo almargen del progreso y el desarrollo. Es la pesadilla de nunca acabar, porq unos y otros, los d dentro y los afuera, no tienen claras con yemas para tumbar al regimen.

Imagen de Anónimo

Fidel y Raúl tienen el toque de Midas....pero al contrario: todo lo que era oro en Cuba lo convierten en ceniza. No tienen perdón de Dios.

Imagen de Anónimo

¿Alguien recuerda el autocine Novia del Mediodía? En los 70 aún funcionaba, yo era muy niño y miraba extasiado la pantalla cuando pasábamos en el carro rumbo a Bauta a ver a mis abuelos.

Buenos Aires y Río son y eran ciudades mucho más grandes que La Habana. Según las estadísticas de la época LH era la ciudad del mundo, no de Letrinoamérica, con más cines percápita. Hoy debe estar por debajo de Tegucigalpa.

¡Gracias Fidel!

Pepe Pan

Imagen de Anónimo

     Así se continúa lo empezado hace más de 50 años con la Revolución (negra y podrida por dentro y roja por fuera): convertir a un hermoso país, como fue Cuba en polvo y cenizas, por obra y gracia de un dictador comunista y su hermano. A eso vino Ángel Catro (padre de ambos) a Cuba en la Guerra de 1895, y como como no logró convertir a Cuba en un cascajo y someterla, gracias a la ayuda norteamericana y hombres valientes como los mambises. Fidel se lo cumplió (el sueño de Ángel Castro): ha convertido y convertirá progresivamente a toda Cuba en un país fantasma, en el que no quede nadie ni nada en pie, como en "La guerra de los mundos" -invadida por comunistas rojos (marcianos), que arrazan con una civilización entera y desecan y destruyen las ilusiones y sueños de un pueblo, despojándolo de todo: de su tierra, de sus lugares, de sus libertades-, y dejar sólo la inmundicia, la destrucción y la basura por dondequiera. Lo que pasa que para quedar bien, Fidel dice que él le cumplió a Martí su sueño de que Cuba fuera libre (imagino que en todo caso, le cumpliría alguna de sus peores pesadillas). La destrucción de los cines es sólo una parte del odio que siente Fidel hacia los cubanos... Poco a poco, acabará con todo lo que quede... Aquello será la: "Isla de los muertos".

Imagen de javier monzon velazques

Cines de barrio: Verdun, Majestic,  Neptuno, y decenas mas de cines...todo convertido en polvo. Desgracia de castrismo!

Imagen de Anónimo

Realmente parece un país en guerra, casi nada queda ya en pie.