Política

Escapar de una isla para naufragar en otra

Un documental de Heidi Hassan siguió la historia de un grupo de refugiados políticos cubanos en Madrid. Fue estrenado en La Habana.

"El que no tenga sangre revolucionaria…, el que no tenga un corazón que se adapte a la idea de una revolución… No los queremos, no los necesitamos." Con este fragmento de discurso de Fidel Castro comienza el documental Otra isla (Alva Film & Light Night, 2014) de Heidi Hassan, exhibido en la Muestra de Jóvenes Realizadores, celebrada en La Habana del 1 al 6 de abril.

La realizadora, residente en Suiza, que nació en La Habana en 1978, cursó estudios de cine en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños (Cuba) y la Haute École d'Arts et Design de Ginebra. Su documental cuenta una historia que la mayoría de los cubanos de la Isla ignoramos, o que conocimos sin prestarle demasiada atención.

En  2003, bajo gobierno de Fidel Castro, fueron encarcelados 75 disidentes cubanos. Otra isla comienza en el año 2008, cuando el actual presidente Raúl Castro libera a un grupo de esos presos políticos que serían acogidos por España, según el acuerdo firmado con Miguel Ángel Moratinos, ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación durante el gobierno de Zapatero. Heidi Hassan muestra en su documental lo qué ha sucedido con un grupo de estos refugiados.

Nos hace acompañar a Sabina Martín Gómez, una Dama de Blanco, y su familia, en la vida que llevan en su hogar español: la calle. Estos compatriotas que escaparon de esta isla, caen en esa Otra isla, donde como muchos cubanos de acá, apenas tienen para comer, y se visten con lo que les regalan. Solo que en esa Otra isla su vida es incluso peor, porque en esta tenían casa. En aquella, no tienen techo y si se enferman, según afirman ellos, deben pagar el médico.

También en esa Otra isla, como lo hizo en esta, Sabina Martín Gómez se esfuerza por mantener el orden y la limpieza, símbolos de dignidad. Allá tampoco soporta secarse con toallas húmedas. Aun en las condiciones más precarias, allá la gente hace el amor y se embaraza, y los cubanos se las arreglan para cantar, reír y celebrar la Navidad, a pesar de las vicisitudes. Justo como hacen aquí.

Y como aquí salen a relucir las mezquindades, los egoísmos, el machismo que sobrevive en nuestra sociedad. Escapar de allí es tan difícil como de esta Isla. Aquí ya no se requiere un permiso del Gobierno para viajar, pero sí se requiere una visa del país de destino. El documental nos muestra que, esté dónde esté, una persona cuyo pasaporte diga "Nacionalidad: cubano" necesita de una visa para entrar legalmente en los Estados Unidos.

Ese es justamente el país a donde intentan marcharse los protagonistas del documental, tras meses de vivir en la calle, sin que el Gobierno español cumpla sus promesas. ¿A quién pedir ayuda para llegar allí, sino a la congresista cubanoamericana Ileana Ross? Las cosas, sin embargo, no parecen ser tan simples.

Parece sencillo apoyar a los disidentes cubanos mientras están en la Isla, enfrentados al régimen. Tal como se plantea en el documental, el Partido Popular español ha sido siempre solidario con la disidencia cubana, pero una vez que salen de la Isla, los cubanos se transforman en una carga pesada, una papa caliente que nadie desea tocar. Así se sienten los protagonistas de este filme.

Poco a poco, la situación los obliga a cuestionarse para qué salieron de Cuba. El marido de Sabina se cuestiona la utilidad de "buscarse problemas y arrastrar a la familia". Se cuestionan la verdad sobre el exilio cubano en España y los políticos que decían apoyarlos y los llevaron a aquel país engañados. Cuestionan incluso la democracia por la que luchaba Sabina. Justo ella, la más firme del grupo, la líder, casi está dispuesta a regresar para aguantar golpes en Cuba.

Pero por otro lado, ¿por qué un Gobierno cuyo país atraviesa una devastadora crisis económica debe hacerse cargo de unos extranjeros exiliados y proporcionarles empleo, cuando no lo hay para los nacionales? ¿Por qué debe dar techo a cubanos a los que, en principio, no pidió venir? Los cubanos que partieron a España en 2008 son parte de la herencia dejada por Zapatero a su sucesor. ¿Por qué el actual Gobierno debe asumir un compromiso que no contrajo?

Puede parecer que estoy contando el filme, pero no sería posible aún si ese fuera mi propósito. Hay que ver Otra isla para angustiarse con el destino de estos cubanos, víctimas del ajedrez político. Sabina, que se define como una luchadora por la democracia en Cuba, ha quedado reducida a una luchadora por la supervivencia. Al salir del cine, alguien que confesaba admirarla, decía que "de todas formas esta mujer es una vividora". Es la visión inculcada a los cubanos sobre los compatriotas que se oponen al Gobierno, y es posible que muchos lo sean, que muchos intenten hacerse de un historial político de opositor como camino más corto para obtener una visa hacia EEUU o cualquier país del Primer Mundo.

La sobrina de Sabina no habla en ningún momento de política, solo dice que no viajó a España "para esto". Ni se atreve a contarles a sus padres, que permanecen en Cuba e imaginan una vida próspera para su hija. ¿Pero resulta verosímil que todos, absolutamente todos los que se oponen al Gobierno, sean "vividores", como decía aquella señora en el cine?

Sabina Martín Gómez no figura en la lista de encarcelados por el Gobierno cubano, era una Dama de Blanco como las que permanecen en Cuba. ¿Tenía quizás otra opción, pudo haberse quedado en Cuba? No sabemos, y mientras vemos el filme poco importa, cuando ella y su familia no tienen las necesidades básicas de cualquier cubano en esta y en esa Otra isla, de cualquier ser humano en cualquier lugar del mundo: techo, empleo, alimento.

Cuando por fin se avizora una solución para los protagonistas que Heidi Hassan nos ha hecho acompañar durante 70 minutos (imposible mostrar esta historia con todas sus interioridades y cuestionamientos en menos tiempo), y con un suspiro de alivio los vemos recoger el campamento y las banderas cubanas que han izado día tras día, comienza otra angustia, otro desamparo. Solo termina la película.

Un documental como este, que muestra la parte cruda del capitalismo y la realidad que puede esperar a los cubanos en el exilio, sería apto para exhibirse en la oficialista Mesa Redonda. Pero habría que prescindir del fragmento inicial del discurso de Fidel Castro, y sobre todo del texto final del epílogo, que dice: "Aunque en Cuba están teniendo lugar reformas económicas y sociales, los opositores siguen siendo repudiados".

Entonces, antes de cuestionarnos la palabra no cumplida por el Gobierno español o la demora de Ileana Ross en dar una respuesta, tendríamos que ir al punto de partida: ¿Por qué estos cubanos debieron abandonar el país como exiliados? ¿Por qué estaban presos?

Comentarios [ 35 ]

Imagen de Anónimo

con todo el respeto que no muestra aqu ninguno de los que han escrito. Pregunto, si no han visto el documental, si no conocen el trabajo de la directora, si han estado en Madrid y pasaron por all y siguieron de largo cuando estaban ahi los "compatriotas" y no se acercaron a conocer su situacion. Por que opinan, Por que acusan?Donde ha quedado nueatra humanidad hermanos? Que triste, cuanta pobreza de espritu demuestran.

Imagen de Anónimo

El gobierno de Zapatero fue quien los trajo y ,como otros tantos desastres, le dejó esta herencia al gobierno actual. 

Vivir el exilio es muy duro, y más en los tiempos que corren, no sé, porque no conozco a estas personas, si fueron BIEN INFORMADAS  de lo que se iban a encontrar. Algunos cubanos piensan que vivir "fuera" es una bicoca y no es así.  De todos modos me parece una irresponsabilidad traer hijos al mundo si no se tiene con qué vivir, España no es Cuba dónde no hay ni profilácticos.

Y aunque no quiero entrar en polémicas, algunos compatriotas vienen con ideas completamente absurdas, buscando una persona para cuidar de mis padres me enviaron a una cubana, lo primero que hizo fue sacarme el título de ECONOMISTA  y decirme que estuvo dando clases en la Universidad de La Habana, yo aún no me había repuesto del shock cuando me comentó que no estaba dispuesta a trabajar los sábados porque el marido libraba ese día y querían aprovechar para pasear los fines de semana.

Por supuesto me busqué a otra persona con menos pretensiones, una colombiana a la que arreglé sus papeles y le di el alta en la S.S.  ¿Que tenía que trabajar los sábados? Yo también.

Imagen de Anónimo

Esta Heidi Hassan es una Estela Bravo cualquiera, la que se dedicaba a hacer documentales de los cubanos que salían de Cuba y les pasaban como a estos que pensaron que iban a vivir del cuento como posiblemente lo hacían en Cuba. Cuando estos compatriotas llegaron a España hubo un debate muy intenso aquí en DDC para que se incorporaran a la sociedad española y no se conviertan en unos inadaptados sociales, como  estos hombres y mujeres llenos de vida incapaces de enfrentases la crudeza de una sociedad libre. Tenía una amiga, ingeniera civil, profesional respetada en Cuba que en la década del 90 emigró a España con su hijo menor, tuvo que limpiar piso por varios años hasta que logro revalidar su título y reciclarse profesionalmente COMENTARIO de Esopo.

Imagen de Anónimo

Heidi Hassan directora del documental  estudio en la Escuela de Cine de San Antonio en Cuba,donde abundan los simpatizantes de la dictadura castrista.Este documental sera una manera de pagar su compromiso con la dictadura.

Imagen de Anónimo

En España a pesar de la crisis siempre hay trabajo en el campo ( duro y mal pagado).Tambien hay trabajo cuidando personas mayores y enfermos.Son trabajos que los españoles no les gusta hacer.

Imagen de Anónimo

Este documental tiene como intencion manifiesta demostrar lo malo que se esta afuera de Cuba. A partir de un pequeño grupo de fracasados dar una imagen negativa de una sociedad democratica como España que los ayudo por alrededor de 2 años.La gran mayoria de los cubanos que han llegado a esta pais durante los ultimos 50 años han trabajado duro por mantenerse y no estar pidiendo como limosneros.

Imagen de Anónimo

No se por que esta gente opto irse del pais si no estaba en la carcel. Luego, lo que les dan s temporal y no permanente para vivir alla. Aqui en Estados Unidos reciben su ayuda pero no se por cuanto tiempo. El problema que yo veo es parecido al que menciono otro comentarista y es que hay algunos que vienen para Estados Unidos por el cheque mensual, especialmente la gente mayor que nunca aporto un centavo al Seguro Social, ademas de ayuda medica. Esta gente que sale de Cuba hoy dia no es igual a grupos anteriores, pues se han criado en una sociedad totalmente diferente, que ven a los que vienen de visita a Cuba vivir como reyes, con todas las comodidades que carecen alla. Algunos si doblan el lomo y trabajan duro y otros les gusta vivir del gobierno. En Tampa se por una prima de una familia recientemente llegada que recibe cheque del gobierno pero trabaja por la libre cuidando gente mayor y/o limpiando casas. Asi es la cosa.

Imagen de Anónimo

al anonimo de las 7,54  estuvieron 2 años recibiendo alludas del estado,no un mes y si, la cosa esta mal en españa pero no tanto como para que siete personas creciditas no se puedan buscar los frigoles y un techo,para ropita de marca y celulares a lo mejor no pero para comer y dormir bajo techo no hay que correr mucho y mas 7 personas

Imagen de Anónimo

     Tomando en cuenta las opiniones emitidas y de puntos de vista y viendo la foto de estos emigrados, podemos apreciar que aparecen personas de distintas edades, algunas no tan jóvenes. No creo que todos los cubanos debemos ser catalogados como iguales, ni que tampoco los que llegan ahora y más jóvenes, sean todos, poco dados al trabajo. Debemos admitir que entre nosotros siempre han existido en todas las épocas: personas trabajadoras y otras no, ya lo recogía Eladio Secades en sus "Estampas" de la República, o José Antonio Saco en la Colonia (Memorias sobre la vagancia en Cuba). Reconozco que con la Revolución, especialmente en los últimos años, los valores éticos han degenerado y que el estímulo para trabajar también, así como la falta de iniciativas (al haber condenado la actividad privada). Aún así, admitamos que a pesar de contar con compatriotas que no "son responsables" y se imaginan una vida cómoda en el exilio, los hay distintos, y que al residir en otro país conlleva sacrificios que deben asumirse, aunque hayan sido perseguidos políticos y aunque en un país como España, tendrán por ello más dificultades que en Estados Unidos con la izquierda siempre. A estos les golpea una crisis grave en Europa, en la que personas españolas recorren el país de un lado a otro buscando empleo y no lo encuentran. Aún así, hay que enfrentarse a la vida, y algunos de estos cubanos trabajan en lo que pueden.

Imagen de Anónimo

En esencia la mayoria de los cubanos que salen de Cuba en los útimos años son vagos,irresponsables y quieren que todo caiga del cielo.Llegan con un curso de como vivir de las ayudas.Nada de abrirse paso trabajando.Este documental es un buen ejemplo de la crisis de valores de la sociedad cubana.