Política

Alan Gross dice que mantendrá su huelga de hambre 'el tiempo que sea necesario'

Ha perdido "toda esperanza" de que Washington y La Habana negocien su libertad a corto plazo, dice una portavoz de la familia.

El contratista estadounidense Alan Gross, quien cumple una condena de 15 años de cárcel en Cuba, ha dicho que mantendrá su huelga de hambre "el tiempo que sea necesario", advirtió su abogado Scott Gilbert, informa el diario miamense El Nuevo Herald.

Gilbert dijo haber hablado por teléfono con Gross el martes por al tarde. El contratista aseguró que no ingiere alimentos desde el jueves pasado pero sí está bebiendo agua.

Según el abogado, la gota que colmó el vaso para Gross fueron las noticias sobre el proyecto de red social para Cuba (ZunZuneo) creado por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

Gilbert había criticado a la USAID anteriormente por lanzar la plataforma ZunZuneo en 2010, diciendo que representaba un riesgo adicional para el subcontratista de USAID, de 64 años.

A la familia de Gross se le dijo "que no había más misiones encubiertas en Cuba. Nos aseguraron que no se estaba haciendo nada de esto. O nos mintieron, o las personas que hablaron con nosotros estaban siendo engañadas", dijo Gilbert, según El Nuevo Herald.

La USAID y la Casa Blanca han dicho que el programa ZunZuneo no era "encubierto", pero que requería de discreción debido las condiciones de Cuba.

En la declaración en la que anunció su ayuno, dada a conocer por Jill Zuckman, una portavoz de la familia, Gross no hizo mención alguna del programa ZunZuneo.

"Comencé un ayuno el 3 de abril como protesta al tratamiento al que me están sometiendo los gobiernos de Cuba y Estados Unidos", dijo Gross, según la vocera. "Estoy ayunando en protesta contra las mentiras, los engaños y la inacción de ambos gobiernos, no solo en cuanto a su responsabilidad compartida por mi detención arbitraria, sino además por la ausencia de cualquier esfuerzo razonable o válido para resolver esta situación vergonzosa".

En declaraciones al diario miamense, Zuckman dijo que Gross se declaró en huelga de hambre porque ha perdido "toda esperanza" de que Washington y La Habana negocien su libertad a corto plazo.

"Considera que no existe otra manera de conseguir que la gente lo escuche y resuelva su situación", dijo la portavoz.

Gross fue arrestado en diciembre de 2009 y acusado de distribuir sofisticados equipos de comunicación financiados por la USAID y prohibidos por La Habana.

El régimen de la Isla pretende canjear al estadounidense por los tres agentes de inteligencia que cumplen condenas en Estados Unidos por espionaje. Washington ha rechazado de plano esa opción, alegando que los casos no son equiparables.